“ME DI­VIER­TE JU­GAR A SER FEMME FATALE”

FLOR VIGNA: LE­JOS DE LOS ESCANDALOS Y CER­CA DE LA PASION

Caras - - ESTILO DERMACLINIC - Por Le­ti­cia Po­mo (Pro­duc­ción Ale­jan­dro Lu­cia­ni)

El pai­sa­je la ins­pi­ra. En­tre los pri­me­ros bro­tes pri­ma­ve­ra­les de los ro­sa­les, Flor Vigna (23) dan­za co­mo si fue­ra par­te de ese es­ce­na­rio na­tu­ral. En­con­trar un es­pa­cio de dis­per­sión, en es­te mo­men­to de su vi­da, pa­re­ce ser la gloria. Las vein­ti­cua­tro ho­ras del día ape­nas le al­can­zan y, por eso, go­za es­te ins­tan­te que pa­re­ce in­mor­ta­li­zar­lo con la fe­li­ci­dad que de­mues­tra. Flor co­mien­za su ru­ti­na des­de muy tem­prano y re­cién ter­mi­na a la me­dia­no­che. Aún así, cuan­do se acues­ta, tar­da un buen ra­to en re­la­jar­se y con­ci­liar el sue­ño. Pe­ro el enor­me can­san­cio fí­si­co va de la mano con la gran fe­li­ci­dad por el mo­men­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal que atra­vie­sa. La gran re­per­cu­sión que dis­fru­ta hoy no fue só­lo pro­duc­to de la suer­te, sino que de­trás hay un tra­ba­jo de mu­cho tiem­po en el que la per­se­ve­ran­cia cum­plió un rol de­ter­mi­nan­te.

Su vo­ca­ción de ac­triz se com­ple­men­tó con es­tu­dios de teatro, co­me­dia mu­si­cal, canto y dan­za y fue un es­tí­mu­lo de su her­mano Mi­guel, ac­tor, director y ti­ti­ri­te­ro y quien mu­cho tie­ne que ver con es­te exi­to­so pre­sen­te. “Mi her­mano es mi re­fe­ren­te y siem­pre los dos nos in­cli­na­mos para el mis­mo la­do pro­fe­sio­nal­men­te. El me pu­lió y me ayu­dó a for­mar­me en es­te ca­mino. Es mi guía”, cuen­ta or­gu­llo­sa. Y lue­go de un pe­que­ño res­pi­ro con­ti­núa: “Cuan­do ha­bía al­gún cas­ting me avi­sa­ba y me ano­ta­ba pe­ro nun­ca me ele­gían”, agre­ga.

Sin em­bar­go, la suer­te ad­ver­sa en el mo­men­to me­nos pen­sa­do, se dio vuel­ta. “En uno de los tan­tos cas­tings que­dé se­lec­cio­na­da. No lo po­día creer y es­ta­lla­ba de fe­li­ci­dad. Pe­ro la ale­gría me du­ró muy po­co por­que des­pués me di­je­ron que era para un reality. En ese mo­men­to me pa­ra­li­cé, me dio mu­cho mie­do pe­ro des­pués de ha­blar­lo con mi ma­má, no me im­por­tó na­da y acep­té igual. Era para ‘Com­ba­te’”. Flor nun­ca se hu­bie­ra ima­gi­na­do la gran re­per­cu­sión del pro­gra­ma y me­nos aún que és­te iba a ser el pun­ta­pié ini­cial de una carrera pro­fe­sio­nal, que en es­te mo­men­to es­tá en pleno ascenso. “Es­ta­ba pre­pa­ra­da para ac­tuar, para in­ter­pre­tar un per­so­na­je, pe­ro la vi­da me sor­pren­dió con es­te desafío que me dio y me si­gue dan­do tan­tas sa­tis­fac­cio­nes. Ade­más me sir­vió mu­cho en mi per­so­na­li­dad por­que yo era muy in­tro­ver­ti­da y no te­nía ac­ti­tud. A par­tir de “Com­ba­te” me sol­té mu­chí­si­mo”, cuen­ta. Des­pués de eso le lle­gó su par­ti­ci­pa­ción en el “Bai-

