“CAM­BIE POR AMOR”

ZAI­RA NARA, EN PLA­YA DEL CAR­MEN

Caras - - AGENDA - por Kary Lo­pez

La mo­de­lo y con­duc­to­ra de Mul­ti­ta­lent se re­la­jó con su hi­ja y su pa­re­ja, Ja­kob von Ples­sen, en Pa­ra­di­sus Pla­ya del Car­men. Con­fie­sa que ya no es la mu­jer es­truc­tu­ra­da que era y que apren­dió a vi­vir de un mo­do más des­po­ja­do.

Con la con­vic­ción que da la ex­pe­rien­cia, Zai­ra Nara (29) re­co­no­ce que fue­ron su pa­re­ja, Ja­kob von Ples­sen (37), y su hi­ja Malaika, de un año y sie­te me­ses, los que lle­ga­ron para cam­biar las re­glas de su mun­do y con­ver­tir­la en una me­jor ver­sión de sí mis­ma. “Sien­to que mi ho­gar es don­de es­tén ellos. Me ha to­ca­do ir­me em­ba­ra­za­da a Áfri­ca y dor­mir 10 días en car­pa sin que me im­por­ta­ra. Voy dón­de va­yan ellos”, afir­ma la con­duc­to­ra y mo­de­lo de Mul­ti­ta­lent Agency so­bre el estilo de vi­da “nó­ma­de”, que man­tie­ne con von Ples­sen, quien or­ga­ni­za sa­fa­ris a ca­ba­llo tan­to en re­ser­vas de Áfri­ca co­mo en el sur ar­gen­tino. “An­tes yo era el cen­tro, pe­ro ese eje se co­rrió. Ma­li me cam­bió, me en­se­ñó a ser más li­bre y des­po­ja­da. Ja­ko y mi hi­ja me co­nec­ta­ron con el amor más puro, ya no soy la mu­jer es­truc­tu­ra­da que so­lía ser. Cam-

bié por amor”, agre­ga Zai­ra, co-con­duc­to­ra de “Mor­fi”, el ciclo de Te­le­fé, y quien hoy re­par­te sus ho­ras en­tre Bue­nos Ai­res y el cam­po que “Ja­ko”, co­mo pro­nun­cia Zai­ra el nom­bre de von Ples­sen, tie­ne cer­ca de Sie­rras de los Pa­dres y adon­de la fa­mi­lia par­te to­dos los fi­nes de se­ma­na po­si­bles.

“Du­ran­te la se­ma­na es Ja­ko el que me acom­pa­ña por­que yo es­toy tra­ba­jan­do en el pro­gra­ma. Él se que­da con Ma­li y eso me tran­qui­li­za, pe­ro los viernes cuan­do ter­mino me pa­san a bus­car por el ca­nal y nos va­mos los tres al cam­po, que que­da a cin­co ho­ras de la ciu­dad. Son mo­men­tos de ru­ta, char­la y ma­te. El do­min­go vol­ve­mos, pe­ro la des­co­ne­xión es ge­nial. Así es nues­tra vi­da”, afir­ma Nara, quien acos­tum­bra­da a los via­jes aca­ba de re­gre­sar de uno muy es­pe­cial; es que es­ta vez la fa­mi­lia cam­bió el cam­po por la are­na y el mar de Pla­ya del Car­men, el des­tino ele­gi­do por Zai­ra para sus pri­me­ras va­ca­cio­nes en fa­mi­lia.

