Pura ma­de­ra. El es­tu­dio HY2 di­se­ñó en Que­bec una ca­sa que res­ca­ta lo esen­cial de la ti­po­lo­gía de la ca­ba­ña.

En Que­bec, Ca­na­dá, el es­tu­dio HY2 di­se­ñó una vi­vien­da de va­ca­cio­nes que se des­ta­ca por su sim­pli­ci­dad. Fue cons­trui­da to­tal­men­te en ma­de­ra.

ARQ - - EDITORIAL / SUMARIO - Gra­cie­la Ba­duel gba­duel@cla­rin.com

Saint-élie-de-cax­ton es un pe­que­ño pue­blo en la re­gión de Mau­ri­cie, en Que­bec, Ca­na­dá. Uno de esos re­fu­gios que ofre­ce la na­tu­ra­le­za, con co­li­nas, la­gos y bos­que. Si­tua­do en el pie­de­mon­te de los mon­ta­ñas Lau­ren­tian, es­tá sal­pi­ca­do de es­pe­jos de agua co­mo los Des Sou­ris, Gou­let y Grand Long La­kes, con cos­tas den­sa­men­te po­bla­das con ca­sas de ve­ra­neo.

En cam­bio, los al­re­de­do­res del la­go Plai­sant son me­nos rui­do­sos. Apro­ve­chan­do el lo­te don­de se im­plan­ta­ba una ca­si de­rrui­da ca­si­ta fa­mi­liar, el co­mi­ten­te en­car­gó al es­tu­dio YH2 una ca­ba­ña que fue­ra lo más sim­ple po­si­ble, pe­ro que pu­die­ra al­ber­gar has­ta 12 per­so­nas.

Otra con­di­ción in­elu­di­ble fue que sa­ca­ra má­xi­mo par­ti­do de las vis­tas al la­go. Los ar­qui­tec­tos op­ta­ron por una cons­truc­ción to­tal­men­te en ma­de­ra, por den­tro y por fue­ra, con te­chos a dos aguas, a la que bau­ti­za­ron sim­ple­men­te “Ven­ta­na al la­go”.

Ma­rie-clau­de Ha­me­lin y Lou­kas Yia­cou­va­kis di­se­ña­ron una es­truc­tu­ra sim­ple que re­mi­te a edi­fi­cios fa­mo­sos co­mo el Vi­trahaus de Her­zog & de Meu­ron, don­de los ar­qui­tec­tos sui­zos api­la­ron vo­lú­me­nes con ven­ta­nas en for­ma de “ca­si­tas” que sa­len en vo­la­di­zo en va­rias di­rec­cio­nes; o el edi­fi­cio de Fer­tri­ne­lli Por­ta Vol­ta, en Mi­lán, del mis­mo es­tu­dio. Y has­ta al Au­la­rio de la Uni­ver­si­dad de San Mar­tín, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que si­gue es­ta mis­ma ten­den­cia.

La ca­sa se en­cuen­tra a po­cos pa­sos de las cos­tas del la­go Plai­sant y en­car­na la esen­cia mis­ma de la ti­po­lo­gía ca­ba­ña. Gra­cias a su sim­pli­ci­dad, mo­de­ra­ción y re­fi­na­mien­to, el pro­yec­to de­ja ver el tra­ba­jo que hi­cie­ron los di­se­ña­do­res pa­ra cap­tu­rar el es­pí­ri­tu de la vi­da en va­ca­cio­nes y en co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za.

Con ca­si 15 años de tra­ba­jo (fue fun­da­do en 1994) las ca­be­zas del es­tu­dio YH2 sos­tie­nen que el pro­ce­so ar­qui­tec­tó­ni­co no se tra­ta sim­ple­men­te de

en­con­trar una so­lu­ción fun­cio­nal pa­ra un pro­ble­ma da­do; sino que es una he­rra­mien­ta crea­ti­va y trans­for­ma­do­ra pa­ra acer­car­se a los es­pa­cios que ha­bi­ta­mos to­dos los días, una for­ma de rein­ven­tar la reali­dad.

Por eso, di­cen que el pro­yec­to de­be adap­tar­se al con­tex­to al tiem­po que lo trans­for­ma. Y cen­tran su aten­ción no só­lo en la for­ma y la esen­cia, sino tam­bién en el sig­ni­fi­ca­do de ca­da ele­men­to del pro­gra­ma.

Ven­ta­na al la­go se ubi­ca en un cla­ro del bos­que, y apa­re­ce co­mo apo­ya-

sua­ve­men­te en el pas­to mullido. Acor­de a la fi­lo­so­fía del es­tu­dio, su ar­qui­tec­tu­ra es mo­de­ra­da. Su es­ca­la, mo­des­ta y en sin­to­nía con los ár­bo­les y el la­go.

El ex­te­rior, tan­to en el te­cho co­mo en las pa­re­des, es­tá re­ves­ti­do por com­ple­to en ta­blas de ce­dro blan­co.

Am­bos la­dos lar­gos del edi­fi­cio cuen­tan con tres pa­ne­les de vi­drio que van de pi­so a te­cho, que mo­de­ran la tran­si­ción en­tre los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res.

To­tal­men­te vi­dria­do, el la­do sur crea un víncu­lo di­rec­to en­tre el la­go y el li­ving, dis­pues­to de­ba­jo de un gran has­tial de do­ble al­tu­ra que se ex­tien­de ha­cia afue­ra pa­ra cu­brir un pe­que­ño por­che.

La trans­pa­ren­cia to­tal de la fa­cha­da sur de­ja en­trar la luz so­lar du­ran­te el oto­ño y el in­vierno, mien­tras que los año­sos ár­bo­les ubi­ca­dos en­tre la ca­sa y el la­go mo­de­ran el sol de ve­rano a la vez que pro­por­cio­nan un al­to gra­do de pri­va­ci­dad en la tem­po­ra­da de na­ve­ga­ción.

El mar­co de la vi­vien­da, con sus vi­da gas y sus car­pin­te­rías de ma­de­ra ex­pues­tas pin­ta­das de blan­co, le da al edi­fi­cio un rit­mo úni­co en el que se al­ter­nan luz y som­bra.

La ca­ba­ña tie­ne un ca­rác­ter re­la­ja­do. Es una ver­da­de­ra ca­sa de cam­po fa­mi­liar, con ca­pa­ci­dad pa­ra unas diez per­so­nas en dos ha­bi­ta­cio­nes ubi­ca­das en la plan­ta ba­ja y una gran área pa­ra dor­mir abier­ta en el se­gun­do pi­so.

Es la ca­sa de cam­po co­mo una ex­pre­sión del ar­te de vi­vir: una for­ma de vi­da sua­ve, sim­ple y pura. «

La es­truc­tu­ra con te­cho a dos aguas de la ca­ba­ña re­mi­te a edi­fi­cios fa­mo­sos co­mo el Vi­trahaus de los aqui­tec­tos sui­zos Her­zog & de Meu­ron. El la­do sur, to­tal­men­te vi­dria­do, crea un víncu­lo di­rec­to en­tre el la­go y el li­ving, y de­ja en­trar la luz so­lar du­ran­te el oto­ño y el in­vierno.

1

CO­CI­NA IN­TE­GRA­DA. Des­de to­dos los pun­tos hay co­ne­xión con el pai­sa­je.

DOR­MI­TO­RIO. El mo­bi­lia­rio empotrado tam­bién es de ma­de­ra.

AVENTANAMIENTOS. De pi­so a te­cho en los la­te­ra­les, pro­veen luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.