“MIA­MI ES MI LU­GAR EN EL MUN­DO”

MONICA HERTZ, LA CREADORA DEL “CHOCOARROZ”, CON SU HIJA PAMELA

Caras - - AGENDA - Produccion: Ob­vio­me­dia. Agra­de­ci­mien­tos: Ocea­na Bal Har­bour; Ar­te­fac­to.

Es una re­fe­ren­te en el uni­ver­so de las mu­je­res em­pren­de­do­ras co­mo la creadora del “chocoarroz”. Es por eso que Mó­ni­ca Hertz fue in­vi­ta­da re­cien­te­men­te a un al­muer­zo de em­pre­sa­rias or­ga­ni­za­do por Ma­ría Ga­brie­la Hoch pa­ra la co­mu­ni­dad de “Vo­ces Vi­ta­les Mia­mi”. Mó­ni­ca vino a dar una con­fe­ren­cia en la que com­par­tió las al­ter­na­ti­vas de su ca­rre­ra co­mo em­pre­sa­ria, ma­má y es­po­sa a la vez, que bien na­rra en el li­bro de su au­to­ría. Due­ña de una exi­to­sa ca­rre­ra co­mo en­tre­pre­neur, CARAS Mia­mi con­ver­só con ella en ex­clu­si­va. Mó­ni­ca lle­gó a la pro­duc­ción que se reali­zó en el de­par­ta­men­to mo­de­lo de Ocea­na Bal Har­bour, el úl­ti­mo edi­fi­cio de Eduar­do Cons­tan­ti­ni en la ciu­dad, acom­pa­ña­da por su hija Pamela, quien tie­ne la li­cen­cia en Ar­gen­ti­na de Rosa Cla­ra, la mar­ca que di­se­ñó el ves­ti­do de la es­po­sa de Lio­nel Mes­si, An­to­ne­lla Roc­cuz­zo: “Es mi ter­ce­ra hija, des­pués de dos va­ro­nes ( Emi­li­ano y Die­go) y lle­va el nom­bre de una de mis mu­ñe­cas pre­fe­ri­das, con la que ju­ga­ba en mi in­fan­cia. Siem­pre qui­se te­ner una ne­na pa­ra ves­tir­la y cui­dar­la. Pa­ra criar a mis hi­jos siem­pre de­jé de tra­ba­jar el pri­mer año de sus vi­das, y aho­ra he de­ja­do mi ca­rre­ra de em­pre­sa­ria pa­ra de­di­car­me tam­bién a criar a mis nie­tos”, con­fie­sa. Mó­ni­ca se ca­só con Da­niel Grodsky a los 19 años y jun­tos tu­vie­ron tres hi­jos. A ellos Mó­ni­ca le agre­ga dos más: el “chocoarroz” y su úl­ti­mo li­bro, una au­to­bio­gra­fía que co­men­zó a es­cri­bir en el ta­ller de li­te­ra­tu­ra en el que se ins­cri­bió cuan­do pa­só de tra­ba­jar 20 ho­ras dia­rias a dis­po­ner de to­do el tiem­po del mun­do.

“Cuan­do ven­di­mos la em­pre­sa a Mo­li­nos Ríos de la Pla­ta mi ma­ri­do me di­jo: ´Bueno aho­ra no te­ne­mos que tra­ba­jar más´, a lo que res­pon­dí…ha­blá por vos mis­mo por­que yo no me pien­so que­dar con los bra­zos cru­za­dos”, re­cor­dó.

