ARA­CE­LI A LOS 50: "YA NO SU­FRO, AHO­RA SONRIO"

La ac­triz de­jó atrás un pa­sa­do trau­má­ti­co para re­afir­mar su pre­sen­te. Adel­ga­zó 10 ki­los tras de­jar de fu­mar. Co­me lo que co­se­cha en su huer­ta y ali­men­tos sin glu­ten. Ha­ce yo­ga, me­di­ta­ción y sue­ña con ser abue­la.

Caras - - NOTAS DE TAPA - Por Fa­bián Ca­tal­do

Re­no­va­da, van­guar­dis­ta, in­fluen­cer, aun­que clá­si­ca y siem­pre cohe­ren­te. Ara­ce­li Gon­zá­lez, con cin­cuen­ta años, es­tá más dio­sa que nun­ca. En su ca­sa del High­land Park Country Club, de Del Vi­so, po­só para CA­RAS con una si­lue­ta per­fec­ta, en su nue­va eta­pa de ru­bia. Y se dis­po­ne a dar una de las en­tre­vis­tas más re­ve­la­do­ras de su ca­rre­ra.“Es­te es el lu­gar que ele­gí para vi­vir cuan­do me se­pa­ré, en 2002. Bus­ca­ba un es­pa­cio que me pro­te­ja, que me con­ten­ga, don­de mis hi­jos pue­dan es­tar tran­qui­los, don­de po­da­mos te­ner se­gu­ri­dad. En­ton­ces pri­me­ro al­qui­lé una ca­sa du­ran­te un tiem­po, para ver si me gus­ta­ba vi­vir en un country. Por­que el cam­bio era muy gran­de, la vi­da allí es di­fe­ren­te a la que yo te­nía en Ra­mos Me­jía, o en la ca­sa de San Isi­dro. A mis hi­jos les en­can­tó es­tar en la na­tu­ra­le­za, re­ci­bir ami­gos. A la ciu­dad la vi­si­to, pe­ro me vuel­vo en­se­gui­da al ai­re li­bre, al ver­de, don­de no me sien­to tan claus­tro­fó­bi­ca. Des­pués me com­pré el te­rreno y cons­truí es­ta ca­sa, con un ar­qui­tec­to. Es mi lu­gar de encuentro con­mi­go mis­ma, es la fa­mi­lia, el ho­gar—afir­ma la ac­triz y mo­de­lo—. Pe­ro aho­ra es­toy en un pro­ce­so de fi­na­li­za­ción de eta­pa de es­te lu­gar. A es­ta edad y en es­te mo­men­to, es­toy en otra bús­que­da, to­da­vía no ten­go muy cla­ro si es ven­der­la o tras­la­dar­me a otro lu­gar. Mi hi­ja ya no vi­ve acá, só­lo vie­ne los fi­nes de se­ma­na. Mi hi­jo cre­ció, es­toy en un trán­si­to de bús­que­da. No sé si cons­truir otra ca­sa más chi­ca, por­que es­ta en un mo­men­to era ideal, pe­ro los hi­jos cre­cen y ‘el ni­do’ se po­ne va­cío”, agre­ga “Ara”, re­fi­rién­do­se a sus hi­jos Flo­ren­cia To­rren­te (29) y To­más “To­to” Kirz­ner (19).

