Te­mas de cons­truc­ción.

Con­se­jos pa­ra con­tra­tar la co­ber­tu­ra de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil obli­ga­to­ria. Be­ne­fi­cios y al­can­ce de una pó­li­za de ma­la pra­xis pa­ra es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra.

ARQ - - SUMARIO - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin.com

Con­se­jos pa­ra con­tra­tar los se­gu­ros obli­ga­to­rios de obra y co­be­ru­ras por ma­la pra­xis.

Las ac­ti­vi­da­des de de­mo­li­ción y ex­ca­va­ción en el ám­bi­to de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res es­tán su­je­tas a la co­ber­tu­ra de un se­gu­ro obli­ga­to­rio, se­gún la Dis­po­si­ción Nº 1227/15 de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Fis­ca­li­za­ción y Con­trol de Obras.

“Es­te se­gu­ro de Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil de De­mo­li­ción y Ex­ca­va­ción se emi­te ge­ne­ral­men­te con una vi­gen­cia de 3 o 4 me­ses pro­rro­ga­bles. En un pri­mer mo­men­to, se de­bía pre­sen­tar jun­to a to­dos los do­cu­men­tos de la so­li­ci­tud de per­mi­so de de­mo­li­ción, pe­ro las de­mo­ras en el trá­mi­te de au­to­ri­za­ción hi­cie­ron que el Gobierno au­to­ri­ce que la pó­li­za se pre­sen­te al mo­men­to de no­ti­fi­car­se de la au­to­ri­za­ción y an­tes de ini­ciar­se los tra­ba­jos”, ex­pli­ca Mar­cos Bot­bol, pro­fe­sor de Aná­li­sis de Ries­gos y Se­gu­ros en la Cons­truc­ción en FADU y Ca­mar­co. Y agre­ga: “Es una pó­li­za muy com­ple­ta que pro­me­te man­te­ner in­dem­ne al ase­gu­ra­do, es de­cir al pro­pie­ta­rio, em­pre­sa cons­truc­to­ra, de­mo­le­dor, di­rec­tor de obra, an­te los re­cla­mos de ter­ce­ros an­te po­si­bles da­ños ma­te­ria­les y/o le­sio­nes cor­po­ra­les o muer­te de ter­ce­ras per­so­nas. Con la con­di­ción de Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil Cru­za­da, don­de ca­da uno de los ase­gu­ra­dos pue­de ser asis­ti­do co­mo si hu­bie­ra ex­ten­di­do una pó­li­za por se­pa­ra­do”.

Juan Car­los Ma­le­pla­te, ase­sor del CPAU, ex­pli­ca que es im­por­tan­te que es­tán con­sig­na­dos en la pó­li­za to­dos los in­ter­vi­nien­tes y man­te­ner ac­tua­li­za­da la nó­mi­na de las em­pre­sas a me­di­da que se va­yan in­cor­po­ran­do a la obra. Y que, nor­mal­men­te, el que to­ma la pó­li­za es el em­pre­sa­rio desa­rro­lla­dor o el fi­dei­co­mi­so, ya que en Ar­gen­ti­na el to­ma­dor de­be ser uno so­lo, que apa­re­ce­rá co­mo ti­tu­lar y don­de el res­to de los ac­to­res de la obra sur­gi­rán co­mo “otros ase­gu­ra­dos”.

En for­ma ac­ce­so­ria el GCBA obliga a in­cluir 13 cláu­su­las; pa­ra Ma­le­pla­te la más im­por­tan­te es la de “Fil­tra­cio­nes, ra­ja­du­ras en me­dia­ne­ras o mu­ros di­vi­so­rios, des­pren­di­mien­to de re­vo­ques y ta­po­na­mien­to o ro­tu­ra de desagües”, por­que esos da­ños no es­tán cu­bier­tos en una pó­li­za es­tán­dar.

Ac­tual­men­te, la su­ma ase­gu­ra­da re­que­ri­da es de 27,9 mi­llo­nes de pe­sos, y se ac­tua­li­za en enero y ju­lio de ca­da año. En las ins­pec­cio­nes el Gobierno pi­de que la co­ber­tu­ra ten­ga la su­ma ajus­ta­da la fe­cha.

El cos­to de la pó­li­za es­tá re­la­cio­na­do con la su­ma, la vi­gen­cia (de­be cu­brir la de­mo­li­ción, ex­ca­va­ción y cons­truc­ción), cuán­tos me­tros se va a ex­ca­var y la com­bi­na­ción de sub­sue­los con edi­fi­cios lin­de­ros an­ti­guos. Por ejem­plo, una pó­li­za de un año y me­dio con la su­ma bá­si­ca, par­te de los 40 mil pe­sos, de­ta­lla Ma­le­pla­te.

