Las re­for­mas en el Sí­vo­ri, La­rre­ta, Gar­del y del Ci­ne bus­can atraer pú­bli­co di­ver­so.

Las re­cien­tes ta­reas de ade­cua­ción en los mu­seos Sí­vo­ri, La­rre­ta, Gar­del y del Ci­ne po­nen el fo­co en la ar­qui­tec­tu­ra y la na­rra­ti­va co­mo he­rra­mien­tas pa­ra atraer pú­bli­cos más jó­ve­nes y di­ver­sos.

ARQ - - NEWS - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

La pues­ta a pun­to de 4 de los 11 mu­seos de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res co­men­zó con un re­le­va­mien­to a pe­di­do de Gui­ller­mo Alon­so, di­rec­tor de Mu­seos, Pa­tri­mo­nio y Cas­co His­tó­ri­co de la Ciu­dad, pa­ra eva­luar la si­tua­ción de los edi­fi­cios ubi­ca­dos en el área me­tro­po­li­ta­na. Lue­go del diag­nós­ti­co, a car­go de un gru­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio, se fi­ja­ron las prio­ri­da­des de acuer­do al es­ta­do de ca­da uno y su ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar pú­bli­co. Los mu­seos ele­gi­dos pa­ra ser in­ter­ve­ni­dos fue­ron el Sí­vo­ri, La­rre­ta, del Ci­ne y Gar­del.

En lí­neas ge­ne­ra­les, el objetivo se cen­tró en ele­var la ca­li­dad de los mu­seos pú­bli­cos a es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les o, co­mo sin­te­ti­za Va­le­ria Ke­ller, Ge­ren­te Ope­ra­ti­va del área, “que­ría­mos de­cir­le a la gen­te: ‘No ha­ce fal­ta que via­jes, ve­ní a nues­tros mu­seos y te vamos a sor­pren­der’”.

“Pri­me­ro re­co­rri­mos los edi­fi­cios co­mo si fué­ra­mos vi­si­tan­tes ha­bi­tua­les”, cuen­ta Ke­ller so­bre el pro­ce­so de eva­lua­ción. A con­ti­nua­ción, se tra­tó de co­no­cer más a fon­do las pro­ble­má­ti­cas de ca­da sec­tor de ca­da ins­ti­tu­ción “que en ge­ne­ral ter­mi­na­ron sien­do bas­tan­te si­mi­la­res en­tre sí”, re­su­me Ke­ller.

Los te­mas a re­sol­ver pue­den agru­par­se en dos ejes: ar­qui­tec­tó­ni­co y na­rra­ti­vo. En lo que res­pec­ta al pri­me­ro, se re­pa­ra­ron pa­to­lo­gías y se hi­cie­ron pues­tas en va­lor so­bre fa­cha­das y sa­las. En cuan­to al se­gun­do, fue ne­ce­sa­ria una re­fle­xión so­bre los guio­nes cu­ra­to­ria­les, a los que hu­bo que ac­tua­li­zar pa­ra atraer a nue­vos pú­bli­cos.

En ri­gor, es­te tra­ba­jo tie­ne su an­te­ce­den­te en 2007, cuan­do Alon­so, Ke­ller y otros pro­fe­sio­na­les ana­li­za­ron mu­seos de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, en don­de no­ta­ron que los len­gua­jes co­mu­ni­ca­ti­vos eran muy dis­tin­tos a los ar­gen­ti­nos. Aquí, por dar un ejem­plo, las sa­las con­ta­ban un pe­río­do his­tó­ri­co di­fe­ren­te a la con­ti­gua y es­to no se veía re­fle­ja­do de nin­gu­na ma-

ne­ra, co­mo po­dría ser otro co­lor en las pa­re­des o in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria. Tam­po­co se te­nía en cuen­ta “el fac­tor hu­mano del vi­si­tan­te, que en el ex­te­rior se ex­pre­sa­ba en la con­cep­ción de una fi­gu­ra mu­cho más ac­ti­va, a la que se es­ti­mu­la pa­ra que in­ter­ac­túe con el lu­gar”.

El cam­bio de pers­pec­ti­va en los mu­seos re­no­va­dos ya tie­ne re­sul­ta­dos pal­pa­bles. “Se mul­ti­pli­có la can­ti­dad de vi­si­tan­tes y el tiem­po de per­ma­nen­cia”, ase­gu­ra Ke­ller.

