Ciudades glo­ba­les: sin vi­vien­das pa­ra la gen­te

La so­ció­lo­ga afir­ma que los po­bres “ha­cen his­to­ria” a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Y aler­ta so­bre la proliferación de edi­fi­cios sin ocu­par en las gran­des ur­bes.

ARQ - - PROTAGONISTA - Pau­la Bal­do pbal­do@clarin.com

¿De quié­nes son las ciudades? De los po­bres, res­pon­de sin du­dar la so­ció­lo­ga y ur­ba­nis­ta Sas­kia Sas­sen, quien par­ti­ci­pó en el 2° Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Ur­ba­nis­mo, desa­rro­lla­do a fi­nes de agos­to en Bue­nos Ai­res. “La Ciu­dad es uno de los es­pa­cios es­tra­té­gi­cos don­de los sin po­der cre­cen y tie­nen po­si­bi­li­da­des de ser es­cu­cha­dos. Es ahí don­de pue­den ha­cer his­to­ria”, en­fa­ti­zó an­te un au­di­to­rio col­ma­do en la Usi­na del Ar­te, la ga­na­do­ra del Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Cien­cias So­cia­les en 2013.

Sas­sen se ha in­tere­sa­do par­ti­cu­lar­men­te por el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción e in­ves­ti­ga los desafíos y trans­for­ma­cio­nes de la vi­da en las gran­des me­tró­po­lis. En 1991, en su li­bro “The glo­bal Ci­ties”, la au­to­ra ex­pli­có có­mo la eco­no­mía glo­bal re­quie­re in­ser­cio­nes te­rri­to­ria­les muy es­pe­cí­fi­cas, y que es­ta ne­ce­si­dad es más agu­da en el ca­so de los sis­te­mas al­ta­men­te glo- ba­li­za­dos y elec­tró­ni­cos.

Aho­ra, aler­ta so­bre los es­tra­gos ur­ba­nos de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra y su signo in­vi­si­ble: el desa­rro­llo de in­mue­bles que na­die ocu­pa en las gran­des ciudades del mun­do.

Pa­ra Sas­sen, la ciu­dad es “un sis­te­ma com­ple­jo pe­ro abier­to. Y en esa mez­cla de com­ple­ji­dad y aper­tu­ra ya­ce su ca­pa­ci­dad de so­bre­vi­vir sis­te­mas mu­cho más po­de­ro­sos”. Hoy, los gran­des in­ver­so­res le es­tán pi­dien­do al sis­te­ma fi­nan­cie­ro un res­pal­do de ac­ti­vos, “al­go que les de ma­te­ria­li­dad”, ar­gu­men­ta.

“En to­das las ciudades del mun­do ve­mos edi­fi­cios va­cíos, pe­ro lo que real­men­te es­tá pa­san­do no lo po­de­mos ver con los ojos. Hay enor­mes ga­nan­cias del sis­te­mas fi­nan­cie­ro y gran­des pér­di­das de ho­ga­res, que en reali­dad son per­so­nas sin te­cho. Los gran­des edi­fi­cios va­cíos ge­ne­ran más plus­va­lía que si es­tu­vie­ran con gen­te por­que el sec­tor de in­ver­so­res so­lo quie­re ma­te­ria­li­dad”, aler­tó.

Esos edi­fi­cios va­cíos ge­ne­ran­do be­ne­fi­cios son la con­tra ca­ra de la es­ca­sez de vi­vien­das pa­ra las cla­ses medias y po­bres. “Mu­chas gran­des ciudades tie­nen pro­ble­mas de vi­vien­da. Es­ta noción de fi­nan­cia­li­zar los edi­fi­cios va­cíos que ge­ne­ran plus­va­lía es muy alar­man­te”, en­fa­ti­zó.

Aun­que Sas­sen vi­vió un tiem­po en Bue­nos Ai­res, de los 2 a los 16 años, en su re­cien­te vi­si­ta se ex­cu­só de ha­cer un diag­nós­ti­co o emi­tir opi­nión acer­ca de nues­tra ciu­dad, a la que via­ja es­po­rá­di­ca­men­te des­de en­ton­ces y de la que to­mó el acen­to por­te­ño que la acom­pa­ña. No obs­tan­te, sus frases ca­lan en nues­tra reali­dad: “La ciu­dad no so­lo es el es­pa­cio de los gran­des edi­fi­cios be­llos. Es tam­bién el es­pa­cio de los po­bres y ha so­bre­vi­vi­do épo­cas his­tó­ri­cas. La den­si­dad cons­trui­da no es ciu­dad, ha­ce si­glos sí lo era. Aho­ra no”, ase­gu­ró. La es­cu­cha­ban fun­cio­na­rios del Go­bierno por­te­ño que tie­nen en sus ma­nos el fu­tu­ro de la Rei­na del Pla­ta. «

“” Hoy los gran­des in­ver­so­res le pi­den al sis­te­ma fi­nan­cie­ro un res­pal­do de ac­ti­vos, al­go que les de ma­te­ria­li­dad.

La den­si­dad cons­trui­da no es ciu­dad. Es tam­bién el es­pa­cio de los po­bres y ha so­bre­vi­vi­do épo­cas his­tó­ri­cas.

PEN­SA­DO­RA. La so­ció­lo­ga ho­lan­de­sa vi­vió mu­chos años en la Ar­gen­ti­na. Par­ti­ci­pó del 2° Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Ur­ba­nis­mo, en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.