Na­ve pa­ra la edu­ca­ción en el puer­to san­ta­fe­cino

La va­lio­sa in­fra­es­truc­tu­ra del an­ti­guo Mo­lino Mar­co­net­ti re­cu­pe­ró su es­plen­dor pa­ra alo­jar cin­co es­cue­las del Li­ceo Mu­ni­ci­pal An­to­nio Fuen­tes del Ar­co.

ARQ - - ARQ - Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­ta Fé www.san­ta­fe­ciu­dad.gov.ar

El Li­ceo Mu­ni­ci­pal An­to­nio Fuen­tes del Ar­co se ubi­ca en un pre­dio de apro­xi­ma­da­men­te dos hec­tá­reas, den­tro de la zo­na por­tua­ria de la ciu­dad de San­ta Fe. Un área que a par­tir de la ob­so­les­cen­cia de las in­fra­es­truc­tu­ras fe­rro-por­tua­rias, se ha con­ver­ti­do en el sec­tor de ma­yor cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de la ciu­dad. La cons­truc­ción del edi­fi­cio da­ta de los años 1920 y 1921, y re­pre­sen­ta una cla­ra mues­tra de la ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial de la épo­ca.

El pro­yec­to de res­tau­ra­ción y re­fun­cio­na­li­za­ción par­te de con­ce­bir al an­ti­guo Mo­lino Mar­co­net­ti co­mo un con­te­ne­dor so­bre el cual se ope­ra de ma­ne­ra equi­li­bra­da, po­nien­do en va­lor el edi­fi­cio ori­gi­nal y alo­jan­do los nue­vos usos pro­gra­má­ti­cos, des­ti­na­dos a la actividad aca­dé­mi­ca de las es­cue­las que com­po­nen el Li­ceo Mu­ni­ci­pal.

Los li­nea­mien­tos apun­tan a con­so­li­dar el edi­fi­cio del Mo­lino y su área cir­cun­dan­te en un Cen­tro Me­tro­po­li­tano de Ar­te, cu­yo pro­gra­ma ge­ne­ral con­sis­te en la cons­truc­ción de un au­di­to­rio pa­ra dos mil es­pec­ta­do­res, un edi­fi­cio des­ti­na­do a ta­lle­res com­ple­men­ta­rios de las ac­ti­vi­da­des del edi­fi­cio del mo­lino, y una pla­za en­tre edi­fi­cios. La in­ter­ven­ción se des­plie­ga en la to­ta­li­dad del pre­dio apun­tan­do a la apro­pia­ción com­ple­ta del mis­mo.

La in­ter­ven­ción con­tem­po­rá­nea par­te del aná­li­sis mi­nu­cio­so de los pla­nos ori­gi­na­les del edi­fi­cio y el re­le­va­mien­to ex­haus­ti­vo del es­ta­do de con­ser­va­ción del edi­fi­cio. De es­ta ma­ne­ra se plan­teó la re­cu­pe­ra­ción de la es­truc­tu­ra ori­gi­nal, de­mo­lien­do los agre­ga­dos de in­ter­ven­cio­nes pos­te­rio­res, de ma­ne­ra tal de li­be­rar el vo­lu­men ori­gi­nal del edi­fi­cio.

Así, en fun­ción de los dis­tin­tos gra­dos de con­ser­va­ción de­tec­ta­dos, las nue­vas in­ter­ven­cio­nes re­fle­jan las par­tes ya per­di­das o au­sen­tes sin tra­tar de imi­tar­las. So­bre la fa­cha­da es­te del edi­fi­cio, se con­ser­va el per­fil de un an­ti­guo gal­pón anexo que ha­bía si­do de­mo­li­do pre­via­men­te, a mo­do de hue­lla y co­mo signo de los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos y de las es­truc­tu­ras pre­exis­ten­tes pro­pias del edi­fi­cio.

Asu­mien­do la im­pron­ta que de­fi­ne la mé­tri­ca es­truc­tu­ral del edi­fi­cio, la in­ter­ven­ción plan­tea una su­ce­sión de es­pa­cios fle­xi­bles que se su­per­po­nen y avan­zan so­bre el es­pa­cio de la na­ve cen­tral, se­gún el re­que­ri­mien­to de su­per­fi­cie de ca­da área, ge­ne­ran­do ban­de­jas con do­bles, tri­ples y cuá­dru­ples al­tu­ras que po­ten­cian la es­pa­cia­li­dad exis­ten­te.

