Uni­ver­so Kruk.

En Cos­ta Es­me­ral­da, el ar­qui­tec­to desen­vuel­ve su co­no­ci­do len­gua­je rea­li­za­do en hor­mi­gón vis­to ape­lan­do a un dis­cur­so esen­cial y con­cep­tual. De­ta­lles de una obra sin­gu­lar de Lu­ciano Kruk.

ARQ - - NEWS - Mi­guel Ju­ra­do mju­ra­do@cla­rin.com

El len­gua­je del hor­mi­gón vis­to en una de las obras más sin­gu­la­res, ubi­ca­da en Cos­ta Es­me­ral­da.

En Cos­ta Es­me­ral­da, 13 ki­ló­me­tros al Nor­te de Pi­na­mar y a cua­tro ho­ras de la Bue­nos Ai­res, la Ca­sa Ecues­tre de Lu­ciano Kruk con­vi­ve en­tre ca­ba­lle­ri­zas y can­chas de po­lo en el ex­clu­si­vo bal­nea­rio bo­nae­ren­se. Allí, la obra de­ja la im­pron­ta de to­da una ma­ne­ra de con­ce­bir la ar­qui­tec­tu­ra.

El len­gua­je de es­te jo­ven au­tor, esen­cial y siem­pre ele­gan­te­men­te es­cul­tó­ri­co, vuel­ve aquí pa­ra re­ela­bo­rar su dis­cur­so por ca­mi­nos co­no­ci­dos, pe­ro, a la vez, más con­cep­tua­les.

Kruk hi­zo sus pri­me­ras ar­mas jun­to a Ma­ri­ví Be­so­nías y Gui­ller­mo de Almeida ha­ce dos dé­ca­das. Jun­tos for­ma­ron un equi­po que dio a luz una ma­ne­ra de crear ca­sas de pla­ya, ver­da­de­ras “car­pas de hor­mi­gón”, des­po­ja­das pe­ro con to­da la po­ten­cia de las com­po­si­cio­nes de cu­ño neo­plas­ti­cis­ta, cons­trui­das en hor­mi­gón ar­ma­do me­dian­te en­co­fra­dos rús­ti­cos.

La pro­duc­ción de es­te trío de­fi­nió to­da una zo­na del bos­que de Mar Azul y un mo­men­to de la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal. Jun­tos, ma­du­ra­ron un len­gua­je pro­pio en una épo­ca que re­nie­ga de los len­gua­jes. Ese sis­te­ma jue­ga de dis­tin­tas for­mas con la con­tra­po­si­ción de pe­sa­dez y le­ve­dad y la di­so­lu­ción de con­cep­tos co­mo el aden­tro y el afue­ra.

En la Ca­sa Ecues­tre, Kruk re­plan­tea su constante es­té­ti­ca y jue­ga una fi­cha al con­cep­to que siem­pre vi­ve por de­trás. Se­gún el au­tor, la vi­vien­da se con­ci­be y se ex­pre­sa co­mo un cen­tro du­ro con­te­ni­do por un ce­rra­mien­to blan­do, un ex­te­rior os­cu­ro co­bi­jan­do un in­te­rior cla­ro y lu­mi­no­so. “Una ca­ja ce­rra­da al en­torno cons­trui­do, pe­ro abier­ta a la tie­rra, al sol y al bos­que”, ex­pli­ca.

Los clien­tes que­rían una ca­sa que per­mi­tie­ra “po­ten­ciar los sen­ti­dos vi­vien­do la ener­gía de ese so­se­ga­do es­ce­na­rio na­tu­ral”. To­do en 150 m2 de su­per­fi­cie, en una so­la plan­ta, ba­ra­ta y rá­pi­da de cons­truir. Es­ta pa­re­ja jo­ven, con hi­jos chi­cos, pe­día tres dor­mi­to­rios (el prin­ci­pal, com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­te, con ba­ño pri­va­do y un cuar­to pa­ra yo­ga).

Hor­mi­gón ar­ma­do, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, fue la con­di­ción ini­cial del pro­yec­to. Por otro la­do, co­mo ha­ce ge­ne­ral­men­te Kruk, la to­po-

Los in­te­rio­res son de hor­mi­gón. La en­vol­ven­te es de ce­rra­mien­to vi­dria­do y pa­ne­les me­tá­li­cos re­ves­ti­dos en ma­de­ra. La es­té­ti­ca rús­ti­ca y si­len­cio­sa de la ca­sa se in­te­gra al pai­sa­je agres­te del lu­gar sin dispu­tar­le el pro­ta­go­nis­mo.

gra­fía na­tu­ral so­bre la que se po­sa la ca­sa no fue in­ter­ve­ni­da y se con­ser­va­ron la ma­yo­ría de los pi­nos y acacias exis­ten­tes. “Se pre­ten­dió que es­ta fo­res­ta­ción con­ti­nua­ra vin­cu­la­da con el es­pa­cio bos­co­so que com­par­te, más allá de su lí­mi­te de fon­do, con los lo­tes ve­ci­nos”.