Ara­ce­li Gon­zá­lez es­tá a full con su página web, lla­ma­da “www.ara­ce­li­web.com”, don­de in­clu­ye di­fe­ren­tes con­te­ni­dos.“Son co­sas que me in­quie­tan, me gus­tan, y no so­lo es mo­da, sino tam­bién co­mi­das, in­for­ma­ción que ten­ga que ver con lo so­cial. Es un lu­gar que me atra­pa, tam­bién hay un es­pa­cio don­de bus­ca­mos di­se­ña­do­res emer­gen­tes para que mi web sea co­mo su vi­drie­ra. Les ha­ce­mos no­tas para que se los co­noz­ca”, co­men­ta en­tu­sias­ma­da la ac­triz que con­ti­nua­rá pro­ta­go­ni­zan­do “Los Puen­tes de Ma­di­son”, jun­to a Fa­cun­do Ara­na, obra que se es­tre­na el 5 de enero en Mar del Pla­ta y se pre­sen­ta has­ta el 5 de mar­zo.“Des­pués te­ne­mos una gi­ra pro­gra­ma­da con la obra, por Chi­le, Pa­ra­guay, Uru­guay, y po­si­ble­men­te Pe­rú y Co­lom­bia. Y pos­te­rior­men­te una gi­ra na­cio­nal. Ade­más, si­go sien­do la Em­ba­ja­do­ra de L’Oréal Pa­rís, que es al­go que me enor­gu­lle­ce por­que es una mar­ca con la que cre­cí, y es re­fe­ren­te para las mu­je­res”, afir­ma. —¿Le cos­tó pa­sar al rubio? —Lo del rubio es un cam­bio fuer­te, pe­ro yo es­toy acos­tum­bra­da. Des­de el pri­mer día de mi ca­rre­ra, cuan­do no era co­no­ci­da, a los 15 años te­nía el pe­lo lar­go y me ra­pé. To­dos creían que era un va­ron­ci­to muy lin­do (Ri­sas). Los cam­bios mar­ca­ron mi ca­rre­ra, ge­ne­ré ten­den­cia y to­das las chi­cas sa­lían con el pe­lo cor­to. Des­pués, du­ran­te mu­cho tiem­po usé el cor­te ca­rré. Sí, es­te cam­bio del rubio fue brus­co, pe­ro acor­da­te que yo tam­bién es­tu­ve ru­bia otras ve­ces. Para la pe­lí­cu­la “Al­ma Mía” (pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na de 1999, pro­ta­go­ni­za­da jun­to a Pa­blo Echa­rri) hi­ce un cam­bio fuer­te. Tam­bién me te­ñí de ru­bia ha­ce unos 10 años, y aho­ra lo hi­ce con L’Oréal (pre­sen­tó los nue­vos to­nos “Ex­ce­llen­ce cré­me ru­bios a la me­di­da”). Las mu­je­res te­ne­mos es­to de cam­biar se­gún los es­ta­dos de áni­mo, sen­ti­mos un cam­bio en el in­te­rior y em­pe­za­mos por el pe­lo (Ri­sas). So­mos así.

—¿El cam­bio de look le gus­tó a Fa­bián (Maz­zei, el ac­tor de 51 años, su pa­re­ja des­de ha­ce 10)? ¿Qué le di­jo cuan­do la vio?

—Fa­bi es­tá acos­tum­bra­do, sa­be que pue­do ser pe­li­rro­ja, al otro día ru­bia o morocha, con pe­lo lar­go o pe­lo cor­to... Es co­mo si es­tu­vie­ra siem­pre con una mu­jer di­fe­ren­te (Ri­sas).

—Tam­bién re­cu­pe­ró su pe­so ideal...

—En es­te úl­ti­mo tiem­po de­jé de fu­mar, gra­cias a Dios. Sien­to que fu­mar es­tá “de­mo­dé”. Ade­más em­pe­cé a ver que, por un la­do yo te­nía una ali­men­ta­ción sa­na, to­ma­ba mu­cha agua, en­tre­na­ba, me cui­da-

“Pa­sar al rubio fue fuer­te, pe­ro los cam­bios mar­ca­ron mi ca­rre­ra y siem­pre im­pu­se ten­den­cia. Fa­bi (Maz­zei) es­tá acos­tum­bra­do, sa­be que un día pue­do ser pe­li­rro­ja, otro día ru­bia, otro morocha, con pe­lo lar­go o cor­to. Es co­mo si es­tu­vie­ra siem­pre con una mu­jer di­fe­ren­te (Ri­sas)”.