Sí­vo­ri: más es­pa­cio pa­ra ex­po­si­cio­nes y ta­lle­res

En el mu­seo de­di­ca­do al ar­te ar­gen­tino los pro­ble­mas abar­ca­ban un am­plio es­pec­tro. “No ha­bía su­per­fi­cie su­fi­cien­te pa­ra ex­hi­bir la mí­ni­ma can­ti­dad exi­gi­da in­ter­na­cio­nal­men­te, a lo que se su­ma­ban cues­tio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra, co­mo fil­tra­cio­nes de agua y ai­re que aten­ta­ban con­tra la se­gu­ri­dad del pa­tri­mo­nio y del pú­bli- co”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Gon­za­lo Et­che­gorry, res­pon­sa­ble de Ar­qui­tec­tu­ra y Ges­tión de Obra de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pa­tri­mo­nio, Mu­seos y Cas­co His­tó­ri­co.

Pa­ra sub­sa­nar es­tos in­con­ve­nien­tes, se re­no­va­ron las car­pin­te­rías, se agre­gó un re­ser­vo­rio y se re­mo­de­ló el in­te­rior con un nue­vo ta­pi­za­do pa­ra las pa­re­des de la sa­la. Ade­más, se au­men­tó la su­per­fi­cie de la sa­la B, que an­tes se usa­ba en un 40% co­mo de­pó­si­to. El área re­cu­pe­ra­da se su­mó a la de ex­po­si­ción, mien­tras que la sa­la A se lim­pió de obs­tácu­los vi­sua­les que ha­bían si­do in­clui­dos en in­ter­ven­cio­nes an­te­rio­res y que ma­lo­gra­ban la ex­hi­bi­ción de las obras de ar­te. “Ha­bía mu­cha dis­trac­ción en­tre las es­truc­tu­ras pa­ra los ar­te­fac­tos de luz y de ai­re acon­di­cio­na­do”, se­ña­la Et­che­gorry. En­tre otras me­jo­ras, el en­tre­pi­so se re­uti­li­zó co­mo sum pa­ra dar lu­gar a ac­ti­vi­da­des de ta­lle­res y cur­sos de ex­ten­sión.

La­rre­ta: Ins­ta­la­cio­nes a nue­vo

El edi­fi­cio no te­nía cli­ma­ti­za­ción: “en ve­rano ha­cía de­ma­sia­do ca­lor y en in­vierno mu­cho frío”, ase­gu­ra Et­che­gorry. Ade­más, la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca era ob­so­le­ta, de ca­bles de te­la. Por lo tan­to, la in­ter­ven­ción fue in­te­gral e im­pli­có la ins­ta­la­ción de ai­re acon­di­cio­na­do con dos sa­las de má­qui­nas y un sis­te­ma VRV de­ba­jo del pi­so. Et­che­gorry re­cuer­da: “Se hi­zo un tra­ba­jo muy grande en el pi­so del pa­tio central y el pór­ti­co que te­nía un ce­rá­mi­co que tu­vi­mos que com­prar en el ex­te­rior por­que era más ba­ra­to el in­dus­tria­li­za­do ori­gi­nal que reha­cer­lo acá ar­te­sa­nal­men­te. Co­mo el pi­so del pór­ti­co es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­trui­do y era muy di­fí­cil de re­cu­pe­rar, apro­ve­cha­mos su re­no­va­ción pa­ra ha­cer por de­ba­jo una de las sa­las de má­qui­nas”.

Por otra par­te, y co­mo en to­dos los ca­sos, se in­cor­po­ró ilu­mi­na­ción LED de van­guar­dia “que cam­bió la ma­ne­ra de per­ci­bir el es­pa­cio y las obras. An­tes no se apre­cia­ba na­da”, afir­ma el ar­qui­tec­to, pa­ra quien el La­rre­ta re­pre­sen­tó un desafío es­pe­cial al ser una ca­sa con va­lor pa­tri­mo­nial es­truc­tu­ral. “Tu­vi­mos que pen­sar mu­cho por dón­de se ha­cía la ca­na­li­za­ción eléc­tri­ca, por­que ha­bía lo­ca­les que te­nían fri­sos, otros ce­rá­mi­cos, otros te­la. Fi­nal­men­te se hi­zo por so­bre los fri­sos, em­bu­ti­da, y se eli­mi­na­ron to­dos los ca­ños a la vis­ta. Nos preo­cu­pa­mos por no mo­di­fi­car el es­pí­ri­tu del es­pa­cio de la ca­sa”.

