SA­BRI­NA RAVELLI ¿CON RONALDINHO?

RU­MO­RES DE RO­MAN­CE EN MIA­MI

Caras - - CARAS -

Un cor­te a mi­tad de año es lo que se re­co­mien­da pa­ra po­der afron­tar el se­gun­do se­mes­tre con fuer­zas re­no­va­das. Y así lo hi­zo Sa­bri­na Ravelli (30), quien se to­mó va­ca­cio­nes en Mia­mi. La ve­det­te se alo­jó en un lu­jo­so ho­tel, al­qui­ló un au­to de al­ta ga­ma pa­ra co­no­cer a fon­do la co­lo­ri­da ciu­dad y apro­ve­chó pa­ra dis­fru­tar sus pa­ra­di­sía­cas pla­yas.

Jun­to a al­gu­nas ami­gas que vi­ven allá fue a ce­nar a los res­tó más fas­hio­nis­tas y has­ta se cru­zó con el as­tro de fút­bol Ronaldinho. Di­cen que hu­bo mi­ra­das cóm­pli­ces y has­ta in­ter­cam­bio de ce­lu­la­res. Ade­más de sa­car­se una fo­to jun­tos que lue­go subió a las re­des so­cia­les, la ve­det­te co­men­zó a se­guir­lo en Ins­ta­gram y Twit­ter y no ne­gó ni con­fir­mó que en­tre ellos hu­bie­ra na­ci­do un ro­man­ce.

Di­cen que el fut­bo­lis­ta que­dó des­lum­bra­do por el fí­si­co de Ravelli quien du­ran­te el fin de se­ma­na pa­seó en ya­te y sor­pren­dió con su es­cul­tu­ral fi­gu­ra ata­via­da en un tra­je de ba­ño en­te­ri­zo que mar­ca­ba sus pro­nun­cia­das cur­vas. Apro­ve­chan­do el sol del ve­rano de Mia­mi, se bron­ceó, des­can­só y de­di­có un tiem­po pa­ra eva­luar al­gu­nas pro­pues­tas la­bo­ra­les pa­ra su re­gre­so. Si bien le en­can­ta vi­vir en Ar­gen­ti­na y ama Bue­nos Ai­res, la mo­de­lo via­ja muy se­gui­do a dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do. Ha­ce po­cos me­ses es­tu­vo en Pla­ya del Cár­men, Mé­xi­co, don­de se fas­ci­nó de las aguas cá­li­das del Ca­ri­be. Si bien ac­tual­men­te no tie­ne pa­re­ja, al­gu­nos la vin­cu­la­ron nue­va­men­te con su ex, Matías Alé (39), con quien es­tu­vo de no­via y muy cer­ca del ca­sa­mien­to has­ta que el ac­tor co­no­ció a Ma­ría del Mar Cue­llo Mo­lar, con quien es­tu­vo ca­sa­do muy po­co tiem­po. Alle­ga­dos a Sa­bri­na di­cen que ella es­tá abier­ta a la po­si­bi­li­dad de vol­ver a enamo­rar­se y si no es el as­tro de fút­bol bra­si­le­ro, se­rá otro el ele­gi­do. Mien­tras tan­to pre­fie­re guar­dar si­len­cio y dis­fru­tar su sol­te­ría.

La ve­det­te des­can­só unos días en La Flo­ri­da y pa­seó en ya­te su es­cul­tu­ral fi­gu­ra. En el ho­tel en don­de se alo­jó, co­no­ció al as­tro de fút­bol Ronaldinho, quien que­dó im­pac­ta­do por su be­lle­za. In­ter­cam­bia­ron mi­ra­das cóm­pli­ces y tam­bién nú­me­ros de te­lé­fo­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.