“So­lo me ope­ré las lo­las cuan­do ‘To­to’ cum­plió dos años. Otra ci­ru­gía no ten­go. Me cui­do con cre­mas y radiofrecuencia.”

ba, y des­pués en­cen­día un ci­ga­rri­llo. No era cohe­ren­te. En­ton­ces me pro­pu­se de­jar de fu­mar, pe­ro sin tra­ta­mien­to. Ca­da vez que en­cen­día un ci­ga­rri­llo lo apa­ga­ba, te­nía es­tra­te­gias de dón­de fu­mar y dón­de no. Y un día de­ci­dí de­jar de fu­mar, que fue cuan­do ter­mi­né de ha­cer “Gua­pas” (te­le­no­ve­la emi­ti­da por El Tre­ce entre 2014 y 2015). Y em­pe­cé a en­gor­dar, por­que el ci­ga­rri­llo tie­ne al­go que te ba­ja la an­sie­dad y eso te ha­ce co­mer me­nos.

—¿Cuán­tos ki­los ha­bía au­men­ta­do?

—Ca­si 10 ki­los, que es lo que más o me­nos au­men­ta to­do el mun­do cuan­do deja de fu­mar. Y a par­tir de ahí em­pe­cé a cui­dar­me, hi­ce una die­ta con un nu­tri­cio­nis­ta, y vol­ví a mi pe­so nor­mal. Ten­go que ser muy ri­gu­ro­sa con mis ho­ra­rios, me gus­ta co­mer bien, an­tes de las 22:00 ho­ras. Me hi­ce un es­tu­dio y sé lo que le ha­ce bien a mi cuer­po. Ha­cer tea­tro me des­es­ta­bi­li­zó con la co­mi­da, de­jé de ma­ne­jar­me con mis vian­das, y por eso en mi página web es­ta­mos ar­man­do una ru­ti­na para las mu­je­res que, co­mo me pa­só a mí, desean or­ga­ni­zar­se y co­mer sano.

—¿En qué se ba­sa su ali­men­ta­ción?

—Es­toy co­mien­do sin glu­ten des­de ha­ce un año, no por­que sea ce­lía­ca, sino por­que soy in­to­le­ran­te a esas pro­teí­nas con­te­ni­das en la ha­ri­na del tri­go, la ce­ba­da, el cen­teno y la ave­na. Eso fue a tra­vés de mu­cha in­ves­ti­ga­ción, a par­tir de te­ner siem­pre la pan­za hin­cha­da y ma­les­tar es­to­ma­cal. No te­nía una bue­na di­ges­tión, en­ton­ces in­ves­ti­gué y pro­bé dis­tin­tas co­sas entre la me­di­ci­na con­ven­cio­nal y la tra­di­cio­nal chi­na. Aho­ra me sien­to mu­cho me­jor, en la fa­mi­lia to­dos nos ali­men­ta­mos así. Con­su­mi­mos ali­men­tos na­tu­ra­les, te­ne­mos una huer­ta en ca­sa y co­me­mos de lo que nos da. Pre­fe­ri­mos más pes­ca­do que car­ne va­cu­na. De­ja­mos las ga­seo­sas ha­ce ra­to, to­ma­mos té ver­de, por­que tie­ne un mon­tón de pro­pie­da­des que ha­cen bien. Lo be­be­mos frío con las co­mi­das. En la he­la­de­ra, las be­bi­das que siem­pre hay son agua, li­mo­na­da y té ver­de. To­do na­tu­ral, no con­su­mi­mos na­da que ten­ga quí­mi­cos.

Co­mo mu­chas en­sa­la­das, mi pre­fe­ri­da es la de rú­cu­la, que­so de ca­bra y arroz. Tam­bién ten­go mi per­so­nal train­ner para en­tre­nar con ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos y pe­sas, y ha­go yo­ga y me­di­ta­ción.

—¿Tips de be­lle­za: cre­mas, tratamientos? ¿Se ope­ró? ¿Si tu­vie­ra que ha­cer­se al­gún “to­que­ci­to” en el cor­to pla­zo, qué se­ría?

