“SOY UNA EX­PER­TA EN CRI­SIS Y RECESIONES”

GABY NATALE, DE LA PLA­TA A ES­TRE­LLA DE LA TV AME­RI­CA­NA

Caras - - AGENDA - Pro­duc­ción: Ob­vio­Me­dia

La ar­gen­ti­na Gaby Natale (39) re­pre­sen­ta la his­to­ria de mu­chos ar­gen­ti­nos que sin opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les emi­gra­ron pos­cri­sis de 2001 pa­ra bus­car un fu­tu­ro en el ex­te­rior. Lo que la ha­ce di­fe­ren­te no es po­co: ga­nó un pre­mio Emmy por su pro­gra­ma de en­tre­vis­tas y dos por Me­jor Con­duc­to­ra en Es­pa­ñol. Su show “Su­pe­rLa­ti­na” se emi­te por Vme TV (el pri­mer ca­nal pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano en cas­te­llano) y ya va por su dé­ci­ma tem­po­ra­da. Es ade­más la au­to­ra de “El Círcu­lo Vir­tuo­so”, un li­bro de su pro­pia ins­pi­ra­ción, nú­me­ro uno en ven­tas en Ama­zon y des­ti­na­do a ayu­dar a las per­so­nas a al­can­zar sus sue­ños. —¿Qué for­ma­ción tu­vo en la Ar­gen­ti­na?

—Hi­ce la li­cen­cia­tu­ra en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de San An­drés. A par­tir del úl­ti­mo año em­pe­cé a es­tu­diar Pro­duc­ción de Te­le­vi­sión tam­bién en Tea, des­pués que me gra­dué y jus­to lan­za­ron la pri­me­ra Maes­tría en Pe­rio­dis­mo del país. La lan­zó Cla­rín jun­to con la Uni­ver­si­dad de San An­drés y la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Me gra­dué en di­ciem­bre de 2001. En­ton­ces ima­gi­na­te una re­cién gra­dua­da, con to­das las ga­nas y el ím­pe­tu, que­rer ha­cer co­sas en un país con 21% de des­em­pleo.

—¿Cuál fue su pri­mer tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos?

—Me con­tra­tó una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción. Lle­gué a Was­hing­ton y te­nía que ha­cer des­de ga­ce­ti­llas de pren­sa a lla­mar a los di­fe­ren­tes me­dios de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ver si po­dían po­ner a los clien­tes de esa agen­cia. Y des­pués lo que pa­só es que uno de los clien­tes de esa agen­cia es­ta­ba ha­cien­do una cam­pa­ña de un can­di­da­to a go­ber­na­dor en Mé­xi­co y fi­nal­men­te ga­nó y me man­da­ron a mí a abrir una agen­cia allá. En pa­ra­le­lo, se­guí con mi ve­ta periodística, con­tan­do mi­les de his­to­rias re­la­cio­na­das con una fron­te­ra ca­lien­te. Uni­vi­sión, vio mi tra-

bajo y me ofre­ció su­mar­me a su equi­po de no­ti­cias, en­ton­ces re­gre­sé a los Es­ta­dos Uni­dos. Has­ta que en 2007, ins­pi­ra­da por la fi­gu­ra de Oprah Win­frey qui­se te­ner mi pro­pio show. Em­pe­za­mos a con­tac­tar a to­das las es­ta­cio­nes del área, no te­nía­mos ni un epi­so­dio pi­lo­to, fui­mos con un po­wer­point y un ame­ri­cano, Barry Marx, due­ño de un ca­nal, nos ofre­ció un de­pó­si­to de al­fom­bras don­de gra­bar. —¿Qué ha­ce dis­tin­to a su pro­gra­ma “Su­pe­rLa­ti­na”?

—Lo que yo lla­mo “En­ter­tain­ment with a purpose” (en­tre­te­ni­mien­to con un pro­pó­si­to). En nues­tro pri­mer show, hi­ci­mos reali­dad el sue­ño de una ne­na con pa­rá­li­sis ce­re­bral. Con un es­fuer­zo co­mu­ni­ta­rio le re­no­va­mos su ha­bi­ta­ción. Ade­más, nos aso­cia­mos a uni­ver­si­da­des pa­ra otor­gar be­cas por un to­tal cer­cano a los 100.000 dó­la­res.

—¿Có­mo sa­lió del de­pó­si­to de al­fom­bras?

