LO QUE HAY QUE SA­BER SO­BRE DIS­CA­PA­CI­DAD Y AC­CE­SI­BI­LI­DAD

Los ar­qui­tec­tos de­be­mos co­no­cer las le­yes y pro­fun­di­zar so­bre el di­se­ño que pro­mue­ve la in­clu­sión so­cial. De otro mo­do, po­de­mos ser acu­sa­dos de mal desem­pe­ño y de vio­lar le­yes in­ter­na­cio­na­les.

ARQ - - DISEÑO INTERIOR -

De­be­mos en­ten­der que la dis­ca­pa­ci­dad no em­pie­za con la dis­ca­pa­ci­dad sino con “la dis­ca­pa­ci­dad cul­tu­ral” de to­dos aque­llos que opi­nan sin sa­ber de es­tos te­mas. No se tie­ne más o me­nos dis­ca­pa­ci­dad si sos de un par­ti­do po­lí­ti­co u otro, tam­po­co si te­nés di­ne­ro o sos po­bre, si vi­vís en el cen­tro de una ciu­dad o en la pe­ri­fe­ria, si sos de iz­quier­da o de de­re­cha, si sos pro­fe­sio­nal o anal­fa­be­to, si es­tás en una ca­si­lla o en un country; o co­mo pa­sa ac­tual­men­te en nues­tro país, si es­tás de un la­do u otro de la lla­ma­da “grie­ta”.La dis­ca­pa­ci­dad la te­nés o no, la dis­ca­pa­ci­dad pue­de ser per­ma­nen­te (sín­dro­me de down, dis­ca­pa­ci­dad vi­sual, dis­ca­pa­ci­dad mo­to­ra, dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, et­cé­te­ra) o tem­po­ral (mu­jer em­ba­ra­za­da, per­so­na que trans­por­ta un co­che­ci­to de be­bé, per­so­na con mu­le­tas, et­cé­te­ra). Ade­más la dis­ca­pa­ci­dad pue­de ser fí­si­ca, sen­so­rial, in­te­lec­tual, cog­ni­ti­va o una uni­fi­ca­ción de és­tas. Te­ne­mos que en­ten­der de le­yes, leer­las y po­ner­las en práctica, aun­que no nos gus­te co­mo ar­qui­tec­to. Le­yes na­cio­na­les ta­les co­mo la Ley Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad Nº 24.314, Ley Na­cio­nal Nº 26.378 de los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (es­ta ley ad­hie­re a la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal de Los De­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad), Ley Na­cio­nal Nº 27.044, que de­cla­ra el ran­go Cons­ti­tu­cio­nal de la ley 26.378; y la Ley Na­cio­nal de Trán­si­to Nº 24.449. Aho­ra bien, us­te­des se pre­gun­ta­rán ¿qué tie­ne que ver la Ley de trán­si­to con las de­más le­yes que son es­pe­cí­fi­cas de las dis­ca­pa­ci­da­des? Pa­so a con­tar­les bre­ve­men­te. En el es­pa­cio ur­bano de las ca­lles y ave­ni­das que con­tem­plan nues­tras ciu­da­des te­ne­mos que pin­tar, se­gún la ley de trán­si­to, las sen­das pea­to­na­les y és­ta nos di­ce, có­mo y dón­de; mien­tras que la ley Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad nos di­ce có­mo y dón­de de­ben ha­cer­se los va­dos y las ram­pas (Ley Na­cio­nal Nº 24314: Art: 20 In­ci­so A.2.1. Va­dos y re­ba­jes de cor­dón). La ley Na­cio­nal de dis­ca­pa­ci­dad no de­be te­ner co­mo des­ti­na­ta­rios so­lo a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Es­ta ley nos de­be te­ner co­mo des­ti­na­ta­rios a to­dos y ca­da uno de no­so­tros. ¿Por qué? Por­que cons­truir pa­ra to­dos no es mu­cho más ca­ro. Di­se­ñar una vi­vien­da ac­ce­si­ble es un 7% más ca­ro y po­see más su­per­fi­cie que una di­se­ña­da pa­ra so­lo al­gu­nos. Di­se­ñar una ciu­dad pa­ra to­dos (tal el nom­bre de mi pá­gi­na en Facebook=) es eso, tal cual el nom­bre lo in­di­ca “pa­ra to­dos” y ca­da uno de los ciu­da­da­nos que la ha­bi­tan. Es­tos dos di­se­ños bien apli­ca­dos pa­san a ser, co­mo su­ce­de en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na por ejem­plo, “una ac­ce­si­bi­li­dad des­aper­ci­bi­da”. Es­to de la ac­ce­si­bi­li­dad pue­de ha­cer­se de dos for­mas o uni­fi­can­do am­bas: 1º Ac­ce­si­bi­li­dad al me­dio fí­si­co es to­do lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a rea­li­zar en la Ar­gen­ti­na, co­mo ser va­dos, ram­pas, pla­nos háp­ti­cos, bal­do­sas po­do­tác­ti­les, aros mag­né­ti­cos, au­to­mo­to­res adap­ta­dos, et­cé­te­ra. 2º Ac­ce­si­bi­li­dad cog­ni­ti­va, co­mo su nom­bre lo di­ce, es aque­lla que desa­rro­lla la ac­ce­si­bi­li­dad des­de lo cog­ni­ti­vo del in­di­vi­duo. Es­to en Ar­gen­ti­na no es­tá muy desa­rro­lla­do aún. Por lo ge­ne­ral es­te mo­do de ha­cer ac­ce­si­bi­li­dad ayu­da a per­so­nas con sín­dro­me de down, per­so­nas con pa­rá­li­sis ce­re­bral, et­cé­te­ra. Si co­mo pro­fe­sio­na­les del di­se­ño no te­ne­mos en cuenta las le­yes an­tes men­cio­na­das de­be­mos sa­ber que nos ate­ne­mos, apar­te de las po­si­bles ac­cio­nes en nues­tra con­tra por mal desem­pe­ño del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal que se­rá juz­ga­do den­tro del Con­se­jo Su­pe­rior del Co­le­gio Co­rres­pon­dien­te, a le­yes mu­cho más du­ras e im­por­tan­tes que son de ín­do­le in­ter­na­cio­nal he im­par­ti­das por en­ti­da­des co­mo por ejem­plo La Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (ejem­plo Ca­so Fur­lán y Fa­mi­lia­res Vs. Ar­gen­ti­na Sen­ten­cia de 31 de agos­to de 2012).Aho­ra, creo que nos de­be­mos al­gu­nas pre­gun­tas. ¿Có­mo ar­qui­tec­tos es­ta­mos pre­pa­ra­dos? ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra di­se­ñar y dar igual­dad de opor­tu­ni­da­des e in­clu­sión so­cial de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y pro­mo­ver la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y con­vi­ven­cia? ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra di­se­ñar o me­jo­rar un hábitat pa­ra to­dos? Yo creo que mu­chas ve­ces NO. Mu­chos de no­so­tros nos cree­mos hi­jos de Apo­lo o Afro­di­ta (dio­ses grie­gos de la be­lle­za y la per­fec­ción) o hi­jos de Zeus (prin­ci­pal dios grie­go). No te­ne­mos en cuenta que so­mos unos mor­ta­les más. Que la dis­ca­pa­ci­dad pue­de to­car­nos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en cual­quier mo­men­to de la vi­da. Tam­bién cree­mos que por ser pro­fe­sio­na­les del di­se­ño sa­be­mos di­se­ñar to­do y no es así. Mu­chas ve­ces nos te­ne­mos que po­ner a es­tu­diar el te­ma o con­sul­tar a otro co­le­ga es­pe­cia­lis­ta. De­be­mos te­ner ma­yor hu­mil­dad y más cuan­do se tra­ta de es­te te­ma y no de­cir que “es­ta­mos entre los me­jo­res diez del mun­do”. Siem­pre se apren­de en to­dos los ór­de­nes de la vi­da, pe­ro de­be­mos de­jar que nos en­se­ñen.