—So­lo me ope­ré las lo­las cuan­do To­to cum­plió dos años, por­que des­pués de te­ner dos hi­jos y ha­ber ama­man­ta­do, no me gus­ta­ban có­mo se veían. Por el tra­ba­jo que ten­go, de­ci­dí ope­rar­me. Pe­ro otra ci­ru­gía no ten­go, con la ca­ra no in­ten­ta­ría na­da. Por aho­ra so­lo me cui­do con cre­mas que me hi­dra­tan y nu­tren la piel. Voy a la der­ma­tó­lo­ga y me ha­ce radiofrecuencia (pro­ce­sos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial a tra­vés de la trans­fe­ren­cia de energía en for­ma de ca­lor a los es­tra­tos más pro­fun­dos de la der­mis). Pe­ro lo más im­por­tan­te es la ali­men­ta­ción, el cam­bio siem­pre es de aden­tro ha­cia afue­ra. —¿Có­mo vi­ve la se­xua­li­dad a los cin­cuen­ta?

—(Ri­sas) An­tes era más abier­ta para ha­blar de es­tas co­sas, pe­ro a me­di­da que mi hi­jo va­rón va cre­cien­do, me cues­ta más re­fe­rir­me al te­ma. Igual­men­te voy a tra­tar de con­tes­tar­te. Creo que una mu­jer a los cin­cuen­ta, si lle­ga bien, no fí­si­ca sino men­tal­men­te, y si en­ci­ma es­tá acom­pa­ña­da por un hom­bre que la res­pe­ta y pro­te­ge, pue­de sen­tir­se muy li­bre. Creo que ni la edad ni el pe­so son tan fun­da­men­ta­les, co­mo lo es es­tar con un hom­bre que te res­pe­te mu­cho. A los cin­cuen­ta las mu­je­res te­ne­mos mu­chas re­vo­lu­cio­nes, no so­lo hor­mo­na­les. El error se­ría pre­ten­der te­ner 20 años, com­pe­tir con una edad que ya no te co­rres­pon­de. Me sien­to su­ma­men­te ple­na con mi ma­ri­do. Fa­bián es un hom­bre que me ha­ce sen­tir con una gran li­ber­tad. Es res­pe­tuo­so, cui­da­do­so, y eso ha­ce que mis hi­jos tam­bién lo amen tan­to.

—¿Con Fa­bián, aho­ra es más o me­nos ce­lo­sa que al prin­ci­pio de la re­la­ción?

—Ha­ce cua­tro años que nos ca­sa­mos, y diez que es­ta­mos jun­tos. Fa­bi nun­ca me da mo­ti­vos para es­tar ce-

lo­sa. Ya pa­sé por to­do eso y aho­ra es­toy en un mo­men­to de mi vi­da en que las prio­ri­da­des pasan por otros la­dos. Tran­si­té por to­do para es­tar don­de es­toy hoy, y aho­ra eli­jo otras co­sas. —Co­mo ma­má, ¿de qué ma­ne­ra ob­ser­va el cre­ci­mien­to de sus hi­jos? ¿Los acon­se­ja o tra­ta de que ha­gan so­los sus pro­pios ca­mi­nos?

—Mis hi­jos son to­tal­men­te di­fe­ren­te entre sí, y ob­via­men­te tie­nen una es­ca­la de va­lo­res que apren­die­ron con­mi­go. De­jo que ha­gan su pro­pio apren­di­za­je, am­bos bus­can ca­mi­nos di­fe­ren­tes a los que hi­cie­ron sus pa­dres. Mu­cha gen­te pue­de su­po­ner que tie­nen la vi­da facilitada por ser “hi­jos de...”, pe­ro es to­do lo con­tra­rio. To­to bus­ca su ca­mino in­de­pen­dien­te­men­te de Pol-Ka y de to­do lo que pu­do ha­ber ge­ne­ra­do su pa­dre. Si bien a Adrián lo res­pe­ta, él bus­ca su pro­pio ca­mino en la ra­dio. Por su par­te, Flor tam­bién bus­ca que la re­co­noz­can por su pro­pio nom­bre y ape­lli­do. A mí me enor­gu­lle­ce que se ma­ne­jen con tan­to res­pe­to, y que ten­gan una bue­na ca­li­dad hu­ma­na. —¿Fan­ta­sea con ser abue­la? —Me en­can­ta­ría. Fui ma­má muy jo­ven y pen­sé que iba a te­ner nie­tos tam­bién de muy jo­ven. Pe­ro pa­re­ce que de­bo es­pe­rar un tiem­po más (Ri­sas).

