“ES­TOY VI­VIEN­DO LO SO­ÑA­DO”

GIPSY BONAFINA, TA­LEN­TO DE “SU­GAR”

Caras - - FOCO - Por Kary López (Pro­duc­ción: Alicia Blan­co)

Te­nía só­lo cin­co años cuan­do ya ha­bía de­ci­di­do lo que se­ría en la vi­da. “Le de­cía a to­do el mun­do que iba a ser ac­triz”, cuen­ta la ta­len­to­sa Gipsy Bonafina acer­ca de esa ni­ña vi­vaz e in­quie­ta que ya en los pri­me­ros días del co­le­gio con­ven­ció a pro­pios y aje­nos so­bre su vo­ca­ción. “Una de mis tías me en­se­ñó a to­car el piano cuan­do era chi­qui­ta. Me de­cía ¨vas a ser pia­nis­ta, no, le de­cía yo, voy a ser ac­triz, que es con gen­te¨ (ri­sas) Aho­ra pre­fie­ro to­car el piano que es sin gen­te (más ri­sas) Uno con el tiem­po va ga­nan­do el dis­fru­te del es­pa­cio. To­car el piano y es­tu­diar me di­vier­te mu­cho”, cuen­ta Gipsy, exi­mia pia­nis­ta y fan­tás­ti­ca can­tan­te, al des­cri­bir la se­re­na at­mós­fe­ra que se res­pi­ra en la ca­so­na que ha­bi­ta, que he­re­dó de su fa­mi­lia, y en la que pa­sa sus ho­ras jun­to a “Cho­pin”, su que­ri­do ga­ti­to.

“Cre­cí ro­dea­da de es­tí­mu­los, so­bre to­do de las mu­je­res, to­das ellas muy his­trió­ni­cas, de ori­gen grie­go”, agre­ga la ac­triz, quien hoy bri­lla en la piel de “Pan­do­ra”, su per­so­na­je en “Su­gar”, la co­me­dia éxi­to de ta­qui­lla en la calle Co­rrien­tes. “Es que ade­más de mi tía pia­nis­ta, que to­ca­ba ma­ra­vi­llo­sa­men­te, te­nía otra tía can­tan­te de Ópe­ra. Ellas ha­bían tra­ba­ja­do en el Có­lon e hi­cie­ron gi­ras por Eu­ro­pa. Y mi ma­má pin­ta­ba y mi vie­jo, que si bien era mé­di­co, fue el que me en­se­ña­ba a can-

tar y re­ci­tar mien­tras lo acom­pa­ña­ba en el au­to. Fui muy es­ti­mu­la­da; de he­cho en mi pri­mer día de es­cue­la me que­dé can­tan­do so­li­ta y una maes­tra di­jo que yo de­bía ha­cer tea­tro. Des­pués has­ta me man­da­ban a en­tre­te­ner a los otros com­pa­ñe­ri­tos de otros cur­sos cuan­do fal­ta­ba una maes­tra”, ase­gu­ra Gipsy —así la lla­ma­ba su ma­dre— un so­bre­nom­bre que tam­bién adop­tó de chi­ca, en los co­mien­zos de su ado­les­cen­cia, con­ven­ci­da de que era el me­jor nom­bre ar­tís­ti­co.

“Vi­vo un mo­men­to muy prós­pe­ro. Es­toy en una obra ma­ra­vi­llo­sa. No de­be ha­ber ha­bi­do una pro­duc­ción tan fan­tás­ti­ca en los úl­ti­mos tiem­pos co­mo “Su­gar”, don­de ten­go un per­so­na­je di­vino. Así que es­toy en­can­ta­da”, afir­ma Bonafina, que vie­ne de tra­ba­jar en la obra “La Chi­ca del Adiós”, di­ri­gi­da por Clau­dio To­cal­chir y, an­tes, en “El Jar­dín de los Ce­re­zos”, en el Com­ple­jo San Mar­tín. “La vo­ca­ción es co­mo un amor, si es­tá lin­do ese as­pec­to, las co­sas se vuel­ven más fe­li­ces y ple­nas. Es­toy muy agra­de­ci­da”, ase­gu­ra so­bre su pre­sen­te.

“En Su­gar dis­fru­to to­do; del per­so­na­je, que tie­ne un po­co de hu­mor, de can­tar con una big bang de nue­ve mú­si­cos, to­do un pri­vi­le­gio y, des­pués, de un po­co de gla­mour, que me di­vier­te. Lle­vo una ro­pa in­creí­ble de los años 20 y 30´s y, ade­más, co­mo va­lor agre­ga­do, de­bo de­cir que aho­ra bai­lo un po­qui­to. La pre­via fue de mu­cha pre­pa­ra­ción. Y siem­pre eso te de­ja al­go: que­dé en­can­ta­da con co­no­cer al­go de tap”, cuen­ta so­bre la obra tea­tral que se pre­sen­ta en el Lola Mem­bri­ves y lle­va la pro­duc­ción de Gus­ta­vo Yan­ke­le­vich y Su­sa­na Gi­mé­nez, quien pro­ta­go­ni­zó “Su­gar” en los 80´s.

“No co­no­cía a Su­sa­na y la ver­dad es la que to­dos ve­mos: ella te hip­no­ti­za y tie­ne la cua­li­dad de ha­cer­te sen­tir co­mo si te co­no­cie­ra de to­da la vi­da. Fue muy elo­gio­sa con mi voz y me di­jo unos pi­ro­pa­zos. Tie­ne un ca­ris­ma tre­men­do, lo que to­dos vi­mos cuan­do hi­zo ¨Shock”. Per­so­nal­men­te tam­bién fue un pla­cer que ella es­tu­vie­ra en el es­treno y en los dos en­sa­yos que com­par­ti­mos. Fue muy gra­to te­ner su aval. Es­tar en Su­gar es co­mo es­tar en Broad­way. Es­toy vi­vien­do lo so­ña­do”, con­clu­ye, fe­liz, Gipsy.

Una tía pia­nis­ta y otra can­tan­te de ópe­ra mar­ca­ron su in­fan­cia, al igual que su ma­dre pin­to­ra. En “Su­gar”, Gipsy in­ter­pre­ta a “Pan­do­ra”, una di­rec­to­ra de or­ques­ta muy se­ve­ra. Su­sa­na Gi­mé­nez, pro­duc­to­ra de la obra, tu­vo elo­gios pa­ra su tra­ba­jo.

La ac­triz di­ce que ac­tuar en Su­gar es co­mo es­tar en Broad­way. Lle­va una ro­pa in­creí­ble de los años 20 y 30´s y co­mo tie­ne que bai­lar, es­tá en­can­ta­da con co­no­cer al­go de tap. Ama to­car el piano y en la obra can­ta con una bing bang de 9 mú­si­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.