Co­mo ar­qui­tec­tos, ¿es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra di­se­ñar y dar igual­dad de opor­tu­ni­da­des a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad?

De­be­mos sa­ber que, co­mo di­je an­te­rior­men­te, no es mu­cho más ca­ro rea­li­zar un pro­yec­to ac­ce­si­ble des­de ce­ro y que si nos to­ca ha­cer ac­ce­si­ble al­go ya cons­trui­do (por ejem­plo edi­fi­cios de va­lor pa­tri­mo­nial), exis­te lo que se lla­man ajus­tes ra­zo­na­bles. Es­tos úl­ti­mos son los di­se­ños o to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que la vi­da del que lo ne­ce­si­ta se vea me­jo­ra­da. Tam­bién de­be­mos sa­ber que la ac­ce­si­bi­li­dad no son so­lo ram­pas o va­dos. El mun­do de la ac­ce­si­bi­li­dad es muy am­plio. Tan am­plio co­mo per­so­nas te­ne­mos con dis­ca­pa­ci­dad. Co­mo pro­fe­sio­na­les sa­be­mos que nun­ca un di­se­ño es igual pa­ra un clien­te que pa­ra otro por un mon­tón de va­ria­bles. Voy a dar al­gu­nos ejem­plos dia­rios: No es lo mis­mo la Len­gua de Se­ñas Ar­gen­ti­na (LSA) que la Len­gua de se­ñas Es­pa­ño­la (LSE), por más que sea el mis­mo idio­ma. En Es­pa­ña las pen­dien­tes de las ram­pas son dis­tin­tas en ca­da pro­vin­cia; acá son igua­les en to­do el país y dis­tin­tas a las de Es­pa­ña. Las bal­do­sas po­do­tác­ti­les de Ar­gen­ti­na son di­fe­ren­tes a las de Eu­ro­pa. Pa­ra es­to, co­mo Dis­tri­to VIII, he­mos con­for­ma­do la co­mi­sión de Dis­ca­pa­ci­dad y De­re­chos hu­ma­nos, me­dian­te la cual ase­so­ra­mos y dic­ta­mos char­las pa­ra con­cien­ti­zar a los pro­fe­sio­na­les y al pú­bli­co en ge­ne­ral en cuan­to a le­yes y di­se­ño uni­ver­sal. Sa­ber to­do lo ne­ce­sa­rio so­bre dis­ca­pa­ci­dad es una ta­rea que nos com­pe­te a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.