To­dos los mu­ros in­te­rio­res se cons­tru­ye­ron en hor­mi­gón vis­to de ta­blas sin ce­pi­llar, mien­tras que la en­vol­ven­te se reali­zó con un ce­rra­mien­to vi­dria­do y es­truc­tu­ra me­tá­li­ca re­ves­ti­da en ma­de­ra.

En po­cas opor­tu­ni­da­des Kruk ape­la a otro ma­te­rial que no sea el hor­mi­gón y el in­elu­di­ble alu­mi­nio y vi­drio de los ce­rra­mien­tos. De to­dos mo­dos, las ta­blas de ma­de­ra es­tán om­ni­pre­sen­tes en las obras de Kruk. Se re­co­no­cen en el en­co­fra­do vis­to, al pun­to que sus ca­sas pa­re­cen tan na­tu­ra­les co­mo el bos­que.

En los ex­te­rio­res de la Ca­sa Ecues­tre se usa­ron ma­de­ras de pino co­mún tra­ta­da con acei­te que­ma­do, mien­tras que pa­ra el in­te­rior se re­cu­rrió a ma­de­ra de ki­ri. “Uno de los mo­ti­vos por los que se se­lec­cio­na­ron las dis­tin­tas ma­de­ras fue el de ge­ne­rar un con­tras­te cro­má­ti­co in­te­rior-ex­te­rior”, se­ña­la Kruk. La ma­de­ra de pino os­cu­re­ci­da ge­ne­ra un con­tras­te con el in­te­rior lu­mi­no­so, jun­to con las car­pin­te­rías de alu­mi­nio anodi­za­do co­lor bron­ce os­cu­ro. A la in­tem­pe­rie se dis­pu­sie­ron decks de ma­de­ra de que­bra­cho sin tra­tar, que en po­co tiem­po ad­qui­rie­ron un co­lor se­me­jan­te al del re­ves­ti­mien­to de pino. “Nues­tra in­ten­ción fue que la es­té­ti­ca rús­ti­ca y si­len­cio­sa de la ca­sa se in­te­gra­ra al pai­sa­je agres­te del lu­gar, sin pre­ten­der im­po­ner­se qui­tán­do­le pro­ta­go­nis­mo”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to.

La ca­sa es­tá com­pues­ta por dos mó­du­los que con­for­man una ele y es­tán co­nec­ta­dos me­dian­te una cir­cu­la­ción. Es­ta dis­po­si­ción per­mi­te que la ca­sa go­ce de una vin­cu­la­ción vi­sual ma­yor con el bos­que y con­si­ga apor­tar una sen­sa­ción de es­pa­cia­li­dad flui­da jun­to a una per­cep­ción de ma­yor di­men­sión.

Pa­ra otor­gar­le a los am­bien­tes al­gún ti­po de pri­va­ci­dad res­pec­to de los ve­ci­nos, se dis­pu­sie­ron re­ves­ti­mien­tos de ma­de­ra os­cu­ra so­bre los la­te­ra­les; mien­tras que los pla­nos tras­lú­ci­dos del fren­te y del con­tra­fren­te per­mi­tie­ron que la ca­sa se abra al es­pa­cio ex­te­rior. De es­ta ma­ne­ra, el área so­cial (vi­dria­da ha­cia am­bos la­dos) se vi­ve co­mo una ga­le­ría con vis­tas cru­za­das. Los pa­ne­les pos­te­rio­res com­ple­ta­men­te co­rri­dos per­mi­ten la uni­fi­ca­ción es­pa­cial con el deck des­cu­bier­to.

La le­ve ele­va­ción de la ca­sa, su­ma­da a la pre­sen­cia de una aca­cia fren­te al ac­ce­so, le con­ce­de al sec­tor co­mún in­ti­mi­dad res­pec­to de la ca­lle sin pri­var­se de vi­sua­les.

So­bre el la­do de la sui­te que mi­ra al es­pa­cio li­bre de­li­mi­ta­do por la plan­ta en ele, se hin­ca­ron ta­bi­ques de hor­mi­gón ver­ti­ca­les que ob­tu­ran cual­quier vis­ta des­de el área so­cial.

El cen­tro de la ba­rra fron­tal es­tá ilu­mi­na­da me­dian­te un lu­cer­na­rio ubi­ca­do en la cu­bier­ta, que ade­más de ilu­mi­nar, ven­ti­la el ba­ño. El res­to de los am­bien­tes re­ci­ben luz y ven­ti­la­ción na­tu­ral.

El mo­bi­lia­rio in­te­rior (co­mo la me­sa del co­me­dor, la me­sa­da, los es­tan­tes de lo pla­ca­res y de las me­sas de luz) fue en­te­ra­men­te cons­trui­do en hor­mi­gón lla­nea­do, cons­ti­tu­yén­do­se co­mo equi­pa­mien­to fi­jo de du­ra­bi­li­dad y es­ca­so man­te­ni­mien­to. Tan­to los pi­sos co­mo las cu­bier­tas con­for­ma­ron par­te del sis­te­ma pé­treo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.