“Ja­ko a los dos años ya an­da­ba solo en ca­ba­llo, pe­ro Ma­li es chica y te­ne­mos que te­ner mu­cho cui­da­do. Es otra ne­na cuan­do lle­ga­mos al cam­po ¡Su pri­me­ra pa­la­bra fue co­có, lo úni­co que quie­re es un ca­ba­llo! Para Ma­li ese es su lu­gar en el mun­do: quie­re aga­rrar a to­dos los pe­rros, ga­tos, va­cas y has­ta el gallo que te­ne­mos, a quien ama; se de­ses­pe­ra, lo re­con­tra dis­fru­ta. Y yo me ol­vi­do de las cin­co ho­ras de ru­ta y soy otra en el cam­po. Me sa­co el ma­qui­lla­je en el au­to y des­pués me pon­go una bom­ba­cha de cam­po y co­cino, has­ta ha­go pan. Cuan­do en­con­trás al amor de tu vi­da no hay que es­pe­rar de­ma­sia­do para cam­biar”, se sin­ce­ra Zai­ra. Du­ran­te su es­ta­día en Mé­xi­co, ella y los su­yos se alo­ja­ron en Pa­ra­di­sus Pla­ya del Car­men, un re­sort to­do in­clui­do pa­ra­di­sía­co. Una jo­ya en­tre los ho­te­les de la Riviera Ma­ya, que ofre­ce unas va­ca­cio­nes de pla­ya idea­les para aque­llos que bus­can lu­jo y ex­clu­si­vi­dad.

Así fue co­mo, lue­go de recorrer los es­ca­sos 45 mi­nu­tos que se­pa­ran al ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal del ho­tel, el gru­po reali­zó su “check-in” en el lobby pri­va­do de “La Es­me­ral­da”, el sec­tor ex­clu­si­vo para fa­mi­lias del re­sort. Allí tu­vie­ron un tra­ta­mien­to vip en “Fa­mily Con­cier­ge”, una ex­pe­rien­cia de lu­jo di­se­ña­da pen­san­do en to­da la fa­mi­lia, con un con­cier­ge a dis­po­si­ción to­do el día y en­mar­ca­do en el con­cep-

“Hu­bo un acer­ca­mien­to con mi pa­dre. Ya no me acuer­do cuan­do me pe­lee. Que­ría que Ma­li comparta mo­men­tos con él.”

to “Lu­xe­clu­si­ve”, que tie­ne que ver con to­do lo que se bus­ca, quie­re y ne­ce­si­ta en va­ca­cio­nes, ya sea en un res­tau­ran­te, bar, ha­bi­ta­ción o en las ac­ti­vi­da­des res­tan­tes. “Te­nía­mos ga­nas de ha­cer es­te via­je y com­par­tir el tiem­po de a tres, por­que Ja­ko des­pués ya em­pe­za­ba a via­jar por su tra­ba­jo en el sur ar­gen­tino. Nos to­ma­mos una se­ma­na y fue muy lin­do. Mal­cria­mos a Ma­li to­do el día”, agre­ga Nara.

So­bre el rol co­mo pa­pá de von Ples­sen, quien sue­le men­cio­nar a Malaika co­mo su “gau­chi­ta”, la con­duc­to­ra só­lo tie­ne elo­gios. “Es un pa­dra­zo y Ma­li mue­re por él. Ja­kob es un amor y es­tá pre­sen­te en el día a día y en to­do. Es un pa­pá que ele­gi­ría una y mil ve­ces. Y Ma­li es igual a Ja­kob, en to­do sen­ti­do: fí­si­co y de per­so­na­li­dad. Es muy lo­co ha­ber­la te­ni­do en la pan­za y que sea tan pa­re­ci­da a su pa­dre. Si ves una foto de Ja­ko de chiquito Ma­li es igual. Y has­ta en las co­sas que eli­ge y lo aven­tu­re­ra y salvaje que es. De mi he­re­dó el gusto por arre­glar­se. Cuan­do vie­ne Kennys (Pa­la­cios, su es­ti­lis­ta) a ca­sa para pre­pa­rar­me para el pro­gra­ma ella se di­vier­te con las bro­chas y ce­pi­llos. Só­lo en eso se ase­me­ja a mi por aho­ra”, ase­gu­ra con humor Zai­ra, quien tam­bién dis­fru­tó jun­to a los su­yos de los de­más atrac­ti­vos del re­sort, co­mo la co­ci­na in­ter­na­cio­nal inol­vi­da­ble en sus 14 res­tau­ran­tes y 16 ba­res.

