NO ES LO MIS­MO PERISTILO QUE PÓR­TI­CO

La au­to­ra in­ves­ti­ga so­bre los orí­ge­nes de la con­fu­sión se­mán­ti­ca y des­cri­be los re­cur­sos ar­qui­tec­tó­ni­cos y lin­güís­ti­cos de los por­ta­les de los ce­men­te­rios de Po­sa­das y Co­rrien­tes.

ARQ - - ARQUITECTURA -

Ha­ce un tiem­po, ha­blan­do del Ce­men­te­rio de Po­sa­das, Mi­sio­nes, es­cu­cha­ba y leía, sin aún ha­ber­lo co­no­ci­do, acer­ca del Peristilo del Ce­men­te­rio. Cuan­do fi­nal­men­te tu­ve el gus­to de vi­si­tar­lo, me lle­vé una gran sor­pre­sa al no en­con­trar el men­cio­na­do peristilo.

Siem­pre me in­tri­gó la per­sis­ten­cia en el error en el uso del nom­bre del peristilo y me pa­re­cie­ron dig­nas de in­ves­ti­ga­ción las ra­zo­nes de di­cha con­fu­sión. La pa­la­bra “peristilo” sur­ge de la su­ma de pe­rí­me­tro más sty­lo, que es co­mo se nom­bra­ba a la co­lum­na en­tre los grie­gos y lue­go en­tre los ro­ma­nos.

O sea que, “peristilo” es al­go ro­dea­do de co­lum­nas, co­mo por ejem­plo el Par­te­nón de Ate­nas o pos­te­rior­men­te un claus­tro me­die­val, pa­ra dar en ejem­plo in­terno y ex­terno. Re­cur­so ar­qui­tec­tó­ni­co que a to­das lu­ces no se em­plea en la en­tra­da del Ce­men­te­rio de Po­sa­das.

La ar­qui­tec­tu­ra, eso que tran­si­ta­mos des­de que na­ce­mos y se va in­cor­po­ran­do len­ta­men­te a no­so­tros por me­dio de nues­tra per­cep­ción sen­so­rial, nos ha­bla en for­ma de su­su­rro o nos gri­ta, se­gún las in­ten­cio­nes del di­se­ña­dor.

El ac­ce­so al Ce­men­te­rio de Po­sa­das es en ver­dad una obra de ar­te ar­qui­tec­tó­ni­co, un pór­ti­co con enor­mes, her­mo­sas y so­lem­nes pro­por­cio­nes, con co­lum­nas cons­trui­das en la­dri­llo ( mis res­pe­tos a los cons­truc­to­res tam­bién), dó­ri­cas, muy su­pe­rio­res en cuan­to a masa a los ór­de­nes si­guien­tes jó­ni­co, co­rin­tio y com­pues­to, que fue­ron ca­da vez más es­bel­tos y ni que ha­blar del tiem­po del gó­ti­co y sus ha­ces de co­lum­nas y co­lum­ni­llas, muy al­tas pe­ro muy fi­nas.

Esas co­lum­nas dó­ri­cas que sus­ten­tan el ac­ce­so al ce­men­te­rio po­sa­de­ño son un am­plio, gra­ve y en­fá­ti­co pór­ti­co di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Bus­ti­llo, quien se­mán­ti­ca­men­te re­la­cio­nó su gra­ve­dad y masa con el co­me­ti­do ce­men­te­rio. Y eso su­ce­dió pro­ba­ble­men­te des­de las mis­mas pau­tas del di­se­ño al pen­sar en su sig­ni­fi­ca­do, ya que no es igual un lu­gar ro­dea­do de co­lum­nas que un ac­ce­so ce­re­mo­nial, es de­cir, más un trans­cu­rrir que un acen­to.

El peristilo acom­pa­ña, y es a su vez un re­cin­to pa­ra es­tar y per­ma­ne­cer ade­más de re­co­rrer­lo, ya que ge­ne­ra un es­pa­cio in­te­rior li­neal, bi­di­rec­cio­nal y en el ca­so de que el peristilo fue­ra ex­te­rior, co­mo una ga­le­ría, lo­gra un re­co­rri­do pe­ri­me­tral y tam­bién un trans­cu­rrir.

Pe­ro el pór­ti­co es un ac­ce­so ce­re­mo­nial de al­to im­pac­to, ya que rom­pe con la per­ma­nen­cia mu­ra­ria, se desa­rro­lla en un pun­to y ge­ne­ra un fo­co de aten­ción cu­ya im­pron­ta se so­lem­ni­za por el só­lo he­cho de sus di­men­sio­nes ma­yo­res que las de la to­ta­li­dad del res­to del re­gis­tro ar­qui­tec­tó­ni­co.

El com­po­nen­te ce­re­mo­nial, ade­más, im­por­ta en re­la­ción con el he­cho de que es­ta­mos por in­gre­sar al re­cin­to en don­de rei­na la muer­te y por ello la gra­ve­dad se im­po­ne y la ar­qui­tec­tu­ra res­pon­de a esa fuer­te con­di­cio­nan­te.

Bus­ti­llo vol­ve­rá 20 años des­pués so­bre es­ta com­po­si­ción con el ac­ce­so del Ban­co Na­ción de Ar­gen­ti­na, en diá­lo­go fran­co con la Ca­sa de Go­bierno y re­ma­ta­do con un fron­tis. Has­ta allí, to­do bien, es un te­ma que me in­tere­sa y del que soy en­tu­sias­ta usua­ria ( acla­ra­ción: soy en­tu­sias­ta usua­ria, no de los ce­men­te­rios, sí de su vi­si­ta).

