Ge­ne­ra­li, la to­rre tren­za­da de Zaha Ha­did que vue­la al­to

El edi­fi­cio gi­ra so­bre su eje y ofre­ce in­creí­bles vi­sua­les al par­que cen­tral y al cen­tro de Mi­lán. Tie­ne 174 me­tros y 44 pi­sos.

ARQ - - LOS COLEGIOS - Vi­vian Ur­feig vur­feig@cla­rin.com

La to­rre de hor­mi­gón, vi­drio y ace­ro es una de las atrac­cio­nes de la ciu­dad y re­fe­ren­te del sky­li­ne. Alo­ja ofi­ci­nas y un cen­tro co­mer­cial de lu­jo en la plan­ta ba­ja.

Las cur­vas de Zaha Ha­did vuel­ven al rue­do, es­ta vez en una to­rre que gi­ra y ro­ta ha­cia el cie­lo. El fla­man­te con­jun­to de 174 me­tros (44 pi­sos) se lla­ma To­rre Ge­ne­ra­li y ya bri­lla en la zo­na de­gra­da­da pos pre­dio fe­rial que aho­ra re­cu­pe­ra el es­plen­dor per­di­do. La Ge­ne­ra­li se co­nec­ta con las pla­zas y par­ques pú­bli­cos cir­cun­dan­tes des­ple­gan­do geometrías cur­vi­lí­neas que de­fi­nen el for­ma­to a par­tir de las fuer­zas cen­trí­pe­tas que na­cen al ni­vel del sue­lo. A me­di­da que la to­rre se ele­va ofre­ce vis­tas más am­plias de la ciu­dad. Y se tuer­ce al­re­de­dor de su eje ver­ti­cal pro­mo­vien­do una re­la­ción di­fe­ren­te en­tre los pi­sos in­fe­rio­res y su­pe­rio­res.

Ade­más de es­té­ti­ca y be­lla, la Ge­ne­ra­li es efi­cien­te: su do­ble fa­cha­da de per­sia­nas pro­te­gen del sol y brin­dan un con­trol am­bien­tal pa­ra ca­da pi­so que ase­gu­ra un ren­di­mien­to ener­gé­ti­co óp­ti­mo, con­tri­bu­yen­do a la cer­ti­fi­ca­ción LEED Pla­ti­num otor­ga­do por e l Con­se­jo de Cons­truc­ción Eco­ló­gi­ca de EE. UU.

Co­nec­ta­da y vin­cu­la­da con el res­to de los con­jun­tos del dis­tri­to, la to­rre de hor­mi­gón, vi­drio y ace­ro es una de las atrac­cio­nes de la ciu­dad. Con sus 147 mil me­tros cua­dra­dos ya es un pun­to de re­fe­ren­cia en el nue­vo sky­li­ne mi­la­nés.

Las co­lum­nas pe­ri­me­tra­les in­cli­na­das si­guen la tor­sión geo­mé­tri­ca de la to­rre pa­ra re­fle­jar la ali­nea­ción in­cli­na­da de su ex­te­rior. Es­tas co­lum­nas pe­ri­me­tra­les tam­bién op­ti­mi­zan el es­pa­cio de ofi­ci­nas.

El equi­po fue li­de­ra­do por Pa­trik Schu­ma­cher, el ar­qui­tec­to que con­ti­nuó el di­se­ño lue­go de la muer­te de Zaha, en 2016. Fue él quien eli­gió un en­fo­que ho­lís­ti­co pa­ra com­ple­tar el pro­yec­to, ba­sa­do en la pre­mi­sa de que “la sim­pli­ci­dad re­suel­ve la com­ple­ji­dad” pa­ra la con­fi­gu­ra­ción de la es­truc­tu­ra. Y en­fren­tó con es­ta fi­lo­so­fía va­rios desafíos.

