HA­CIA UNA POLITICA FE­DE­RAL DE ÁREAS ME­TRO­PO­LI­TA­NAS

La re­cien­te vuel­ta del Fon­do del Co­nu­barno Bo­nae­ren­se no de­be ha­cer­nos per­der de vis­ta que la cues­tión me­tro­po­li­ta­na es un fe­nó­meno na­cio­nal, con mi­les de ha­bi­tan­tes que acu­mu­lan ca­ren­cias.

ARQ - - ARQUITECTURA - Ar­qui­tec­to, Coordinador Ge­ne­ral del Ob­ser­va­to­rio Ur­bano Lo­cal – Bue­nos Ai­res Me­tro­po­li­ta­na (OUL-BAM), CIHAM/FADU-UBA Por Ar­te­mio Pe­dro Ab­ba

El re­cien­te acuer­do que mo­di­fi­có Pac­to Fis­cal y que res­ti­tu­yó a la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res el Fon­do de Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca del Co­nur­bano Bo­nae­ren­se, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo “Fon­do del Co­nur­bano”, de­jó pen­dien­te un te­ma no asu­mi­do por los la in­men­sa ma­yo­ría de los ac­to­res po­lí­ti­cos del país. Una mi­ra­da cor­to­pla­cis­ta ocul­ta ba­jo la al­fom­bra el pro­ble­ma de una “ciu­dad sin ciu­da­da­nos”, pro­ta­go­ni­za­da por la po­bla­ción que ha­bi­ta en los in­vi­si­bi­li­da­des te­rri­to­rios me­tro­po­li­ta­nos emer­gen­tes. El re­sul­ta­do de la ne­go­cia­ción, po­si­ti­vo en sí mis­mo, qui­tó el to­pe que li­mi­ta­ba la par­te que re­ci­be la Pro­vin­cia de lo re­cau­da­do por Ga­nan­cias (Ar­tícu­lo 104 de la Ley de Im­pues­to a las Ga­nan­cias) per­mi­tien­do que el go­bierno es­ta­dual re­ci­ba sig­ni­fi­ca­ti­vos re­cur­sos que le per­mi­ti­rán afron­tar el dé­fi­cit acumulado en la ciu­dad ex­tra­mu­ros de la Bue­nos Ai­res Me­tro­po­li­ta­na. Es­ta dis­cu­sión fue ins­ta­la­da po­lí­ti­ca­men­te por An­to­nio Ca­fie­ro a fi­nes de los ’80 (“In­for­me so­bre la Pro­ble­má­ti­ca Es­truc­tu­ral del Co­nur­bano Bo­nae­ren­se”, 1989) e in­cor­po­ra­da pre­su­pues­ta­ria­men­te por Eduar­do Duhal­de en los ’90 con el lla­ma­do co­mún­men­te Fon­do del Co­nur­bano Bo­nae­ren­se (Da­na­ni, C, Chia­ra, M y Filc, J, 1997)). Ese reconocimiento de que la “deu­da in­ter­na en el co­nur­bano” cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma de al­can­ce na­cio­nal, de­bi­do a fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios que lo ori­gi­nan, se de­va­luó a par­tir de que en 1996 se co­lo­có un to­pe en lo per­ci­bi­do por la Pro­vin­cia y el re­par­to del cre­cien­te sal­do se reali­zó en­tre las pro­vin­cias res­tan­tes que pa­sa­ban por un pro­fun­da cri­sis de fi­nan­cia­mien­to. El nue­vo Pac­to Fis­cal per­mi­ti­rá a la Pro­vin­cia una ma­yor au­to­no­mía pa- ra el ma­ne­jo en for­ma di­rec­ta de la re­la­ción con los “clá­si­cos y no­ve­les ba­ro­nes del co­nur­bano” y le per­mi­ti­rá en el fu­tu­ro en­ca­rar la pro­ble­má­ti­ca de la inequi­dad y la po­bre­za rei­nan­te en el Gran Bue­nos Ai­res, tan bien des­crip­ta por Agus­tín Sal­via des­de el Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial, in­ter­pe­lan­do a los su­ce­si­vos go­bier­nos de turno (UCA, di­ciem­bre 2017). Pe­ro, re­to­man­do la afir­ma­ción ini­cial, si se eva­lúa