AVANCES SO­BRE EL ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO Y LA MA­TRÍ­CU­LA

ARQ - - EDITORIAL / SUMARIO - Ber­to Gon­zá­lez Montaner Edi­tor ge­ne­ral «

Se­gu­ra­men­te es po­si­ble, tal vez más fá­cil y rá­pi­do, con­vo­car di­rec­ta­men­te a un pro­vee­dor de lu­mi­na­rias pa­ra ilu­mi­nar una obra. Tam­bién con­tra­tar a un pro­vee­dor de tin­gla­dos pa­ra le­van­tar el gal­pón que ne­ce­si­ta una in­dus­tria; o a un fa­bri­can­te de re­jas pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad de un lu­gar...

Pe­ro el pá­rra­fo an­te­rior no vie­ne a cuen­to por la in­mi­nen­cia de la fe­ria de cons­truc­ción Ba­tev que ten­drá lu­gar en La Ru­ral, la pró­xi­ma se­ma­na, sino por la sor­pre­sa que pro­vo­có ver la re­ja que es­tán po­nien­do en me­dio de la Pla­za de Ma­yo. Ya era do­lo­ro­so ver la va­llas que las pre­ce­die­ron y cons­ta­tar que las cau­sas que pre­ten­den jus­ti­fi­car su co­lo­ca­ción, con el pa­so de años y go­bier­nos, no se ha­yan su­pe­ra­do. Sin em­bar­go, más allá de es­to y de que ha­yan avan­za­do so­bre un Área de Pro­tec­ción His­tó­ri­ca, de­cla­ra­da des­de 1942 “Lu­gar His­tó­ri­co Na­cio­nal” por la Co­mi­sión Na­cio­nal de Mo­nu­men­tos: ¿no hu­bie­se si­do me­jor ha­ber pen­sa­do una so­lu­ción más in­te­gral y dig­na pa­ra la pla­za con ma­yor car­ga sim­bó­li­ca y una de las más im­por­tan­te de la Ar­gen­ti­na?

Ca­si por ca­sua­li­dad, com­par­te es­ta edi­ción de ARQ el es­tu­dio Moarqs. El equi­po li­de­ra­do por Ig­na­cio Mon­tal­do, allá por el año 2009, ga­nó un con­cur­so de ideas pro­mo­vi­do por la ges­tión Te­ler­man del Go­bierno de la Ciu­dad, que que­dó en la na­da. ¿Pa­ra qué? ¿Pa­ra po­ner es­tas re­jas sin nin­gún cri­te­rio ur­bano y es­té­ti­co? Sin du­da, un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad pue­de es­tar bien o mal pues­to, bien o mal di­se­ña­do. O pue­de pro­ve­nir de un sim­ple ca­tá­lo­go de so­lu­cio­nes es­tan­da­ri­za­das.

Co­mo de­cía al prin­ci­pio, tam­bién pue­de tras­la­dar­se es­te cri­te­rio a un gal­pón. Sin em­bar­go, ahí es­tá la ar­qui­tec­tu­ra, pa­ra ha­cer de lo ne­ce­sa­rio al­go be­llo. El gal­pón que pro­yec­tó Moarqs en el par­ti­do de Tres de Fe­bre­ro in­ten­ta ser al­go más que un gal­pón de ca­tá­lo­go y dar un apor­te a la ciu­dad (pág 18). En esa par­ti­cu­lar es­qui­na de Ca­se­ros co­lo­ca un pris­ma apai­sa­do de chapa con una cla­ra­bo­ya lon­gi­tu­di­nal. El ob­je­to re­sul­tan­te es sin­gu­lar: tie­ne cier­ta com­ple­ji­dad for­mal, que no es ca­pri­cho­sa sino que sur­ge de apro­ve­char plás­ti­ca y fun­cio­nal­men­te la for­ma tra­pe­zoi­dal del te­rreno. Mien­tras las re­jas avan­zan so­bre el es­pa­cio pú­bli­co de Pla­za de Ma­yo, hay otro avan­ce -es­te, des­de el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Na­ción­que le­van­tó pol­va­re­da en la ma­trí­cu­la pro­fe­sio­nal (pág. 23). Una re­so­lu­ción re­du­jo de 20 a 4 los tra­ba­jos de ca­rác­ter exclusivo pa­ra los ar­qui­tec­tos. Des­de el ám­bi­to aca­dé­mi­co ase­gu­ran que no ten­drá efec­to so­bre las in­cum­ben­cias pro­fe­sio­na­les. Sin em­bar­go mu­chos aler­tan, en­tre ellos las en­ti­da­des que nos agru­pan, que, lue­go de es­te pun­ta­pié ini­cial, ven­drán por más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.