Cór­do­ba, pio­ne­ra.

En­tre 1970 y 1975, el Ta­ller To­tal desa­rro­lla­do en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba in­tro­du­jo cam­bios sus­tan­cia­les en la ca­rre­ra so­bre los que va­le re­fle­xio­nar.

ARQ - - NEWS -

A 100 años de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, re­fle­xio­nes so­bre el Ta­ller To­tal, que se dio en la UNC.

El Ta­ller To­tal de Ar­qui­tec­tu­ra, desa­rro­lla­do en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba en­tre los años 1970 y 1975, in­tro­du­jo cam­bios sus­tan­cia­les a la es­truc­tu­ra aca­dé­mi­ca, plan de es­tu­dios, ca­rre­ra do­cen­te y al sis­te­ma de go­bierno de la Fa­cul­tad, en el mar­co de un mun­do de cam­bios, con­tem­po­rá­neo al Ma­yo fran­cés, la gue­rra de Viet­nam, el Che Gue­va­ra, Ar­gen­ti­na ba­jo un go­bierno mi­li­tar y el mun­do de la cul­tu­ra ba­jo la óp­ti­ca de fuer­tes cues­tio­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos al ca­pi­ta­lis­mo y sus efec­tos. En es­te es­ce­na­rio, los es­tu­dian­tes y los jó­ve­nes do­cen­tes cues­tio­na­ban la fal­ta de ape­go a la “reali­dad so­cial”, a la frag­men­ta­ción por ma­te­rias, a la en­se­ñan­za des­li­ga­da de to­da reali­dad ur­ba­na y so­cial, lo cual ori­gi­nó la idea de in­te­grar los con­te­ni­dos in­ter­dis­ci­pli­na­ria­men­te so­bre un pro­ble­ma del há­bi­tat real. El di­se­ño fue el eje de to­do es­te en­gra­na­je, con una prác­ti­ca ho­ri­zon­tal y participativa del co­no­ci­mien­to, por lo cual el Ta­ller To­tal se cons­ti­tu­yó en un ám­bi­to de tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio que re­no­vó to­das las mo­da­li­da­des exis­ten­tes, per­fi­lan­do tam­bién el rol so­cial del ar­qui­tec­to. So­bre es­tos ejes, di­se­ño y mul­ti­dis­ci­pli­na, pa­ra el Plan de Es­tu­dios se in­clu­ye­ron es­pe­cia­lis­tas y psi­co­pe­da­go­gos. Los ex­haus­ti­vos aná­li­sis me­to­do­ló­gi­cos, ayu­da­dos por vi­si­tas al si­tio y usua­rios, desecha­ron to­do mo­de­lo, ti­po­lo­gía, cli­ché o for­mas prees­ta­ble­ci­das. El Plan de­ter­mi­nó que las ma­te­rias de­ja­ban de ser cam­pos se­gre­ga­dos, es­truc­tu­rán­do­se dos cam­pos prin­ci­pa­les: co­no­ci­mien­tos “bá­si­cos” y “apli­ca­dos”. Los pri­me­ros, re­fe­ri­dos a las áreas téc­ni­co-cien­tí­fi­ca y cul­tu­ral, de­bían man­te­ner su ma­triz ha­bi­tual, sien­do la mo­da­li­dad que me­nos cam­bios po­día ofre­cer. No ocu­rría lo pro­pio con los co­no­ci­mien­tos apli­ca­dos, los cua­les se desa­rro­lla­ban en la ac­ti­vi­dad in­te­gra­do­ra de di­se­ño, del ta­ller de di­se­ño, de­no­mi­na­da “Sín­te­sis”, don­de to­dos los cam­pos de co­no­ci­mien­to se in­te­gra­ban en el desa­rro­llo de una ta­rea do­cen­te-es­tu­dian­til, so­bre un pro­ble­ma de di­se­ño del há­bi­tat real, el cual era mo­ti­vo de