“SE FUE RO­DEA­DA DE AMOR”

AL­VA­RO Y FRAN­CIS­CO DES­PI­DIE­RON A SU MA­DRE, MA­RIA JU­LIA AL­SO­GA­RAY

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Or­te­ga No­dar

Tras va­rias se­ma­nas in­ter­na­da en el Sa­na­to­rio Ota­men­di, Ma­ría Ju­lia Al­so­ga­ray fa­lle­ció víc­ti­ma de un cáncer de pán­creas. Sus hi­jos, Al­va­ro Ja­vier (41) y Fran­cis­co Luis Eri­ze (37), per­ma­ne­cie­ron a su la­do has­ta el mo­men­to de su de­ce­so. La ex fun­cio­na­ria de Car­los Me­nem (87) e hi­ja del his­tó­ri­co di­ri­gen­te y fun­da­dor de la UCEDE, Al­va­ro Al­so­ga­ray, te­nía 74 años y ha­bía in­gre­sa­do a la clí­ni­ca por una he­mo­rra­gia di­ges­ti­va.

“Sa­bía­mos que te­nía una en­fer­me­dad, pe­ro se fue un po­co más rá­pi­do de lo que creía­mos. Mi her­mano y yo vi­vi­mos en el ex­te­rior y nos ins­ta­la­mos nue­va­men­te en el país pa­ra po­der acom­pa­ñar­la. Es­ta­mos con­ten­tos de ha­ber po­di­do es­tar a su la­do cuan­do mu­rió. Se fue ro­dea­da de amor”, ase­gu­ró Al­va­ro.

Des­de las 9 de la ma­ña­na del lu­nes 25, fa­mi­lia­res y ami­gos se acer­ca­ron a las Sa­la Ve­la­to­ria Ma­la­bia, ubi­ca­da en el ba­rrio por­te­ño de Pa­ler­mo, pa­ra des­pe­dir­la. Sus hi­jos per­ma­ne­cie­ron jun­to al fé­re­tro de su ma­dre y pre­si­die­ron la emo­ti­va ce­re­mo­nia de des­pe­di­da que con­tó con la pre­sen­cia de las trein­ta per­so­nas más cer­ca­nas al círcu­lo ín­ti­mo de Al­so­ga­ray. “Los fu­ne­ra­les son pa­ra los vi­vos, no pa­ra los muer­tos, así es que el que quie­ra ven­drá y el que no, to­do bien. Llegará la gen­te que la apre­cie”, se li­mi­tó a de­cir el ma­yor de los her­ma­nos, a su arri­bo al lu­gar.

Cer­ca del me­dio­día se lle­vó a ca­bo el en­tie­rro en la bó­ve­da fa­mi­liar del Ce­men­te­rio de la Recoleta. Has­ta allí se acer­ca­ron al­re­de­dor de 100 per­so­nas, en­tre las que se en­con­tra­ban sus her­ma­nos Al­va­ro y Eduar­do, sus ín­ti­mas ami­gas, Ma­ría del Car­men Pra­do, Ma­ría Ro­sa y Te­re­sa Aro­che; el em­pre­sa­rio Cris­tiano Rat­taz­zi, la di­se­ña­do­ra El­sa Se­rrano, Ju­lio Pe­rey­ra de Ola­zá­bal, Jo­sé An­to­nio Ro­me­ro Fe­ris, el es­ti­lis­ta Die­go Im­pa­gliaz­zo y su

“Sa­bía­mos que te­nía una en­fer­me­dad pe­ro se fue más rá­pi­do de lo que creía­mos. Mi her­mano y yo es­tu­vi­mos a su la­do cuan­do mu­rió.” (Al­va­ro Ja­vier Eri­ze)

ex es­po­so y pa­dre de sus dos hi­jos, Fran­cis­co Eri­ze (74).

