La puer­ta de in­gre­so del Nor­te por­te­ño

ARQ - - ARQUITECTURA -

El pro­yec­to apro­ve­cha la po­si­bi­li­dad que ge­ne­ra el có­di­go en es­te dis­tri­to (C31) a tra­vés de una pro­pues­ta que con­tri­bu­ye a atraer ha­bi­tan­tes a Bue­nos Ai­res. El par­ti­do pro­pues­to ge­ne­ra una ver­da­de­ra si­ner­gia en­tre ar­qui­tec­tu­ra y ciu­dad a par­tir de una se­rie de con­cep­tos.

El área del te­rreno 4.759 m2 re­pre­sen­ta el 55 % de la su­per­fi­cie de la man­za­na. Con el fin de no ge­ne­rar un va­cío y rup­tu­ra del te­ji­do, el pro­yec­to pro­po­ne el com­ple­ta­mien­to del zó­ca­lo ur­bano de la avenida Ca­bil­do me­dian­te un área co­mer­cial de 1.443 m2 que re­com­po­ne la lí­nea ofi­cial ca­rac­te­rís­ti­ca del es­pa­cio ur­bano de es­te im­por­tan­te eje Nor­te-sur de la ciu­dad. De igual mo­do, las áreas de ser­vi­cio se ma­te­ria­li­zan en un pe­que­ño edi­fi­cio de 201 m2 de plan­ta, re­cos­ta­do en la me­dia­ne­ra, per­pen­di­cu­lar a la ca­lle Pi­co, con­for­man­do es­ta opor­tu­ni­dad un com­ple­ta­mien­to a mo­do de se­mi­pe­rí­me­tro que rec­ti­fi­ca y re­com­po­ne la geo­me­tría del te­rreno.

En la to­rre se desa­rro­llan los 17.429 m2 res­tan­tes del FOT to­tal de la par­ce­la, en 29 plan­tas. La plan­ta ba­ja li­bre per­mi­te oxi­ge­nar el te­ji­do li­be­ran­do 2.900 m2 de te­rreno (60% del to­tal). Es­ta su­per­fi­cie se des­ti­nar a una gran pla­za y ame­ni­da­des que, si bien se­rán de uso pri­va­do, per­mi­ten, da­da la lo­ca­li­za­ción de la to­rre (la­do ma­yor pa­ra­le­lo al eje Nor­te-sur) ge­ne­rar una trans­pa­ren­cia y co­mu­ni­ca­ción vi­sual des­de la ca­lle Pi­co, de es­ca­la si­mi­lar a las de un es­pa­cio ver­de pú­bli­co.

El arran­que de la to­rre, a 10,17 me­tros de al­tu­ra, re­fuer­za es­ta idea, a la vez que ha­ce desaparecer vir­tual­men­te el vo­lu­men edi­fi­ca­do de la es­ca­la pea­to­nal .

El desa­rro­llo for­mal se sus­ten­ta en la des­ar­ti­cu­la­ción vir­tual de la to­rre. Es­te concepto se desa­rro­lla a par­tir de pe­que­ñas va­ria­cio­nes en las plan­tas ti­po. En lu­gar de en­sam­blar fi­gu­ras geo­mé­tri­cas rí­gi­das, la to­rre pro­po­ne la in­tro­duc­ción al es­pa­cio de ele­men­tos ma­lea­bles, bal­co­nes, en un jue­go di­ná­mi­co de adap­ta­ción con­tex­tual a la ciu­dad que lo ex­pre­sa de ma­ne­ra es­pon­tá­nea.

El di­se­ño de las fa­cha­das fue desa­rro­lla­do con tra­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­dos en cuan­to a su gra­do de aper­tu­ra o re­la­ción lle­nos va­cíos, en es­pe­cial las ca­ras es­te y oeste. Por otro la­do, la ge­ne­ra­ción de es­pa­cios ver­des en plan­ta ba­ja y to­das las cu­bier­tas, in­clui­das las del local co­mer­cial, per­mi­tió re­cu­pe­rar con ve­ge­ta­ción casi la to­ta­li­dad del pre­dio. Res­pe­tan­do es­tos es­pa­cios, las co­che­ras se ubi­ca­ron en el de sub­sue­lo, tri­pli­can­do la can­ti­dad so­li­ci­ta­da por có­di­go.

PLAN­TA TO­RRE. Pe­que­ñas va­ria­cio­nes en los bal­co­nes di­na­mi­zan la fa­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.