LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la semana

Caras - - REVELACIONES -

VIR­GO (23-8 – 22-9): Semana de gran pre­di­ca­men­to pa­ra los vir­gi­nia­nos: lu­ce su ta­len­to en pú­bli­co y re­co­ge mi­ra­das de ad­mi­ra­ción, no­bles e in­tere­san­tes pro­pues­tas. buen mo­men­to pa­ra el amor, sen­sua­li­dad y com­pro­mi­so.

PIS­CIS (20-2 – 20-3): Gran pers­pec­ti­va en el amor pa­ra el signo de los pe­ces con­tra­pues­tos, dul­zu­ra y buen tra­to ha­cen la di­fe­ren­cia. Una no­ta­ble opor­tu­ni­dad en un even­to so­cial en el que de­mues­tra que de­jó atrás a sus fo­bias.

LEO (23-7-22-8): De­mues­tra su ta­len­to con na­tu­ra­li­dad y con la in­ge­nui­dad su­fi­cien­te pa­ra que lo no­ten quie­nes pue­den ha­cer­le pro­pues­tas más que in­tere­san­tes. Cre­cen la con­fian­za y el op­ti­mis­mo y el amor de­rra­ma sus do­nes.

ARIES (21-3 – 20-4): Se­ña­les de des­plie­gue y de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que per­mi­ten pen­sar con ma­yor hol­gu­ra el cor­to y el me­diano pla­zos. La ori­gi­na­li­dad es una mar­ca de su pro­duc­ción que re­sul­ta bien es­ti­mu­lan­te.

LI­BRA (23-9 – 22-10): Jor­na­das es­ti­mu­lan­tes y muy pro­duc­ti­vas que re­dun­dan en be­ne­fi­cios pro­pios y aje­nos, una ver­da­de­ra ra­cha de bue­na suer­te y al­za en la crea­ti­vi­dad. Des­ta­can su ele­gan­cia a la ho­ra de in­ter­ve­nir en po­lé­mi­cas.

TAU­RO (21-4 – 21-5): La del 21 es una gran jor­na­da pa­ra ini­ciar trá­mi­tes e im­pul­sar esos pro­yec­tos que ve­nían de­mo­ra­dos, la pers­pec­ti­va es al­ta­men­te ga­nan­cio­sa. Buen mo­men­to emo­cio­nal y pro­pen­sión al de­sa­rro­llo.

CANCER (22-6 – 22-7): El co­mien­zo del oto­ño pue­de traer apa­re­ja­do un mo­vi­mien­to en la ma­rea emo­cio­nal de los can­gre­jos, no ol­vi­de que to­do es pa­sa­je­ro. Bue­na pro­duc­ti­vi­dad e ideas in­no­va­do­ras que me­jo­ran los re­sul­ta­dos.

ACUA­RIO (21-1 – 19-2): Una semana de coin­ci­den­cias fe­li­ces y de re­co­no­ci­mien­tos es­pe­ra­dos, me­jo­ra el ren­di­mien­to fí­si­co y los más or­ga­ni­za­dos del signo ve­rán re­sul­ta­dos ca­si in­me­dia­tos. El amor de pa­ra­bie­nes.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Un no­ta­ble re­pun­te de la ener­gía psi­co­fí­si­ca pro­mue­ve es­ce­nas de gran di­na­mis­mo en lo pro­fe­sio­nal pe­ro tam­bién en las li­des amo­ro­sas. Re­cu­pe­ra la ini­cia­ti­va y lo­gra con­quis­tas im­por­tan­tes.

SA­GI­TA­RIO (23-11 – 21-12): Un se­lec­cio­na­do as­tral res­pal­da­rá sus ac­cio­nes ten­dien­tes a equi­li­brar sus ar­cas fi­nan­cie­ras, es mo­men­to de po­ner orden en las co­lum­nas del de­be y el ha­ber. pre­fie­ra me­di­tar an­tes de actuar.

ES­COR­PIO (2-10 – 22-11): Se im­po­ne una ac­ti­tud de re­ser­va en cuan­to a las ero­ga­cio­nes mo­ne­ta­rias, el di­ne­ro es ener­gía en mo­vi­mien­to y me­re­ce pres­tar especial aten­ción a có­mo se ma­ne­ja. Bien en el amor, gra­tas nue­vas.

CA­PRI­COR­NIO (22-12 – 20-1): Man­tén­ga­se fiel a sus pro­pó­si­tos ori­gi­na­les y con­fíe en que los obs­tácu­los no so­la­men­te son par­te del pro­ce­so de co quis­ta sino que re­fuer­zan sus po­si­cio­nes. La ter­nu­ra es la res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.