MAXIMA JUN­TO AL PA­PA

VISITO A FRAN­CIS­CO CON GUI­LLER­MO

Caras - - FOCO - Fo­tos: AFP

Fiel a su es­ti­lo, el Pa­pa Fran­cis­co pres­cin­dió del pro­to­co­lo y rom­pió el hie­lo, en por­te­ño: “¿Có­mo le va?”, sa­lu­dó a Má­xi­ma, muy son­rien­te, quien con­ser­vó el pro­to­co­lo, le es­tre­chó la mano e hi­zo una pe­que­ña re­ve­ren­cia: “Su San­ti­dad, en­can­ta­da de vol­ver a ver­lo”. Má­xi­ma ha­bía vis­to por pri­me­ra vez a Fran­cis­co cuan­do ella aún era una prin­ce­sa he­re­de­ra, el 19 de mar­zo de 2013, pa­ra la asun­ción de Jorge Ber­go­glio co­mo pon­tí­fi­ce. Lo vio nue­va­men­te el 16 de abril del año pa­sa­do, ya co­mo rei­na, en una audiencia pri­va­da jun­to a sus tres hi­jas, Ama­lia, Ale­xia y Aria­ne. Co­mo es una cos­tum­bre, la rei­na se ci­ñó a la eti­que­ta del Va­ti­cano y usó un ri­gu­ro­so ves­ti­do ne­gro, lar­go, con los bra­zos cu­bier­tos y la ca­be­za tam­bién cu­bier­ta por una man­ti­lla. La mo­nar­ca no pue­de ads­cri­bir a la nor­ma que ex­cep­túa a las rei­nas ca­tó­li­cas de usar el ne­gro de­bi­do al lla­ma­do “pri­vi­le­ge du blanc”, dis­pen­sa pa­pal que se otor­gó a la Rei­na de España y que lue­go se ex­ten­dió a otras mo­nar­quías ca­tó­li­cas. Es que los Paí­ses Ba­jos, por ser una na­ción pro­tes­tan­te, que­da­ron fue­ra de ese pri­vi­le­gio. De he­cho, pa­ra ca­sar­se con el rey Gui­ller­mo, Má­xi­ma, cria­da en el ca­to­li­cis­mo, de­bió con­ver­tir­se a la re­for­ma pro­tes­tan­te, en­tre otras obli­ga­cio­nes.

En un cli­ma de gran fa­mi­lia­ri­dad por tra­tar­se de com­pa­trio­tas, por

pri­me­ra vez en la his­to­ria el Pa­pa re­ci­bió hoy en una audiencia ofi­cial a los so­be­ra­nos de Ho­lan­da. Man­tu­vie­ron una reunión a puer­tas ce­rra­das de 35 mi­nu­tos, en la que ha­bla­ron de te­mas de in­te­rés co­mún co­mo la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y la lu­cha con­tra la po­bre­za y, es­pe­cial­men­te, del fe­nó­meno mi­gra­to­rio, se­gún in­di­có lue­go el Va­ti­cano.

El lu­gar del en­cuen­tro fue la Sa­la del Tro­net­to, an­te­sa­la de la Bi­blio­te­ca. Mi­nu­tos an­tes de las 10:00 del jue­ves 22, man­tu­vie­ron el cá­li­do en­cuen­tro. “¡Su San­ti­dad, gra­cias! ¡Qué fan­tás­ti­ca bien­ve­ni­da!”, sa­lu­dó el rey Gui­ller­mo Alejandro, en in­glés. “Buen día, buen día”, agre­gó el mo­nar­ca, muy son­rien­te, en es­pa­ñol. Acom­pa­ña­dos por una

am­plia de­le­ga­ción, Gui­ller­mo y Má­xi­ma ha­bían si­do es­col­ta­dos has­ta allí, en una tra­di­cio­nal pro­ce­sión por los sa­lo­nes de la Se­gun­da Log­gia del Pa­la­cio Apos­tó­li­co, en me­dio de un cli­ma so­lem­ne, por per­so­nal del Va­ti­cano.

“Bien­ve­ni­dos”, les di­jo el Pa­pa, cuan­do ya se en­con­tra­ban los tres sen­ta­dos en su es­cri­to­rio, jun­to a un in­tér­pre­te. Fiel re­fle­jo de un cli­ma fa­mi­liar, en­ton­ces en­se­gui­da el Pa­pa le pre­gun­tó a Má­xi­ma por sus tres ni­ñas. “Es­tán es­pe­ran­do las va­ca­cio­nes”, co­men­tó la Rei­na, siem­pre en es­pa­ñol.

