“EL TEA­TRO ME SAL­VO LA VI­DA”

EL RE­NA­CER DE PAZ MA­CHA­DO Y SU LU­CHA CON­TRA EL BULL­YING

Caras - - CARAS -

con­tra 25. Al­mor­cé so­la en el co­le­gio des­de los 6 a los 12 años y nun­ca na­die se in­tere­só por mí, ni si­quie­ra los maes­tros o di­rec­to­res. En la ca­lle la gen­te me gri­ta­ba co­sas feas y cuan­do iba al bo­li­che los chi­cos me de­cían: “¿Có­mo te ani­mas a sa­lir así”? Me sen­tía la peor ba­su­ra del mun­do y me en­ce­rra­ba to­do el fin de se­ma­na en mi ha­bi­ta­ción pa­ra llo­rar”, re­la­ta Paz con una mez­cla de bron­ca, do­lor pe­ro a la vez con op­ti­mis­mo. “To­da­vía me cues­ta ha­blar de nú­me­ros, siem­pre le tu­ve re­cha­zo a la ba­lan­za. Has­ta el día de hoy no me ani­mo a de­cir cuán­to pe­sa­ba”, ad­mi­te quien ba­jó 47 ki­los en los úl­ti­mos 10 me­ses a fuer­za de vo­lun­tad y per­se­ve­ran­cia.

His­trió­ni­ca, im­pul­si­va y de ca­rác­ter — des­de que es una ne­na, di­ce— ex­pli­ca que an­te la ad­ver­si­dad que de­bió sor­tear du­ran­te to­da la in­fan­cia y par­te de su ado­les­cen­cia, pu­do en­con­trar un re­fu­gio en la ac­tua­ción y la es­cri­tu­ra. “Es­ce­na­rio, puño y le­tra. Son las tres co­sas que me sal­va­ron la vi­da y me hi­cie­ron sa­lir del po­zo en el que es­ta­ba. El tea­tro me sal­vó. Hi­cie­ron que ha­ga ami­gos, que apren­da a co­mu­ni­car­me con el otro y que no es­té tan enoja­da con­mi­go. Cuan­do em­pe­cé a ac­tuar pu­de em­pe­zar a po­ner en pa­la­bras lo que me pa­sa­ba”, sos­tie­ne y a la vez que re­cuer­da que en­ton­ces no se ani­ma­ba a au­di­cio­nar en cas­tings por mie­do al re­cha­zo. “No me que­ría ex­po­ner por­que sa­bía que iban a ele­gir a una chi­ca fla­ca, sin im­por­tar lo que hi­cie­ra”, di­ce.

Re­cor­dar a su abue­la “Ca­chi­ta”, quien fa­lle­ció por obe­si­dad a los 63 años es un acon­te­ci­mien­to que la ac­triz no se per­mi­te pa­sar por al­to. Con lá­gri­mas en los ojos, ad­mi­te que es­te sin du­das fue el mo­tor que la im­pul­só a pa­sar por el qui­ró­fano a los 18 años, lue­go de que su ma­dre se so­me­tie­ra a la mis­ma ope­ra­ción. “Des­pués de llo­rar des­con­so­la­da du­ran­te to­da una no­che, les

A los 19 años por pri­me­ra vez se sien­te bien con su cuer­po. Su­fría bull­ying en la ca­lle, los bo­li­ches y se en­ce­rra­ba du­ran­te días en su cuar­to. Cuen­ta que los que la mo­les­ta­ban en la in­fan­cia hoy le dan “li­ke” a sus fo­tos de Ins­ta­gram. “En el co­le­gio no me sa­lu­da­ban y al­mor­za­ba so­la. Lle­gué a pen­sar ¿pa­ra qué se­guir vi­vien­do así?”

“Le es­cri­bí una car­ta a mis pa­pás con­fe­sán­do­les que que­ría ope­rar­me. Sin su apo­yo no hu­bie­ra po­di­do”. Ase­gu­ra que gra­cias a su ca­rác­ter lo­gró re­ver­tir las cons­tan­tes bur­las cuan­do em­pe­zó el se­cun­da­rio. Hoy es­tá abo­ca­da a ayu­dar a otros y con­cien­ti­zar so­bre el bull­ying. Sus pró­xi­mos pro­yec­tos son ha­cer tea­tro in­clu­si­vo y dic­tar char­las.

es­cri­bí una car­ta a mis pa­pás di­cién­do­les que ne­ce­si­ta­ba con­sul­tar a un ci­ru­jano y que si ellos no me apo­ya­ban no iba a po­der. En esos años ha­bía con­sul­ta­do a nu­tri­cio­nis­tas y en­do­cri­nó­lo­gos pe­ro me frus­tra­ba por­que veía que na­da fun­cio­na­ba”, sos­tie­ne la jo­ven.

El 26 de no­viem­bre de 2016, fe­cha de su re­cien­te ci­ru­gía, que­da­rá gra­ba­do a fue­go en la vi­da de Paz. Aun­que su nue­vo as­pec­to fí­si­co la man­tie­ne en un es­ta­dío de ple­ni­tud y con­fian­za con­si­go mis­ma, la ac­triz no pue­de evi­tar con­tem­plar an­ti­guas fo­to­gra­fías en las que ase­gu­ra no re­co­no­cer­se del to­do. “Es co­mo un vol­ver a na­cer. Ten­go ca­si 50 ki­los me­nos y aho­ra me mi­ran. En los peo­res mo­men­tos re­cuer­do que pen­sa­ba ‘me ma­to’ o lle­gué a pre­gun­tar­me ‘ ¿Pa­ra qué es­toy vi­va si no sir­vo pa­ra na­da y no me quie­re na­die?’ Hoy soy más se­lec­ti­va con la gen­te, con lo que co­mo, con lo que pien­so y me to­mo las co­sas con más ale­gría. Sien­to que mi mi­sión es co­mu­ni­car al­go bueno”, con­clu­ye es­pe­ran­za­da y con de­seos de que su ex­pe­rien­cia de vi­da sir­va co­mo ejem­plo pa­ra quie­nes atra­vie­san o han pa­de­ci­do una si­tua­ción si­mi­lar a la su­ya.

Fo­tos: GA­BRIEL MA­CHA­DO pa­ra es­tu­dio MCM Agra­de­ci­mien­tos: Es­ti­li­si­mo Jor­ge León, ma­ke up Cho­lu Ma­ke Up, pe­lo Ja­net Rie­ra, re­to­que di­gi­tal Mau­ri­cio Cabrera. Nic­kie Nash Bue­nos Ai­res, Ko­siu­ko, Muaa.

Paz jun­to a su ma­dre Ma­ri­cel, su her­mano Na­za­reno y su pa­dre Ga­briel Ma­cha­do, quien la fo­to­gra­fió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.