Mó­ni­ca na­rró las ex­pe­rien­cias de su vi­da has­ta que al com­pi­lar­las se dio cuen­ta que ha­bía es­cri­to su pro­pia bio­gra­fía y que su re­la­to po­dría ins­pi­rar a otras mu­je­res. “Yo no ten­go tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. To­do se ini­ció en la co­ci­na de mi ca­sa cuan­do pre­pa­ra­ba co­mi­da die­té­ti­ca pa­ra re­ci­bir a mis ami­gas y fes­te­jar mi cum­plea­ños. Pre­pa­ré unos pla­tos de­li­cio­sos y die­té­ti­cos que en­se­gui­da co­men­cé a ven­der. Fue el co­mien­zo de De­li De­light, la com­pa­ñía que se con­vir­tió en dis­tri­bui­do­ra de ali­men­tos sa­lu­da­bles y die­té­ti­cos más im­por­tan­te de Bue­nos Ai­res y que ex­plo­tó cuan­do de ca­sua­li­dad cree el chocoarroz”.

En una fe­ria de ali­men­tos de Sui­za, Mó­ni­ca vio una ga­lle­ta de arroz com­bi­na­da con cho­co­la­te que le lla­mo la aten­ción. En­se­gui­da co­men­zó a pro­du­cir­la pa­ra la co­la­ción de las die­tas y fue tal la acep­ta­ción que la fa­bri­ca­ción ca­se­ra de­vino en una in­dus­trial. “Lle­ga­mos a pro­du­cir 5 mi­llo­nes de uni­da­des y ya no es­ta­ba so­la, to­da la fa­mi­lia for­ma­ba par­te del em­pren­di­mien­to”, ex­pli­có. Pamela cuen­ta en la en­tre­vis­ta jun­to a su ma­dre que la go­lo­si­na siem­pre te­nía más de­man­da que la pro­duc­ción y que iban cre­cien­do de­trás de los re­cla­mos de los con­su­mi­do­res por­que siem­pre pe­dían más de lo que lle­ga­ban a pro­du­cir. “Cuan­do me ca­sé y que­dé em­ba­ra­za­da de Lu­ka, mi pri­mer hi­jo, la em­pre­sa ca­yó en la mira de un gran­de co­mo Mo­li­nos Rio de la Pla­ta y, en el tér­mino de 18 me­ses, se ven­dió.”

“Fue una de­ci­sión to­ma­da por to­da la fa­mi­lia”, di­ce Mó­ni­ca. “Mis hi­jos eran due­ños de la dis­tri­bui­do­ra y nos pa­re­ció que era el mo­men­to ideal pa­ra dar un pa­so al cos­ta­do. Du­ran­te mu­cho tiem­po con mi es­po­so so­ná­ba­mos con re­ti­rar­nos a pa­sar la ve­jez cer­ca del mar. Nun­ca pen­sa­mos que ese mar se­ría el de Mia­mi. Nos en­can­ta es­te lu­gar por la paz, la tran­qui­li­dad con que se vi­ve y el cli­ma tan atrac­ti­vo to­do el año”, des­cri­bió.

“Vol­vi­mos a Mia­mi con Da­niel ha­ce unos sie­te años des­pués de no ve­nir. Cuan­do es­tá­ba­mos en el au­ge del chocoarroz com­pra­mos nues­tro pri­mer de­par­ta­men­to en Mia­mi y di­ji­mos que es­te es nues­tro lu­gar en el mun­do. Nos gus­ta la gen­te, el ai­re, el es­tar, la se­gu­ri­dad nos da mu­cha tran­qui­li­dad. Du­ran­te mu­cho tiem­po tra­ta­ba de no dar mu­chas en­tre­vis­tas y de no ha­blar de la ven­ta de la em­pre­sa. Op­ta­mos por te­ner una vi­da muy sen­ci­lla por nues­tra se­gu­ri­dad y la de nues­tra fa­mi­lia. Es­ta­mos acá va­rios me­ses al año pe­ro nos ti­ra que nues­tros hi­jos es­tán en Bue­nos Ai­res. Tra­ta­mos de va­ca­cio­nar mu­cho jun­tos acá y allá”, co­men­tó la em­pre­sa­ria, quien en­con­tró una ra­zón más pa­ra es­tar en Mia­mi: ser con­fe­ren­cis­ta en gru­pos de mu­je­res em­pren­de­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.