“OLATZ ES CO­MO MI HI­JA ADOP­TI­VA”

MA­RIA­NA NANNIS PRE­SEN­TA A LA ME­JOR AMI­GA DE CHAR­LOT­TE

Caras - - FOCO - Fo­tos: Luis Fernandez En­tre­vis­ta: Ale­jan­dra Spi­net­ti para Ob­vioMe­dia Agra­de­ci­mien­tos: Style: Ana Al­fon­so; Ves­tua­rio: Os­car Car­va­llo Pa­ris; Hair: Leo­nar­do Tri­gue­ros; Ma­ke Up: Agus­ti­na Acos­ta; Man­sión: GEM Wed­dings & Events- Me­lis­sa Rei­no­so.

Pa­sa­ron 17 años des­de la úti­ma vez que Ma­ria­na Nannis pi­só Mia­mi. Sin em­bar­go, su estilo in­con­fun­di­ble se sien­te muy a gusto en la Ciu­dad del Sol, don­de pue­de lucir to­do su glam. Lo que lla­ma la aten­ción es la pe­cu­liar com­pa­ñía que es­col­ta a la es­po­sa del ex fut­bo­lis­ta Clau­dio Paul Ca­nig­gia (50). A pri­me­ra vis­ta, uno pue­de creer que se tra­ta de su hi­ja, Char­lot­te (24), sin em­bar­go, al acer­car­se y mi­rar­la de­te­ni­da­men­te, no se tra­ta de la jo­ven ac­triz. Ca­si un cal­co de la her­ma­na me­lli­za de Alexander (24), Olatz Bil­bao (19) es la me­jor ami­ga de Char­lot­te des­de los tres años de edad. Lla­ma la aten­ción es­cu­char los diá­lo­gos en­tre Ma­ria­na y Olatz, quie­nes se tra­tan de “ma­má”e“hi­ja”. “Olatz es co­mo mi hi­ja adop­ti­va”, ex­pli­ca Nannis, quien po­só con ella en una man­sión que se usa para fies­tas es­pec­ta­cu­la­res, si­tua­da en el South West, en Ken­dal. Du­ran­te la pro­duc­ción, Ma­ria­na, quien es una fa­ná­ti­ca de las mas­co­tas, se enamo­ró de Mo­mo, un sim­pá­ti­co pe­rro, mien­tras las pro­duc­to­ras ha­cían ma­la­ba­res para que no se es­tro­pee los ca­rí­si­mos di­se­ños de Os­car Car­va­llo, el di­se­ña­dor ve­ne­zo­lano que la re­ci­bió en su ate­lier. “No lo co­no­cía, es­tá bueno lo que ha­ce”, di­jo la mu­jer del “Pá­ja­ro”, a quien tu­vie­ron que ajus­tar­le to­dos los ves­ti­do por­que tie­ne una cin­tu­ra di­mi­nu­ta. Ma­ria­na lle­gó al pho­tos­hoo­ting con un bol­so

Ca­va­lli y a ca­ra la­va­da. “No uso ma­qui­lla­je ni an­te­ojos de sol”, de­ta­lló.

A su la­do, Olatz pi­dió ma­qui­llar­se ella mis­ma. Tie­ne 19 años y es mo­de­lo des­de chica. Le en­can­tan los reality shows y quie­re ser pro­ta­go­nis­ta de uno. Los hom­bres se de­tie­nen en la ca­lle para ver­la pa­sar, ca­mi­na co­mo una ga­ce­la y su al­tu­ra es im­po­nen­te. Se lla­ma Bil­bao de ape­lli­do y na­ció en Bil­bao, pe­ro lle­va una vi­da nó­ma­de co­mo su ami­ga Char­lot­te, ya que no pa­sa más de 15 días en un mis­mo lu­gar. En Mia­mi, Ma­ria­na dis­fru­tó de pa­sear y ha­cer shop­ping. Se hos­pe­dó en un ho­tel de la zo­na de Sunny Is­les. Con su ma­ri­do di­jo que es­tá “to­do bien”. “Al hom­bre hay que de­jar­lo solo”, acon­se­ja, y di­ce que le en­can­ta­ría pro­ta­go­ni­zar un reality. Su ca­be­za fun­cio­na co­mo la de un pro­duc­tor te­le­vi­si­vo. Tie­ne ideas in­creí­bles, es una crea­ti­va in­can­sa­ble y desafian­te. “Con Char­lot­te y Olatz po­dría­mos ha­cer un tri­den­te fas­hion muy en­tre­te­ni­do”, su­gie­re.

“Con Clau­dio es­tá to­do bien. Al hom­bre hay que de­jar­lo só­lo”, le acon­se­ja a Olatz. “No uso ma­qui­lla­je y an­te­ojos de sol”, con­fie­sa, con un ves­ti­do de Os­car Ca­va­llo.

El team de pro­duc­ción de CA­RAS com­par­tió una tar­de con la be­llí­si­ma Olatz Bil­bao, quien es mo­de­lo y na­ció en Bil­bao, aun­que lle­va una vi­da nó­ma­de por la que no pa­sa más de 15 días en el mis­mo lu­gar.

Du­ran­te la pro­duc­ción, la mu­jer de Ca­nig­gia se enamo­ró de Mo­mo, un sim­pá­ti­co pe­rro que ha­bi­ta en la man­sión de Ken­dal, don­de se reali­zó el fas­tuo­so pho­tos­hoo­ting.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.