Ni­co­lás Du­jov­ne y Ca­ro­li­na Ye­lla­ti

VI­DA FA­MI­LIAR EN JO­SE IG­NA­CIO

Caras - - NOTAS DE TAPA - Por Car­los Cer­vet­to (des­de Pun­ta del Es­te)

Ha­ce exac­ta­men­te un año, cuan­do ve­ra­nea­ba con su fa­mi­lia en Pun­ta del Es­te, Ni­co­lás Du­jov­ne (50) re­ci­bió un llamado hot des­de Bue­nos Ai­res. La mis­ma ma­ña­na del 26 de di­ciem­bre de 2017 en la que Al­fon­so Prat Gay (52) aban­do­na­ba el Pa­la­cio de Ha­cien­da, el Je­fe de Ga­bi­ne­te,

Du­jov­ne pa­só ca­si inad­ver­ti­do en Pun­ta, ya que su ros­tro no es fa­mi­liar para la gen­te.

Mar­cos Pe­ña (40) lo lla­mó por te­lé­fono para en­car­gar­le una mi­sión de su­per­hé­roe: ser el nue­vo mi­nis­tro de Eco­no­mía ar­gen­tino. Un car­go que siem­pre es­tu­vo ba­jo la lu­pa, y que se de­vo­ró a lo lar­go de la his­to­ria can­ti­dad de nom­bres. El ex alumno del Co­le­gio Na­cio­nal y Co­mer­cial de Vi­cen­te Ló­pez no du­dó en acep­tar, y así pu­so ma­nos a la obra a su ges­tión mi­nis­te­rial. Y des­pués de un fin año mo­vi­do y

es­tre­san­te por re­for­mas eco­nó­mi­cas que lo ro­za­ron de cer­ca, Du­jov­ne vol­vió a ele­gir la mis­ma fe­cha y el mis­mo des­tino para des­can­sar con su mu­jer, Ca­ro­li­na Ye­lla­ti, y sus tres hi­jos. Re­fu­gia­dos en una ca­sa de Jo­sé Ig­na­cio de re­cien­te cons­truc­ción, los Du­jov­ne pa­sa­ron la Na­vi­dad en el Es­te y, con her­mé­ti­co ba­jo per­fil, hi­cie­ron lo que cual­quier ve­ra­nean­te ha­ce: dis­fru­tar de la paz lu­ga­re­ña y de una Na­tu­ra­le­za pri­vi­le­gia­da, y an­clar en la pla­ya to­dos jun­tos para re­la­jar­se al sol y con­tem­plar los be­llí­si­mos atar­de­ce­res.

Hi­jo de dos re­co­no­ci­dos ar­qui­tec­tos, Ber­nar­do Du­jov­ne (80) y Silvia Hirsch, due­ños de un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra que hi­zo los pla­nos de la To­rre Trump en Pun­ta, Ni­co­lás tie­ne la vir­tud de pa­sar ab­so­lu­ta­men­te inad­ver­ti­do. Su ros­tro no es­tá entre los que la gen­te re­co­no­ce a sim­ple vis­ta, y esa ven­ta­ja le per­mi­tió mo­vi­li­zar­se “co­mo uno más”. An­tes de la No­che­bue­na

CA­RAS lo sor­pren­dió tro­tan­do por Jo­sé Ig­na­cio, y el 25 a la tar­de, apro­ve­chan­do la mag­ní­fi­ca jor­na­da de sol, fue con su fa­mi­lia y un gru­po de ami­gos a la pla­ya La Jua­ni­ta. Eli­gie­ron cui­da­do­sa­men­te una en­tra­da al mar don­de no ha­bía au­to­mó­vi­les, y acam­pa­ron so­bre la are­na en un sec­tor con po­cos tu­ris­tas a la vis­ta. El mi­nis­tro no se ani­mó a me­ter­se en el mar, pe­ro si ju­gó a la pa­le­ta con sus hi­jos y en un mo­men­to se ais­ló, dán­do­le la es­pal­da a to­dos con su re­po­se­ra, para en­tre­gar­se a la lec­tu­ra de un li­bro. Días de ne­ce­sa­ria in­tros­pec­ción para se­guir afron­tan­do una mi­sión no ap­ta para cual­quier mor­tal.

El 25 a la tar­de, el mi­nis­tro hi­zo pla­ya con su fa­mi­lia y un gru­po de ami­gos. No se sa­có el bu­zo ni se me­tió al mar, ju­gó a la pa­le­ta con sus hi­jos y le­yó un li­bro.

Re­fu­gia­do en un sec­tor de la pla­ya La Jua­ni­ta don­de ha­bía po­ca gen­te, Du­jov­ne tu­vo su ca­ble a tie­rra an­tes de re­to­mar sus fun­cio­nes. Des­pués de un fin de año con­vul­sio­na­do, a fi­nes de enero acom­pa­ña­rá a Ma­cri al Fo­ro Mun­dial de Da­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.