—¿Tie­ne pla­nea­do dar­le pron­to un her­ma­ni­to a Malaika? —No­so­tros que­re­mos un her­ma­ni­to y di­ji­mos de bus­car es­te año, pe­ro la ver­dad es que la ma­ter­ni­dad in­su­me un mon­tón de tiem­po y re­cién es­ta­mos vol­vien­do a aco­mo­dar­nos un po­co; yo dur­mien­do un po­co más, con un po­co más de li­ber­tad. Nos di­mos cuen­ta que que­re­mos dis­fru­tar es­te mo­men­to de nues­tra hi­ja y tal vez es­pe­rar un po­co. Te­nía la idea de te­ner hi­jos sú­per se­gui­dos y al año de Ma­li ya bus­car el otro, pe­ro es muy di­fí­cil en­ca­rar el se­gun­do por­que los dos tra­ba­ja­mos mu­cho. No va­mos a bus­car ya, pe­ro tam­po­co quiero es­pe­rar tan­to.

—Un hi­jo cam­bia to­do, has­ta la in­ti­mi­dad de la pa­re­ja. ¿Có­mo man­tie­nen viva la pa­sión?

—A me­di­da que cre­cen los chi­cos es más com­pli­ca­do (ri­sas) por­que cuan­do son be­bi­tos, lis­to, se van a dor­mir y por más que ha­gas co­le­cho, lo lle­vas a su cu­ni­ta y po­des te­ner una ve­la­da ro­mán­ti­ca. Pe­ro aho­ra Ma­li es­tá me­ti­da en to­do. Tal vez es­ta­mos mi­ran­do un pe­lí­cu­la con ella al la­do y de pron­to se te acer­ca, te da un be­so y ter­mi­na sal­tan­do con el pa­dre en pleno jue­go y cam­bia to­do. Si que­re­mos sa­lir a ce­nar so­los hay que lla­mar a al­guien para que se que­de con ella y eso nos par­te el al­ma y ter­mi­na­mos co­mien­do los tres. Es di­fí­cil. Creo lo que man-

tie­ne la pa­sión es el he­cho que Ja­ko via­je. Me en­can­ta ex­tra­ñar­lo. Cuan­do vuel­ve, ya no sos la que re­cla­ma o le en­chu­fa a la ne­na. Quiero abra­zar­lo y lis­to. Pe­ro siem­pre hay que en­con­trar los mo­men­tos. No­so tros te­ne­mos esa pa­sión de no­vios in­tac­ta y es­tá bueno. Nos sen­ti­mos así to­do el tiem­po; fe­li­ces con nues­tra hi­ja, fe­li­ces con los mo­men­tos a so­las. —¿Fan­ta­sean con una bo­da? —An­tes que lle­ga­ra Ma­li pen­sá­ba­mos que es­ta­ría bueno ca­sar­nos y tam­bién cuan­do ella es­ta­ba en la pan­za ha­blá­ba­mos de cuan­do lle­ga­ra ese día. Pe­ro yo aho­ra per­dí el in­te­rés ab­so­lu­ta­men­te, hoy pien­so que no hay ne­ce­si­dad. Es­ta­mos tan bien y es to­do tan her­mo­so y lin­do que no pien­so en eso. Tal vez cuan­do cum­pla­mos diez años de no­vios es­ta­ría bien, pe­ro por aho­ra, no. Es más, creo que el he­cho de ser no­vios tie­ne un en­can­to dis­tin­to, por­que si bien es el pa­dre de mi hi­ja y es­toy mu­cho más com­pro­me­ti­da que cual­quier otra per­so­na ca­sa­da sin hi­jos, por­que ele­gí a Ja­ko para to­da la vi­da, sien­to que el he­cho de que sea mi no­vio ha­ce que me ten­ga que se­guir con­quis­tan­do.