Los reyes de Ho­lan­da tam­bién es­tán cum­plien­do una vi­si­ta ofi­cial a Italia, que fi­na­li­za­rá el viernes 23. A la ho­ra del in­ter­cam­bio de re­ga­los, los so­be­ra­nos ho­lan­de­ses sor­pren­die­ron al Pa­pa con un be­llí­si­mo ja­rrón de tu­li­pa­nes ama­ri­llos y blan­cos. “Es­tas son flo­res de Ho­lan­da. No só­lo las do­na­mos pa­ra Pas­cuas, sino que si se plan­tan pue­den re­sis­tir y se­rá un ho­nor pa­ra el pue­blo ho­lan­dés que es­tén en el Va­ti­cano”, ex­pli­có el rey Gui­ller­mo, en in­glés. Por su par­te, el Pa­pa les re­ga­ló un an­ti­guo me­da­llón ro­mano con la ima­gen de San Mar­tín de Tours que con su ca­pa cu­bre a un po­bre, una co­pia de su men­sa­je mundial pa­ra la Jor­na­da Mundial de la Paz , jun­to a sus tres do­cu­men­tos más im­por­tan­tes: la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Evan­ge­lii Gau­dium, la en­cí­cli­ca Lau­da­to Sí y la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Amo­ris Lae­ti­tia. Los mo­nar­cas ha­bían co­men­za­do su vi­si­ta ofi­cial por la ma­ña­na en la Igle­sia de los Fri­so­nes, un tem­plo que se re­mon­ta al 1140, don­de desde el si­glo VIII so­lían re­unir­se los pe­re­gri­nos pro­ve­nien­tes de los Paí­ses Ba­jos. El pa­seo tu­vo una sor­pre­sa: fue cuan­do el su­pe­rior de los je­sui­tas, el sa­cer­do­te ve­ne­zo­lano Ar­tu­ro So­sa, le en­tre­gó al rey Gui­ller­mo un bas­tón de man­do que se le atri­bu­ye a Gui­ller­mo de Oran­ge, en una ce­re­mo­nia en un sa­lón de la Bi­blio­te­ca Va­ti­ca­na del Pa­la­cio del Belvedere. Se­gún la his­to­ria, los ca­tó­li­cos es­pa­ño­les se adue­ña­ron de ese bas­tón des­pués de su vic­to­ria so­bre los re­bel­des ho­lan­de­ses pro­tes­tan­tes en la ba­ta­lla de Moo­ker­hei­de, en 1574. Si bien se en­cuen­tra aho­ra en un con­ven­to je­sui­ta de Ca­ta­lu­ña, el bas­tón le fue pres­ta­do en for­ma tem­po­ra­ria al rey Gui­ller­mo pa­ra que sea ex­hi­bi­do en el mu­seo na­cio­nal mi­li­tar ho­lan­dés de Soes­ter­berg desde abril a oc­tu­bre de 2018, en el mar­co de una mues­tra so­bre Gui­ller­mo de Oran­ge.

La Rei­na se ci­ñó a la eti­que­ta del Va­ti­cano y usó un ri­gu­ro­so ves­ti­do ne­gro, lar­go, con los bra­zos cu­bier­tos y la ca­be­za tam­bién cu­bier­ta por una man­ti­lla. Ha­bla­ron en es­pa­ñol jun­to a la ima­gen de la Vir­gen de Lu­ján.

Má­xi­ma de­bió ves­tir de ne­gro por re­pre­sen­tar a un país pro­tes­tan­te. Só­lo a las na­cio­nes ca­tó­li­cas se les ex­cep­túa esa nor­ma. Cor­dial, el Pa­pa les ob­se­quió un an­ti­guo me­da­llón ro­mano con la ima­gen de San Mar­tín de Tours y sus en­cí­cli­cas. Ade­más, re­ci­bie­ron un un bas­tón de man­do que se le atri­bu­ye a Gui­ller­mo de Oran­ge. Má­xi­ma y su es­po­so le re­ga­la­ron un ja­rrón de tu­li­pa­nes de co­lor pa­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.