LA FA­MI­LIA GRAVIER-MAZZA

EM­BE­LE­SA­DOS POR LA MA­GIA DE “AMALUNA”

Caras - - FOCO - Por Die­go Es­te­ves

Han re­co­rri­do los es­ce­na­rios y las pa­sa­re­las de las prin­ci­pa­les capitales del mun­do y así y to­do que­da­ron des­lum­bra­dos. Asis­tie­ron a even­tos, ga­las, es­pec­tácu­los tea­tra­les y shows de los me­jo­res. De he­cho, han vis­to las edi­cio­nes del des­lum­bran­te Cir­que du So­leil en Ro­ma, Pa­rís y su edi­ción an­te­rior en Bue­nos Ai­res. Sin em­bar­go, Va­le­ria Mazza y Ale­jan­dro Gravier sa­lie­ron em­be­le­sa­dos lue­go de asis­tir a la fun­ción es­pe­cial de “Amaluna”, que CARAS acom­pa­ñó con una gran co­ber­tu­ra. Jun­to a sus hi­jos, Balt­ha­zar (18), Ti­ziano (15), Be­ni­cio (12) y Tai­na (9), la mo­de­lo y el em­pre­sa­rio im­pac­ta­ron el mar­tes 27, ele­gan­tí­si­mos, en la al­fom­bra ro­ja del es­pec­tácu­lo que ex­ten­de­rá sus fun­cio­nes en la Cos­ta­ne­ra Sur hasta el 14 de abril pa­ra lue­go con­ti­nuar por otras capitales co­mo Cór­do­ba, Li­ma, Qui­to y San­tia­go de Chi­le. El show internacional su­pe­ró las es­pec­ta­ti­vas de los Gravier-Mazza, quie­nes aplau­die­ron ca­da uno de los 14 nú­me­ros que com­po­nen el es­pec­tácu­lo. El ma­tri­mo­nio ce­le­bra es­te año las Bo­das de Por­ce­la­na tras dos dé­ca­das de ma­tri­mo­nio. Na­da me­jor que an­ti­ci­par­lo con un show de ta­lla internacional. “Nos gus­ta mu­cho, es es­pec­ta­cu­lar. A los chi­cos les gus­tan mu­cho las acro­ba­cias”, di­jo Ale­jan­dro. Mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar no les fal­tan a la fa­mi­lia Gravier-Mazza: el ma­yor, Balt­ha­zar, in­te­gra el equi­po na­cio­nal de es­quí y es­tu­dia In­ge­nie­ría In­dus­trial en el ITBA; Ti­ziano ga­nó cua­tro co­pas del mun­do y es cam­peón ar­gen­tino y sud­ame­ri­cano de es­quí y aho­ra via­ja a Ca­na­dá a la Co­pa del Mun­do de Whistler; Be­ni­cio re­pre­sen­tó a la Ar­gen­ti­na por pri­me­ra vez es­te año y tam­bién via­ja­rá con su her­mano a Ca­na­dá; y Tai­na es la ar­tis­ta de la fa­mi­lia, le gus­ta el de­por­te pe­ro se in­cli­na más por el can­to y la pin­tu­ra.

“Amaluna” es un es­pec­tácu­lo iti­ne­ran­te de la com­pa­ñia ca­na­dien­se Cir­que du So­leil di­ri­gi­do por la mul­ti­pre­mia­da Dia­ne Pau­lus y es­tre­na­do en el año 2012 en Mon­treal. El sig­ni­fi­ca­do de Amaluna

pro­vie­ne de la pa­la­bra en la­tín Ama, que sig­ni­fi­ca ma­dre, y la pa­la­bra luna, sím­bo­lo pa­ra re­pre­sen­tar a la mu­jer o a una ma­dre co­mo pro­tec­to­ra del pla­ne­ta. La his­to­ria es­tá ins­pi­ra­da por una com­bi­na­ción de al­gu­nos mi­tos grie­gos y por la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re lla­ma­da “La Tem­pes­tad”. El ob­je­ti­vo del show es pre­sen­tar la for­ta­le­za de las mu­je­res. Amaluna es una is­la guia­da por los ci­clos de la luna y go­ber­na­da por la rei­na Prós­pe­ra, en la que se desa­rro­lla una his­to­ria de amor, en­tre la hi­ja de la rei­na de es­ta is­la, Mi­ran­da, y un va­lien­te jo­ven, Romeo. La his­to­ria co­mien­za cuan­do Prós­pe­ra in­vi­ta a to­das las gran­des dio­sas del mun­do a pre­sen­ciar la ce­re­mo­nia ce­le­bra­da a su hi­ja por su ma­yo­ría de edad, un ri­to que hon­ra la fe­mi­nei­dad, re­no­va­ción, re­na­ci­mien­to y equi­li­brio que mar­ca el cam­bio de las ideas y va­lo­res de una ge­ne­ra­ción a la si­guien­te. Tras una tor­men­ta ge­ne­ra­da por Prós­pe­ra, un gru­po de hom­bres jó­ve­nes arri­ba a la is­la al ser arras­tra­dos por ella, desatan­do la emo­ti­va his­to­ria de amor. Una re­la­ción que de­be­rá su­pe­rar dis­tin­tas prue­bas pa­ra pro­bar que es lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te.

Es­tre­na­da en Mon­treal, en 2012, “Amaluna” lle­gó a la Ar­gen­ti­na con un in­creí­ble des­plie­gue: 65 ca­mio­nes que tras­la­dan to­das las ins­ta­la­cio­nes y trans­por­tan dos mil to­ne­la­das de car­ga. La lo­na de la car­pa pe­sa más de 5.200 ki­lo­gra­mos y se ne­ce­si­tan 85 per­so­nas pa­ra le­van­tar­la. Allí ca­ben 2.600 es­pec­ta­do­res. Se sir­ven un pro­me­dio de 250 por­cio­nes de co­mi­da pa­ra to­do el elen­co y hay 46 ar­tis­tas en vi­vo en ca­da fun­ción. Cien­to diez per­so­nas in­te­gran el elen­co in­clui­dos los su­plen­tes y otros 64 cum­plen ta­reas de au­xi­lia­res. Tres­cien­tas vein­te pie­zas com­po­nen el ves­tua­rio de los ar­tis­tas y 1.000 pie­zas su­man los tra­jes y sus ré­pli­cas. A to­do eso hay que su­mar­le una com­ple­ta ban­da en vi­vo que mu­si­ca­li­za a la per­fec­ción ca­da mo­vi­mien­to del show y más de vein­te téc­ni­cos pa­ra ilu­mi­na­ción y so­ni­do.

Ade­más de los Gravier-Mazza, tam­bién dis­fru­ta­ron del es­pec­tácu­lo Ma­nue­la Pal con su hi­ja, Am­pa­ro, su ma­dre, Gra­cie­la Pal y su pa­re­ja Eduar­do In­chaus­ti, Fer­nan­do Bur­lan­do y Bar­bie Fran­co, Die­go Pe­ret­ti con su hi­ja, Mo­ra, Be­tia­na Blum con su nieto, Ren­zo, y su nue­ra, Ros­se­lla de­lla Gio­vam­pao­la y Gustavo Yan­ke­le­vich, y Do­lo­res Ba­rrei­ro jun­to a sus hi­jos, Va­len­tino, Mi­lo y In­dra.

Ma­nue­la Pal con su hi­ja, Am­pa­ro, su ma­dre Gra­cie­la Pal y su pa­re­ja Eduar­do Inchausti.

Fer­nan­do Bur­lan­do y Bar­bie Fran­co.

Die­go Pe­ret­ti con su hi­ja, Mo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.