—¿Qué fue lo que la cau­ti­vó tan­to de su pa­re­ja? —Que me tu­vo una pa­cien­cia ab­so­lu­ta. Yo era muy es­truc­tu­ra­da, de ma­nual y veía que nues­tras vi­da eran muy dis­tin­tas. Me mo­ría de amor, él me en­can­ta­ba, pe­ro le de­cía ¡no sos para mi! Y en vez de en­tre­gar­me al amor que sen­tía, pre­va­le­cía el mie­do. Y eso me pa­sa­ba fren­te a si­tua­cio­nes que hoy se dan con to­tal na­tu­ra­li­dad, co­mo pa­sar par­te de mi vi­da en el cam­po. Ja­ko la re­mó mu­cho, la lu­chó e hi­zo mu­chas co­sas que ja­más ha­bían he­cho por mí. Me de­mos­tró que es­ta­ba cien­to por cien­to con­ven­ci­do que yo era para él. —¿Son de las pa­re­jas que apues­tan al co­le­cho? —Pa­sé por to­das las es­ta­pas. Cuan­do vol­vi­mos del sa­na­to­rio, Ma­li só­lo se

dor­mía arri­ba mío. Ha­cía­mos co­le­cho, pe­ro des­pués pa­sa­ba al moisés. Pien­so que la pa­re­ja tie­ne que te­ner sus mo­men­tos y que la be­bé no pue­de es­tar to­do el día en la ca­ma de los pa­dres, para mí no es­tá bueno. Hoy por hoy, Ma­li a las cin­co de la ma­ña­na se des­pier­ta, pi­de un me­ma, y se pa­sa a nues­tra ca­ma has­ta que yo me voy. Es su mi­mo. Nues­tro co­le­cho no es dor­mir to­dos jun­tos, pe­ro si com­par­tir de a ra­tos. Por las no­ches me quedo en su cuar­to con ella, le­yén­do­le su cuen­to has­ta que se duer­me, pe­ro des­pués vuel­vo a mi ca­ma con mi ma­ri­do.

—¿Es ver­dad que tu­vo un acer­ca­mien­to con su pa­dre, An­drés, con quien es­ta­ba pe­lea­da?

—La ver­dad es que siem­pre fui cau­ta al ha­blar so­bre mi pa­pá. Tal vez co­mo él es­ta­ba muy ex­pues­to y la pre­gun­ta so­bre si me ha­bía ami­ga­do o qué pa­sa­ba con él era cons­tan­te. Pue­de ha­ber un dis­tan­cia­mien­to, sí, pe­ro creo que con la fa­mi­lia no te po­dés pe­lear. Hoy doy mi vi­da por Ma­li y no me ima­gino que ella el día de ma­ña­na se pe­lee con­mi­go y di­ga “nun­ca más”. Qui­zá pue­da pa­sar que no com­par­tas las ideas, que es lo que pa­só con mi pa­pá, pe­ro el amor y el víncu­lo es­tán siem­pre. Creo que to­do cam­bia cuan­do te­nés un hi­jo. Te das cuen­ta de to­do lo que hi­cie­ron tu pa­pás por vos. Y aho­ra, que ten­go a Ma­li y por ella ha­go to­do, sin­tien­do a ve­ces que na­die lo ve, por­que ella es chi­qui­ta y no se da cuen­ta, en­tien­do lo ellos hi­cie­ron por mí. So­mos to­dos gran­des y po­de­mos opi­nar dis­tin­to y eso era lo que ve­nía pa­san­do. Pe­ro sí, hu­bo un acer­ca­mien­to con mi pa­dre. Lo es­toy vien­do. Ya no me acuer­do cuan­do nos pe­lea­mos. Te­nía ga­nas de que Ma­li comparta mo­men­tos con su abue­lo.

“Si ves una foto de Ja­ko chiquito, Ma­li es igual. Tam­bién en lo aven­tu­re­ra y salvaje. Mue­re de amor por su pa­pá.”

En el ex­clu­si­vo “Fa­mily Con­cier­ge” Zai­ra y los su­yos re­ci­bie­ron aten­ción per­so­na­li­za­da. La mo­de­lo con­fie­sa que su vi­da se re­par­te en­tre el cam­po y la ciu­dad y que la de­man­da de ser ma­dre la man­tie­ne en for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.