—(Ri­sas) A los 6 me­ses nos can­ce­la­ron el show. En­ton­ces me que­dé sin el de­pó­si­to de las al­fom­bras y tu­ve que sa­lir a bus­car otra es­ta­ción de te­le­vi­sión. Por suer­te la en­con­tré y, cuan­do se es­ta­bi­li­zó la co­sa, ya te­nía pa­tro­ci­na­do­res, te­nía una nue­va es­ta­ción y cuan­do creí que te­nía la vi­da re­suel­ta, año 2008, se vino la cri­sis en Es­ta­dos Uni­dos. En ese mo­men­to, me di cuen­ta que te­nía un doc­to­ra­do en recesiones y cri­sis.

—A cual­quie­ra le hu­bie­se ga­na­do la cri­sis...

—Eso fue lo que nos hi­zo sa­lir del de­pó­si­to de al­fom­bras, por­que nos di­mos cuen­ta que con una so­la ciu­dad, con la ma­la que se ve­nía, no so­bre­vi­vi­ría­mos. En­ton­ces em­pe­za­mos a sa­lir a ven­der el show a va­rias ciu­da­des y lo que hi­ci­mos fue crear un mo­de­lo de negocios. Co­mo sa­bía­mos que no ha­bía pre­su­pues­to, nos aso­cia­mos a los ca­na­les, no­so­tros le dá­ba­mos un pro­duc­to ter­mi­na­do. Fue una idea ge­nial, y em­pe­za­mos a es­tar en una ciu­dad, tres ciu­da­des, cin­co ciu­da­des, y así en ade­lan­te has­ta que me ofre­cie­ron es­tar en la PBS, la te­le­vi­sión pú­bli­ca de los Es­ta­dos Uni­dos

—¿Có­mo sur­gió la idea de es­cri­bir “El circu­lo vir­tuo­so”?

—Un día ter­mi­né de gra­bar el show, me sen­té y di­je: ¿qué tie­nen en co­mún to­dos mis en­tre­vis­ta­dos? To­dos tie­nen di­fe­ren­tes sue­ños, his­to­rias, na­cio­na­li­da­des, son to­dos dis­tin­tos pe­ro ¿qué tie­nen en co­mún? ¿qué los hi­zo so­bre­sa­lir por el res­to y des­ta­car­se en lo que ha­cen? Y me di cuen­ta que a pe­sar de te­ner di­fe­ren­tes sue­ños, sí ha­bía pa­tro­nes si­mi­la­res en to­dos ellos, pa­tro­nes de há­bi­tos, pa­tro­nes de creen­cias. Una de las co­sas más fuer­tes es que se ha­bían da­do el per­mi­so de ver mas allá de lo apa­ren­te, ver mas allá de la reali­dad que te­nían ellos en ese mo­men­to. El circu­lo vir­tuo­so es la ca­pa­ci­dad de ver más allá.

—¿En qué con­sis­te es­pe­cí­fi­ca­men­te? —El círcu­lo vir­tuo­so es un circu­lo que es­tá for­ma­do por sie­te par­tes que po­de­mos lla­mar­las ar­que­ti­pos, fa­ses, vo­ces in­ter­nas. Vi­ve den­tro de ca­da uno de no­so­tros y em­pie­za con el so­ña­dor. Em­pie­za con la ca­pa­ci­dad de vi­sua­li­zar ese sue­ño; si­gue con el ar­qui­tec­to, que es la po­si­bi­li­dad de pla­near; el ha­ce­dor es el que te per­mi­te eje­cu­tar; el pró­xi­mo es el apren­diz, que bus­ca la ex­ce­len­cia en lo que uno ha­ce; el si­guien­te es el gue­rre­ro, que te ha­ce per­se­ve­rar por­que mu­cha gen­te se da por ven­ci­da an­tes de co­men­zar o ti­ra la toa­lla pre­ma­tu­ra­men­te. Cuan­do to­do eso con­flu­ye con la opor­tu­ni­dad, ahí vie­ne tu lo­gro y te con­vier­tes en cam­peón. La pre­gun­ta que le ha­ce­mos al cam­peón es es­ta: ¿qué es­tas ha­cien­do con tus lo­gros? Si los es­tás usan­do pa­ra de­jar un le­ga­do y ayu­dar a otros y no so­la­men­te co­mo una co­lec­ción de triun­fos per­so­na­les, ins­pi­ras y te con­vier­tes en el lí­der. Y con tu pró­xi­mo sue­ño, con tu pró­xi­ma me­ta, con tu pró­xi­mo pro­yec­to, te vuel­ves a con­ver­tir en so­ña­dor y vuel­ve a dar vuel­ta la rue­da, por eso es un círcu­lo vir­tuo­so.