En cuan­to a las con­di­cio­nes de ex­po­si­ción, Et­che­gorry cuen­ta que “se hi­zo una mo­di­fi­ca­ción so­bre un área que ya ha­bía si­do in­ter­ve­ni­da pe­ro que ha­bía que­da­do ob­so­le­ta. Se tra­ta de una co­mu­ni­ca­ción que per­mi­te no te­ner que vol­ver atrás en el cir­cui­to ex­po­si­ti­vo, sino que le da una es­pe­cie de con­ti­nui­dad de ani­llo”.

És­te, jun­to con el Sí­vo­ri, fue­ron pa­ra Et­che­gorry los mu­seos que pre­sen­ta­ron los ma­yo­res re­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, por­que “hu­bo que revertir una cul­tu­ra del uso del edi­fi­cio muy arrai­ga­da, que no te­nía que ver con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de mu­seos. El pa­tri­mo­nio no era ex­hi­bi­do en el ni­vel que les co­rres­pon­día: el cli­ma

era in­có­mo­do y no se com­pren­dían las obras”. Del Ci­ne: lo nues­tro es prio­ri­dad Pa­ra Va­le­ria Ke­ller, el Mu­seo del Ci­ne, ubi­ca­do al la­do de la Usi­na del Ar­te, fue un gran desafío por­que el ma­te­rial a ex­hi­bir es com­ple­jo. Es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar os­cu­ri­dad y po­der pro­yec­tar. La plan­ta ba­ja te­nía un 50% de hall y el res­to del es­pa­cio, el pe­rí­me­tro, lo ocu­pa­ba una sa­la con vi­tri­nas em­po­tra­das con una acu­mu­la­ción de ob­je­tos que con­ta­ban múl­ti­ples his­to­rias, so­lo com­pren­si­bles pa­ra en­ten­di­dos. Et­che­gorry lo re­cuer­da así: “La sa­la au­dio­vi­sual era un po­co pre­ca­ria y te­nía una ex­po­si­ción que evi­den­cia­ba que el edi­fi­cio no fue pen­sa­do co­mo mu­seo”.

En­ton­ces, fue ne­ce­sa­rio pen­sar en un nue­vo guión, que se for­ma­li­zó en una sa­la de ci­ne con bu­ta­cas nue­vas, in­so­no­ri­za­da, con me­dios de sa­li­da e ilu­mi­na­ción ade­cua­da.

Ade­más se agre­gó una ca­bi­na de pro­yec­ción que per­mi­te des­de el hall del mu­seo ver el fun­cio­na­mien­to in­terno. “La ca­bi­na in­clu­ye to­dos los dis­po­si­ti­vos po­si­bles pa­ra pro­yec­tar, así que la gen­te pue­de ver có­mo se ve en 35 mm o en di­gi­tal. Es una atrac­ción po­co co­mún”.

“Con la di­rec­to­ra nos sen­ta­mos a pen­sar qué era lo que que­ría­mos con­tar”, agre­ga Ke­ller. La dis­cu­sión fue muy lar­ga. “A quién se nom­bra y cuá­les se­rían las au­sen­cias era muy di­fí­cil de de­fi­nir”. La di­rec­ción del mu­seo asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre ese guión y así fue co­mo se de­ci­dió con­tar só­lo la his­to­ria del ci­ne ar­gen­tino.

Por úl­ti­mo Et­che­gorry de­ta­lla: “El mu­seo tie­ne una co­lec­ción muy grande de equipos. En ca­da sa­la se mues­tran dis­tin­tos pe­río­dos de la in­dus­tria, con re­crea­cio­nes de épo­ca. Son si­tua­cio­nes que lle­van al es­pec­ta­dor a vi­vir la evo­lu­ción del ci­ne”.

Gar­del: El re­torno de El Zor­zal

“Te­nía unos pro­ble­mas muy gra­ves en tér­mi­nos edi­li­cios”, sin­te­ti­za Ke­ller so­bre el mu­seo de El Abas­to. Fue ne­ce­sa­rio cambiar la red cloa­cal por­que se inun­da­ba, se re­pa­ra­ron los pi-

sos, se res­tau­ró la sa­la que da a la ca­lle, se agre­ga­ron ba­ños pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos y se re­no­va­ron la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca y las lu­mi­na­rias.