la de­ci­sión to­ma­da des­de el me­diano y lar­go pla­zo, de­be­ría con­si­de­rar­se so­lo co­mo el pri­mer pa­so del reconocimiento del Es­ta­do de un pro­ble­ma más que evi­den­te lo­ca­li­za­do “más allá de la Ru­ta 6” , y afron­tar sa­bia­men­te el fu­tu­ro. En pri­mer lu­gar con­si­de­rar que la cues­tión me­tro­po­li­ta­na ar­gen­ti­na no ter­mi­na en la Bue­nos Ai­res Me­tro­po­li­ta­na (aun­que con­cen­tre 1/3 de la po­bla­ción na­cio­nal), otras im­por­tan­tes aglo­me­ra­cio­nes ur­ba­nas me­tro­po­li­ta­nas, fundamentales en el te­rri­to­rio de ca­da re­gión, vie­nen acu­mu­lan­do en pro­por­cio­nes alar­man­tes ca­ren­cias y pri­va­cio­nes de sus ha­bi­tan­tes. En se­gun­do tér­mino, asu­mir que la cues­tión me­tro­po­li­ta­na na­cio­nal, ade­más de su in­cor­po­ra­ción en las cuen­tas na­cio­na­les, de­be ser re­co­no­ci­da co­mo una deu­da en la ges­tión que per­mi­ta una apli­ca­ción efec­ti­va de los re­cur­sos ob­te­ni­dos. Los “nue­vos te­rri­to­rios me­tro­po­li­ta­nos” que des­aco­mo­dan la geo­gra­fía ins­ti­tu­cio­nal de­ci­mo­nó­ni­ca, lo­ca­li­da­des com­pues­tas de acuer­do al INDEC (que las mi­de des­de el Cen­so de 1970), su­pe­ran las vie­jas ju­ris­dic­cio­nes lo­ca­les o es­ta­dua­les en­gen­dran­do nue­vos pro­ble­mas ur­ba­nos de es­ca­la su­pra-lo­cal que a su vez ori­gi­nan nue­vas com­pe­ten­cias en el mar­co de nue­vos es­pa­cios de ges­tión. No se han asu­mi­do las con­se­cuen­cias de lar­gos pro­ce­sos de cam­bios en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos ru­ra­les o la ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra tra­di­cio­nal que ex­pul­san po­bla­ción de al­ta di­ná­mi­ca de­mo­grá­fi­ca, que pa­sa­ron a ser los ex­clui­dos en las ciu­da­des no pre­pa­ra­das pa­ra re­ci­bir­los. Con la fi­na­li­dad de di­men­sio­nar la im­por­tan­cia de la pro­ble­má­ti­ca en el país, bas­ta con de­cir que las lo­ca­li­da­des ma­yo­res de 50 mil ha­bi­tan­tes, que cons­ti­tu­yen el um­bral de la apa­ri­ción de ma­yo­res ni­ve­les de com­ple­ji­dad fun­cio­nal (trans­por­te, re­des de in­fra­es­truc­tu­ra, ser­vi­cios de sa­lud, ser­vi­cios edu­ca­ti­vos, et­cé­te­ra), alo­jan al­go más del 70 % de la po­bla­ción del país. Pe­ro lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que el 60% de la po­bla­ción re­si­de en asen­ta­mien­tos ur­ba­nos con al­gún gra­do de com­ple­ji­dad in ter ju­ris­dic­cio­nal, da­do que ha­bi­tan esas 31 lo­ca­li­da­des“lo­ca­li­da­des com­pues­tas” de una ta­lla pro­me­dio pró­xi­ma a los 800 mil ha­bi­tan­tes, don­de la com­ple­ji­dad fun­cio­nal ya re­quie­re ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros y de ges­tión su­per­la­ti­vos. El sis­te­ma de cen­tros del país si bien mues­tra ras­gos de ma­du­ra­ción en su es­tra­to su­pe­rior de cen­tros, las ta­sas de cre­ci­mien­to me­dio anual (TCMA) su­pe­rio­res se ob­ser­van en el tra­mo de lo­ca­li­da­des me­no­res a 50 mil ha­bi­tan­tes; se ven evi­den­cias de un agra­va­mien­to de las con­di­cio­nes