Vi­lla Ca­sa de Uco.

PRO­YEC­TO NA­CIO­NAL VI­LLAS HO­TEL CA­SA DE UCO Los bun­ga­lows del com­ple­jo ho­te­le­ro y bo­de­gue­ro de Men­do­za es­tán cons­trui­dos en pie­dra y hor­mi­gón, son au­to­su­fi­cien­tes y se dis­tin­guen por sus formas ne­tas y pu­ras.

ARQ - - ¿CUÁNTO SE PAGA? - Mi­guel Ju­ra­do mju­ra­do@cla­rin.com

El ho­tel es­pe­cia­li­za­do en vi­nos, de Men­do­za, rea­li­za­do en pie­dra y hor­mi­gón.

For­ma y ma­te­ria, dos ele­men­tos esen­cia­les de la in­ven­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca que jue­gan pa­pe­les con­tra­pues­tos en es­tas “vi­llas” au­tó­no­mas cons­trui­das por Al­ber­to Ton­co­nogy en Va­lle de Uco. Es­tas ver­da­de­ras “ha­bi­ta­cio­nes des­pren­di­das del ho­tel” son el re­sul­ta­do ma­te­rial y formal de su im­plan­ta­ción en un ám­bi­to mon­ta­ño­so. Pe­ro, con la ma­te­ria bus­ca mi­me­ti­zar­se; y con la for­ma, di­fe­ren­ciar­se.

“Nin­gún es­ti­lo par­ti­cu­lar se­rá bien­ve­ni­do, só­lo la pie­dra; o su su­ce­dá­neo el hor­mi­gón, cons­ti­tui­do por ce­men­to (pie­dra mo­li­da), are­nis­ca y piedras del lu­gar con agua”, re­su­me el au­tor pa­ra en­fa­ti­zar que ca­da ca­sa re­pro­du­ce, de al­gu­na ma­ne­ra, la ma­te­ria­li­dad pre­do­mi­nan­te en la in­me­dia­ta cor­di­lle­ra.

Pa­ra Ton­co­nogy, la apues­ta que asu­mió en el ári­do va­lle de Men­do­za tam­bién tie­ne un ses­go ar­cai­co que ex­pli­ca con una fra­se: “Pie­dra so­bre pie­dra, en formas geo­mé­tri­cas bá­si­cas. Co­mo tam­bién lo fue­ron las pri­me­ras cons­truc­cio­nes he­chas por el hom­bre”.

El lu­gar es un pá­ra­mo ro­co­so se­mi­de­sér­ti­co en uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra el cul­ti­vo de vi­des y la ela­bo­ra­ción de vi­nos.

Ha­ce más de tres años, el ar­qui­tec­to Ton­co­nogy reali­zó un mas­ter­plan que con­si­de­ra­ba to­das las eta­pas del desa­rro­llo de lo que iba a ser un com­ple­jo con ho­tel, vi­ñe­dos, bun­ga­lows, ca­sas y bo­de­ga.

Cons­cien­te de que en cual­quier pro­gra­ma com­ple­jo la ma­yor can­ti­dad de in­cóg­ni­tas po­si­bi­li­ta re­sul­ta­dos más ri­cos, Ton­co­nogy asu­mió co­mo desafío de­jar “ras­tros in­de­le­bles” en un lu­gar ab­so­lu­ta­men­te vir­gen y de gran va­lor pai­sa­jís­ti­co. “La pri­me­ra im­po­si­ción fue la de tra­tar de no mo­les­tar el mag­ní­fi­co en­torno y, en la me­di­da de lo po­si­ble, en la pe­que­ña es­ca­la, ha­cer más ama­ble al si­tio”.

Pa­ra el plan ge­ne­ral, la im­plan­ta­ción del ho­tel y las vi­llas, se to­mó el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.