am­plio aná­li­sis mul­ti­dis­ci­pli­na­rio. Las ta­reas más com­ple­jas (pla­ni­fi­ca­ción, ac­ce­si­bi­li­dad, ne­xos) se re­ser­va­ban pa­ra los úl­ti­mos años de la ca­rre­ra, que siem- pre in­cluía el di­se­ño de ar­qui­tec­tu­ra con la com­ple­ji­dad pro­pia de ca­da ni­vel. La es­truc­tu­ra aca­dé­mi­ca se dis­pu­so en ta­lle­res in­te­gra­dos de 2º a 6º año, en los que, co­mo se se­ña­ló, la ac­ti­vi­dad de di­se­ño con­du­cía el pro­ce­so in­te­gran­do los res­tan­tes cam­pos de co­no­ci­mien­tos, con el apo­yo de los es­pe­cia­lis­tas de ca­da ru­bro (Sa­lud, Edu­ca­ción, et­cé­te­ra). Ca­da ta­ller, in­te­gra­do mul­ti­dis­ci­pli­na­ria­men­te en Equi­po Do­cen­te, po­nía a con­si­de­ra­ción de los es­tu­dian­tes los pro­ble­mas de di­se­ño, que desem­bo­ca­ban en diá­lo­gos y dis­cu­sio­nes mu­tua­men­te en­ri­que­ce­do­ras, no exen­tas de car­gas ideo­ló­gi­cas, a ve­ces ex­ce­si­vas. Ca­be des­ta­car que es­ta ta­rea con­jun­ta se rea­li­za­ba sin per­tur­bar el rol del do­cen­te y se lo­gra­ban ge­ne­ral­men­te res­pues­tas iné­di­tas y sin­gu­la­res. Pa­ra la for­ma de go­bierno se es­ta­ble­ció una re­pre­sen­ta­ti­vi­dad do­cen­te-es­tu­dian­til por ta­ller (do­ce), con acuer­dos mu­tuos de evi­tar lo par­ti­da­rio, in­te­gra­dos en un ór­gano de go­bierno lla­ma­do La Coor­di­na­do­ra, don­de los es­tu­dian­tes ac­tua­ban por man­da­to, es de­cir, de­bían dar cuen­ta a sus man­dan­tes de sus ac­cio­nes, y no exis­tía la po­si­bi­li­dad del uso es­pu­rio de sus car­gos, co­mún­men­te al ser­vi­cio de pro­pó­si­tos par­ti­dis­tas o per­so­na­les. Era im­po­si­ble “la me­sa chi­ca” cons­ti­tu­yén­do­se la Coor­di­na­do­ra do­cen­tees­tu­dian­til co­mo el ór­gano so­be­rano de go­bierno del Ta­ller To­tal. Mu­chas ve­ces se ha pre­ten­di­do con­fun­dir la ne­ce­sa­ria ca­ma­ra­de­ría que sur­gía de es­te tra­ba­jo ho­ri­zon­tal y co­lec­ti­vo en pos del co­no­ci­mien­to, con una de­ma­go­gia fa­ci­lis­ta y “alum­nis­ta”; apre­cia­ción equi­vo­ca­da ya que los pri­me­ros cen­so­res de la ca­li­dad de lo en­se­ña­do eran los alum­nos, los cua­les no aho­rra­ban con­cep­tos ni ca­li­fi­ca­ti­vos en las eva­lua­cio­nes do­cen­tes. La ca­rre­ra do­cen­te se ini­cia­ba con una prue­ba de ad­mi­sión del pos­tu­lan­te y con­ti­nua­ba con una prue­ba tem­po­ral (de 6 me­ses a un año lec­ti­vo). Al fi­nal de es­te pe­río­do de­bía ren­dir su con­cur­so de tí­tu­los, an­te­ce­den­tes y opo­si­ción, an­te un ju­ra­do in­te­gra­do in­ter­dis­ci­pli­na­ria­men­te por do­cen­tes y alum­nos. Es­ta mo­da­li­dad de avan­za­da per­mi­tía al do­cen­te, en el pe­río­do de prue­ba tem­po­ral, su adap­ta­ción y el ma­ne­jo de es­tos nue­vos re­que­ri­mien­tos, fa­vo­re­cien­do sus ha­bi­li­da­des an­te el ju­ra­do pa­ra po­der de­mos­trar su po­ten­cial. La