“NUES­TRA BO­DA DURO DOS DIAS Y DOS NO­CHES”

CECILIA MI­LO­NE Y NI­TO AR­TA­ZA: PAR­TI­CU­LAR FES­TE­JO EN CO­RRIEN­TES

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

La úni­ca y gran preo­cu­pa­ción de Cecilia Mi­lo­ne (47) era que el no­vio no lle­ga­ra tar­de a la igle­sia (co­mo, ase­gu­ran sus ami­gos, es su cos­tum­bre). Y por esa ra­zón, Eugenio “Ni­to” Justiniano Ar­ta­za (56) se es­me­ró en cum­plir con to­dos los de­seos de su fu­tu­ra es­po­sa. El domingo 25 de ju­nio la ciu­dad co­rren­ti­na de Be­lla Vis­ta, ubi­ca­da so­bre ma­jes­tuo­sas ba­rran­cas al río Pa­ra­ná, ama­ne­ció so­lea­da y con una tem­pe­ra­tu­ra pri­ma­ve­ral. Y aun­que al­gu­nas tra­vie­sas nu­bes des­per­ta­ron la preo­cu­pa­ción de los or­ga­ni­za­do­res de la gran bo­da, to­do re­sul­tó se­gún lo so­ña­do por la no­via. Desde el viernes an­te­rior los 40 mil ha­bi­tan­tes es­ta­ban re­vo­lu­cio­na­dos por el acon­te­ci­mien­to que vi­vi­rían y los ho­te­les de la zo­na con su ca­pa­ci­dad col­ma­da por los in­vi­ta­dos que ha­bían lle­ga­do desde Bue­nos Ai­res. La no­che del sábado 24 el Club So­cial vis­tió sus me­jo­res ga­las (en los tres sa­lo­nes am­bien­ta­dos por Mar­ce­lo Gi­mé­nez) pa­ra la “Vi­gi­lia” que los fu­tu­ros es­po­sos vi­vi­rían jun­to a los ca­si 300 in­vi­ta­dos. Mo­ria Ca­sán y Pe­pe Ci­brián fue­ron de los pri­me­ros en lle­gar en avión, ya que se­rían tes­ti­go y pa­drino de la unión. Tam­bién arri­ba­ron Nora Cár­pe­na, Julia Zen­ko, Car­men Bar­bie­ri, Dany Ma­ñas, Da­niel Scio­li, Le­ti­cia Ca-

