La in­fer­ti­li­dad y sus eta­pas

Pa­ra re­cor­dar que al fi­nal de un ca­mino, que mu­chas ve­ces es ar­duo, se en­cuen­tra ese sue­ño que tan­to se an­he­la. So­lo aque­llos que vi­ven es­ta ex­pe­rien­cia co­no­cen ca­da eta­pa, ca­da sen­ti­mien­to que aflo­ra en las dis­tin­tas ins­tan­cias del tra­ta­mien­to.

Caras - - SALUD - Lic. Ma­ría Villamil, M.N. 33924 psi­có­lo­ga de IVI Bue­nos Ai­res (www.ivi.com.ar)

La in­fer­ti­li­dad esu­na ex­pe­rien­cia que im­pli­ca múl­ti­ples pér­di­das pa­ra ca­da uno de los miem­bros de la pa­re­ja y se sien­ten en los dis­tin­tos mo­men­tos en que uno in­ten­ta pro­ce­sar lo que le su­ce­de. La­men­ta­ble­men­te, es­te pro­ce­so pa­sa inad­ver­ti­do por la ma­yo­ría de las per­so­nas que ro­dean a los pa­cien­tes, fa­mi­lia o ami­gos. Pa­ra la mu­jer, el cuer­po es un re­cor­da­to­rio cons­tan­te de que aún no ha lo­gra­do lo que es­ta­ba bus­can­do y ca­da mes con el ini­cio del ci­clo emer­ge ese sen­ti­mien­to de pér­di­da o has­ta de in­ca­pa­ci­dad. Pa­ra po­der re­sol­ver esas pér­di­das de una ma­ne­ra sa­na, la pa­re­ja de­be vi­vir due­lo. No es una pér­di­da ma­te­rial, no es tan­gi­ble lo cual ha­ce que el pro­ce­so sea más di­fí­cil de abor­dar. Se pier­de al­go que, por lo ge­ne­ral, nun­ca se tu­vo. En IVI te acom­pa­ña­mos en ca­da pa­so, ca­da eta­pa y en el mes de ju­nio las va­mos a com­par­tir con vos. Las eta­pas del due­lo que pue­de vi­vir una pa­re­ja diag­nos­ti­ca­da con in­fer­ti­li­dad son:

Shock: Nun­ca ima­gi­na­ron que es­to les po­dría su­ce­der a ellos, y co­mo no lo to­le­ran, se pre­sen­ta una fa­se de ne­ga­ción. Es co­mún bus­car una for­ma de es­qui­var el pro­ble­ma pen­san­do que lo que ne­ce­si­tan son va­ca­cio­nes y des­can­sar. Lo im­por­tan­te es sa­ber que es­te sen­ti­mien­to es tem­po­ral y que se­gu­ra­men­te se re­suel­va en un tiem­po.

Enojo: La in­fer­ti­li­dad es in­jus­ta y mu­chas ve­ces se sien­ten hu­mi­lla­dos por los in­ter­mi­na­bles es­tu­dios, tra­ta­mien­tos o el es­trés emo­cio­nal. Tar­de o tem­prano el enojo apa­re­ce co­mo una res­pues­ta a to­das las cir­cuns­tan­cias des­agra­da­bles. Hay que iden­ti­fi­car el enojo y la frus­tra­ción, acep­tar­los co­mo al­go nor­mal en su si­tua­ción y ca­na­li­zar­los de for­ma que sean me­nos da­ñi­nos pa­ra la per­so­na y la pa­re­ja.

De­ses­pe­ran­za: Uno co­mien­za a sen­tir­se aban­do­na­do, de­ses­pe­ra­do y de­sola­do. Se pien­sa que no exis­ten op­cio­nes po­si­ti­vas al pro­ble­ma. Es en es­te mo­men­to en que tam­bién apa­re­ce el sen­ti­mien­to de cul­pa o in­clu­so de acu­sa­ción di­ri­gi­da a la pa­re­ja o has­ta el doc­tor. Es im­por­tan­te tra­ba­jar en es­tas emo­cio­nes y en­ten­der que mu­chas ve­ces los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad pue­den ser ca­rre­ras de fon­do en que hay que sa­ber ad­mi­nis­trar las fuer­zas y sa­ber to­mar­se un mo­men­to pa­ra des­can­sar y ver las co­sas des­de otra pers­pec­ti­va.

Acep­ta­ción: Cuan­do se co­mien­za a acep­tar la si­tua­ción que se es­tá vi­vien­do, ya han co­rri­do mu­chas lá­gri­mas, vi­vi­do mo­men­tos de enojo y has­ta se­gu­ra­men­te han atra­ve­sa­do mo­men­tos lí­mi­tes con su pa­re­ja. Pe­ro to­do eso que­da atrás, co­mo un pro­ce­so de apren­di­za­je que ayu­da a co­men­zar a re­or­ga­ni­zar­se y acer­car­se a la re­so­lu­ción. El ca­mino ha­cia la acep­ta­ción, va­ría de una pa­re­ja a otra y es di­fe­ren­te en­tre hom­bres y mu­je­res. Por eso no hay que an­gus­tiar­se si uno de los dos lle­ga a es­ta ins­tan­cia an­tes que el otro, ca­da uno tie­ne un pro­ce­so dis­tin­to. La acep­ta­ción no sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma des­apa­rez­ca, sino que se pue­de ma­ne­jar y se ha­ce de una for­ma sa­na, tan­to en lo in­di­vi­dual co­mo en pa­re­ja. En es­te mo­men­to se pue­de to­mar una de­ci­sión res­pec­to al ca­mino a se­guir. Los due­los no re­suel­tos pue­den afec­tar va­rios as­pec­tos de la vi­da: fí­si­co, emo­cio­nal, re­la­cio­nal y es­pi­ri­tual. To­dos los pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes nom­bra­dos de­ben tra­ba­jar­se en pro­fun­di­dad en las se­sio­nes de apo­yo psi­co­ló­gi­co. Es re­co­men­da­ble que an­te la in­fer­ti­li­dad, la pa­re­ja cuen­te con un apo­yo emo­cio­nal ade­cua­do que los acom­pa­ñe du­ran­te to­do el pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.