En­tre­vis­ta MRA+A.

Las reflexiones de los so­cios de un es­tu­dio icó­ni­co. Ar­qui­tec­tu­ra y ciu­dad.

ARQ - - EDITORIAL - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin.com

Un pro­yec­tis­ta de­be con­ci­liar las as­pi­ra­cio­nes del desa­rro­lla­dor con su in­te­rés pro­fe­sio­nal de rea­li­zar un apor­te a la ciu­dad. En ese ejer­ci­cio, el es­tu­dio MRA+A ha pro­ba­do am­plia­men­te su en­tre­na­mien­to. “Nues­tra for­ma de tra­ba­jo es pen­sar pri­me­ro co­mo ur­ba­nis­tas y co­mo ar­qui­tec­tos des­pués. Abor­da­mos te­mas ur­ba­nís­ti­cos a par­tir de lo que no­so­tros ha­ce­mos, y ma­ne­ja­mos una es­ca­la de ar­qui­tec­tu­ra que es­tá en el lí­mi­te con lo ur­bano. Es una fi­lo­so­fía de nues­tro es­tu­dio pen­sar los pro­yec­tos des­de su in­ser­ción en el en­torno”, afir­man los so­cios, Ma­rio Ro­ber­to Al­va­rez (h), Her­nán Ber­na­bó y Fer­nan­do Sa­ba­ti­ni, en una char­la con ARQ.

Aseguran que las ciu­da­des “de­ben ser más fle­xi­bles”. Y ante la ex­pec­ta­ti­va que ge­ne­ra la mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go de Pla­nea­mien­to pa­ra Bue­nos Ai­res, los ar­qui­tec­tos asu­men una pos­tu­ra op­ti­mis­ta: “En el có­di­go ac­tual hay mu­chos pun­tos gri­ses in­ter­pre­ta­ti­vos que ge­ne­ran la­be­rin­tos. No obs­tan­te cree­mos que el nue­vo có­di­go los va a me­jo­rar”.

-¿Qué con­tri­bu­ye a que un pro­yec­to “dia­lo­gue” con su en­torno?

-Los pa­sos na­tu­ra­les se­rían in­ves­ti­gar có­mo se in­ser­ta­ría el edi­fi­cio, ana­li­zar las res­tric­cio­nes del Có­di­go y re­cién des­pués pro­yec­tar, lo for­mal pue­de sur­gir des­de el aná­li­sis o ser un te­ma más pe­ri­fé­ri­co. Tra­ta­mos que la pie­za ur­ba­na que po­ne­mos en la ciu­dad con­vi­va con su en­torno co­mo un fal­tan­te en el rom­pe­ca­be­zas que es el te­ji­do de la ciu­dad. Por ejem­plo, en los pri­me­ros edi­fi­cios Pa­ne­di­le o Av. del. Li­ber­ta­dor 4444, a par­tir de la ti­po­lo­gía del se­mi­pe­rí­me­tro se ta­pan las me­dia­ne­ras y el FOT re­ma­nen­te se ago­ta en una to­rre. De la mis­ma for­ma, en el pro­yec­to del Cen­tro em­pre­sa­rial Li­ber­ta­dor (ac­tual­men­te en cons­truc­ción) im­ple­men­ta­mos un tru­co for­mal en don­de un quie­bre del vo­lu­men que con­for­ma la to­rre se to­ma la al­tu­ra de Li­ber­ta­dor y la me­dia­ne­ra in­me­dia­ta exis­ten­te jue­ga co­mo se­mi­pe­rí­me­tro con­for­man­do un círcu­lo vir­tuo­so que fa­vo­re­ce al pro­yec­to y a la ciu­dad, oxi­ge­nan­do al te­ji­do.

-¿Y en los ca­sos en que se par­te de ce­ro, co­mo en el pro­yec­to de Osa­ka?

-En Ja­pón (1° Pre­mio con­cur­so internacional, año 2003) se­gui­mos un concepto bas­tan­te pa­re­ci­do, en otra es­ca­la, a los Pa­ne­di­le o Li­ber­ta­dor. Se tra­ta de dos ta­pas ur­ba­nas que en for­ma de ti­ras con­for­man un lí­mi­te or­de­na­dor al te­ji­do ur­bano exis­ten­te, en ese mo­men­to muy des­or­de­na­do, ge­ne­ran­do en el cen­tro de esas 26 hec­tá­reas un es­pa­cio pro­pio al pro­yec­to y ob­via­men­te a la ciu­dad. Se pro­po­ne un ba­sa­men­to cu­ya cu­bier­ta la trans­for­ma­mos en un gran es­pa­cio ver­de de es­ca­la me­tro­po­li­ta­na, si­mi­lar al concepto del Cen­tral Park de Nueva York. Te­ne­mos un cier­to hi­lo con­duc­tor o cohe­ren­cia en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y las in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas. Pa­ra es­ta nueva eta­pa del es­tu­dio va­le la frase de Mark Twain: “las his­to­rias no se re­pi­ten, pe­ro de­ben ri­mar”.

