LA CA­SA SO­BRE EL ARRO­YO, EL ESCORPIÓN Y LA RANA

La obra esen­cial de Aman­cio Wi­lliams, pa­ra­dig­ma de la mo­der­ni­dad, per­ma­ne­ce se­mi­aban­do­na­da des­de ha­ce más de 50 años. Ca­da tan­to se co­mu­ni­ca un pro­gra­ma de res­tau­ra­ción, pe­ro nun­ca se cum­ple.

ARQ - - ARQUITECTURA -

En so­bre azul y con sor­pre­sa ma­dri­le­ña, días atrás re­ci­bí una car­ta de Do­mé­ni­co Ade­lli. Tie­ne no­ven­ta y tres años, vi­ve en Bue­nos Ai­res y par­ti­ci­pó co­mo al­ba­ñil en la cons­truc­ción de la “Ca­sa so­bre el arro­yo”, una de las tres obras más im­por­tan­tes de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na en Ar­gen­ti­na, que per­ma­ne­ce en un inex­pli­ca­ble casi-aban­dono des­de ha­ce más de cin­cuen­ta años. La obra esen­cial de Aman­cio Wi­lliams, la ca­sa pa­ra su pa­dre en Mar del Pla­ta, fue pro­mo­vi­da co­mo uno de los íco­nos re­le­van­tes de la ar­qui­tec­tu­ra en La­ti­noa­mé­ri­ca por el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nueva York y re­co­no­ci­da des­de siem­pre co­mo una de las obras pa­ra­dig­má­ti­cas de la mo­der­ni­dad y del si­glo XX en to­do el mun­do. Un pro­yec­to úni­co. Un ob­je­to trans­pa­ren­te que casi no to­ca el sue­lo, una sim­ple lí­nea cur­va ba­jo una su­per­fi­cie ho­ri­zon­tal co­mo re­fe­ren­cia in­te­li­gen­te a la téc­ni­ca del ar­co, ejem­plo de mo­der­ni­dad y nueva re­la­ción en­tre ar­qui­tec­tu­ra e in­ge­nie­ría. Un can­to a la efi­cien­cia de la ma­te­ria, al mo­vi­mien­to as­cen­den­te co­mo ac­to hu­mano que busca lle­gar más al­to, más le­jos, que busca la be­lle­za co­mo el es­plen­dor de la ver­dad, el ca­mino que nos se­ña­la Pla­tón en su ban­que­te. Un pen­sa­mien­to de Aman­cio pa­ra la ca­sa de sus pa­dres pe­ro es­pe­cial­men­te pa­ra la vi­vien­da de fu­tu­ro, un nue­vo mo­do de ha­bi­tar. Co­mo crea­dor, siem­pre con­ven­ci­do en lo que te­nía que ha­cer, su obli­ga­ción, su in­elu­di­ble lla­ma­da. Su historia y su tra­ba­jo ilu­mi­na­ron los sue­ños de mo­der­ni­dad de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos. Nos en­se­ña­ron la des­con­fian­za per­ma­nen­te a ha­cer las co­sas de la mis­ma ma­ne­ra que siem­pre se ha­bían he­cho, la fuer­za y te­na­ci­dad pa­ra in­sis­tir en la bús­que­da de nues­tros ob­je­ti­vos a pe­sar de fra­ca­sos y re­ve­ses y la ma­du­rez pa­ra acep­tar de­silu­sio­nes y per­se­ve­rar, con­ti­nuar crean­do pe­se a to­do, siem­pre, siem­pre. Co­mo los ver­da­de­ros ar­tis­tas. Por eso, la car­ta de Do­mé­ni­co me tras­mi­te an­gus­tia. “Da­niel, tú sa­bes la historia. Tra­ba­jé allí, la ad­mi­ré, la­men­té su aban­dono, pre­sen­cié su in­cen­dio, y si­go aten­to a lo que pa­sa con ella. He es­cu­cha­do y apun­ta­do es­tas pa­la­bras año tras año pe­ro ya he per­di­do su sig­ni­fi­ca­do: inau­gu­ra­ción, even­to, declaración, con­ser­va­ción in­te­gral, ac­to, fir­ma, acuer­do, con­ve­nio, pro­yec­to, plan di­rec­tor, ar­chi­vo. Pro­to­co­lo, reu­nión, co­mi­sión téc­ni­ca, fun­cio­na­rio, apro­ba­ción, di­rec­ción na­cio­nal, ase­so­ría, ins­tan­cia, ex­pro­pia­ción, nueva inau­gu­ra­ción. Re­cu­pe­ra­ción am­bien­tal, ges­tión, mu­seo, pre­ser­va­ción pa­tri­mo­nial, rei­nau­gu­ra­ción, cen­tro de in­ter­pre­ta­ción,

pues­ta en va­lor, aná­li­sis, di­gi­ta­li­za­ción, pa­to­lo­gía. ¿ Me pue­des ex­pli­car qué quie­ren de­cir? Te ase­gu­ro que no sé si re­fie­ren a la po­lí­ti­ca, a la ca­sa o a otros re­la­tos fan­tás­ti­cos”