—En los úl­ti­mos tiem­pos se mos­tró más fron­tal y abier­ta en mu­chos­pro­gra­mas­deTV...¿Sien­te que hay una Ara­ce­li con me­nos fil­tros... y me­nos pa­cien­cia?

—Du­ran­te mu­chos años to­mé la op­ción de ca­llar­me un mon­tón de co­sas, por­que no me gus­ta­ba ex­po­ner mi vi­da, con­tar lo que para mí era do­lo­ro­so. Con el do­lor que te­nía, me de­di­qué a criar a mis hi­jos, a tra­ba­jar, a co­mer y dor­mir bien, ayu­da­da por mi psi­có­lo­ga; por Fa­bián, que sa­be por to­do lo que pa­sé; por Flor y To­to, con los que mantengo char­las entre cua­tro paredes, sa­be­mos bien lo que vi­vi­mos y có­mo nos fui­mos cui­dan­do. —Sa­lió a pe­dir por TV un me­di­ca­men­to para su ma­má, y has­ta se fil­tra­ron unos au­dios so­bre sus ma­las ex­pe­rien­cias tra­ba­jan­do para Pol-Ka...

—El te­ma de mi ma­má, sen­tí la ne­ce­si­dad de ex­po­ner­lo. Así co­mo mi ma­dre tie­ne lu­pus, hay una co­mu­ni­dad que pa­de­ce esa en­fer­me­dad que muy po­cos co­no­cen. A tra­vés de mi imagen de­nun­cié e in­ter­vi­ne para ayudar a to­dos a con­se­guir un de­ter­mi­na­do me­di­ca­men­to que no es­ta­ba a la ven­ta, o se aco­pia­ba y no se lo ad­mi­nis­tra­ba equi­ta­ti­va­men­te. —¿Y con los otros te­mas? —El te­ma de los au­dios em­pe­zó con la de­cla­ra­ción de una per­so­na (Gri­sel­da Si­ci­lia­ni) que, sien­do aje­na a Pol-Ka y sin co­no­cer a Fa­bián, di­jo que Adrián (Suar) no lo con­tra­ta­ba y tam­po­co lo ha­cían otras pro­duc­to­ras, su­gi­rien­do con iro­nía que era por­que es mal ac­tor. A par­tir de ahí me to­mé una se­ma­na para pen­sar bien, y de­ci­dí de­cir lo que sen­tía. Co­rrí mu­chos ries­gos por­que, en es­te me­dio, a ve­ces de­cir la ver­dad es una lí­nea del­ga­da don­de po­dés ser juz­ga­da de una ma­ne­ra po­co sa­tis­fac­to­ria. Pe­ro no me im­por­tó. Creo que hay una edad en la que uno tie­ne que em­pe­zar a de­cir la ver­dad, las co­sas tal co­mo son.

—Se no­ta que son te­mas que tie­ne bien ela­bo­ra­dos... Has­ta ha­bló de la in­fi­de­li­dad que pa­de­ció cuan­do es­ta­ba en pa­re­ja con Adrián Suar.

—La in­fi­de­li­dad no te en­lo­que­ce, hay otras co­sas que en­lo­que­cen a la gen­te. La in­fi­de­li­dad te pro­du­ce do­lor, la idea de que la per­so­na que es­tá a tu la­do no es­tá a la al­tu­ra de lo que vos que­rés para la vi­da. Hoy pue­do de­cir que es­toy bien plan­ta­da, que pue­do ha­blar con mis hi­jos con mu­cha au­to­ri­dad, pe­ro por­que me to­mé el tra­ba­jo de sen­tar­me a tra­ba­jar en mi per­so­na, de co­mer­me to­dos los val­des de mier­da ha­bi­dos y por ha­ber, y aho­ra pue­do tran­si­tar una vi­da mu­cho más cal­ma.

“Creo que hay una edad en la que uno tie­ne que em­pe­zar a de­cir la ver­dad, las co­sas co­mo son. Es­toy más plan­ta­da.”