-Cre­cer en al­tu­ra ¿Es la me­jor so­lu­ción pa­ra el desa­rro­llo ur­bano?

-En el con­tex­to glo­bal, el mo­do en có­mo se en­fo­ca el ur­ba­nis­mo hoy pro­du­ce una pa­ra­do­ja. Si an­tes la vi­sión de la ciu­dad se vi­vía co­mo un he­cho de­pre­da­dor y an­ti­eco­ló­gi­co, hoy se en­tien­de to­do lo con­tra­rio: una ciu­dad per­mi­te aho­rrar ener­gía por­que la in­fra­es­truc­tu­ra y los ser­vi­cios ur­ba­nos son más efi­cien­tes. En con­se­cuen­cia, las ciu­da­des se en­fo­can co­mo el ca­mino a se­guir, prac­ti­can­do la sus­ten­ta­bi­li­dad. No obs­tan­te, la Ar­gen­ti­na tie­ne un pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co, que es la con­cen­tra­ción de un 30/40 % de su po­bla­ción en torno a Bue­nos Ai­res y su área de in­fluen­cia, que se de­be­ría vi­sua­li­zar co­mo una úni­ca área me­tro­po­li­ta­na en la cual se de­fi­nan po­lí­ti­cas co­mu­nes en es­te sen­ti­do. Si bien la co­yun­tu­ra y la emer­gen­cia lla­man pri­me­ro, se­gu­ra­men­te a fu­tu­ro se arri­ba­rá a es­te ob­je­ti­vo.

-¿Bue­nos Ai­res de­be­ría te­ner más to­rres, en­ton­ces?

-Las so­lu­cio­nes pa­ra una ciu­dad no se en­fo­can en el di­le­ma “to­rre sí o no”. Man­hat­tan tie­ne una con­fi­gu­ra­ción cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca pre­do­mi­nan­te es la al­tu­ra. Se tra­ta de una is­la cu­yo cre­ci­mien­to po­si­ble no era otro sino hacia arri­ba. Eso sí, con un par­que cen­tral mag­ní­fi­co en el otro ex­tre­mo. Lue­go es­tá Pa­rís y otras ciu­da­des de Europa, que man­tie­nen un te­ji­do ho­mo­gé­neo y al­tu­ras or­de­na­das. So­mos par­ti­da­rios de creer que las ver­da­des siem­pre es­tán en el me­dio.

- ¿Có­mo se equi­li­bran los ob­je­ti­vos es­pe­cu­la­ti­vos con el de­seo de ha­cer buena ar­qui­tec­tu­ra?

-Cues­ta con­ven­cer a un desa­rro­lla­dor pa­ra que con­si­de­re re­sig­nar par­te de su be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co en pos de un plan­teo ar­qui­tec­tó­ni­co que con­si­de­ra­mos me­jor en su apor­te ur­bano o pa­ra el usua­rio, pe­ro que im­pli­que un ma­yor cos­to o me­nos me­tros cua­dra­dos. En ese sen­ti­do, plan­tear un re­ti­ro pa­ra dar­le un plus a la ciu­dad y con­si­de­rar que se va a po­der com­pen­sar de otro mo­do en el pre­cio, por ejem­plo, es al­go que en ge­ne­ral el desa­rro­lla­dor pre­fie­re no arries­gar, pe­ro a la lar­ga ter­mi­na­mos to­dos de acuer­do. En el ca­so de Li­ber­ta­dor Mil en Vi­cen­te Ló­pez, con un te­rreno de 92 me­tros so­bre Li­ber­ta­dor y aten­dien­do a una restricción pa­ra el ac­ce­so vehi­cu­lar so­bre la avenida, pro­pu­si­mos que la entrada al edi­fi­cio es­té en un ex­tre­mo don­de exis­te una ca­lle con cul de sac y un re­ti­ro del edi­fi­cio en plan­ta ba­ja. En­ton­ces, la ca­lle­jue­la trans­for­ma­da en ca­lle vehi­cu­lar res­trin­gi­da ti­po pla­za se in­te­gra al pro­yec­to y ge­ne­ra un nue­vo es­pa­cio ur­bano que be­ne­fi­cia a la ciu­dad y al edi­fi­cio. Lue­go las plan­tas se van ex­ten­dien­do en el lar­go del lo­te a me­di­da que se as­cien­de pa­ra com­pen­sar la su­per­fi­cie ce­di­da. La cla­ve es mos­trar que hay un círcu­lo vir­tuo­so don­de el pro­yec­to ce­de en un sen­ti­do pa­ra be­ne­fi­ciar­se en otro. Aho­ra en el pro­yec­to tie­ne en su ac­ce­so más es­pa­cia­li­dad; es­to el clien­te lo en­ten­dió, nun­ca son fá­ci­les es­tos plan­teos en los pro­yec­tos, pe­ro siem­pre lo in­ten­ta­mos.