“QUE­RE­MOS CA­SAR­NOS Y TE­NER MU­CHOS BE­BES” MAY­RA MOHA­MED Y TI­TO VILLALBA, EN EL EX­CLU­SI­VO YA­TE SR ALL STARS

La his­to­ria de May­ra Moha­med (22) es­tá sig­na­da por el fút­bol. Na­ció en la ciu­dad de Mé­xi­co mien­tras su pa­dre, An­to­nio “Tur­co” Moha­med, se desem­pe­ña­ba co­mo ju­ga­dor con mu­cho éxi­to así co­mo lo ha­ce hoy des­de el rol de DT, en el club me­xi­cano Mon­te­rrey. Des­de ha­ce cua­tro años es­tá de no­via con Ti­to Vi­lla­ba (23), el ex go­lea­dor de San Lo­ren­zo y fi­gu­ra de la MLS, la li­ga de fút­bol de los Es­ta­dos Uni­dos. El jo­ven jue­ga pa­ra el equi­po Atlan­ta Uni­ted bajo la di­rec­ción del ex téc­ni­co de la Se­lec­ción ar­gen­ti­na, Ge­rar­do “Ta­ta” Mar­tino.

Jun­to a CA­RAS, la pa­re­ja via­jó a Mia­mi in­vi­ta­da a pa­sear en el ya­te de SR All Stars, la agen­cia que se ocu­pa de la ima­gen pú­bli­ca de Villalba, un gua­po de ojos ver­des que só­lo quie­re ju­gar al fút­bol y vi­vir con su no­via.

Ins­ta­la­dos en Atlan­ta, don­de Ti­to jue­ga pa­ra el equi­po lo­cal que com­pi­te en la MLS, di­cen es­tar fe­li­ces con su nue­va vi­da. “Nues­tro pró­xi­mo pro­yec­to es ca­sar­nos, aun­que to­da­vía soy muy chi­ca, creo que a los 25 ó 26 años es­ta­ría bien. Des­pués de ca­sar­nos me gus­ta­ría em­pe­zar a bus­car be­bés, creo que po­dría­mos te­ner al me­nos cua­tro y que irán a na­cer don­de es­te­mos en ese mo­men­to, por­que ya se sa­be que con la ca­rre­ra del ju­ga­dor de fút­bol es muy di­fí­cil y nun­ca se sa­be…”, di­ce May­ra, quien tra­ba­ja co­mo vo­lun­ta­ria en la Hu­man So­ciety de Atlan­ta, don­de se de­di­ca a cui­dar pe­rri­tos aban­do­na­dos mien­tras su no­vio entrena en el equi­po lo­cal.

Villalba ha si­do una fi­gu­ra cla­ve pa­ra el equi­po de Mar­tino con­si­guien­do mu­chas vic­to­rias. Lo de­ja to­do en la can­cha y por eso se ga­nó a los fans. Fue se­le­cio­na­do pa­ra ju­gar la MLS All Stars Ga­me don­de se eli­gen los 11 me­jo­res ju­ga­do­res de la li­ga ame­ri­ca­na pa­ra en­fren­tar­se en un amis­to­so con­tra equi­pos de la li­ga eu­ro­pea. Es­te año ju­ga­ron con­tra el Real Ma­drid y per­die­ron en los pe­na­les. “Ti­to” fue ele­gi­do “Man of the Match” (el hom­bre del par­ti­do) y la pren­sa ame­ri­ca­na lo si­gue don­de quie­ra que va­ya, con un fu­tu­ro muy aus­pi­cio­so. Hoy es par­te de la fa­mi­lia de SR All Stars con­du­ci­da por Sha­li­mar Rey­nal y Vic­toi­re Co­ge­vi­na, ar­gen­ti­nas y due­ñas de la pri­me­ra agen­cia de ju­ga­do­res de fut­bol ma­ne­ja­da por mu­je­res.

Ga­na­do­ra de tres pre­mios Grammy por su pro­gra­ma “Su­pe­rLa­ti­na”, que se emi­te por la PBS de costa a costa de los Es­ta­dos Uni­dos, la con­duc­to­ra ar­gen­ti­na re­la­ta su ini­cio en un de­pó­si­to de al­fom­bras has­ta con­ver­tir­se en una ce­le­brity.

Due­ña de un en­can­to y de un ca­ris­ma úni­cos, en su show Gaby en­tre­vis­tó mano a mano a la­ti­nos co­mo Car­los San­ta­na, Emi­lio Es­te­fan, Eva Lon­go­ria y el can­tan­te En­ri­que Igle­sias.

La hi­ja del ex fut­bo­lis­ta y DT, An­to­nio “Tur­co” Moha­med, po­só pa­ra CA­RAS jun­to a su no­vio, el ex de­lan­te­ro de San Lo­ren­zo y una de las es­tre­llas de la MLS, la li­ga de fút­bol de los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.