lan­do…” y una pro­pues­ta para ha­cer teatro en Car­los Paz, y co­mo si es­to fue­ra po­co, el fi­nal de la tem­po­ra­da la tra­jo de re­gre­so a Bue­nos Ai­res con el pre­mio re­ve­la­ción por su par­ti­ci­pa­ción en “Abra­ca­da­bra”, obra la que tra­ba­jó jun­to a Pe­dro Al­fon­so y a “El Po­la­co”, que fue tan exi­to­sa y con la que sa­lie­ron de gi­ra por la Ar­gen­ti­na y al­gu­nos paí­ses ve­ci­nos. Pa­ra­le­la­men­te, la re­per­cu­sión lle­gó a las re­des so­cia­les don­de ca­da día se fue­ron su­man­do más se­gui­do­res y ad­mi­ra­do­res. “Co­men­cé a vi­vir de cer­ca lo que es el fa­na­tis­mo de la gen­te. Me pe­dían “sel­fies” y me traían re­ga­los al teatro. To­do fue ma­ra­vi­llo­so. Co­no­cí per­so­nal­men­te a quie­nes me se­guían por las re­des y me en­can­tó la ex­pe­rien­cia”, cuen­ta. Por otra par­te, su par­ti­ci­pa­ción en “Com­ba­te” tam­bién la lle­vó a enamo­rar­se. Ahí co­no­ció a Ni­co­lás Oc­chia­to (24) con quien com­par­tió el set de te­le­vi­sión y des­pués su vi­da. “Es­toy enamo­ra­da. Con “Ni­co” com­par­ti­mos mu­chas co­sas y la pa­sa­mos muy bien. Y, aun­que la mi­tad de la se­ma­na si­go vi­vien­do con mi ma­má, el res­to de los días me quedo con él”, con­fie­sa. Hoy Vigna re­par­te su tiem­po en­tre los en­sa­yos y las pre­sen­ta­cio­nes de “Bai­lan­do por un Sue­ño”, ade­más con­du­ce de lu­nes a viernes “ESPN Re­des”, por la se­ñal de ca­ble de ESPN, tam­bién es­tá al fren­te de “Sin Fil­tro”, un ciclo de en­tre­vis­tas para El Tre­ce TV On­li­ne y to­do lo dis­fru­ta a fon­do. “Es un gran mo­men­to el que es­toy vi­vien­do. A pe­sar que las co­sas se die­ron pre­ci­pi­ta­da­men­te, me pu­de adap­tar y es­toy fe­liz. Igual, ten­go a mi ma­má cer­ca que es mi ca­ble a tie­rra, pe­ro soy ce­ro `star´. Ten­go mu­cha ex­po­si­ción. pe­ro lo pue­do ma­ne­jar sa­na­men­te. Si­go sa­lien­do con mis ami­gas y con mi no­vio co­mo siem­pre. La gen­te es muy amo­ro­sa con­mi­go. Nun­ca me cru­cé con nin­guno que me ti­re ma­la on­da. Eso me per­mi­te vi­vir muy re­la­ja­da y no me es­toy fi­jan­do en el de­ta­lle de la ro­pa. De he­cho, mu­chas ve­ces sal­go con los jog­gings enor­mes de mi no­vio y no me im­por­ta na­da. Soy un cha­bon­ci­to”, di­ce rién­do­se de sí mis­ma. Pe­ro tam­bién dis­fru­ta al ver­se trans­for­ma­da cuan­do tie­ne al­gu­na ga­la y se ma­qui­lla y pro­du­ce muy sen­sual y femenina. “Eso de po­ner­me cre­mi­tas y ves­tir­me `femme fatale´ me di­vier­te mu­cho pe­ro mi esencia es bien ‘cachivache’. Es­tá bueno po­der ju­gar con esos dos ti­pos de mu­jer. Soy bas­tan­te am­bi­gua”. Flor, es sin du­da una re­fe­ren­te de la ju­ven­tud. Ac­ti­va par­ti­ci­pan­te de las re­des so­cia­les, tie­ne mi­les de se-

Flor co­men­zó ac­tuan­do en el “un­der”. Lue­go fue se­lec­cio­na­da en un cas­ting para “Com­ba­te”, y acep­tó a pe­sar de no ser lo que bus­ca­ba. Nun­ca ima­gi­nó que ese iba a ser el gran pa­so en su carrera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.