LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACIONES POR HORANGEL - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de influencia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

ARIES (21-3 – 20-4): Gran co­mien­zo de se­ma­na en la que se afian­zan los víncu­los y las ma­ni­fes­ta­cio­nes dan cuen­ta de no­ta­bles avan­ces en ese sen­ti­do. Lo­gra avan­zar tam­bién en lo pro­fe­sio­nal, con cri­te­rio y so­li­dez, gran mo­men­to.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Gran des­plie­gue de ca­ris­ma que atrae con ama­bi­li­dad, sen­sua­li­dad y en­can­to a quie­nes quie­re se­du­cir, lo­gra avan­ces tam­bién en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les del ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Sin­ce­ri­dad y éxi­to.

PISCIS (20-2 – 20-3): Dis­po­ni­bi­li­dad to­tal pa­ra mos­trar sus ca­pa­ci­da­des y de­jar cla­ras sus con­di­cio­nes y ta­len­to, pue­de re­sol­ver con maes­tría los desafíos que se pre­sen­tan. Di­plo­ma­cia y se­gu­ri­dad, claves pa­ra el éxi­to.

CAN­CER (22-6 – 22-7): Gran ini­cio de mes que am­plía po­si­bi­li­da­des, el ho­ri­zon­te pro­fe­sio­nal pa­re­ce en­san­char­se a la me­di­da de sus as­pi­ra­cio­nes. Buen mo­men­to pa­ra re­vi­sar la es­té­ti­ca per­so­nal y ha­cer ajus­tes.

VIRGO (23-8 – 22-9): Es­plen­dor en los sen­ti­men­tal, la co­rres­pon­den­cia po­ne a los aman­tes en un plano de dis­fru­te no so­la­men­te sen­sual o eró­ti­co, sino tam­bién es­pi­ri­tual. El por­ve­nir se pre­sen­ta ama­ble, su tra­ba­jo rin­de.

CAPRICORNIO (22-12 – 20-1): To­do a su fa­vor pa­ra re­vi­sar, y even­tual­men­te ha­cer los ajus­tes que crea con­ve­nien­te, las es­tra­te­gias pro­fe­sio­na­les. De cual­quier ma­ne­ra no es mo­men­to de acep­tar tra­tos que no es­tén su­fi­cien­te­men­te res­pal­da­dos.

LEO (23-7-22-8): La se­ma­na em­pie­za con jor­na­das con­tra­dic­to­rias, no opon­ga re­sis­ten­cia y es­pe­re a que to­do se acla­re. Mer­cu­rio fa­vo­re­ce los negocios y la fir­ma de con­tra­tos, vuel­ven los días fe­li­ces y la ce­le­bra­ción de la amis­tad.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): Gran avan­ce ha­cia zo­nas de gran pros­pe­ri­dad, la co­se­cha de tra­ba­jo y com­pro­mi­so de los úl­ti­mos tiem­pos co­mien­za a ren­dir fru­tos a la me­di­da de lo ex­pues­to. En los víncu­los: desafío su­pe­ra­do.

ACUARIO (21-1 – 19-2): La amis­tad es fuen­te de enor­me ale­gría y de re­cur­sos in­sos­pe­cha­dos, por esa vía lle­ga una ayu­da in­va­lo­ra­ble y, des­de ya, de­sin­te­re­sa­da. Pa­sión crea­ti­va que pro­mue­ve avan­ces no­ta­bles.

TAURO (21-4 – 21-5): No de­ses­pe­re si las co­sas pa­re­cen no arran­car y aguar­de pa­cien­te que to­do se aco­mo­de. Des­plie­gue de re­cur­sos que los mues­tran só­li­do y con­fia­ble an­te los ojos de quie­nes es­tán in­tere­sa­dos: pro­pues­tas.

LIBRA (23-9 – 22-10): Un lu­nes lleno de opor­tu­ni­da­des y con gran dis­po­si­ción pa­ra que arre­me­ta con to­do en lo que ne­ce­si­ta re­sol­ver: gran pro­nós­ti­co. La se­ma­na pre­sen­ta desafíos: con­fíe, lo­gra­rá sa­lir con ven­ta­jas.

ES­COR­PIO (2-10 – 22-11): Per­mi­ta que la ins­pi­ra­ción to­me el man­do pe­ro, al mis­mo tiem­po, sea im­pe­ca­ble con los asun­tos de or­den más prag­má­ti­co. La sen­si­bi­li­dad es una ex­ce­len­te res­pues­ta, no te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.