UNA PA­SA­RE­LA SU­RREA­LIS­TA AVANT-GAR­DE

MA­DRID Y MI­LAN A TO­DO FAS­HION

Caras - - MODA - Por Ros­se­lla de­lla Gio­vam­pao­la

Du­ran­te seis días, Ma­drid se con­vir­tió en la ca­pi­tal de la moda con la edi­ción nu­me­ro se­sen­ta y cin­co de la Mer­ce­des Benz Fas­hion Week. La ciu­dad es­pa­ño­la con­vo­có a los mejores de­sig­ners del país que pre­sen­ta­ron co­lec­cio­nes pa­ra el oto­ñoin­vierno 2017/2018, ri­cas en no­ve­da­des y vanguardia.

Pa­ra el pró­xi­mo in­vierno eu­ro­peo, Agat­ha Ruiz de la Prada pre­sen­tó una co­lec­ción lle­na de tor­tas, ga­lle­ti­tas, cup­ca­kes y otros dul­ces y de­li­ca­tes­sen con fuer­te ins­pi­ra­ción su­rrea­lis­ta, ca­rac­te­rís­ti­ca siem­pre pre­sen­te en el tra­ba­jo de la di­se­ña­do­ra. Una tem­po­ra­da pa­ra las go­lo­sas y las he­do­nis­tas de to­do ti­po con una co­lec­ción que se ins­pi­ra en la me­rien­da de “Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas” y que re­pre­sen­ta un universo oní­ri­co. Hay glo­bos de he­lio que le­van­tan ves­ti­dos de or­gan­dí de co­lor ro­sa y ma­gen­ta, mo­ños ex­tra lar­ge, fal­das acam­pa­na­das bor­da­das de ma­ca­rrón, abri­gos “over­si­ze”, enor­mes vo­la­dos que for­man es­ca­ra­pe­las y ves­ti­dos co­lum­na con man­gas acam­pa­na­das con un re­sul­ta­do es­pec­ta­cu­lar y de gran efec­to. En cuan­to a los gé­ne­ros hay una va­rie­dad no­ta­ble, desde los ter­cio­pe­los a los shan­tung de se­da, tu­les, len­te­jue­las de di­fe­ren­tes ta­ma­ños, desde lú­rex a los neo­pre­nos, la­nas y plás­ti­cos de co­lo­res y trans­pa­ren­tes. La pa­le­ta de las “nuan­ces” es am­plia, aun­que pre­va­le­cen las ga­mas de los azu­les y el ro­sa shoc­king, un evi­den­te ho­me­na­je al ca­rac­te­rís­ti­co “pink” de El­sa Schia­pa­re­lli.

Ha­cia el fi­nal, dos ves­ti­dos de or­gan­dí, uno ro­jo y otro ro­sa, lu­cían las co­las ata­das por dos glo­bos en for­ma de co­ra­zón, mien­tras la sor­pre­sa fi­nal lle­gó con un ves­ti­do do­ra­do es­ti­lo “Ba­len­cia­ga”, que bajo la ca­pa es­con­día una do­ce­na de glo­bos. Di­cen que la in­di­fe­ren­cia es el peor cas­ti­go: sin du­da, es­te no es el pro­ble­ma de Agat­ha Ruiz de la Prada .

La mu­jer de Andrés Sar­da es es­pe­cial, una mu­jer del fu­tu­ro. El de­sig­ner pro­po­ne crea­cio­nes muy par­ti­cu­la­res, ajus­ta­dí­si­mas, que si­guen las lí­neas del cuer­po y que pa­re­cen re­cién sa­li­das de un fu­tu­ro no muy le­jano, vi­vi­do en el es­pa­cio. Sar­da crea una mu­jer muy sen­sual, “hot”, ayu­da­do en es­ta ta­rea por el “nu­de look” y por de­ta­lles muy se­xies de en­ca­jes ne­gros y bor­da­dos que exaltan la be­lle­za fe­me­ni­na in­cen­ti­van­do su car­ga sen­sual. En cuan­to a los ac­ce­so­rios, los aros en for­ma de an­cla no pa­san inad­ver­ti­dos: lo­cu­ras de pa­sa­re­la di­fí­ci­les de lu­cir en la ca­lle.

Por primera vez en 36 años en la in­dus­tria de la moda, Cus­to Bar­ce­lo­na pre­sen­tó su úl­ti­ma co­lec­ción en la fas­hion week de Ma­drid, tras el éxi­to lo­gra­do ha­ce unas se­ma­nas en las pa­sa­re­las de New York, ciu­dad don­de sue­le presentar su tra­ba­jo. Una co­lec­ción in­no­va­do­ra, en la que Cus­to rein­ven­ta el adn de la ca­sa y que lla­ma la aten­ción por la au­sen­cia de los fa­mo­sos estampados que lo lle­va­ron al éxi­to. Es­ta tem­po­ra­da Cus­to ha di­se­ña­do una co­lec­ción que pa­re­ce pen­sa­da es­pe­cial­men­te pa­ra aña­dir gla­mour a las ve­la­das trans­cu­rri­das en­tre un “party” y una pis­ta de bai­le.

