“KRISTOBAL SE FUE AL CIE­LO CON BO­WIE”

MORIA DESPIDIO A SU AMA­DA MAS­CO­TA

Caras - - ESTILO M ODA - Por Gaby Bal­za­ret­ti Fo­to: Ar­chi­vo CA­RAS

La ma­dru­ga­da del mar­tes 29 de agos­to, re­pen­ti­na­men­te, la ca­so­na de Par­que Le­loir que­dó cu­bier­ta con un gran man­to de tris­te­za. Pri­me­ro hu­bo gri­tos, lue­go co­rri­das y, fi­nal­men­te, un duro y do­lo­ro­so si­len­cio. Moria Ca­sán y sus in­se­pa­ra­bles asis­ten­tes, “Co­co” y Ga­lo, re­gre­sa­ron al fi­na­li­zar las gra­ba­cio­nes de “Bai­lan­do por un Sue­ño” y se sor­pren­die­ron al no ver al pe­que­ño Kris­tó­bal lle­gar co­rrien­do a re­ci­bir­los con la ale­gría que siem­pre acos­tum­bra­ba ha­cer­lo. En­ton­ces to­dos fue­ron a bus­car­lo. El re­loj mar­ca­ba las tres de la ma­ña­na. El chihuahua de 10 años es­ta­ba he­cho un bo­lli­to so­bre su al­moha­dón. Pe­ro no res­pon­día al lla­ma­do de su ado­ra­da due­ña. La de­ses­pe­ra­ción se apo­de­ró de los tres. Sin po­der ha­cer­lo reac­cio­nar, rá­pi­da­men­te, vol­vie­ron al au­to y lo lle­va­ron has­ta la guar­dia de la ve­te­ri­na­ria. Pe­ro cuan­do só­lo fal­ta­ban unos mi­nu­tos pa­ra las cua­tro de la ma­ña­na, Kris­tó­bal de­jó de res­pi­rar. “Siem­pre ve­nía con­mi­go a lo de Ti­ne­lli. A él le en­can­ta­ba. Pe­ro ese día no es­ta­ba bien y se que­dó en ca­sa. In­creí­ble­men­te, nos es­pe­ró co­mo pa­ra des­pe­dir­se y des­pués ce­rró sus oji­tos de­fi­ni­ti­va­men­te”, cuen­ta Moria cuan­do ya trans­cu­rrie­ron unos días y pue­de ha­blar del te­ma. El shock fue tan fuer­te y los men­sa­jes en su ce­lu­lar se mul­ti­pli­ca­ron por mi­les –in­clu­si­ve uno de Su­sa­na Giménez so­li­da­ri­zán­do­se con ella por ha­ber vi­vi­do la mis­ma si­tua­ción con Jaz­mín- que ella pre­fi­rió el si­len­cio. “Por más que al­gu­nos no lo en­tien­dan, pa­ra mí Kris­tó­bal no era un ani­mal. Hay mascotas que son per­so­nas. El era par­te de mi fa­mi­lia. Por eso fue muy duro to­do lo que pa­só. ¡Me to­mé dos días de due­lo y du­ran­te vein­ti­cua­tro ho­ras re­ci­bí el pé­sa­me de to­do el mun­do! Mi te­lé­fono co­lap­só…”, con­fie­sa la mu­jer que por unos días de­jó caer su du­ra co­ra­za de for­ta­le­za. “¡De­jé de ser te­flón. Es­toy muy tris­te por­que mu­rió mi ama­do Kris­tó­bal!”, es­cri­bió en la pro­pia pá­gi­na de su mas­co­ta. “El ve­te­ri­na­rio nos di­jo que su­frió un ede­ma pul­mo­nar pe­ro no­so­tros no pa­rá­ba­mos de llo­rar. El tu­vo una vi­da fa­bu­lo­sa y has­ta en el úl­ti­mo tiem­po es­ta­ba to­man­do unas go­ti­tas ho­meo­pá­ti­cas… Fue el me­jor re­ga­lo que re­ci­bí en mi vi­da. Me lo tra­jo una fo­tó­gra­fa en 2008 y yo no sa­lía de ca­sa sin él. Era mi ex­ten­sión. Me acom­pa­ña­ba en mis via­jes, al tea­tro, a las gra­ba­cio­nes de Ti­ne­lli… Era muy gra­cio­so por­que ape­nas es­cu­cha­ba la mú­si­ca del pro­gra­ma sal­ta­ba y co­rría a mis bra­zos co­mo sa­bien­do que arran­ca­ba el pro­gra­ma. Co­mo cuan­do ha­cía tea­tro que oía la ban­da del fi­nal y ya me es­pe­ra­ba por­que sa­bía que re­gre­sa­ba al ca­ma­rín. En el ’80 tu­ve mi pri­mer pe­rro y lo ves­tí to­do con ro­pa de Macy’s, de Nue­va York. ¡Lo hu­mi­lla­ba! Por eso nun­ca más ves­tí a un pe­rro. ¡Kris­tó­bal no so­por­ta­ba la ro­pa..!”, cuen­ta Moria con los me­jo­res re­cuer­dos de su ama­da mas­co­ta que hoy, se­gún cuen­ta, des­can­sa en al­gún lu­gar de su verde par­que. “¡Era un gran se­duc­tor! Un ani­ma­li­to sano que tu­vo la me­jor vi­da. Tam­bién tu­vo su des­cen­den­cia aun­que en los úl­ti­mos años se enamo­ró per­di­da­men­te de Mateo, un las­sie que se ins­ta­ló en ca­sa. ¡Se hi­zo gay! Dor­mían abra­za­dos y era muy gra­cio­so, por la di­fe­ren­cia de ta­ma­ño en­tre ellos, ver­los te­ner se­xo. Me sien­to tran­qui­la por­que le di una vi­da ma­ra­vi­llo­sa y lo voy a guar­dar por siem­pre en mi co­ra­zón”, cuen­ta Moria que no pa­ra un mi­nu­to en­tre Ti­ne­lli, su pro­gra­ma de Ra­dio La­te y su obra de tea­tro “As­tros de la Ri­sa”. “Los chi­cos, He­le­ni­ta y Dan­te, te­nían ado­ra­ción con Kris­tó­bal. Hay que te­ner en cuen­ta que so­mos una fa­mi­lia muy dis­fun­cio­nal. La ne­na me di­jo ‘¡Mo qué pe­na que se ha­ya ido por­que era un ti­po muy bueno!’ Co­mo ellos des­de que na­cie­ron es­cu­chan y aman a Da­vid Bo­wie, en lu­gar de to­da la mu­si­qui­ta pa­ra ni­ños que se acos­tum­bra, les di­ji­mos que se ha­bía que­da­do dor­mi­di­to y lo vino a bus­car Bo­wie pa­ra que lo ayu­de a to­car la gui­ta­rra en el cie­lo. ¡Kristobal se fue al cie­lo con Bo­wie!, les di­je. En­ton­ces se pu­sie­ron con­ten­tos y que­da­ron muy tran­qui­los por Kris­tó­bal. El vi­vi­rá por siem­pre en mi co­ra­zón”, concluye una Moria que se per­mi­tió vi­vir su do­lor en so­le­dad.

Du­ran­te 10 años el chihuahua fue el gran com­pa­ñe­ro de la di­va. To­dos lo que­rían y has­ta te­nía pá­gi­na web. Mu­rió por “ede­ma pul­mo­nar” y ella lo despidió con amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.