DES­CEN­DER A LOS IN­FIER­NOS DE­JA SE­CUE­LAS DE EXTASIS MU­SI­CAL

JUAN RODO EN­CA­BE­ZA UN ELEN­CO DE NO­TA­BLES Y DES­PLIE­GA TA­LEN­TO CON BESTIALIDAD VO­CAL

Caras - - CARAS -

La sín­te­sis per­fec­ta de la obra es el ta­len­to. El ha­ber lo­gra­do un elen­co con­sis­ten­te que sa­be plan­tar­se so­bre el es­ce­na­rio y “dis­fru­tar” des­de las en­tra­ñas ca­da es­ce­na mu­si­cal. Si bien es cier­to que “Jekyll & Hy­de” es uno los mú­si­ca­les de cul­to de Broad­way – se es­tre­nó el 28 de abril de 1997 y estuvo cua­tro años en car­tel – no es me­nos cer­te­ro afir­mar que es­ta­mos fren­te una pie­za con ma­ti­ces de lu­ces y som­bras. La sor­di­dez de sus par­ti­tu­ras son tan be­llas co­mo emo­ti­vas y can­cio­nes co­mo “This is the Mo­ment”, “A New Li­fe” y “So­meo­ne Li­ke You”, se han con­ver­ti­do en hits in­ter­pre­ta­dos por sus pro­ta­go­nis­tas ori­gi­na­les, Robert Cuc­cio­li y Lin­da Eder, que quien es­cri­be tu­vo la suer­te de ver pa­ra po­der hoy re­afir­mar va­lo­res le­jos de las em­po­bre­ci­das com­pa­ra­cio­nes. Des­mem­brar la bon­dad y po­ten­ciar la mal­dad es el uni­ver­so que re­co­rre el au­tor del li­bro y las le­tras, Les­lie Bri­cus­se, de la no­ve­la ori­gi­nal de Robert Louis Ste­ven­son “El Ex­tra­ño ca­so del Doc­tor Jekyll y Hy­de”, pu­bli­ca­da en 1886. Juan Ro­dó, a car­go de la in­ter­pre­ta­ción del cien­tí­fi­co que se en­fren­ta a sus pro­pios de­mo­nios in­ter­nos, sos­tie­ne, con in­me­su­ra­ble ta­len­to y bestialidad vo­cal, mo­men­tos de pro­fun­da fi­ni­tud ac­to­ral. Su cre­cim­nien­to co­mo una de las fi­gu­ras mas­cu­li­nas más ro­tu­lan­tes del gé­ne­ro lo de­mues­tra en el es­ce­na­rio. No tie­ne lí­mi­tes pa­ra su en­tre­ga. Aflo­ra la pa­sión, el éxtasis y la se­gu­ri­dad de “ser” y “po­der”. A su la­do, Me­la­nia Le­noir – otra de las gran­des mu­sas del mu­si­cal – se arries­ga a un per­so­na­je que le exi­je pre­sen­cia y ex­ce­len­cia vo­cal. Ella lo lo­gra con en­tre­ga y una fuer­za arro­lla­do­ra. Sus cua­dros tie­nen la do­sis per­fec­ta de lu­ju­ria, can­di­dez y es­pe­ran­za. Pro­vo­ca ova­cio­nes y na­da tie­ne que en­via­diar­le a la Lucy que en­car­nó Le­der (con­sa­gra­da mun­dial­men­te tras su pa­so por “Jekyll...”). La pre­sen­cia de Raúl La­vie ga­ran­ti­za ca­li­dad e im­pri­me un ni­vel que vie­ne acom­pa­ña­do de ex­pe­rien­cia y em­pa­tía po­pu­lar. Hay que des­ta­car el de­but es­te­lar de Elu­ney Za­la­zar que des­co­lla con una be­lla voz lle­na de ma­ti­ces y co­lo­res. El res­to del elen­co bri­lla por sí so­lo. To­dos tie­nen sus mo­men­tos de lu­ci­mien­tos y lo apro­ve­chan con sol­ven­cia y sol­tu­ra. La di­rec­ción de Ser­gio Lom­bar­do se ha­ce car­go del dra­ma­tis­mo de la obra apro­ve­chan­do una es­ce­no­gra­fía di­se­ña­da por Sil­va­na Ov­se­je­vich, aus­te­ra pero efec­tis­ta. A tra­vés de la crea­ti­vi­dad del di­se­ño de lu­ces de San­tia­go Gon­zá­lez Urru­tia, las es­ce­nas se pro­yec­tan co­mo obras de ar­te. No así el di­se­ño de ves­tua­rio de Va­ne­sa Abra­mo­vich que no lo­gra tras­mi­tir la gran­de­za que po­see la obra. En la di­rec­ción mu­si­cal y co­ral, Da­mián Mah­ler ex­po­ne su ex­per­tis y maes­tría pa­ra lle­var­nos mu­si­cal­men­te a una zo­na don­de los sue­ños se cor­po­ri­zan de­mos­tran­do (tam­bién, y afor­tu­na­da­men­te) que en la ca­lle Co­rrien­tes se res­pi­ra al­go de Broad­way. HEC­TOR MAUGERI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.