Ac­ción y reac­ción.

Desa­rro­lla­do­res e in­mo­bi­lia­rios opi­nan so­bre los efec­tos de la vo­la­ti­li­dad del dó­lar so­bre el mer­ca­do. Las po­si­bles reac­cio­nes de la de­man­da.

ARQ - - NEWS - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

Cuál se­rá el efec­to de la vo­la­ti­li­dad del dó­lar so­bre el mer­ca­do, se­gún los desa­rro­lla­do­res.

Los acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos días en la eco­no­mía pro­du­je­ron un cim­bro­na­zo en to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos. En lo que res­pec­ta al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, la es­ca­la­da del dó­lar pu­so el fo­co en los te­ne­do­res de cré­di­tos que aún no re­sol­vie­ron la com­pra. A es­te he­cho par­ti­cu­lar se su­ma la no­ti­cia del po­si­ble acuer­do con el FMI, el cual des­pier­ta in­quie­tu­des so­bre la si­tua­ción real de la macroeconomía ar­gen­ti­na.

Los desa­rro­lla­do­res e in­mo­bi­lia­rios con­sul­ta­dos coin­ci­den en con­si­de­rar que, por las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta ac­ti­vi­dad, las con­se­cuen­cias de las me­di­das de go­bierno se sen­ti­rán a lar­go pla­zo.

Leo­nar­do Ro­drí­guez Na­der, CEO de la desa­rro­lla­do­ra CMNV, sos­tie­ne que “cual­quier al­te­ra­ción o va­ria­ción dis­tor­si­va en el ti­po de cam­bio ge­ne­ra es­pe­cu­la­ción en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. En Ar­gen­ti­na la suba del dó­lar es equi­va­len­te a ma­yor in­fla­ción fu­tu­ra. En los úl­ti­mos años ca­da vez que sube el dó­lar los pro­yec­tos en eta­pa de desa­rro­llo con los pre­cios es­ta­ble­ci­dos en pe­sos tie­nen un pri­mer des­fa­sa­je, es de­cir una ba­ja en el pre­cio real ex­pre­sa­do en dó­la­res, has­ta que los ín­di­ces de ac­tua­li­za­ción de pre- cios co­mo los de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción se ade­cuan y los pro­pios desa­rro­lla­do­res ac­tua­li­zan sus lis­tas an­ti­ci­pán­do­se a esos mo­vi­mien­tos. Lo cier­to es que en nin­gún ca­so es­te ti­po de fluc­tua­ción de mo­ne­das es una ven­ta­ja de me­diano o de lar­go pla­zo, pe­ro tam­bién es real que ge­ne­ra ven­ta­jas es­pe­cu­la­ti­vas de cor­to tiem­po so­bre to­do pa­ra el com­pra­dor”.

Por su par­te, Ale­jan­dro Rey­ser, so­cio de RED Real Es­ta­te De­ve­lo­pers, afir­ma so­bre la sú­bi­ta suba del dó­lar: “Hu­bo dos im­pac­tos. Uno ne­ga­ti­vo y otro po­si­ti­vo. El ne­ga­ti­vo es­tá re­la­cio­na­do con las per­so­nas que te­nían apro­ba­do un cré­di­to en pe­sos y que no les al­can­za pa­ra com­prar la mis­ma pro­pie­dad que aho­ra va­le más en pe­sos. El po­si­ti­vo es que los dó­la­res le rin­den más a la gen­te que com­pra pro­pie­da­des en pro­yec­tos es­truc­tu­ra­dos en pe­sos”.

To­más See­ber, Di­rec­tor de RG Mon­tes, cree que en es­te es­ce­na­rio in­cier­to, una po­si­bi­li­dad es que ha­ya un au­men­to de la de­man­da de in­mue­bles. “Hay dos co­rrien­tes con­tra­pues­tas. Por un la­do se­ría es­pe­ra­ble que mu­chos in­ver­so­res desar­men car­te­ras fi­nan­cie­ras en pe­sos y se vuel­quen al bi­lle­te dó­lar -lo más ló­gi­co- y qui­zás a ac­ti­vos reales do­la­ri­za­dos, co­mo las pro­pie­da­des. Por otro la­do, tam­bién su­ce­de que cuan­do hay tur­bu­len­cias de ti­po de cam­bio, el mer­ca­do tien­de a pos­ter­gar de­ci­sio­nes has­ta que se des­pe­je el pa­no­ra­ma”.

Fran­cis­co Alt­gelt, vi­ce­pre­si­den­te de Alt­gelt Ne­go­cios In­mo­bi­lia­rios, se in­cli­na por és­te úl­ti­mo es­ce­na­rio. “Tan­to el com­pra­dor co­mo el ven­de­dor quie­ren cer­te­zas. En los mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre apa­re­ce siem­pre el pa­ra­te”. Y agre­ga: “Veo di­fí­cil una ba­ja en el pre­cio de los in­mue­bles. Pri­me­ro por­que el ven­de­dor no acep­ta­rá una ba­ja y pre­fe­ri­rá re­ti­rar­se an­tes que ven­der a un mon­to me­nor. Y se­gun­do por­que en las nue­vas obras te­ne­mos una in­ci­den­cia al­ta en los te­rre­nos y va­lor del me­tro cua­dra­do en cons­truc­ción por arri­ba de los 1.000 dó­la­res”.

Rey­ser, por su par­te, apor­ta al­go de pers­pec­ti­va. “En reali­dad, la úni­ca me­di­da con­cre­ta fue el au­men­to de la ta­sa de in­te­rés al 40%, que es­tá re­la­cio­na­da con fre­nar una co­rri­da al dó­lar. Esa ta­sa tie­ne que ba­jar pa­ra que las lí­neas de cré­di­to en UVAS a lar­go pla­zo sean ac­ce­si­bles. Si los ban­cos si­guen pa­gan­do 40% se­rá di­fí­cil que si­gan ofre­cien­do prés­ta­mos en UVAS + 7% co­mo era has­ta an­tes de la tur­bu­len­cia, por­que eso da­ría en­tre 29% y 31%, si pen­sa­mos que la in­fla­ción va a es­tar en­tre 22% y 24%. En re­su­men, la si­tua­ción de­pen­de más de la ca­pa­ci­dad que ten­ga el Go­bierno en ba­jar la in­fla­ción que de las úl­ti­mas me­di­das eco­nó­mi­cas que son ab­so­lu­ta­men­te de cor­to pla­zo”.

EFEC­TO. La suba del dó­lar afec­ta de dis­tin­ta ma­ne­ra a la de­man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.