Op­cio­nal­men­te, se pue­de to­mar una pó­li­za de To­do Ries­go Cons­truc­ción, que cu­bre bá­si­ca­men­te res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil ha­cia ter­ce­ros y da­ños a la pro­pia obra du­ran­te la cons­truc­ción (in­cen­dio y/o ex­plo­sión, de­rrum­be, inun­da­ción, ro­bo de bie­nes que van a ser in­cor­po­ra­dos a la obra, et­cé­te­ra). “De­pen­dien­do del al­can­ce de un pro­yec­to, se pue­de ins­tru­men­tar una co­ber­tu­ra ca­si in­te­gral si se con­tra­ta una pó­li­za de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil con to­das las exi­gen­cias del GCBA, más un se­gu­ro de to­do ries­go que ex­clu­ya la cláu­su­la de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil”, des­ta­ca el ase­sor.

En las co­ber­tu­ras, los ase­gu­ra­dos pue­den par­ti­ci­par con una fran­qui­cia: “Es muy im­por­tan­te eva­luar los mon­tos de­du­ci­bles por­que de ello de­pen­de la asis­ten­cia del ase­gu­ra­dor en even­tua­les re­cla­mos por da­ños me­no­res a di­chas su­mas”, acla­ra Bot­bol. Y ex­pli­ca que, más allá de las co­ber­tu­ras de­ta­lla­das y su­mas a in­dem­ni­zar, “uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes de es­te con­tra­to es la asis­ten­cia le­tra­da es­pe­cia­li­za­da en se­de ci­vil y pe­nal, que per­mi­te con­tar con una con­ten­ción y di­rec­ción ju­rí­di­ca ade­cua­das”.

Co­ber­tu­ra por ma­la pra­xis

Se­gún Ma­le­pla­te, la co­ber­tu­ra exi­gi­da pa­ra las obras es muy com­ple­ta pe­ro de­ja fue­ra los erro­res o ne­gli­gen­cias sur­gi­dos del rol pro­fe­sio­nal del ar­qui­tec­to en el pro­yec­to y di­rec­ción de obra: “La úni­ca po­si­bi­li­dad es con­tra­tar una pó­li­za por ma­la pra­xis que ex­tien­de la co­ber­tu­ra pa­ra des­pués de fi­na­li­za­da la obra”, se­ña­la.

Esa ex­ten­sión es fun­da­men­tal pa­ra cu­brir al pro­fe­sio­nal en el lap­so pos­te­rior a la cons­truc­ción, en el cual es ci­vil­men­te res­pon­sa­ble du­ran­te va­rios años más. Una pó­li­za de res­pon­sa­bi­li­dad pro­fe­sio­nal cu­bre las in­dem­ni­za­cio­nes y gas­tos de de­fen­sa que el ar­qui­tec­to es­té obli­ga­do a pa­gar por re­sul­tar ci­vil­men­te res­pon­sa­ble por ac­tos cul­po­sos de­ri­va­dos del ejercicio de su pro­fe­sión. El ám­bi­to de la co­ber­tu­ra es to­do el país.

La vi­gen­cia de la co­ber­tu­ra es anual, con un pe­río­do de re­tro­ac­ti­vi­dad ini­cial de dos años. A su vez, ven­ci­da una pó­li­za y no re­no­va­da, se apli­ca un pe­río­do ex­ten­di­do de de­nun­cia por dos años. “En la me­di­da que las pó­li­zas se re­nue­ven en for­ma sis­te­má­ti­ca, to­das las emi­ti­das cu­bren las obras rea­li­za­das du­ran­te su vi­gen­cia”, acla­ra Ma­le­pla­te.

La su­ma ase­gu­ra­da mí­ni­ma es de 500 mil pe­sos (tam­bién se pue­den emi­tir en dó­la­res), a fa­vor de per­so­nas fí­si­cas o ju­rí­di­cas con la po­si­bi­li­dad de cu­brir tra­ba­jos en el ex­te­rior. Pa­ra esa su­ma, la co­ber­tu­ra anual ron­da los 10 mil pe­sos, pa­ga­de­ros en do­ce cuo­tas men­sua­les.

La pó­li­za obli­ga­to­ria se pue­de am­pliar a un “To­do ries­go de cons­truc­ción” pa­ra cu­brir da­ños a la pro­pia obra por inun­da­ción, in­cen­dio o ro­bo de ma­te­ria­les, en­tre otros.

La co­ber­tu­ra por res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil de cons­truc­ción no cu­bre al ar­qui­tec­to por negligencia pro­fe­sio­nal. A RES­GUAR­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.