So­bre el mu­seo más jo­ven de la ciu­dad, inau­gu­ra­do ha­ce 15 años, Ke­ller di­ce que “el guión ha­bía que­da­do un po­co des­di­bu­ja­do con el pa­so del tiem­po”. La fi­gu­ra de Gar­del es­ta­ba per­di­da, si bien era lo que el pú­bli­co -en gran par­te ex­tran­je­ro- iba a bus­car. Pa­ra eso se echó mano a he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas pa­ra con­tar­le a los sub-25 quién era Gar­del. Ca­da sa­la cuen­ta una eta­pa: la pri­me­ra, su ca­rre­ra en Bue­nos Ai­res y el ex­te­rior; la se­gun­da, su dis­co­gra­fía; la ter­ce­ra, el ac­ci­den­te aé­reo en Co­lom­bia y el cor­te­jo fú­ne­bre en Bue­nos Ai­res; y la úl­ti­ma, sus pe­lí­cu­las.

Des­de su crea­ción, el guión cu­ra­to­rial del mu­seo pro­yec­ta­ba la fi­gu­ra de Gar­del a tra­vés de la ca­sa que el can­tan­te le compró a su ma­dre, Ber­ta. La pro­pues­ta ex­po­si­ti­va es­ta­ba cen­tra­da en la fi­gu­ra de ella, mien­tras que la pro­pues­ta ac­tual po­ne el fo­co en el ar­tis­ta. “Nos vi­si­tan un 60% de tu­ris­tas que quie­ren ver a Gar­del, más allá de que tam­bién es­tá Ber­ta”, sub­ra­ya Ke­ller. Hoy, se mues­tra a un Gar­del ex­tra­or­di­na­rio, co­mo el que que­dó gra­ba­do en la me­mo­ria de sus fa­ná­ti­cos.

8 LA­RRE­TA. El desafío es­tu­vo en res­pe­tar un in­mue­ble con va­lor pa­tri­mo­nial es­truc­tu­ral. Se re­no­va­ron la fa­cha­da, los so­la­dos y el ten­di­do eléc­tri­co.

9 JAR­DÍN AN­DA­LUZ. Se hi­zo una re­no­va­ción ge­ne­ral de to­do su es­pa­cio y sus fuen­tes. Ac­tual­men­te allí se desa­rro­lla una mues­tra de es­cul­tu­ras.

10 ME­JO­RAS EDILICIAS. Orien­ta­das a op­ti­mi­zar las con­di­cio­nes am­bien­ta­les y de se­gu­ri­dad tan­to pa­ra la co­lec­ción co­mo pa­ra el vi­si­tan­te. 11 CO­LO­RES. En las pa­re­des in­di­can el sal­to de épo­ca de las obras de ca­da sa­la.

12 RE­CO­RRI­DO. Or­ga­ni­za­do a par­tir de di­fe­ren­tes ejes te­má­ti­cos.

13 LUZ. La ilu­mi­na­ción cam­bió la for­ma de per­ci­bir las obras.

14 PRIO­RI­DAD. Se des­ta­có el va­lor ar­tís­ti­co de obras me­die­va­les, re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cas. 15 RE­TO. Con­ser­var el le­ga­do del es­cri­tor y mos­trar­lo en un len­gua­je ac­ce­si­ble pa­ra to­dos los pú­bli­cos.

16 REORGANIZADA. La plan­ta ba­ja me­jo­ró su dis­tri­bu­ción.

17 AMBIENTACIONES. Mues­tran la evo­lu­ción del ci­ne a tra­vés de dis­tin­tos ele­men­tos. 18 NI­VEL DE

EX­PO­SI­CIÓN. El acer­vo se reor­de­nó pa­ra que sea com­pren­si­ble pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral. 19 NUE­VO. Se in­cor­po­ró una sa­la de ci­ne con sa­li­das ade­cua­das. 20 TEMÁ

TI­CAS. Un rin­cón ex­po­ne el con­su­mo cul­tu­ral ma­si­vo en los 80.

21 CO­LEC­CIÓN. En me­dio de las sa­las, di­fe­ren­tes apa­ra­tos de pro­yec­ción. 22 TECNO. Dis­po­si­ti­vos pa­ra ver y es­cu­char pro­duc­cio­nes de épo­ca. 22

21

27

28

29

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.