IDEAS SOR­PREN­DEN­TES, FUER­TES Y SINTÉTICAS

ARQ - - NEWS - Ber­to Gon­zá­lez Mon­ta­ner Editor ge­ne­ral

El 29 de ju­nio se ce­le­bra el Día Mun­dial del Di­se­ño In­dus­trial. Y el 1° de ju­lio, el Día In­ter­na­cio­nal de la Ar­qui­tec­tu­ra. Pe­ro a par­tir de 1996, la Unión In­ter­na­cio­nal de Ar­qui­tec­tos ( UIA) co­rrió esa fe­cha al pri­mer lu­nes de oc­tu­bre en coin­ci­den­cia con el Día del Há­bi­tat. La Fe­de­ra­ción de Ar­qui­tec­tos de la Ar­gen­ti­na ( FADEA) de­ci­dió man­te­ner el 1° de ju­lio co­mo ce­le­bra­ción na­cio­nal. ¿ Pa­ra qué sir­ven es­tas fechas? Pa­ra FADEA, son mo­men­tos pro­pi­cios pa­ra, ade­más de fes­te­jar, ver có­mo po­de­mos en­ri­que­cer nues­tra ta­rea co­ti­dia­na. Co­mo an­ti­ci­po a es­tas ce­le­bra­cio­nes, ARQ pre­pa­ró una nue­va en­tre­ga es­pe­cial. La no­ta de ta­pa vie­ne con to­da la ma­gia, la in­te­li­gen­cia y la crea­ti­vi­dad que le pu­so un gru­po de ar­qui­tec­tos san­ta­fe­ci­nos al stand ar­gen­tino en la 16° Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Ve­ne­cia. Una idea fuer­te, con­tun­den­te, per­ge­ña­da por Pa­blo An­zi­lut­ti, Fran­cis­co Ga­rri­do, Ja­vier Men­dion­do y Fe­de­ri­co Cairoli, que lo­gra con mí­ni­mos re­cur­sos trans­por­tar la in­fi­ni­tud de la pam­pa ( el vér­ti­go ho­ri­zon­tal) un an­ti­guo gal­pón del año 1570, de 50 me­tros de lar­go por 14 de an­cho, que tie­ne asig­na­do nues­tro país des­de ha­ce 6 años. Lo acom­pa­ñan una nue­va ca­sa di­se­ña­da por Ma­ría Vic­to­ria Be­so­nias y Gui­ller­mo de Al­mei­da en el bos­que de Cos­ta Es­me­ral­da ( pág. 6). To­da en hor­mi­gón co­mo ya nos tie­ne acos­tum­bra­do la pa­re­ja que hi­zo de es­te ma­te­rial el in­su­mo pri­vi­le­gia­do pa­ra desa­rro­llar un sis­te­ma es­té­ti­co cons­truc­ti­vo de gran po­ten­cia plás­ti­ca y vi­sual. Tam­bién acom­pa­ña es­ta edi­ción es­pe­cial una nue­va pu­bli­ca­ción de la re­vis­ta Más ARQ, es­ta vez de­di­ca­da al di­se­ño de to­rres. Sí, es­tas mis­mas to­rres que ge­ne­ral­men­te traen po­lé­mi­cas con los ve­ci­nos, con­ci­tan odios y amo­res en­tre los ar­qui­tec­tos; y, que a pe­sar de to­do, si­guen ge­ne­ran­do ob­je­tos que ca­da vez son más sor­pren­den­tes. Por lo vis­to aquél de­cá­lo­go de años atrás hoy se ha fle­xi­bi­li­za­do. Cla­ro, ya no es im­pres­cin­di­ble la mo­du­la­ción de 1.50 x 1.50 pa­ra res­pe­tar el mó­du­lo de los pa­ne­les con que se di­vi­dían los es­pa­cios de tra­ba­jo, por­que aho­ra to­do es open- spa­ce, es­truc­tu­ras horizontales, sin mu­chas je­rar­quías y tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. Ade­más, se ter­mi­nó el mo­no­po­lio del tu­bo de luz de 1.22 por la apa­ri­ción de gran va­rie­dad de lu­mi­na­rias. Y la pro­fun­di­dad de plan­ta ha va­ria­do por­que ca­si se aca­bó el pa­pel y lá­piz: ya ca­si to­dos trabajan con las compu­tado­ras que ne­ce­si­tan cier­ta pe­num­bra. Y qué de­cir del mó­du­lo de 7.50 me­tros pa­ra que en­tren có­mo­dos tres au­tos… Si aho­ra lo que se pro­mue­ve es que la gen­te via­je en bi­ci­cle­ta.

En de­fi­ni­ti­va, las nue­vas to­rres vie­nen con plan­tas li­bres, fle­xi­bles, con duc­tos pre­pa­ra­dos pa­ra que por allí via­je to­da la “in­te­li­gen­cia”. In­ten­tan­do lle­gar lo más al­to po­si­ble y, por lo ge­ne­ral, con so­bre­do­sis de car­ga for­mal en bus­ca de una po­ten­te ima­gen cor­po­ra­ti­va. «

FE­DE­RI­CO KULEKDJIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.