HAY QUE REIVIN­DI­CAR EL ROL Y EL NOM­BRE DE LOS AR­QUI­TEC­TOS

A par­tir de lo que de­jó la úl­ti­ma Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra, de­be­mos ha­cer va­ler la im­por­tan­cia de los con­cur­sos pa­ra la ge­ne­ra­ción de pro­yec­tos de ca­li­dad. Y re­co­no­cer siem­pre a sus au­to­res.

ARQ - - COLECCIONABLE - Por Au­gus­to Pe­ne­do Ar­qui­tec­to, pre­si­den­te del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo (CPAU).

To­das vez que fi­na­li­za una edi­ción de la Bie­nal Internacional de Ar­qui­tec­tu­ra de Bue­nos Ai­res (Bie­nal­ba) in­ten­to ha­cer un re­pa­so o ba­lan­ce. En es­ta opor­tu­ni­dad, lo pri­me­ro que res­ca­to es el mar­co don­de se desa­rro­lló. La Usi­na del Ar­te, un lu­gar de je­rar­quía mun­dial, tam­bién lo fue­ron la or­ga­ni­za­ción y las pre­sen­ta­cio­nes. De las exposiciones po­dría des­ta­car la de Lis­boa, brin­da­da po­rCa­rri­llo da Gra­ca; la de Bar­ce­lo­na, ciudad in­vi­ta­da y la aven­tu­ra de González Moix, ar­gen­tino ra­di­ca­do en Pe­rú. Pe­ro to­das nos sir­ven pa­ra po­ner­nos al día de lo que hay. Es­cu­char y ver so­bre el tra­ba­jo de otros, pro­pios y aje­nos. Nos apor­tan pa­ra la ac­tua­li­za­ción y la re­fle­xión; tam­bién pa­ra apren­der. Y en­trar en con­tac­to, y mu­chas ve­ces lo­grar in­ter­cam­biar ideas con par­ti­ci­pan­tes de dis­tin­tas prác­ti­cas. La di­ver­si­dad es una de las vir­tu­des de la Bie­nal: ir de los cos­ta­rri­cen­ses de En­tre­nos, que se au­to­rre­fe­rían co­mo un equi­po que se pre­sen­ta co­mo re­me­do de can­tan­tes de ba­cha­ta; o de la mo­des­tia de nues­tro Ni­co­lás Cam­po­dó­ni­co, has­ta la pre­sen­ta­ción en mo­do starsys­tem de Bjar­ke In­gels. Hu­bo pa­ra to­dos los gus­tos. Una fies­ta. Sin em­bar­go, al­go en­som­bre­ció pa­ra mí esa fies­ta. El Es­ta­do Na­cio­nal hi­zo una pro­fu­sa ex­po­si­ción de obras en to­do el país, don­de no fi­gu­ran ar­qui­tec­tos. A ex­cep­ción de un só­lo ca­so, el pro­yec­to pa­ra el nue­vo edi­fi­cio del Ar­chi­vo Ge­ne­ral de la Na­ción, pro­duc­to de un con­cur­so ga­na­do por los ar­qui­tec­tos de La Pla­ta: Des­camp, Es­tre­me­ra y Ga­ve­met. Que por otra par­te da­ba la im­pre­sión de ser, jun­to con el Hos­pi­tal de San­ta Fe, la obra de ma­yor ca­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca de las nue­vas pre­sen­ta­das. Paí­ses co­mo Chile, Es­pa­ña, Francia, Ho­lan­da, Di­na­mar­ca o In­gla­te­rra han con­se­gui­do una gran ca­li­dad en sus in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­cas gra­cias a la ar­qui­tec­tu­ra y les han da­do una tras­cen­den­cia po­pu­lar, que no­so­tros bien co­no­ce­mos. Mu­chos de esos edi­fi­cios se con­vier­ten en em­ble­mas. Uno de los ejem­plos más re­cien­tes lo te­ne­mos en Bue­nos Ai­res y es pú­bli­co: la se­de del Go­bierno de la CABA, re­sul­ta­do de una li­ci­ta­ción ga­na­da por la em­pre­sa CRIBA, que pre­sen­tó un pro­yec­to de Nor­man Fos­ter + Part­ners (Lon­dres), aso­cia­do con Ber­di­chevsky/cherny y Eduar­do Mi­nond (Bue­nos Ai­res). Es hoy un edi­fi­cio de cul­to pa­ra los ar­qui­tec­tos que vi­si­tan la ciudad. So­bre es­te te­ma ins­ti­tu­cio­nes de los ar­qui­tec­tos del país de­be­mos al­zar nues­tras vo­ces. La ar­qui­tec­tu­ra es una im­por­tan­te he­rra­mien­ta cul­tu­ral. Ade­más de re­sol­ver ne­ce­si­da­des fun­cio­na­les, es trans­mi­so­ra de be­lle­za, que tam­bién sir­ve pa­ra en­ri­que­cer los va­lo­res de la so­cie­dad. Y los con­cur­sos, en cual­quie­ra de las di­fe­ren­tes for­mas en que se los pue­de con­vo­car (pú­bli­cos, por in­vi­ta­ción, a tra­vés de li­ci­ta­cio­nes, na­cio­na­les o re­gio­na­les), son la me­jor for­ma de con­se­guir los me­jo­res re­sul­ta­dos; y los que sue­len dar ma­yor tras­cen­den­cia a las ini­cia­ti­vas pú­bli­cas. No de­je­mos de reivin­di­car­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.