In­te­grar la mi­ra­da pro­pia a un gran he­cho co­lec­ti­vo

La jo­ven ar­qui­tec­ta tra­ba­ja des­de 2001 en el es­tu­dio UPU, en pa­ra­le­lo a su ac­ti­vi­dad do­cen­te en la FADU-UBA. Có­mo mol­deó su vo­ca­ción y su pers­pec­ti­va a fu­tu­ro.

ARQ - - PROTAGONISTAS -

Al con­tra­rio de lo que sue­le pa­sar en mu­chas de las fa­mi­lias de los ar­qui­tec­tos, en la de Ve­re­na Schif­man no hay ras­tros de la pro­fe­sión. Pe­ro sí so­bra­ron los que con­for­ma­rían la ru­ta de su vo­ca­ción. “Mis abue­las son uni­ver­si­ta­rias. Una tra­ba­jó des­de los on­ce años co­sien­do, ter­mi­nó el se­cun­da­rio de gran­de y se re­ci­bió de mé­di­ca. La otra es­tu­dió Farmacia y tra­ba­jó has­ta los 90 y hoy, a los 95, si­gue es­tu­dian­do. Mi ma­dre ejer­ció co­mo eco­no­mis­ta pe­ro en su vi- da plan­tó de­ce­nas de ár­bo­les, es enamo­ra­da del pai­sa­jis­mo. En to­das las ca­sas en las que vi­ví de ni­ña y de ado­les­cen­te, re­cuer­do aun­que nun­ca fal­ta­ba un es­pa­cio pa­ra el ta­ller y las herramientas. Y a mis 15 re­cuer­do que mis pa­dres al­qui­la­ron un mo­tor­ho­me y re­co­rri­mos al­gu­nas ciu­da­des de Eu­ro­pa, via­jan­do de día y por las no­ches le­yen­do y co­men­tan­do so­bre lo que ha­bía­mos vi­si­ta­do. Y siem­pre me gus­tó di­bu­jar”.

Aquel mix de ex­pe­rien­cias, ob­ser- va­cio­nes y es­tu­dio con­for­mó el mol­de que lle­vó a Ve­re­na a la FADU-UBA. “Pri­me­ro fue in­tui­ción, lue­go for­ma­ción. En el pri­mer año de la ca­rre­ra cur­sé el ta­ller de Al­va­ro Arre­se, que te­nía a Cár­men Cór­do­va co­mo ad­jun­ta, un lu­jo y una re­fe­ren­cia im­po­si­ble de ol­vi­dar.

-¿Có­mo fue el pa­so de la uni­ver­si­dad a la vi­da pro­fe­sio­nal?

-Em­pe­cé a tra­ba­jar mien­tras to­da­vía cur­sa­ba, en 2001, pe­ro des­de ha­ce do­ce que tra­ba­jo en el Es­tu­dio Ur­gell Penedo Ur­gell, en don­de con­si­de­ro que me for­mé pro­fe­sio­nal­men­te.

-¿Qué es lo que más dis­fru­tás de tu tra­ba­jo?

-Lo que más me apa­sio­na es que sea un he­cho co­lec­ti­vo. De­pen­de del tra­ba­jo, el ofi­cio y la de­di­ca­ción de mu­chas per­so­nas, con ha­bi­li­da­des y tra­di­cio­nes dis­tin­tas, tra­ba­jan­do pa­ra un mis­mo ob­je­ti­vo. Esa la­bor, en los me­jo­res ca­sos, se cons­ti­tu­ye en un edi­fi­cio, un es­pa­cio o un he­cho cul­tu­ral que cuen­ta la his­to­ria de su lu­gar, su gen­te y su tiem­po. Y par­te de esa cons­truc­ción co­lec­ti­va es la do­cen­cia, es­pe­cial­men­te des­de la FADU, a la que si­go vin­cu­la­da.

-¿Qué re­la­ción es­ta­ble­ce­rías en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y el res­to de las ar­tes y las cien­cias?

-Los víncu­los son mu­chí­si­mos. La ar­qui­tec­tu­ra es cien­cia por­que es ma­te­ria y gra­ve­dad. Es ar­te por­que bus­ca sen­ti­do, sien­do ex­pre­sión y for­ma. Y tam­bién es len­gua­je, co­mo di­jo Víc­tor Hu­go: “La ar­qui­tec­tu­ra pri­me­ro fue al­fa­be­to”.

-¿Có­mo ma­ne­jás tus tiem­pos de ocio, en lo re­fe­ren­te a la ar­ti­cu­la­ción en­tre tu pro­fe­sión y tus gus­tos?

-To­do tie­ne que ver con to­do. El tra­ba­jo y el ocio se com­ple­men­tan y mu­chas ve­ces se mez­clan. Son mu­chas las ho­ras que pa­sa­mos tra­ba­jan­do, y el ocio no de­ja de es­tar atra­ve­sa­do por aque­llo que es­ti­mu­la nues­tra sen­si­bi­li­dad. En am­bos mo­men­tos tra­to de apren­der siem­pre.

-¿Qué sue­ño o fan­ta­sía te­nés co­mo desafío fu­tu­ro?

-Ha­ce unos años ter­mi­né de cur­sar la Maes­tría de Eco­no­mía Ur­ba­na en la Uni­ver­si­dad Di Te­lla. Ten­go pen­dien­te la te­sis y la ilu­sión de com­ple­tar­la el año que vie­ne. En ese sen­ti­do me in­tere­san es­pe­cial­men­te los te­mas re­la­ti­vos a la ad­mi­nis­tra­ción del sue­lo, ya que con­si­de­ro que es un re­cur­so bá­si­co pa­ra ga­ran­ti­zar de­re­chos.

-Si re­en­car­na­ras en un/a ar­tis­ta (pin­tor, es­cul­tor, ar­qui­tec­to), ¿cuál se­ría?

-¿Va­le un per­so­na­je his­tó­ri­co vin­cu­la­do con la po­lí­ti­ca? Me gus­ta la fi­gu­ra de Ju­lie­ta Lan­te­ri, que su­po ha­cer­le tram­pa al sen­ti­do co­mún de la épo­ca en que vi­vió y, pe­se a que no es­ta­ba ha­bi­li­ta­da pa­ra vo­tar, se dio cuen­ta que na­da le im­pe­día ser can­di­da­ta. Su­po ver al­go que era evi­den­ten­te, aun­que ocul­to. «

En to­das las ca­sas en las que vi­ví de ni­ña y ado­les­cen­te nun­ca fal­tó un es­pa­cio des­ti­na­do al ta­ller y las herramientas.

Lo más apa­sio­nan­te de la pro­fe­sión es que com­bi­na mu­chas ha­bi­li­da­des y tra­di­cio­nes, tra­ba­jan­do pa­ra un mis­mo ob­je­ti­vo.

JUAN MA­NUEL FOGLIA

EN OBRA. Shif­man en la obra Har­bour To­wer, pro­yec­ta­da en Puer­to Madero por el es­tu­dio Ur­gell-penedo-ur­gell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.