“SUE­ÑO CON VER UN TIBURON BLAN­CO”

FEDERICO AMA­DOR Y SUS SAL­VA­JES TRAVESIAS POR EL MUN­DO

Caras - - AGENDA - Por Sabrina Ga­lan­te

“Si hu­bie­se ter­mi­na­do el co­le­gio hoy se­ría bió­lo­go o ve­te­ri­na­rio. Amo los ani­ma­les; me trans­mi­ten mu­cha paz y adre­na­li­na...”

Sin im­por­tar las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que azo­tan el lu­gar, ca­mi­na, con la cá­ma­ra al hom­bro, du­ran­te ho­ras atra­ve­san­do can­ti­dad de arro­yos, pan­ta­nos y la­gu­nas has­ta que el sol se es­con­de. Ca­da pos­tal fren­te a sus ojos tie­ne su en­can­to y lo­gra im­pac­tar­lo por su be­lle­za na­tu­ral y su fau­na sil­ves­tre. Com­pro­me­ti­do con la pro­ble­má­ti­ca am­bien­tal y el cui­da­do del me­dio am­bien­te, Federico Ama­dor (41), con­duc­tor del nue­vo ci­clo de mi­cro do­cu­men­ta­les de Te­le­fé “Ha­cia lo Sal­va­je”, se sor­pren­de al ex­plo­rar ca­da rin­cón de los Es­te­ros del Ibe­rá, una de las gran­des re­ser­vas na­tu­ra­les de Co­rrien­tes.“Pa­ra em­pe­zar a pro­te­ger nues­tros mon­tes y bos­ques te­ne­mos que co­no­cer lo que se vi­ve des­de aden­tro y así des­cu­bri­mos que nues­tro país es in­creí­ble”, sin­te­ti­za el ac­tor. El mis­mo que du­ran­te sus ries­go­sas tra­ve­sías por el país ase­gu­ra ha­ber en­con­tra­do to­da cla­se de an­fi­bios, mo­nos ca­ra­yá, ví­bo­ras y, en­tre ellas, has­ta una ser­pien­te de co­ral, “De las tres ve­ne­no­sas más pe­li­gro­sas que exis­te”, se­gún acla­ra. Si bien no le te­me a nin­gu­na es­pe­cie, ya que des­de la ni­ñez sien­te una co­ne­xión es­pe­cial con los ani­ma­les y has­ta es due­ño de su pro­pia cha­cra, ad­mi­te que la adre­na­li­na es al­go que siem­pre es­tá pre­sen­te en sus re­co­rri­dos, co­mo cuan­do de­bió es­qui­var a una ví­bo­ra ya­ra­rá. “La es­ta­ba aga­rran­do de la ca­be­za y co­mo son muy elás­ti­cas, me ti­ró el ta­ras­cón de ve­neno con la man­dí­bu­la al de­do gor­do. No me lle­gó a pi­car por cen­tí­me­tros”, re­cuer­da. Y, al mis­mo tiem­po, ad­mi­te: “Siem­pre exis­ten ries­gos por­que no de­ja de ser un ani­mal. Me pa­só en mi cha­cra que me mor­dió una cu­le­bra y no po­día sa­car­la por­que le arran­cás los dien­tes, en­ton­ces me ban­qué la mor­di­da y que me mar­ca­ra los dien­tes en el an­te­bra­zo. Lo mis­mo me su­ce­dió con un gua­ca­ma­yo en un re­fu­gio en Mi­sio­nes”.

Pa­dre de Vi­to (11) y Ci­ro (8), con quie­nes com­par­te el amor por la vi­da al ai­re li­bre al igual que con su mu­jer Flo­ren­cia Ber­tot­ti (34) re­la­ta que “Des­de chi­cos los lle­vo al río, al cam­po, al par­que... Hoy se vuel­ven lo­cos por via­jar con­mi­go pe­ro to­da­vía son chi­cos”. Si bien su pa­re­ja lo apo­ya en ca­da em­pren­di­mien­to por­que “Ya es­tá acos­tum­bra­da”, Ama­dor ad­mi­te que “An­tes de ca­da via­je Flor me pi­de que ten­ga mu­cho cui­da­do; al­go que calcu­lo le pa­sa­rá a la es­po­sa de un pi­lo­to an­tes de vo­lar”.

Sin­ce­ro, quien le pu­so la voz al do­bla­je de la se­rie do­cu­men­tal “Pla­ne­ta Tie­rra II” de la BBC emi­ti­do por Dis­co­very Channel, con­fie­sa que de no ha­ber si­do ac­tor hu­bie­ra per­se­gui­do un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. “Co­mo no ter­mi­né el co­le­gio no pu­de ano­tar­me en la fa­cul­tad. Si no hu­bie­ra si­do bió­lo­go o ve­te­ri­na­rio sin pen­sar­lo. Creo que fui ac­tor de ca­sua­li­dad, por­que siem­pre qui­se de­di­car­me a los ani­ma­les”, re­ve­la. Y, ca­si sin pen­sar­lo, cuen­ta su de­seo más am­bi­cio­so. “Ya es­tu­ve en Cen­troa­mé­ri­ca y en la sel­va; aho­ra mi pró­xi­ma me­ta es me­ter­me en una jau­la su­mer­gi­ble y fil­mar un ti­bu­rón blan­co en Su­dá­fri­ca. Es un ser de otro pla­ne­ta. Ya lo voy a con­cre­tar”, con­clu­ye.

Aman­te de la Na­tu­ra­le­za, el ac­tor con­du­ce el nue­vo ci­clo de Te­le­fé en el que re­co­rre la Ar­gen­ti­na in­ter­ac­tuan­do con in­sec­tos, rep­ti­les, an­fi­bios y ví­bo­ras ve­ne­no­sas. Cuen­ta có­mo fue mor­di­do por una cu­le­bra.Y ase­gu­ra que su pró­xi­ma me­ta es Su­dá­fri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.