“ES­TE AÑO NOS MU­DA­MOS JUN­TOS”

FLOR VIGNA Y NI­CO­LAS OCCHIATO, ENAMORADISIMOS

Caras - - CARAS - Por Ariel Bog­da­nov

Se mi­ran cóm­pli­ces, son­ríen, po­san apa­sio­na­dos frente a la cá­ma­ra. Flor Vigna (22) y Ni­co­lás Occhiato (24) atra­vie­san un gran mo­men­to co­mo pa­re­ja y no du­dan en gri­tar su amor a los cua­tro vien­tos. La tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga, que ya co­mien­za a trans­for­mar­se en pa­sa­do, for­ta­le­ció el víncu­lo en­tre am­bos y se ani­man a pro­yec­tar un fu­tu­ro jun­tos.Con la tran­qui­la La­gu­na Azul de Cór­do­ba co­mo fon­do per­fec­to con­fe­sa­ron a CA­RAS que pla­nean cre­cer en su re­la­ción: “Es­te año tal vez nos gus­ta­ría mu­dar­nos y con­ti­nuar la con­vi­ven­cia que em­pe­za­mos en Car­los Paz. Por eso de­ci­di­mos que vamos a tra­tar de apro­ve­char es­te gran mo­men­to que nos to­ca atra­ve­sar y aho­rrar to­do lo que po­da­mos, ya que si que­re­mos dar ese pa­so se­ría muy bueno ha­cer­lo en una ca­sa pro­pia”, se ilu­sio­na la ru­bia ex par­ti­ci­pan­te de “Com­ba­te”. “Es una idea en la que coin­ci­di­mos. El día que nos mu­de­mos jun­tos no que­re­mos al­qui­lar. Vi­vi­mos un pre­sen­te ma­ra­vi­llo­so y no que­re­mos que­mar eta­pas, pe­ro de a po­qui­to vamos pen­san­do pa­ra ade­lan­te”, completa “Ni­co” en tono pau­sa­do. —¿Ima­gi­na­ban una tem­po­ra­da co­mo la que vi­vie­ron?

Flor Vigna:— Fue una tem­po­ra­da má­gi­ca. Sa­bía que “Abra­ca­da­bra” era una gran opor­tu­ni­dad, pe­ro no ima­gi­né to­do lo que pa­só, so­bre­pa­só to­das las ex­pec­ta­ti­vas. So­lo pen­sa­ba ar­mar un lin­do per­so­na­je y tal vez al­go más, pe­ro ni cer­ca de lo que fue es­te ve­rano con pre­mios, re­co­no­ci­mien­tos, nue­vas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y en un gran mo­men­to per­so­nal con “Ni­co”. Pen­sé que iba a te­ner que pa­gar de­re­cho de pi­so, pe­ro creo que cre­cí mu­cho co­mo ac­triz por los con­se­jos de ar­tis­tas co­mo Freddy Vi­lla­rreal, Emi­lio Di­si, Ilia­na Ca­la­bró, Pe­dro Al­fon­so, to­dos gran­des com­pa­ñe­ros.

Ni­co Occhiato:— Fue un ve­rano en don­de pu­di­mos ge­ne­rar co­sas nues­tras y, a la ho­ra del ba­lan­ce, ve­mos que nos pro­pu­si­mos ir­nos jun­tos a Car­los Paz y nos sa­lió me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos. Nos trans­for­ma­mos en nues­tros pro­pios pro­duc­to­res y la gen­te se pren­dió.

—¿Có­mo re­sul­tó la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de vi­vir jun­tos?

F. V:— Es­to lo res­pon­de “Ni­co” y más le va­le que ha­ble bien (risas). N.O:— Fue muy bue­na, la ver­dad que le pon­go un nue­ve, co­mo pa­ra de­jar al­go pa­ra se­guir cre­cien­do co­mo pa­re­ja. Es­ta­ble­ci­mos al­gu­nas re­glas al co­mien­zo que fun­cio­na­ron: yo co­ci­na­ba y ella lim­pia­ba, re­gla que se fue des­vir­tuan­do con el co­rrer de los días.

F.V:— Tal vez al­gún invitado a ca­sa pa­só ham­bre y, des­de ya, le pe­di­mos dis­cul­pas.