-¿Qué de­be­ría con­si­de­rar el nue­vo Có­di­go en ese sen­ti­do?

-Los có­di­gos ur­ba­nos son una abs­trac­ción. Co­mo en una partitura mu­si­cal, lo im­por­tan­te son los in­tér­pre­tes, los mú­si­cos, que so­mos los ar­qui­tec­tos, y en la su­ma­to­ria de to­da esa mú­si­ca es­tá la ciu­dad co­mo una cons­truc­ción co­lec­ti­va. Cree­mos que Bue­nos Ai­res sue­na bas­tan­te bien den­tro del con­cier­to del mun­do.

La me­jor ciu­dad es la que ofre­ce se­gu­ri­dad, ser­vi­cios y un es­pa­cio de con­ten­ción. La ma­yo­ría de la gen­te vi­ve en es­pa­cios aco­ta­dos y la ciu­dad de­be fun­cio­nar co­mo el gran li­ving, la gran ex­pan­sión de la ca­sa y eso es lo in­tere­san­te. La que lo­gra que en las 24 ho­ras del día se ge­ne­ren los usos mix­tos, ac­ti­vi­da­des don­de la gen­te de un dis­tri­to se mo­vi­li­ce a otro. Así se ge­ne­ra un círcu­lo vir­tuo­so, la pre­sen­cia hu­ma­na con­fie­re se­gu­ri­dad, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y pros­pe­ri­dad per­ma­nen­te.

En es­te sen­ti­do, el có­di­go nue­vo plan­tea ge­ne­rar un gru­po de va­rias man­za­nas en don­de se res­trin­ja el uso vehi­cu­lar a un pe­rí­me­tro y las in­te­rio­res sean pea­to­na­les, don­de se de­tec­ta un zó­ca­lo ur­bano co­mer­cial. Eso crea­ría ma­cro man­za­nas y ca­lles ver­des que po­dría ser po­si­ti­vo. Por otro la­do, los es­fuer­zos por in­cen­ti­var el uso del trans­por­te pú­bli­co y bicicletas es­tán mos­tran­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que me­jo­ran la ciu­dad.

-¿Có­mo se con­ci­lia la pro­tec­ción de la historia ur­ba­na con el ne­ce­sa­rio desa­rro­llo?

-En el có­di­go ac­tual hay mu­chos pun­tos gri­ses in­ter­pre­ta­ti­vos que ge­ne­ran la­be­rin­tos. No obs­tan­te, cree­mos que el nue­vo có­di­go los va a me­jo­rar. El mun­do cam­bia ver­ti­gi­no­sa­men­te, el mun­do es ur­bano ya que el 80 % de la po­bla­ción vi­ve en ciu­da­des. Ellas de­ben acom­pa­ñar los cam­bios, de­ben ser más fle­xi­bles. Pa­ra la re­con­ver­sión de la fá­bri­ca de Vol­cán tra­ba­ja­mos mu­cho pa­ra ha­cer una pro­pues­ta de in­ter­ven­ción, por­que el con­jun­to es­ta­ba ca­ta­lo­ga­do co­mo dis­tri­to APH.

En prin­ci­pio no se po­día to­car nada, con lo cual era im­po­si­ble desa­rro­llar un pro­yec­to. Pre­pa­ra­mos una pre­sen­ta­ción se­ria, po­nién­do­nos tam­bién en la po­si­ción de los fun­cio­na­rios que de­bían eva­luar­la, y arri­ba­mos a un acuer­do de in­ter­ven­ción.

El edi­fi­cio ocu­pa casi la man­za­na com­ple­ta, con cons­truc­cio­nes de va­rios pe­río­dos y de va­ria­do in­te­rés ar­qui­tec­tó­ni­co. Con lo cual pro­pu­si­mos con­ser­var lo más va­lio­so y de­mo­ler un sec­tor me­nor, de ma­ne­ra de abrir los pa­tios ne­ce­sa­rios pa­ra desa­rro­llar un pro­yec­to re­si­den­cial. Las fa­cha­das in­ter­nas si­guen la lí­nea del con­jun­to y re­com­po­nen su es­té­ti­ca de for­ma ar­mó­ni­ca.

Tra­ta­mos que la nueva pie­za ur­ba­na que po­ne­mos en la ciu­dad con­vi­va con su en­torno co­mo una pie­za fal­tan­te En el có­di­go ac­tual hay pun­tos gri­ses in­ter­pre­ta­ti­vos que ge­ne­ran la­be­rin­tos. Cree­mos que el nue­vo los va a re­sol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.