Se iden­ti­fi­ca­ron den­tro del edi­fi­cio ori­gi­nal tres sec­to­res cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­bles: la na­ve cen­tral por un la­do, un sec­tor in­ter­me­dio in­ter­ve­ni­do con an­te­rio­ri­dad, y un ter­cer sec­tor de­fi­ni­do por los si­los de al­ma­ce­na­je de gra­nos. Res­pe­tan­do es­ta ma­triz ori­gi­nal, se dis­po­nen en la al­tu­ra de la na­ve los usos des­ti­na­dos a au­las, alo­jan­do una es­cue­la por ni­vel (es­cue­la de es­té­ti­ca in­fan­til en el pri­mer pi­so, de mú­si­ca en el se­gun­do, de ar­tes vi­sua­les en el ter­ce­ro y de dan­zas en el cuar­to). En el es­pa­cio in­ter­me­dio se dis­po­nen los nú­cleos de cir­cu­la­ción ver­ti­cal, es­ca­le­ras, sa­ni­ta­rios y ha­lles que ac­túan co­mo pa­tios en al­tu­ra que do­mi­nan el pai­sa­je ri­be­re­ño, y en el sec­tor de si­los, a par­tir del en­tre­pi­sa­do en co­rres­pon­den­cia con los ni­ve­les exis­ten­tes, se ubi­can los mó­du­los fun­cio­na­les de las dis­tin­tas es­cue­las.

La in­ter­ven­ción ma­té­ri­ca so­bre el edi­fi­cio plan­tea la re­cu­pe­ra­ción de la ca­ja mu­ra­ria de la en­vol­ven­te, la res­tau­ra­ción de los ce­rra­mien­tos ex­te­rio­res y la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca ori­gi­nal, de­jan­do los la­dri­llos a la vis­ta, tan­to en el ex­te­rior co­mo en el in­te­rior.

Las nue­vas ban­de­jas que con­for­man los en­tre­pi­sos se eje­cu­tan con lo­sas pre­ten­sa­das de hor­mi­gón, con sus fon­dos vis­tos, dis­pues­tas so­bre las vi­gas me­tá­li­cas de la es­truc­tu­ra ori­gi­nal. Los pi­sos son ma­te­ria­li­za­dos a par­tir de so­la­dos con­ti­nuos de hor­mi­gón lla­nea­do me­cá­ni­ca­men­te.

La ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior se re­suel­ve con ta­bi­que­ría en se­co, con em­pla­ca­dos de ma­de­ra y ro­ca de ye­so, res­pe­tan­do las ló­gi­cas mé­tri­cas y mo­du­la­res in­trín­se­cas del edi­fi­cio, in­cor­po­ran­do las ais­la­cio­nes y aca­ba­dos ne­ce­sa­rios de acuer­do al uso.

En los si­los de la ca­be­ce­ra sur, las pa­re­des ex­te­rio­res se ho­ra­dan es­tra­té­gi­ca­men­te, por me­dio de cri­ba­dos de mam­pues­tos, pa­ra ge­ne­rar las aper­tu­ras de ilu­mi­na­ción, ven­ti­la­ción, y vi­sua­les de las dis­tin­tas au­las, man­te­nien­do des­de el ex­te­rior la tex­tu­ra y pu­re­za de los vo­lú­me­nes ci­lín­dri­cos que con­for­man los si­los ori­gi­na­les.

La obra del Mo­lino se desa­rro­lló en dos eta­pas, una pri­me­ra eta­pa tu­vo co­mo ob­je­ti­vo con­ser­var, con­so­li­dar y po­ner en evi­den­cia el edi­fi­cio exis­ten­te.

Lue­go de las de­mo­li­cio­nes ne­ce­sa­rias se pro­ce­dió a la de­ten­ción del pro­ce­so de de­te­rio­ro en el que se en­con­tra­ba el edi­fi­cio des­de su aban­dono. Se res­tau­ra­ron las es­truc­tu­ras, mam­pos­te­rías y ce­rra­mien­tos prin­ci­pa­les a tra­vés de es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria.

Pa­ra­le­la­men­te a es­ta res­tau­ra­ción se eje­cu­ta­ron los nú­cleos cir­cu­la­to­rios, nú­cleos sa­ni­ta­rios e ins­ta­la­cio­nes prin­ci­pa­les, jun­to a las nue­vas lo­sas y los re­fuer­zos es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra alo­jar los nue­vos usos.

En una se­gun­da eta­pa se in­clu­ye­ron to­das las in­ter­ven­cio­nes in­te­rio­res y equi­pa­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra re­sol­ver el pro­gra­ma re­que­ri­do. To­das es­tas sub­di­vi­sio­nes y equi­pa­mien­tos se rea­li­za­ron adop­tan­do un cri­te­rio de re­ver­si­bi­li­dad, uti­li­zan­do ta­bi­que­rías eje­cu­ta­das en se­co (pla­cas de ro­ca­ye­so y ma­de­ra) lo que per­mi­ti­ría su re­mo­ción en ca­so de la ne­ce­si­dad de una nue­va adap­ta­ción a un nue­vo pro­gra­ma con el pa­so de los años.

La Re­fun­cio­na­li­za­ción del Ex-mo­lino Mar­co­net­ti se plan­tea co­mo una res­ti­tu­ción cri­ti­ca que asu­me la ini­cia­ti­va y la res­pon­sa­bi­li­dad de una in­ter­ven­ción di­ri­gi­da a acre­cen­tar el va­lor de la obra pa­tri­mo­nial. «

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.