de po­bre­za y ha­ci­na­mien­to cri­ti­co en los asen­ta­mien­tos de ma­yor com­ple­ji­dad fun­cio­nal e in ter ju­ris­dic­cio­nal del es tra­to. Des­de los asen­ta­mien­tos ru­ral es dis­per­sos ha­cia los de ma­yor con­cen­tra­ción y com­ple­ji­dad au­men­tan el en­ve­je­ci­mien­to y fe­mi­ni­dad de sus ha­bi­tan­tes y la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za y ha­ci­na­mien­to, coin­ci­dien­do con los pro­ce­sos de ur­ba­ni­za­ción mun­dial. Sin em­bar­go el gra­dien­te de dis­mi­nu­ción de las con­di­cio­nes so­cia­les ad­ver­sas pa­ra el sis­te­ma ur­bano na­cio­nal se al­te­ra en el úl­ti­mo tra­mo con­si­de­ra­do lo­ca­li­da­des ma­yo­res( y con ma­yor gra­do de in te r ju­ris­dic­cio­nal id ad ), agra­ván­do­se la si­tua­ción re­la­ti­va pa­ra sus ha­bi­tan­tes. Las lo­ca­li­da­des com­pues­tas del país con­cen­tran más de la mi­tad de la po­bla­ción ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas (NBI) y de los ho­ga­res con ha­ci­na­mien­to crí­ti­co (3 y más per­so­nas por cuar­to). Es­to no ha­ce más que po­ner en evi­den­cia las di­fi­cul­ta­des en la ges­tión de ese con­jun­to de lo­ca­li­da­des que por otra par­te cum­plen un rol cla­ve en la es­ca­la re­gio­nal en to­do el te­rri­to­rio del país. His­tó­ri­ca­men­te se re­gis­tra­ron al­gu­nos in­ten­tos de ins­ti­tu­cio­nal id ad me­tro­po­li­ta­na( Re­gio­nal iza ción,1970,Co ope­ra­ción In ter mu­ni­ci­pal ,1985, et­cé­te­ra) pe­ro no al­can­za­ron a su­pe­rar un pe­río­do de go­bierno, la or­ga­ni­za­ción fe­de­ral del Es­ta­do ar­gen­tino es una fuer­te res­tric­ción pa­ra al­can­zar un for­ma to­que reúna con­di­cio­nes de cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Re­cien­te­men­te el Pro­gra­ma de Desa­rro­llo de Áreas Me­tro­po­li­ta­nas del In­te­rior( DA MI) de­lBID, ha in­cor­po­ra­do el con­cep­to de Pro­yec­tos In ter ju­ris­dic­cio­na­les pro­mo­vien­do me­ca­nis­mos fi­nan­cie­ros y de ges­tión pa­ra pro­ble­má­ti­cas me­tro­po­li­ta­nas. Por otro la­do, los an­te­ce­den­tes de la Ley de Crea­ción de Áreas Me­tro­po­li­ta­nas de la Pro­vin­cia de San­ta Fe y la crea­ción de la Co­mi­sión Con­sul­ti­va Área Me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res (COCAMBA, 2016) cons­ti­tu­yen pa­sos con­flu­yen­tes en ese ca­mino. Es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar un mar­co le­gal na­cio­nal, que ya cons­ti­tu­ye una reali­dad en Mé­xi­co y Bra­sil, pa­ra pro­pi­ciar la crea­ción de áreas me­tro­po­li­ta­nas que fa­ci­li­ten la ges­tión de es­tos nue­vos te­rri­to­rios y ade­más ga­ran­ti­cen la fi­nan­cia­ción de la re­so­lu­ción de las pro­ble­má­ti­cas que la cre­cien­te com­ple­ji­dad fun­cio­nal e in ter ju­ris­dic­cio­nal en el nue­vo ma­pa ur­bano post- me tro­po li­za ción.

Las lo­ca­li­da­des com­pues­tas del país con­cen­tran más de la mi­tad de la po­bla­ción con las ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas y con ha­ci­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.