La res­pues­ta al por­qué del error per­sis­ten­te, el de lla­mar peristilo a lo que no lo es, per­ma­ne­ció sin re­sol­ver­se has­ta que, ha­ce un tiem­po, una di­ver­gen­cia en­tre unos te­sis­tas ( él y ella) que me so­li­ci­ta­ban co­mo di­rec­to­ra de sus te­sis de gra­do, que­rían desa­rro­llar co­mo te­ma el ta­na­to­tu­ris­mo ( por Tá­na­tos el dios grie­go de la muer­te), es de­cir la vi­si­ta de tu­ris­tas - pro­gra­ma­da o no- a ce­men­te­rios, que es tan di­fun­di­do en Eu­ro­pa y del que no­so­tros en Ar­gen­ti­na te­ne­mos co­mo es­tre­lla al ce­men­te­rio de La Re­co­le­ta en Bue­nos Ai­res, cu­yo pór­ti­co pro­ba­ble­men­te ha­ya ins­pi­ra­do és­te que men­cio­na­ba.

El pro­ble­ma en­tre mis te­sis­tas re­si­día en que am­bos que­rían tra­ba­jar so­bre el ce­men­te­rio de La Pie­dad, en Po­sa­das. En­ton­ces, tu­vie­ron que dis­cu­tir y re­dis­cu­tir has­ta po­ner­se de acuer­do y eso fue un gran en­tre­na­mien­to pa­ra su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, ya que de­bie­ron ar­gu­men­tar sus ra­zo­nes. Ello lle­vó a una de los dos a pla­near su te­ma de te­sis en el ce­men­te­rio San Juan Bau­tis­ta de la ciu­dad de Co­rrien­tes, ca­pi­tal de la pro­vin­cia del mis­mo nom­bre, la úni­ca que tie­ne fron­te­ra con Mi­sio­nes.

Las re­la­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas de Mi­sio­nes con Co­rrien­tes son de lar­ga da­ta des­de las Mi­sio­nes Je­suí­ti­cas y an­te­rior­men­te el te­rri­to­rio in­dí­ge­na co­mún; bas­te pa­ra más da­tos re­cor­dar que la Ca­sa de Go­bierno de Mi­sio­nes es nom­bra­da Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal a la vez que su par de Co­rrien­tes, si­mi­la­res pe­ro de dis­tin­to por­te ca­da una y di­se­ña­das am­bas por el ita­liano Juan Coll.

A par­tir de es­te he­cho for­tui­to, el de mis alum­nos te­sis­tas en­fren­ta­dos en lo que ca­si has­ta con­ce­de­ría­mos que era un asun­to tri­vial, se hi­zo la luz pa­ra mí acer­ca de aque­lla in­tri­ga pos­ter­ga­da so­bre el uso in­co­rrec­to del tér­mino peristilo.

En es­ta re­so­lu­ción, la de in­cli­nar­se por el ce­men­te­rio co­rren­tino co­mo re­fe­ren­te, ella - ade­más de ha­cer su te­sis, pre­sen­tar­la y de­fen­der­la- de­li­cio­sa­men­te en­con­tró al amor de su vi­da, co­sa ex­tre­ma­da­men­te ro­mán­ti­ca, es­pe­cial­men­te si lo pen­sa­mos en con­tra­po­si­ción a lo que fue a bus­car, un ce­men­te­rio.

En el trans­cur­so de su te­sis, me di de bru­ces con la res­pues­ta a la in­tri­ga ini­cial de es­te ar­tícu­lo: ¿ Por qué se le di­ce peristilo si es un pór­ti­co? En una fo­to del fren­te del ce­men­te­rio de Co­rrien­tes que ha­bía to­ma­do mi te­sis­ta e in­clui­do en una de nues­tras ha­bi­tua­les co­rrec­cio­nes, vi, re­ve­la­dor, el ac­ce­so y así pu­de vi­vir un mo­men­to ele­va­do en la vi­da del in­ves­ti­ga­dor, al­go así co­mo epi­fá­ni­co, que es el des­cu­brir el cul­pa­ble fa­mo­so, en es­te ca­so, el ce­men­te­rio de Co­rrien­tes.

El su ac­ce­so que so­bre­sa­le me­dian­te un pór­ti­co an­cla­do a una se­rie de co­lum­nas de ba­se cir­cu­lar, que en am­bas di­rec­cio­nes se­mi­ro­dean el re­cin­to y es­tán sua­ve­men­te em­po­tra­das en el mu­ro: el peristilo, co­mo pue­de ser ob­ser­va­do en la fo­to que se ad­jun­ta y que co­rrec­ta­men­te es la ma­ne­ra ha­bi­tual de nom­brar­lo en­tre la po­bla­ción, de lo que de­duz­co que por una ma­la co­rres­pon­den­cia, to­das las en­tra­das a to­dos los ce­men­te­rios de­bían lla­mar­se peristilo.

Es im­por­tan­te la ac­tua­li­za­ción per­ma­nen­te, es nues­tro des­tino y par­te del res­pe­to con el que co­mo pro­fe­sio­na­les apor­ta­mos a la gen­te y a nues­tra pro­fe­sión. Apren­der a ma­ne­jar el me­ta­len­gua­je es­pe­cí­fi­co y ha­cer va­ler ese co­no­ci­mien­to se im­po­ne y en­ton­ces, no es igual peristilo que pór­ti­co, co­mo no es lo mis­mo el ce­men­to que la cal.

CE­MEN­TE­RIO DE CO­RRIEN­TES. El ac­ce­so so­bre­sa­le me­dian­te un pór­ti­co con una se­rie de co­lum­nas de ba­se cir­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.