Nue­vas re­glas.

La se­ma­na pa­sa­da, se cum­plió la primera ins­tan­cia pa­ra la apro­ba­ción de los có­di­gos Ur­ba­nís­ti­cos y de Edi­fi­ca­ción de la Ciu­dad. Apor­tes y crí­ti­cas.

ARQ - - EDITORIAL - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin. com

El im­pac­to que ge­ne­ra­rían los cam­bios en los có­di­gos ur­ba­nís­ti­co y de edi­fi­ca­ción.

El jue­ves pa­sa­do, la Ley de re­for­ma del Có­di­go Ur­ba­nís­ti­co ( CU) y del Có­di­go de Edi­fi­ca­ción ( CE) fue apro­ba­da en primera lec­tu­ra por 34 vo­tos del blo­que ofi­cia­lis­ta Va­mos Juntos ( ne­ce­si­ta­ba 31). La opo­si­ción la re­cha­zó en for­ma con­tun­de, apor­tan­do 20 vo­tos en con­tra y 6 abs­ten­cio­nes.

En ese con­tex­to, ARQ con­vo­có a los blo­ques opo­si­to­res que in­te­gran la Co­mi­sión de Pla­nea­mien­to Ur­bano de la Le­gis­la­tu­ra pa­ra que plan­teen sus coin­ci­den­cias y crí­ti­cas con mi­ras a la pró­xi­ma ins­tan­cia del pro­ce­so: la au­dien­cia pú­bli­ca ( ver Crono- gra­ma... en Pág. 29 ) .

Los le­gis­la­do­res Roy Cor­ti­na ( Par­ti­do So­cia­lis­ta), Ma­ría Ro­sa Muiños ( Blo­que Pe­ro­nis­ta) y Ma­ría Inés Gor­bea ( Evo­lu­ción) coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de en­ca­rar una re­for­ma in­te­gral de las le­yes que ri­gen dón­de y cuán­to se cons­tru­ye ( CU) y có­mo se­rán las edi­fi­ca­cio­nes ( CE). A la vez que cues­tio­nan el en­fo­que ge­ne­ral que se plan­tea y la ca­si nu­la dis­cu­sión de los cri­te­rios ge­ne­ra­les de la re­for­ma. “Ana­li­za­mos los pun­tos y comas del tex­to en vez de de­ba­tir el con­cep­to y la idea fuer­za del có­di­go”, la­men­tan.

Cor­ti­na, por su par­te, re­co­no­ce la la­bor de la pre­si­den­ta de la co­mi­sión, Vic­to­ria Mendez Rol­dan y de Agus­tín For­che­ri ( pre­si­den­te del blo­que ofi­cia­lis­ta): “Des­ta­co su com­pro­mi­so en el tra­ba­jo en co­mi­sión. El Eje­cu­ti­vo que­ría una san­ción en 20 días por­que la dis­cu­sión y el de­ba­te con los ve­ci­nos ya lo ha­bían da­do ellos, co­sa que ja­más nos pu­die­ron pro­bar”. De he­cho, a prin­ci­pios de agos­to, la pre­sen­ta­ción de un am­pa­ro an­te la jus­ti­cia por par­te de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes in­ten­tó fre­nar el pro­ce­so de­nun­cian­do que no se ha­bían rea­li­za­do au­dien­cias pú­bli­cas pre­vias a la primera lec­tu­ra de la Ley. La jus­ti­cia no hi­zo lu­gar al plan­teo.

La cuar­ta voz opo­si­to­ra al pro­yec­to, el le­gis­la­dor de Uni­dad Ciu­da­da­na, Ja­vier An­dra­de, no ac­ce­dió a la con­vo­ca­to­ria de ARQ. Sin em­bar­go, su po­si­ción que­da cla­ra: “En el nue­vo Có- di­go Ur­ba­nís­ti­co no hay una so­la he­rra­mien­ta pa­ra ge­ne­rar es­pa­cio pú­bli­co verde y de ca­li­dad”, de­nun­ció en Twit­ter. Y si­guió: “# La­rre­taes­ma­cri lo­gró que le aprue­ben el # Co­di­gour­ba­nis­ti­co­sin­de­re­chos só­lo con los vo­tos del ofi­cia­lis­mo. Los úni­cos con­ten­tos: la pa­tria con­tra­tis­ta # Noa­lCo­di­gour­ba­nis­ti­co”.

Más allá de los desacuer­dos y la es­ca­cez de de­ba­te, to­dos los blo­ques in­ten­ta­ron apor­tar lo su­yo y re­fu­tar con fun­da­men­to.

La primera crí­ti­ca co­lec­ti­va al pro­yec­to ofi­cial es la au­sen­cia de un mo­de­lo te­rri­to­rial, una he­rra­mien­ta de aná­li­sis y diag­nós­ti­co que ya es­ta­ba plan­tea­da en la Ley del Plan Ur­bano Am­bien­tal. “Ese mo­de­lo po­si­bi­li­ta ana­li­zar en pro­fun­di­dad la si­tua­ción ac­tual de la ciu­dad. Sin él no po­de­mos eva­luar las me­di­das que se quie­ren to­mar”, la­men­ta Bau­tis­ta Alon­so, ase­sor del Blo­que Evo­lu­ción.

El nue­vo CU plan­tea au­men­tar un 20% la ca­pa­ci­dad cons­truc­ti­va en la Ciu­dad pa­ra pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción. Gor­bea con­cuer­da con es­te ob­je­ti­vo pe­ro no en los me­dios pa­ra lo­gar­lo. “Con­fun­den los me­ca­nis­mos de pro­mo­ción del cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co con la fle­xi­bi­li­za­ción de nor­mas que con­vie­nen al in­te­rés del de­sa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio y que con­fun­den de­sa­rro­llo ur­bano con in­cre­men­to de los me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos”, ex­pli­ca.