—Re­cien­te­men­te, Suar di­jo en una en­tre­vis­ta: “Ara­ce­li fue un amor tre­men­do”... —Sí, fue un amor tre­men­do por lo bueno, pe­ro tam­bién tre­men­do por lo ma­lo. Ha­ce ra­to que no ten­go diá­lo­go con Adrián, pe­ro no por­que yo no quie­ra, sino por una de­ci­sión de él. No sé des­de don­de abor­dó el te­ma. Fue un amor tre­men­do por lo fuer­te, pe­ro muy do­lo­ro­so.Tan tre­men­do que ca­si me ma­ta. Pe­ro fue tre­men­do para to­dos, por­que Adrián tu­vo un mo­men­to de mu­cho cre­ci­mien­to, lo que hi­zo que se des­co­nec­te de la fa­mi­lia. Prio­ri­zó Pol-Ka, su tra­ba­jo. Es­tá bien, uno eli­je en la vi­da, pe­ro no nos prio­ri­zó a no­so­tros. Yo re­cuer­do tan­to lo bueno y co­mo lo ma­lo, y de esa re­la­ción tam­bién sa­lió un hi­jo pre­cio­so. —Pe­ro hoy es­tá más en­fo­ca­da en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro...

—Sí, para mí ese te­ma es muy le­jano, gra­cias a Dios.

—En con­clu­sión, Ara­ce­li: ¡es­tá sú­per dio­sa a los 50!, ¿con­si­de­ra que fí­si­ca, men­tal y pro­fe­sio­nal­men­te, es­tá me­jor aho­ra que an­tes?

—No sé si aho­ra es­toy me­jor que an­tes, pe­ro me ali­men­to bien. Hoy ten­go el cuer­po que siem­pre so­ñé. Y es­toy ro­dea­da por gen­te que me ama: mis hi­jos, mi ma­ri­do y mi ma­dre son lo más va­lio­so. A la vi­da siem­pre le pon­go mu­cha ga­rra. Eso ha­ce que sea di­ver­ti­da, es­pon­tá­nea, que es­té fuer­te. Es­toy muy con­ten­ta con­mi­go y eso se no­ta afue­ra. Ha­ce diez años que me río di­fe­ren­te, des­cu­brí una ri­sa que creía no te­ner. Y fue a par­tir del tra­ba­jo que hi­ce con­mi­go y de co­no­cer al hom­bre que ten­go al la­do. ¡Has­ta me cam­bió el tono de la ri­sa! Es al­go muy her­mo­so y muy ver­da­de­ro. Aho­ra me río co­mo nun­ca lo hi­ce en to­da mi vi­da. Y eso mar­ca una nue­va eta­pa, una li­ber­tad co­mo mu­jer. Es una par­te que sien­to que co­rres­pon­de a mi esen­cia, esa que te­nía ador­me­ci­da por tan­to do­lor.

“Me en­can­ta­ría ser abue­la. Fui ma­má muy jo­ven y pen­sé que iba a te­ner nie­tos tam­bién de muy jo­ven. Pe­ro pa­re­ce que de­bo se­guir es­pe­ran­do.”

Cuan­do se re­fie­re a sus hi­jos, “Flor” To­rren­te y “To­to” Kirz­ner, se lle­na de luz. Ce­le­bra que re­co­rran su pro­pio ca­mino con li­ber­tad, sin con­di­cio­na­mien­tos, y ten­gan ca­li­dad hu­ma­na. Tam­bién fan­ta­sea con trans­for­mar­se en abue­la.

La ac­triz di­ce que du­ran­te mu­cho tiem­po de­ci­dió no ex­po­ner to­do lo que su­frió en su re­la­ción con Adrián Suar. Se re­fu­gia­ba en su psi­có­lo­ga, en Maz­zei y en sus hi­jos. En es­ta eta­pa de su vi­da re­co­no­ce que es­tá mu­cho más fron­tal.

Ara­ce­li afir­ma que te­ner una bue­na se­xua­li­dad a los 50, de­pen­de de es­tar con un hom­bre co­mo Maz­zei, que la res­pe­ta tan­to des­de que ha­ce 10 años se con­vir­tie­ron en Al­mas Ge­me­las. Ase­gu­ra que el ac­tor nun­ca le da mo­ti­vos para es­tar ce­lo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.