ros­se­lla, Javier Fa­ro­ni, Mi­guel An­gel Che­rut­ti y los hi­jos de Ar­ta­za, (Lean­dro au­sen­te) Juan Ma­nuel y Sa­bri­na que con­fe­só: “Mi pa­pá es una ca­ja de sor­pre­sas. Me fas­ci­na ver­lo así; cum­plien­do el sue­ño de ca­sar­se en su pue­blo. Lo veo emo­cio­na­do co­mo nun­ca y lo apo­yo por­que es­tá con el amor de su vi­da”. En una no­che es­tre­lla­da, a ori­llas del río Pa­ra­ná, los in­vi­ta­dos co­mie­ron lo­cro, em­pa­na­das, pas­te­li­tos y tí­pi­cos pla­tos co­rren­ti­nos, con un ca­te­ri­ng de “Pa­to” Vi­lla­gra. Hu­bo re­pe­ti­dos brin­dis con vino tin­to y cham­pag­na. Mo­ria hi­zo su per­so­nal show y no pa­ró de to­mar­se sel­fies con los in­vi­ta­dos. Reinó la mú­si­ca, la ale­gría y el bai­le. “Nues­tra idea era es­pe­rar la bo­da con una vi­gi­lia ro­dea­da por nues­tros ami­gos y se­res ama­dos. Y así fue. To­do ale­gría y fe­li­ci­dad. Fue el bro­che de oro de nues­tra his­to­ria de amor. Cum­pli­mos nues­tro gran sue­ño de amor”, ase­gu­ró Ni­to. El domingo los ner­vios ju­ga­ron con el hu­mor de la pa­re­ja. La gran ca­so­na fa­mi­liar de los Ar­ta­za fue el lu­gar ele­gi­do pa­ra fir­mar el Ac­ta que los de­cla­ra­ba “es­po­sos” an­te la Ley. Mo­ria, Ro­que Pin­zet­ta (so­brino de Ni­to) y sus ami­gos Raúl Car­ba­llo y Da­niel Gau­na fue­ron los tes­ti­gos. Cecilia lu­ció una ves­ti­do de Ga­bo Bar­be­reau, cor­to, blan­co con bor­da­dos rea­li­za­do con la te­la del tra­je de no­via de su ma­dre, Ly­dia (re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da). Al fi­na­li­zar el Ci­vil, los ya “ma­ri­do y mu­jer” se se­pa­ra­ron pa­ra ves­tir­se pa­ra la igle­sia. La pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Car­men fue or­na­men­ta­da por Ma­ría Oli­vet­ti con cien­tos de flo­res blan­cas. Ca­si co­mo en un cuen­to de ha­das, mi­les de per­so­nas se reunie­ron en la pla­za es­pe­ran­do ver pa­sar el ca­rrua­je an­ti­guo tirado por un ca­ba­llo e ín­te­gra­men­te cu­bier­to con ra­so blan­co que traía a la no­via jun­to a su pa­drino, Pe­pe Ci­brián. Ed­gar­do Co­ton y Ma­rio Vidal, de “Ia­ra”, y el coif­fu­re Leo Co­sen­za ayu­da­ron a Cecilia en los ins­tan­tes pre­vios. Un ves­ti­do blan­co, cor­te si­re­na, con man­gas lar­gas y pro­fun­do escote fue lue­go com­ple­ta­do con una ca­pa.

La no­via lu­ció aros de pla­ta y bri­llan­tes que per­te­ne­cie­ron a Ame­lia, la abue­la de Ni­to, un ani­llo de per­las y bri­llan­tes que le re­ga­ló el pa­drino y fue de Ana Ma­ría Cam­poy y un rosario que le pres­tó su ami­ga y ex profesora de la se­cun­da­ria Ro­si­ta Arial. Pun­tual, desde las 18.16, en el al­tar la es­pe­ra­ba muy emo­cio­na­do Ni­to (con un tra­je de Da­niel Ca­sal­no­vo) jun­to a su her­ma­na, Ame­lia. El tra­di­cio­nal cor­te­jo es­tu­vo in­te­gra­do por Ri­ta y An­ge­li­na (so­bri­nas de Ni­to), Da­nie­la In­gle­se, Ta­lia y Stefy (hi­jas de Ana Acosta), Ma­ria­na Mi­lo­ne (her­ma­na de la no­via) y lue­go se su­ma­ron los hi­jos de Ni­to. Tam­bién es­tu­vie­ron los tes­ti­gos de la igle­sia que fue­ron José Gon­zá­lez y To­len­ti­na Car­bo­nel (la “na­na” del no­vio que hoy tie­ne 90 años). Du­ran­te la ce­re­mo­nia pre­si­di­da por el diá­cono Hu­go Martínez, Car­men Bar­bie­ri le­yó un tex­to de San Pablo, 1 Co­rin­tios, “El amor no pa­sa­rá ja­más”. Fue en­ton­ces cuan­do el có­mi­co y hoy can­di­da­to a go­ber­na­dor por Co­rrien­tes, no pu­do evi­tar las lá­gri­mas. Emo­cio­na­do apre­tó fuer­te­men­te la mano de su gran amor. Una cóm­pli­ce mi­ra­da en­tre ellos bas­tó pa­ra su­pe­rar el llan­to. Pe­ro nue­va­men­te lle­ga­rían las lá­gri­mas cuan­do la pro­pia Cecilia, arro­di­lla­da fren­te al al­tar, can­tó el Ave Ma­ría y su po­ten­te voz hi­zo vi­brar cada rin­cón de la igle­sia de 1826. “He llo­ra­do más que la no­via. Fue una bo­da muy emo­ti­va y pa­re­cía el ca­sa­mien­to en un prin­ci­pa­do”, con­fió Car­men. Mien­tras Mo­ria con to­do el en­tu­sias­mo de ha­ber si­do la ce­les­ti­na de la pa­re­ja ase­gu­ró: “Sien­to que ha­ce co­mo tres días

