In­ver­sio­nes on­li­ne.

Có­mo fun­cio­na Se­so­cio.com, una pla­ta­for­ma de in­ter­net pa­ra que pe­que­ños in­ver­so­res pue­dan par­ti­ci­par de gran­des desa­rro­llos.

ARQ - - EDITORIAL | SUMARIO - ial­va­rez@cla­rin.com Inés Ál­va­rez

Un si­tio web per­mi­te que pe­que­ños in­ver­so­res par­ti­ci­pen de pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios.

Exis­ten muy bue­nas ideas de ne­go­cios que no al­can­zan a con­cre­tar­se por fal­ta de ca­pi­tal. Y exis­ten in­ver­so­res que quie­ren au­men­tar su ca­pi­tal pe­ro no sa­ben en dón­de po­ner su di­ne­ro. Del co­no­ci­mien­to de es­ta si­tua­ción na­ció Se­so­cio.com, un si­tio pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes de to­do ti­po -in­clu­so en bie­nes raí­ces­que per­mi­te que per­so­nas no es­pe­cia­lis­tas en cues­tio­nes fi­nan­cie­ras pue­dan par­ti­ci­par de op­cio­nes de ne­go­cios que has­ta aho­ra les eran inac­ce­si­bles, a tra­vés de crowd­fun­ding y sin mon­to mí­ni­mo. Su fun­da­dor es Gui­do Qua­ran­ta, quien lan­zó la com­pa­ñía ha­ce un año. “No­so­tros le per­mi­ti­mos al in­ver­sor mi­no­ris­ta par­ti­ci­par de al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión pa­ra las que de otra for­ma ten­dría que jun­tar mi­les de dó­la­res”, ex­pli­ca.

En Se­so­cio.com se pue­de in­ver­tir tan­to en in­mue­bles co­mo en ca­mio­nes de lo­gís­ti­ca o en start ups. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to, el fuer­te del si­tio es el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Así lo se­ña­la Qua­ran­ta: “Al prin­ci­pio, que­ría­mos que los usua­rios co­no­cie­ran el ca­nal a tra­vés de un ru­bro más con­ven­cio­nal y así ge­ne­rar con­fian­za”. En el fu­tu­ro, sin em­bar­go, el em­pren­de­dor afir­ma que se su­ma­rán otra cla­se de in­ver­sio­nes, co­mo po­drían ser los pa­ses de ju­ga­do­res de fút­bol.

El si­tio fun­cio­na de la mis­ma ma­ne­ra pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des. En el ca­so de los in­mue­bles, exis­te la op­ción de in­ver­tir en pro­yec­tos de pozo y en pro­pie­da­des usa­das lo­ca­les y del ex­te­rior. “La se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca es la mis­ma que hay cuan­do in­ver­tís de pozo en cual­quier obra, so­lo que hay un in­ter­me­dia­rio más. Cuan­do in­ver­tís en pozo lo ha­cés en un fi­dei­co­mi­so, te com­prás un de­par­ta­men­to de pozo con, por ejem­plo, 100 mil dó­la­res, y par­ti­ci­pás en el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio.

A tra­vés de Se­so­cio.com, mu­chos pe­que­ños in­ver­so­res apor­tan a un fi­dei­co­mi­so, que a su vez in­vier­te en otro in­mo­bi­lia­rio, que co­rres­pon­de al desa­rro­llo ele­gi­do”, afir­ma Qua­ran­ta. En re­su­men, “con es­ta tec­no­lo­gía lo­gra­mos jun­tar a 200 in­ver­so­res que po­nen 500 dó­la­res en lu­gar de uno que pon­ga 100 mil”.

La pla­ta­for­ma co­bra co­mi­sión al em­pren­de­dor -de en­tre un 5% y un 8%, de­pen­dien­do del ti­po de ne­go­cioy al in­ver­sor, só­lo cuan­do rea­li­za ope­ra­cio­nes en la pla­ta­for­ma de tra­ding y cuan­do ha­ce un cash

out, es de­cir, cuan­do re­ti­ra el di­ne­ro y se lo lle­va a su ban­co. En ca­da opor­tu­ni­dad, Se­so­cio.com re­ci­be el 1,5% de lo in­ver­ti­do.

La pla­ta­for­ma de tra­ding es el espacio en el que los in­ver­so­res com­pran y ven­den in­ver­sio­nes a otros usua­rios. Es­to sig­ni­fi­ca que es posible sa­lir y en­trar de un ne­go­cio con re­la­ti­va fa­ci­li­dad, en tan­to se en­cuen­tre un in­tere­sa­do. Y si bien to­das las ope­ra­cio­nes pue­den rea­li­zar­se com­ple­ta­men­te on­li­ne, el si­tio cuen­ta con tres ase­so­res al te­lé

La pla­ta­for­ma per­mi­te a los in­ver­so­res par­ti­ci­par de desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios de gran es­ca­la. To­da la transac­ción es on­li­ne.

fono que orien­tan y ayu­dan a los usua­rios de acuer­do a su per­fil de ries­go.

Des­de su lan­za­mien­to ya hay cer­ca de mil in­ver­so­res ac­ti­vos ope­ran­do en la pla­ta­for­ma, en la que se rea­li­za­ron más de 3 mil in­ver­sio­nes, lo que im­pli­ca que al­gu­nos usua­rios han par­ti­ci­pa­do en va­rios ne­go­cios.

Una vez ele­gi­do el pro­yec­to o in­mue­ble en el que se quie­re in­ver­tir, Qua­ran­ta ex­pli­ca que se fir­ma a tra­vés del mis­mo si­tio un do­cu­men­to de ad­he­sión al fi­dei­co­mi­so, el cual cer­ti­fi­ca le­gal­men­te que se tra­ta de un con­tra­to pri­va­do en­tre par­tes. “In­clu­so la do­cu­men­ta­ción que ga­ran­ti­za la li­ci­tud de los fon­dos se ha­ce por el mis­mo me­dio”.

La mo­ne­da más ha­bi­tual es el dó­lar, pe­ro el si­tio es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ope­rar en otras uni­da­des, in­clui­do el bit­coin, una mo­ne­da vir­tual con la que un usua­rio pue­de com­prar un lo­te en Puer­tos, uno de los em­pren­di­mien­tos de Eduar­do Cons­tan­ti­ni en el par­ti­do de Es­co­bar.

Cual­quier desa­rro­lla­dor pue­de postear su pro­yec­to pe­ro exis­te un fil­tro “ma­nual” del si­tio, ba­sa­do en la tra­yec­to­ria y pres­ti­gio de la em­pre­sa pos­tu­lan­te.

El pro­yec­to de la desa­rro­lla­do­ra Con­sul­ta­tio es uno de los ofre­ci­dos en Se­so­cio.com PUER­TOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.