Aún no he po­di­do res­pon­der. Es­toy le­jos y to­da­vía guar­do una pe­que­ña es­pe­ran­za que es­ta vez sea di­fe­ren­te, que reac­cio­ne­mos. Es que es­ta ca­sa fue ig­no­ra­da, mal­tra­ta­da, ocu­pa­da ile­gal­men­te, in­cen­dia­da con in­ten­ción un par de ve­ces, aban­do­na­da por mu­chos años, pe­ro aun así aguan­tó los gol­pes, pues su for­ta­le­za es in­men­sa. Sue­lo re­cor­dar que en el mo­men­to de su cons­truc­ción, la cla­se me­dia mar­pla­ten­se pa­re­cía es­tar con­fun­di­da. No leía a los poe­tas. Co­pia­ba hacia atrás. Los ar­qui­tec­tos ha­cían cha­lets co­mo pa­ra sus abue­los, de es­ti­los, co­mo de un si­glo an­te­rior pe­ro en pe­que­ñi­to. En ese con­tex­to Aman­cio Wi­lliams pre­sen­tó la ca­sa so­bre el arro­yo, una obra im­pre­sio­nan­te. Na­die su­po nada de ella por mu­chos años, no la co­no­cían, y si la leían, la ol­vi­da­ban pron­to. 75 años des­pués, allí es­tá. La idea vi­ve pe­ro la obra ago­ni­za. Es una de sus lec­cio­nes. Co­mo las obras de ar­te y la mi­ra­da pro­fun­da de los poe­tas, se di­ri­gen hacia ade­lan­te con tan­ta po­ten­cia e in­ten­si­dad, que no le afec­tan las agre­sio­nes, las opi­nio­nes ni los ol­vi­dos. Son ca­pa­ces de so­por­tar to­do. Lla­mé a Clau­dio, hi­jo me­nor del gran Aman­cio, y me di­jo:

“Su­pe que es­ta­ban tra­ba­jan­do en el pro­yec­to de res­tau­ra­ción. Ha­ce unos me­ses, me con­vo­ca­ron pa­ra mos­trar­me la do­cu­men­ta­ción. Dado el vo­lu­men de in­for­ma­ción les pe­dí que lo im­pri­mie­ran o que me die­ran un CD pa­ra es­tu­diar­lo en mi ofi­ci­na, pe­ro me di­je­ron que no po­dían ha­cer nin­gu­na de las dos co­sas. No pu­de ana­li­zar­la y nada pu­de apor­tar”

Qui­zá Gra­cie­la Di Io­rio, que es­tu­vo en la ges­tión de la ca­sa has­ta 2015, pu­die­ra brin­dar­me un pa­no­ra­ma más am­plio. Me res­pon­dió en­se­gui­da:

“La obra que­dó a car­go de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra. Por el mo­men­to, las ta­reas es­tán sus­pen­di­das, no se com­ple­tó el Pa­be­llón de Ser­vi­cio y aún no se ini­ció la res­tau­ra­ción”

La úl­ti­ma po­si­bi­li­dad que me que­da­ba era pre­gun­tar a Pa­blo Mas­tro­pas­qua, ar­qui­tec­to mar­pla­ten­se siem­pre muy li­ga­do al pro­yec­to. Muy ape­na­do me con­fie­sa:

“No, nada, Da­niel… to­do si­gue igual. Ha­ce tres años co­men­za­ron la res­tau­ra­ción del área de ser­vi­cio pe­ro hu­bo que aban­do­nar­la por fal­ta de pa­go. Mu­cho bla bla y ce­ro par­ti­ci­pa­ción. So­lo hay unos di­bu­jos tan bo­ni­tos co­mo fal­sos, co­mo los que vi en la Bie­nal de ar­qui­tec­tu­ra de oc­tu­bre 2017, con pro­yec­tos pa­ra la se­gun­da man­za­na que no es de pro­pie­dad pú­bli­ca”

Los años pa­san y ca­da tan­to co­mu­ni­can un pro­gra­ma, es­ta vez se­rio y de­fi­ni­ti­vo, le di­cen a la ca­sa que la quie­ren, que ya no la aban­do­na­rán, pe­ro uti­li­zan pa­ra ello un lenguaje de amor al que es­ta­mos pe­li­gro­sa­men­te ha­bi­tua­dos, un idio­ma que Do­mé­ni­co ya no quie­re ni pue­de re­co­no­cer. Qui­zá les in­tere­se res­tau­rar la ca­sa, pe­ro se ma­rean, los em­bria­ga el de­seo de inau­gu­rar, de ha­cer anun­cios, de fo­to­gra­fiar­se, de pu­bli­car, de cons­truir re­la­tos. El escorpión, una y otra vez pro­me­te lealtad, pe­ro inevi­ta­ble­men­te pi­ca la rana que le ayu­da a cru­zar el río y am­bos se aho­gan en mi­tad de la co­rrien­te. Es su na­tu­ra­le­za. No sé qué con­tes­tar­le. Do­mé­ni­co aún es­pe­ra una res­pues­ta alen­ta­do­ra. No quie­ro men­tir­le. ¿Al­guien me pue­de ayu­dar?

Qui­zá les in­tere­se res­tau­rar­la, pe­ro los em­bria­ga el de­seo de inau­gu­rar, de ha­cer anun­cios, de fo­to­gra­fiar­se, de cons­truir re­la­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.