Ca­da “out­fit” se en­ri­que­ce con gé­ne­ros me­tá­li­cos, re­fle­jos iri­dis­cen­tes y de­ta­lles “spar­kling” que se mez­clan con di­fe­ren­tes “im­pri­mée”. Las fal­das se acor­tan, el pun­to de la cintura se mar­ca gra­cias a cin­tu­ro­nes y las lí­neas se man­tie­nen sim­ples de­jan­do a las “tex­tu­ras” la ta­rea de capturar la aten­ción.

Exu­be­ran­cia, ca­rác­ter y na­tu­ra­le­za son los tres com­po­nen­tes bá­si­cos de las co­lec­cio­nes de Fran­cis Mon­te­si­nos: enamo­ra­do del Me­di­te­rrá­neo y de su fol­klo­re, pa­ra el oto­ño/ in­vierno 2017/2018 el di­se­ña­dor ha lle­va­do so­bre su pa­sa­re­la estampados que in­va­den to­do, desde los sa­cos has­ta las bo­tas crean­do una se­rie de looks aus­te­ros, con on­da “fla­men­co”, ras­go tí­pi­co de to­das sus pren­das.

Pa­lo­ma Álvarez y Juanjo Ma­nez, el al­ma ma­ter de la fir­ma Mal­ne, crea­ron “Desayuno con Cham­pag­ne”, una co­lec­ción que lo­gra re­crear las no­ches mas gla­mo­ro­sas y he­do­nis­tas de los años se­ten­ta. So­bre es­ta pa­sa­re­la se vie­ron pren­das de bro­ca­dos y cu­bier­tas de bor­da­dos, ves­ti­dos lar­gos de lú­rex y ani­mal print pen­sa­dos pa­ra ha­cer bri­llar a la mu­jer y pa­ra re­sal­tar su fe­mi­ni­dad. Mal­ne se ins­pi­ró en la Lon­dres de las ex­tra­va­gan­cias y a la mí­ti­ca tien­da de “Bi­ba”, lo­gran­do ca­si una re­co­pi­la­ción de to­dos los ex­ce­sos y ex­cen­tri­ci­da­des

que se po­dían en­con­trar en la bou­ti­que si­tua­da en el co­ra­zón de Ken­sing­ton.

Co­lor “block” de for­mas geo­mé­tri­cas que rom­pen con la es­té­ti­ca tra­di­cio­nal: un ver­da­de­ro himno a la li­ber­tad el de Maria Es­co­te, jo­ven ta­len­to de la moda es­pa­ño­la que no tie­ne mie­do de osar o de re­cha­zar el con­cep­to de es­té­ti­ca con­ven­cio­nal. Patch­works de es­ti­lo cu­bis­ta, asi­me­trías abs­trac­tas en con­tras­te con tex­tu­ras, vo­lú­me­nes y su­per­po­si­cio­nes pa­ra una co­lec­ción que crea mu­chas ex­pec­ta­ti­vas al­re­de­dor de es­ta jo­ven de­sig­ner.

Los des­fi­les de Mi­lán evi­den­cia­ron el “fo­cus” so­bre fra­ses y men­sa­jes que ador­nan ves­ti­dos y ac­ce­so­rios. La moda se trans­for­ma en pu­ra co­mu­ni­ca­ción y las pren­das son el me­dio ideal pa­ra tras­mi­tir ideas pro­pias. Si en New York la fas­hion week se tras­for­mó en un gran es­ce­na­rio gra­cias al cual di­se­ña­do­res y tra­ba­ja­do­res del me­dio ex­pre­sa­ron sus opi­nio­nes so­bre he­chos de ac­tua­li­dad y so­bre la nue­va po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, en Mi­lán gano la li­ber­tad in­di­vi­dual y ca­da “brand” in­ter­pre­tó el “trend” en for­ma mas per­so­nal.

Je­remy Scott pa­ra Mos­chino se con­cen­tró so­bre el ar­te del em­ba­la­je e hi­zo des­fi­lar a las mo­de­los con ves­ti­dos que re­pro­du­cían ma­te­ria­les de em­ba­la­je de­co­ra­dos con la pa­la­bra “frá­gil” y con el in­fal­ta­ble lo­go de la mai­son Mi­la­ne­sa. El de­sig­ner ame­ri­cano es­ta vez se ali­neó con la sus­ten­ta­bi­li­dad e ima­gi­nó a mu­je­res tan enamo­ra­das de la moda que se po­nen cual­quier co­sa pero en for­ma eco­ló­gi­ca, que reciclan y usan ma­te­ria­les de re­cu­pe­ro pa­ra bri­llar. “Card­board Cou­tu­re”, así se lla­ma es­ta co­lec­ción, con un cla­ro men­sa­je am­bien­ta­lis­ta, un men­sa­je pa­ra lle­var pues­to.