—¿Creen que la pa­re­ja se for­ta­le­ció con to­do lo que vi­vie­ron en el ve­rano?

F.V:— Sí, ab­so­lu­ta­men­te. Ade­más de to­do el amor que pu­di­mos ex­pre­sar­nos, tam­bién fui­mos so­cios en es­te ve­rano. Es­tá­ba­mos ha­cien­do vi­deos jun­tos, pe­ro su­ma­mos mar­cas, pro­duc­to­ras y lo tomamos co­mo un tra­ba­jo. Nos le­van­tá­ba­mos, gra­ba­mos to­da la tar­de y a la no­che, tea­tro. Fue mu­cho tiem­po es­tan­do jun­tos.

N.O:— Es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a ha­cer­lo por hobby pe­ro, si una mar­ca es­ta­ble­ce pau­tas, ya te­nés que ha­cer­lo en se­rio. De to­das ma­ne­ras co­no­ce­mos nues­tros lí­mi­tes y en­ten­de­mos cuán­do el otro es­tá de mal hu­mor, y en­ton­ces se de­ci­de que el tra­ba­jo se cor­ta ahí. Un se­gun­do des­pués ya so­mos nue­va­men­te los no­vios y no los so­cios que es­ta­ban gra­ban­do jun­tos. Res­pe­tar esos lí­mi­tes po­ten­ció la pa­re­ja.

—¿La po­si­bi­li­dad del ca­sa­mien­to exis­te?

N.O:— Aún no lo pen­sa­mos. El ca­sa­mien­to, más que co­mo una ins­ti­tu­ción, lo pen­sa­ría­mos por la gran fies­ta que nos gus­ta­ría pla­near.

—Am­bos son jó­ve­nes, atrac­ti­vos, ¿Có­mo ma­ne­jan el te­ma de los ce­los?

F.V:— “Ni­co” la jue­ga más de ca­lla­do. Me lo sue­le de­cir al año. “A es­te le te­nía un po­co de ce­los, pe­ro des­pués me di cuen­ta de que na­da que ver”, co­men­ta. Él es muy bo­ni­to, sé que lo mi­ran, pe­ro no me da mo­ti­vos pa­ra es­tar ce­lo­sa. Ade­más es­ta­mos to­do el tiem­po jun­tos y no hay mo­men­tos pa­ra que se ge­ne­ren si­tua­cio­nes ra­ras. Lo ten­go con­tro­la­do (risas). N.O:— Creo que am­bos con­fia­mos mu­cho en­tre no­so­tros y, por so­bre to­das las co­sas, con­fia­mos en no­so­tros mis­mos. Ella sa­be que no va a ha­ber otra mu­jer que me de lo que da ella o que me quie­ra tan­to, y a mí me pa­sa lo mis­mo. Es­ta­mos se­gu­ros ca­da uno en su per­so­na. —¿Có­mo se per­fi­la el 2017 en ma­te­ria la­bo­ral?

—F.V: Vamos a es­tar en el “Bai­lan­do...” y con la gi­ra de “Abra­ca­da­bra” por to­do el país. Ade­más te­ne­mos ideas jun­to a “Ni­co”, con quien nos en­can­ta pro­du­cir. Te­ner tan­tas opor­tu­ni­da­des real­men­te nos ha­ce muy fe­li­ces. Am­bos bus­ca­mos mu­cho lle­gar a es­te mo­men­to, real­men­te nos es­for­za­mos, cos­tó al­can­zar un pre­sen­te co­mo el ac­tual y, por eso, que­re­mos dis­fru­tar ple­na­men­te ca­da mo­men­to que nos to­ca vi­vir.

“Él es muy bo­ni­to, las mu­je­res lo mi­ran pe­ro no soy ce­lo­sa. Lo ten­go con­tro­la­do.” La ga­na­do­ra del “Bai­lan­do 2016” y ex-par­ti­ci­pan­te de “Com­ba­te” con su pa­re­ja des­de ha­ce dos años, en la na­tu­ra­le­za de Car­los Paz, don­de la ac­triz se con­sa­gró “La Chi­ca del Ve­rano”.

“Flor”y “Ni­co” tie­nen mi­les de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, y por eso sue­len com­par­tir fo­tos y vi­deos que se vi­ra­li­zan y lle­gan a 5 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.