El ACV afec­ta ca­da vez más tem­prano

El Ac­ci­den­te Ce­re­bro Vas­cu­lar (ACV) es una cau­sa muy fre­cuen­te de muer­te y la pri­me­ra cau­sa de in­va­li­dez en los adul­tos ma­yo­res. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do el nú­me­ro de ca­sos en per­so­nas me­no­res de 45 años.

Caras - - SALUD - Por Dr. Eduar­do Sil­ves­tre (M.N. 57.969), Di­vul­ga­dor Cien­tí­fi­co del Gru­po Me­diho­me

En­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión ar­te­rial, las dis­li­pe­mias (co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos au­men­ta­dos), la obe­si­dad y el es­trés son fac­to­res de ries­go pa­ra pa­de­cer un ACV. El se­den­ta­ris­mo y el há­bi­to de fu­mar son con­duc­tas que lo fa­vo­re­cen. El an­te­ce­den­te de un fa­mi­liar di­rec­to que ha­ya su­fri­do un ata­que ce­re­bral, tam­bién au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de su­frir­lo.

El ACV se pro­du­ce por la fal­ta de lle­ga­da de san­gre a una par­te del Sis­te­ma Ner­vio­so Cen­tral. Es­ta fal­ta de irri­ga­ción san­guí­nea pue­de de­ber­se a una obs­truc­ción (ACV is­qué­mi­co) o a una ro­tu­ra (ACV he­mo­rrá­gi­co) de cual­quie­ra de las múl­ti­ples ar­te­rias que se en­car­gan de dis­tri­buir el flu­jo san­guí­neo en las di­fe­ren­tes re­gio­nes del en­cé­fa­lo.

La apa­ri­ción brus­ca de cual­quie­ra de los si­guien­tes sín­to­mas re­quie­re de una con­sul­ta mé­di­ca ur­gen­te. La de­mo­ra em­peo­ra el pro­nós­ti­co. Mien­tras más tem­prano sea el tra­ta­mien­to del ata­que ma­yo­res se­rán las po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir y me­no­res las se­cue­las que se pro­duz­can.

SÍN­TO­MAS DE ALAR­MA

Di­fi­cul­tad pa­ra coor­di­nar o ar­ti­cu­lar la pa­la­bra. Con­fu­sión men­tal. Di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar la sa­li­va (ba­beo). Pier­nas o bra­zos ador­me­ci­dos o con me­nos fuer­za. En­tu­me­ci­mien­to o ador­me­ci­mien­to de al­gu­na par­te de la ca­ra. Do­lor de ca­be­za muy in­ten­so que no cal­ma con anal­gé­si­cos co­mu­nes. Tras­tor­nos par­cia­les o to­ta­les de la vi­sión. Di­fi­cul­tad pa­ra coor­di­nar los mo­vi­mien­tos.

El tra­ta­mien­to del ACV en el pe­río­do agu­do re­quie­re, in­de­fec­ti­ble­men­te, hos­pi­ta­li­za­ción. Pe­ro es muy im­por­tan­te que el pa­cien­te pue­da ser ex­ter­na­do lo más pron­to co­mo sus con­di­cio­nes clí­ni­cas lo per­mi­tan. El me­jor lu­gar pa­ra re­cu­pe­rar­se y ha­cer la reha­bi­li­ta­ción es la pro­pia ca­sa del en­fer­mo, con sus co­sas, jun­to a sus afec­tos. La se­cue­la más fre­cuen­te de un ACV es un dé­fi­cit neu­ro­ló­gi­co que afec­ta la mi­tad del cuer­po del la­do con­tra­rio al que se pro­du­jo la le­sión ce­re­bral (he­mi­ple­jía) y la mi­tad de una par­te de la ca­ra del mis­mo la­do de la le­sión (pa­rá­li­sis fa­cial). Pe­ro, de­pen­dien­do de la re­gión del Sis­te­ma Ner­vio­so com­pro­me­ti­do, las ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas pue­den ser va­ria­das (al­te­ra­cio­nes del equi­li­brio, tras­tor­nos pa­ra ha­blar o pa­ra tra­gar, tras­tor­nos vi­sua­les, pér­di­da de la me­mo­ria, de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo etc). El tra­ta­mien­to de las se­cue­las de­be ser in­ten­si­vo y per­so­na­li­za­do. Con los avan­ces ac­tua­les es po­si­ble tras­la­dar to­do lo que el pa­cien­te ne­ce­si­te a su pro­pio ho­gar. La In­ter­na­ción Do­mi­ci­lia­ria es un re­cur­so te­ra­péu­ti­co de mu­cha uti­li­dad pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de las fun­cio­nes per­di­das. Tie­ne múl­ti­ples ven­ta­jas y me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da tan­to del en­fer­mo co­mo de su fa­mi­lia. Evi­ta en­go­rro­sos tras­la­dos, cui­da la eco­no­mía fa­mi­liar, fo­men­ta la se­gu­ri­dad, el au­to­cui­da­do y la in­de­pen­den­cia. Es im­por­tan­te re­sal­tar que el ACV se pue­de pre­ve­nir. Co­rri­gien­do las cau­sas que lo pre­dis­po­nen, las po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer­lo se re­du­cen drás­ti­ca­men­te. Con­tro­lar la Pre­sión Ar­te­rial, no fu­mar, man­te­ner el co­les­te­rol den­tro de lí­mi­tes se­gu­ros, desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar, ha­cer che­queos mé­di­cos pe­rió­di­cos; son me­di­das esen­cia­les y ne­ce­si­ta­mos in­ter­na­li­zar­las y ha­cer­las cos­tum­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.