que es­ta­mos ce­le­bran­do. Es un ca­sa­mien­to ra­rí­si­mo. Tipo gi­tano o grie­go; de esos que du­ran una se­ma­na. ¡Por fin se les dio! Les au­gu­ro to­da la fe­li­ci­dad del mun­do”. Con las alian­zas de oro blan­co de Jean Pie­rre en sus de­dos y una son­ri­sa plena ilu­mi­nan­do sus ros­tros, sa­lie­ron de la igle­sia. La pla­za de Be­lla Vis­ta fue col­ma­da en su to­ta­li­dad por to­do el pue­blo que ca­si co­mo en una pro­ce­sión, mar­cha­ba a pa­so len­to por las ca­lles ale­da­ñas ha­cien­do fuer­za pa­ra lle­gar has­ta el lu­gar. En uno de sus cos­ta­dos de­bió mon­tar­se un es­ce­na­rio pa­ra que los no­vios subie­ran a sa­lu­dar a la mul­ti­tud. Sin em­bar­go, pre­ci­sa­men­te por la can­ti­dad de gen­te reuni­da no pu­die­ron des­cen­der del ca­rrua­je y desde allí ob­ser­va­ron son­rien­tes la ac­tua­ción de una ban­da mu­ni­ci­pal que los ho­me­na­jeó con un po­pu­rrí de tra­di­cio­na­les mar­chas. Nue­va­men­te en el ca­rrua­je tirado por un ca­ba­llo, la pa­re­ja se di­ri­gió al Club So­cial pa­ra un ín­ti­mo brin­dis. Hu­bo cham­pag­na y diez tor­tas ali­nea­das en for­ma de he­rra­du­ra pa­ra el cie­rre de bo­da. “Es­ta­mos ple­nos. Fe­li­ces. Cum­pli­mos el sue­ño de ca­sar­nos y te­ner una bo­da jun­to a to­dos los que ama­mos. ¡Nues­tra bo­da du­ró dos días y dos no­ches!”, ase­gu­ra­ron Cecilia y Ni­to al par­tir ha­cia su tran­qui­la lu­na de miel en los Es­te­ros del Ibe­ra.

Blan­ca y ra­dian­te, la no­via mar­chó al al­tar del bra­zo de Pe­pe Ci­brián. Allí la es­pe­ra­ba Ni­to con su her­ma­na Ame­lia. En pri­me­ra fi­la es­ta­ban Mo­ria, Car­men, Cár­pe­na y Che­rut­ti.

“Es­pe­ra­mos la bo­da con una vi­gi­lia con ami­gos. Fue el bro­che de oro de nues­tra his­to­ria de amor”. Ni­to se emo­cio­nó has­ta las lá­gri­mas al ver a Cecilia con el tra­je de no­via, cor­te si­re­na, di­se­ño de Ia­ra. Un apa­sio­na­do be­so se­lló un amor que ha­bía co­men­za­do su his­to­ria en 1999.

En el Ci­vil Cecilia lu­ció un ves­ti­do di­se­ña­do por Ga­bo Bar­be­rau, rea­li­za­do con las mis­mas man­gas y la te­la del tra­je de no­via que lu­cie­ra su ma­má Ly­dia (fa­lle­ci­da ha­ce po­co) el día de su bo­da. La ac­triz lle­gó a la igle­sia con su pa­drino en un ca­rrua­je an­ti­guo, tirado por un ca­ba­llo, que fue cu­bier­to ín­te­gra­men­te por ra­so en co­lor blan­co y de­co­ra­do con al­gu­nas flo­res en la misma to­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.