Se­gún da­tos ofi­cia­les, en 2011 la ciu-

dad con­ta­ba con el 56% de las po­si­bi­li­da­des de cons­truc­ción rea­li­za­das. Con lo cual, el ac­tual Có­di­go de Pla­nea­mien­to Ur­bano no es­tá ago­ta­do .

El ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Ma­re­que, ase­sor del Blo­que Pe­ro­nis­ta, su­ma da­tos: “To­da­vía hay 100 mi­llo­nes de m2 a cons­truir. Con ello se po­dría lle­var la po­bla­ción de 3 a 6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que es uno de los ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de es­ta re­for­ma”, ex­pre­sa. Co­mo re­fe­ren­cia, apor­ta que en un año se cons­tru­yen en pro­me­dio 1,5 mi­llo­nes de m2. Con lo cual, adu­cen que no ten­dría sen­ti­do au­men­tar la cons­truc­ti­bi­li­dad en zo­nas que ya es­tán sa­tu­ra­das. Ade­más, los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten la au­sen­cia de he­rra­mien­tas pa­ra re­ver­tir la de­sigual­dad en­tre el Nor­te y el Sur.

Par­tien­do de la pre­mi­sa de que no se ne­ce­si­ta­ría au­men­tar la cons­truc­ti­vi­dad, el Blo­que Pe­ro­nis­ta plan­tea ba­jar las al­tu­ras má­xi­mas ho­mo­gé­neas. Así se po­dría me­jo­rar la ha­bi­ta­bi­li­dad de los lo­tes de las es­qui­nas. Tam­bién pro­po­ne la eli­mi­na­ción del en­ra­se en las zo­nas de sus­ten­ta­bi­li­dad ba­ja B1 y B2. Son ba­rrios de muy ba­ja den­si­dad con al­gu­nos edi­fi­cios al­tos en man­za­nas ais­la­das que fue­ron ex­cep­cio­nes al Có­di­go y no quie­ren con­so­li­dar­las con un en­ra­se.

Al su­mar al­tu­ra o com­ple­tar las man­za­nas con cri­te­rio ho­mo­ge­nei­zan­te, el CU per­mi­ti­rá en va­rias zo­nas la cons­truc­ción de más m2, lo que a su vez da­rá ma­yor va­lor al sue­lo. Esa ven­ta­ja que ge­ne­ra el cam­bio de nor­ma­ti­va se­rá compu­tada por el Go­bierno porteño a tra­vés del co­bro de un im­pues­to a los cons­truc­to­res. La ini­cia­ti­va de una Ley de Plus­va­lía ca­yó bien en­tre los le­gis­la­do­res y se­rá tra­ta­da en la se­sión de Pre­su­pues­to, an­tes de fin de año.

Si bien el grue­so del de­ba­te le­gis­la­ti­vo se cen­tró en el nue­vo CU, la re­for­ma al CE tam­bién se apro­bó en es­ta primera ins­tan­cia. El cam­bio sus­tan­cial que se pro­po­ne es se­pa­rar el re­gla­men­to téc­ni­co de la Ley pa­ra sim­pli­fi­car las ac­tua­li­za­cio­nes. Con lo cual, las nor­mas es­pe­cí­fi­cas for­ma­rán un se­gun­do cuer­po y se­rán re­gla­men­ta­cio­nes mo­di­fi­ca­bles por el Po­der Eje­cu­ti­vo. Es­te cri­te­rio es to­ma­do co­mo po­si­ti­vo aun­que hay pun­tos de desacuer­do en lo que res­pec­ta a la su­per­fi­cia­li­dad de al­gu­nos tra­mos del tex­to, de­jan­do to­do en ma­nos de la au­to­ri­dad de apli­ca­ción.

Las reunio­nes de Co­mi­sión lo­gra­ron cam­bios en las di­men­sio­nes mí­ni­mas de las vi­vien­das. “Re­du­cían las me­di­das mí­ni­mas de los mo­no­am­bien­tes de 27 m2 a 18 m2. Lo­gra­mos que sean 21 m2. La al­tu­ra de los lo­ca­les se que­ría lle­var de 2,60 a 2,40 y se dio mar­cha atrás. La reali­dad es que to­das las vi­vien­das se­rán más pe­que­ñas”, apor­ta Ma­re­que.

Por úl­ti­mo, los ex­per­tos des­ta­can que se per­dió la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad de la Ley 962. El en­fo­que se re­du­ce a la mo­vi­li­dad re­du­ci­da sin con­si­de­rar otras for­mas de dis­ca­pa­ci­dad.

2 1 MÁS DEN­SI­DAD. El Có­di­go Ur­ba­nís­ti­co au­men­ta la cons­truc­ti­vi­dad en un 20 por cien­to. Bus­ca du­pli­car la po­bla­ción.2 PIER­DE LA ES­QUI­NA. Las man­za­nas se ho­mo­gei­ni­zan, cre­ce la al­tu­ra en mu­chos ba­rrios y des­apa­re­cen las tro­ne­ras. Los lo­tes en es­qui­na pier­den con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad.

33 PLUS­VA­LÍA. La ma­yor ca­pa­ci­dad cons­truc­ti­va se­rá com­pen­sa­da con un im­pues­to a los cons­truc­to­res.

44 EN­RA­SE. Quie­ren prohi­bir­lo en los ba­rrios de muy ba­ja den­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.