in­te­gra­ción de los es­tu­dian­tes a los ju­ra­dos de con­cur­so fue un pun­to con­flic­ti­vo y muy cues­tio­na­do en mu­chos ám­bi­tos uni­ver­si­ta­rios, en razón de que no exis­tían an­te­ce­den­tes orien­ta­ti­vos en las uni­ver­si­da­des ar­gen­ti­nas y no se te­nía co­no­ci­mien­to de las ex­tran­je­ras. Una de­ci­sión fun­da­men­tal, adop­ta­da en con­jun­to, se­ña­ló que los es­tu­dian­tes no po­dían opi­nar so­bre va­lo­ra­cio­nes téc­ni­cas ni cien­tí­fi­cas de los pos­tu­lan­tes. De­ci­di­da­men­te, el Ta­ller To­tal ins­ta­ló tal mo­da­li­dad pu­dien­do se­ña­lar­se, sin te­mor a error, que fue la pri­me­ra uni­ver­si­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na en ha­cer­lo. Es­ta ver­da­de­ra in­no­va­ción, irri­ta­ti­va pa­ra al­gu­nos sec­to­res, pre­ten­dió ser cen­su­ra­da y con­fun­di­da, al su­po­ner que se es­ta­ba otor­gan­do a los es­tu­dian­tes-ju­ra­dos la ca­pa­ci­dad téc­ni­co-aca­dé­mi­ca de eva­luar los mé­ri­tos de los pos­tu­lan­tes do­cen­tes, ya que los es­tu­dian­tes par­ti­ci­pa­ban en las prue­bas eva­luan­do la ca­pa­ci­dad del do­cen­te en tras­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos, su de­di­ca­ción y ca­pa­ci­dad de par­ti­ci­par y mo­ti­var a los es­tu­dian­tes, y tam­bién a los de­más do­cen­tes en una ac­ción ho­ri­zon­tal y participativa de crea­ción del co­no­ci­mien­to. Re­sul­ta­ba de es­ta ma­ne­ra im­po­si­ble, a par­tir de es­ta mo­da­li­dad de se­lec­ción, im­po­ner nom­bres por en­ci­ma de las ca­pa­ci­da­des del as­pi­ran­te, o el “aco­mo­do”, tan co­mún en mu­chos con­cur­sos ac­tual­men­te. En sín­te­sis, el Ta­ller To­tal su­peró en aquel mo­men­to mu­chas de las fa­len­cias que exis­ten hoy en nues­tras uni­ver­si­da­des, co­mo las “cá­te­dras feu­do”, las co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas por en­ci­ma de los mé­ri­tos aca­dé­mi­cos, la so­bre­va­lo­ra­ción del cu­rrí­cu­lum, el de­sin­te­rés de par­ti­ci­pa­ción del es­tu­dian­te, el aca­de­mi­cis­mo y a ve­ces su des­co­ne­xión con la reali­dad so­cial, la fa­len­cia de la mul­ti­dis­ci­pli­na y de la in­ves­ti­ga­ción. Es­ta­mos ce­le­bran­do los cien años de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, he­cho sin­gu­lar y de tras­cen­den­cia mun­dial. Qui­zás nues­tros uni­ver­si­ta­rios hoy pue­dan re­fle­xio­nar, al igual que aque­llos jó­ve­nes cor­do­be­ses re­vo­lu­cio­na­rios, si no es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar cam­bios, ya que en al­gu­nos ca­sos los pro­fe­so­res en­se­ñan, hoy lo que apren­die­ron ha­ce de­ce­nas de años.

EN CRE­CI­MIEN­TO. La Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria con el ren­der de la am­plia­ción de Ar­qui­tec­tu­ra, una de las úl­ti­mas obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.