Ma­ría Ju­lia Al­so­ga­ray na­ció el 8 de oc­tu­bre de 1942 en Bue­nos Ai­res. “Ju­li­ta”, co­mo la lla­ma­ban sus más cer­ca­nos, fue edu­ca­da en el Co­le­gio Es­cla­vas del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús y es­tu­dió In­ge­nie­ría In­dus­trial en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na San­ta Ma­ría de los Bue­nos Ai­res (UCA), co­mo su pa­dre. In­te­li­gen­te y de­ci­di­da, des­de chi­ca car­gó so­bre sus es­pal­das con el trau­ma de ser “hi­ja de”, has­ta que en 1989 se su­mó al go­bierno de Me­nem y lo­gró ocu­par un lu­gar en el cen­tro de la es­ce­na.

Fue in­ter­ven­to­ra de En­tel du­ran­te el pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción y se­cre­ta­ria de Me­dio Am­bien­te, has­ta que el fin del me­ne­mis­mo la en­con­tró en­vuel­ta en nu­me­ro­sas cau­sas de co­rrup­ción. Su­mó ocho jui­cios y con­de­nas a pri­sión por on­ce años. En so­le­dad, afron­tó 22 me­ses de cár­cel y un año y sie­te me­ses de arres­to do­mi­ci­lia­rio.

Quie­nes la co­no­cían bien ase­gu­ran que era rí­gi­da y es­que­má­ti­ca pe­ro que con la lle­ga­da al po­der sua­vi­zó su per­fil, tal co­mo lo de­mos­tró al po­sar pa­ra la re­cor­da­da ta­pa de “No­ti­cias”, en ju­lio de 1990. Re­tra­ta­da por el fo­tó­gra­fo Os­val­do Du­bi­ni, la, en ese en­ton­ces, fun­cio­na­ria se mos­tró in­si­nuan­te, lu­cien­do só­lo cu­bier­ta por un ta­pa­do de piel. “Nun­ca me vi tan bien, ésa es la ver­dad, pe­ro co­me­tí un error po­lí­ti­co”, di­jo so­bre la re­cor­da­da pu­bli­ca­ción que re­za­ba en su por­ta­da: “Rei­na pe­ro no Go­bier­na”.

Ama­da por po­cos y odia­da por mu­chos, se ga­nó el mo­te “Da­ma de Hie­rro” y era com­pa­ra­da con la ex pri­mer mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, Mar­ga­ret That­cher. “El rol de mu­jer du­ra no me dis­gus­ta”, con­fe­só.

Re­fe­ren­te de una épo­ca, Ma­ría Ju­lia Al­so­ga­ray fue la úni­ca fun­cio­na­ria me­ne­mis­ta con­de­na­da y vi­vió sus úl­ti­mos años re­clui­da en su de­par­ta­men­to de Recoleta. So­lía co­mer con ami­gas e iba a mi­sa to­dos los do­min­gos a la Igle­sia Las Es­cla­vas. Con sus hi­jos ra­di­ca­dos en el ex­te­rior, la ex fun­cio­na­ria man­te­nía a dia­rio lar­gas char­las vía Sky­pe con ellos.

En ju­lio de 1990 po­só pa­ra “No­ti­cias” con un ta­pa­do de piel. Si bien lo con­si­de­ró un error po­lí­ti­co, con­fe­sa­ba que eran sus me­jo­res fo­tos.

El­sa Se­rrano.

Eduar­do Al­so­ga­ray.

Jo­sé An­to­nio Ro­me­ro Fe­ris. “Ju­li­ta”, co­mo la lla­ma­ban sus ín­ti­mos, fue ve­la­da en la Sa­la Ma­la­bia du­ran­te la ma­ña­na del lu­nes 25. A las do­ce del me­dio­día, el cor­te­jo fú­ne­bre lle­gó al Ce­men­te­rio de la Recoleta. Allí, los res­tos mor­ta­les de Al­so­ga­ray fue­ron in­hu­ma­dos en la bó­ve­da de la fa­mi­lia.

Cris­tiano Rat­taz­zi.

Ju­lio Pe­rey­ra de Ola­zá­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.