El show de Prada que­da en el po­dio de los mas es­pe­ra­dos du­ran­te la se­ma­na de la moda en Mi­lán. Pa­ra el pró­xi­mo oto­ño/ in­vierno 2017/2018, Miuc­cia man­da so­bre la pa­sa­re­la di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res, desde el “bon ton” so­fis­ti­ca­do y bur­gués del car­di­gan de la­na y las fal­das ajus­ta­das a los “moon­boots” pe­lu­dos, di­ná­mi­cos y mo­der­nos.

Mu­je­res con la mi­ra­da se­gu­ra, cons­cien­tes de sus con­quis­tas so­cia­les, con looks fe­me­ni­nos y ele­gan­te­men­te se­duc­to­res, des­fi­la­ron so­bre la pa­sa­re­la de Prada.

Una co­lec­ción en la que no fal­tan su­per­po­si­cio­nes, fal­das con gran­des bal­sas de ma­ra­bú o de piel al do­bla­di­llo, swea­ters y cor­pi­ños de la­na que se en­tre­vén de los abri­gos o de los ta­jos cen­tra­les de los ves­ti­dos li­via­nos. Las bo­tas son al­tas de ta­co bajo, con ti­ras y he­bi­llas, pa­re­ci­dos a aque­llas de la re­vo­lu­ción. Los ac­ce­so­rios son de piel co­lo­ra­da y las car­te­ras se lle­van en la mano o col­ga­das. En­tre plu­mas, cue­llos de piel, co­lo­res lla­ma­ti­vos y “sil­houet­te” re­tro, lla­ma la aten­ción la re­pro­duc­ción so­bre los ves­ti­dos y los con­jun­tos de cue­ro de los ros­tros de la moda de los años pa­sa­dos, be­lle­zas me­di­te­rrá­neas que se con­vier­ten en las pro­ta­go­nis­tas ab­so­lu­tas de los looks enteros. Una ima­gen que va mas allá de la be­lle­za me­ra­men­te es­té­ti­ca sino que mi­ra a sub­ra­yar su rol fun­da­men­tal en la his­to­ria del es­pec­tácu­lo.

La co­lec­ción de Blu­ma­ri­ne es­tá de­di­ca­da a las mu­je­res ro­mán­ti­cas y con es­ti­lo so­fis­ti­ca­do. An­na Mo­li­na­ri, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca del “brand”, ha di­se­ña­do una lí­nea lla­ma­ti­va pero al mis­mo tiem­po fres­ca e in­ten­sa. Una co­lec­ción con pren­das a la ro­di­lla por un ex­tra­or­di­na­rio es­ti­lo “bon ton” , mien­tras pa­ra la no­che los ves­ti­dos lar­gos son ri­cos de de­ta­lles y los en­ca­jes su­gie­ren de­li­ca­da­men­te el cuer­po gra­cias a un jue­go de veo/no veo. Los tai­lleurs tie­nen un cor­te inusual, con los bor­des on­du­la­dos ha­cien­do jue­go con las fal­das. Los abri­gos y los ta­pa­dos de piel lle­gan has­ta los to­bi­llos lo­gran­do un look mis­te­rio­so mien­tras que los jeans son ro­tos y los swea­ters vie­nen de di­fe­ren­tes co­lo­res, to­dos ri­gu­ro­sa­men­te de­co­ra­dos con los “lo­go”.

La mu­jer de Ver­sa­ce tam­bién es se­gu­ra de si mis­ma y ex­tre­ma­da­men­te fe­me­ni­na. Desde siem­pre Do­na­te­lla Ver­sa­ce di­se­ña pren­das que exaltan la “sil­houet­te” de la mu­jer, en­ri­que­cién­do­las con de­ta­lles bri­llan­tes, con ta­jos y es­co­tes au­da­ces. Es­ta co­lec­ción pa­ra el oto­ño/in­vierno 2017/2018 res­pe­ta el trend del “lo­go” y lan­za cla­ros men­sa­jes a tra­vés de pa­la­bras es­cri­tas so­bre los ves­ti­dos pero tam­bién so­bre los ac­ce­so­rios. Es­plén­di­dos los ves­ti­dos con ta­jos y aber­tu­ras si­nuo­sas, los ta­pa­dos de piel de co­lo­res y las pren­das de es­ti­lo “ath­lei­su­re”.

Mon­te­si­nos.

Sar­da.

Mos­chino.

Prada.

Es­co­te.

Cus­to Bar­ce­lo­na.

Puc­ci.

Ver­sa­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.