El pri­me­ro, có­mo re­sol­ver el pro­ble­ma de la tor­sión de la to­rre ge­ne­ra­da por la in­cli­na­ción de las co­lum­nas al­re­de­dor del nú­cleo. La elec­ción de la es­truc­tu­ra de hor­mi­gón fue la cla­ve pa­ra es­bo­zar una so­lu­ción que

ma­xi­mi­za­ra la re­la­ción cos­to/be­ne­fi­cio. Una es­truc­tu­ra más efi­cien­te pe­ro ex­tre­ma­da­men­te más com­ple­ja pa­ra di­se­ñar y cal­cu­lar con res­pec­to a cual­quier so­lu­ción de ace­ro. “Con­cre­to sig­ni­fi­ca ma­te­rial al­ta­men­te no li­neal: las de­for­ma­cio­nes de la es­truc­tu­ra evo­lu­cio­nan du­ran­te y des­pués de la cons­truc­ción”, ex­pli­ca Schu­ma­cher. Con­tro­lar y pre­de­cir con pre­ci­sión el com­por­ta­mien­to evo­lu­ti­vo de la es­truc­tu­ra fue la cla­ve del éxi­to.

Con el apo­yo téc­ni­co de las fir­mas Re­des­co y AKT II, a car­go de las es­truc­tu­ras, desa­rro­lla­ron el po­dio a par­tir de un com­ple­jo cálcu­lo y me­ticu­losos al­go­rit­mos grá­fi­cos. Las fun­cio­nes del po­dio -allí se ubi­ca el ci­ne y cuen­ta con 5 pi­sos-- re­que­rían una es­tra­te­gia es­truc­tu­ral ex­tre­ma­da­men­te so­fis­ti­ca­da, que se ge­ne­ró au­to­má­ti­ca­men­te al com­bi­nar to­das las res­tric­cio­nes en un al­go­rit­mo grá­fi­co. Ba­sa­do en es­te mar­co, que in­clu­ye tra­mos muy lar­gos, des­via­cio­nes de co­lum­na y vo­la­di­zos, la op­ti­mi­za­ción y las ope­ra­cio­nes re­cu­rren­tes se re­sol­vie­ron con el fin de lo­grar la má­xi­ma ren­ta­bi­li­dad y so­li­dez es­truc­tu­ral. To­das las es­truc­tu­ras son de ace­ro, in­clui­da la subes­truc­tu­ra de la fa­cha­da, con cien­tos de mar­cos dis­tin­tos. El án­gu­lo de ro­ta­ción se con­tro­ló cui­da­do­sa­men­te con un mar­co de re­glas pa­ra ase­gu­rar el con­trol del sis­te­ma es­truc­tu­ral y per­mi­tir el pa­so de la fa­cha­da a la ba­se. La for­ma del edi­fi­cio im­pli­ca­ba que su pro­pio pe­so ge­ne­ra­ba fuer­zas en el nú­cleo de hor­mi­gón. Pa­ra pa­liar­las rea­li­za­ron un sis­te­ma que equi­li­bró las car­gas por los vien­tos y se tu­vo en cuen­ta la even­tua­li­dad de te­rre­mo­tos.

1 AU­DAZ. La geo­me­tría cur­vi­lí­nea del po­dio, de­fi­ni­da por fuer­zas cen­trí­pe­tas. 2 CÁLCU­LOS. Ope­ra­cio­nes pa­ra­mé­tri­cas re­suel­ven la tor­sión. 3 PO­DIO. En lo al­to, la ci­ma a 174 me­tros. 4 SHOP­PING. En plan­ta ba­ja. 1

5

6

8 5 PLA­ZA PÚ­BLI­CA. Un nue­vo cen­tro cí­vi­co. 6 MA­TE­RIA­LES. Vi­drio, ace­ro y hor­mi­gón. 7 IN­TE­RIO­RES. Cur­vas si­nuo­sas pa­ra el lobby. 8 TE­JI­DO. Cir­cu­la­cio­nes pea­to­na­les y bue­nos ac­ce­sos.

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.