“CON OLETA VOL­VI­MOS A NA­CER”

CAN­DE­LA FE­RRO Y KHOTAN FER­NAN­DEZ CON SU BE­BA

Caras - - AGENDA - Fo­tos: Billy Co­le­man Agra­de­ci­mien­tos: ma­qui­lla­je y pei­na­do: Re­gi­na pa­ra Roc­co Don­na; Ves­tua­rio Can­de­la: Ca­ro­li­na K (www.ca­ro­li­nak.com)

No ve la ho­ra de pi­sar su Re­con­quis­ta pa­ra que su hi­ja co­noz­ca su ciu­dad na­tal. Mien­tras es­pe­ra el mo­men­to, la con­duc­to­ra ar­gen­ti­na Can­de­la Fe­rro (44) en­cuen­tra con­sue­lo en las can­cio­nes de Ma­ría Ele­na Walsh, las mis­mas que acom­pa­ña­ron su in­fan­cia. Jun­to a su ma­ri­do, el ac­tor me­xi­cano-bra­si­le­ño, Kot­han Fer­nán­dez (44), po­sa­ron en el par­que Oleta de Mia­mi, ba­ña­do por el río ho­mó­ni­mo, que ins­pi­ró el nom­bre de su be­ba. “Vol­vi­mos a na­cer”, ad­mi­ten, y en es­ta entrevista ex­clu­si­va ex­pli­can el por­qué. —¿Có­mo les cam­bió la vi­da la lle­ga­da de Oleta? Can­de­la Fe­rro:—Con la lle­ga­da de Oleta vol­vi­mos a na­cer. Creo que so­mos se­res hu­ma­nos más cons­cien­tes, más ma­du­ros, más fe­li­ces. La vi­da es un an­tes y un des­pués de ella. To­do lo pen­sa­mos de a tres. Pa­seos en la pla­ya, vi­si­ta a mu­seos, via­jes. Ru­ti­na de ma­dru­ga­das y can­cio­nes de Ma­ría Ele­na Walsh.

Khotan Fer­nán­dez:—Me cam­bió to­da la vi­da (ri­sas). Ten­go una nue­va mo­ti­va­ción, no pien­so en re­com­pen­sas egoís­tas. Ima­gino to­do el tiem­po có­mo in­cluir­la en mis de­seos y sue­ños. Me pro­du­ce tan­to pla­cer es­tar con ella, apre­cio enor­me­men­te los tiem­pos a su la­do. Ado­ro mis sies­tas con ella en mi pe­cho. —¿Qué sig­ni­fi­ca el nom­bre Oleta? CF:—“Pe­que­ña ala­da”. Oleta es un río en Mia­mi que bor­dea una re­ser­va ma­ra­vi­llo­sa don­de Khotan y yo fui­mos muy fe­li­ces vi­vien­do. Es­tas fo­tos las to­ma­mos allí en un es­pí­ri­tu de ver­de y na­tu­ra­le­za que muy po­ca gen­te co­no­ce de Mia­mi.

KF:—Pa­ra no­so­tros Oleta sim­bo­li­za li­ber­tad por­que es un río. Por su eti­mo­lo­gía ella flu­ye co­mo el río. Y tie­ne alas, que sim­bo­li­zan li­ber­tad pa­ra que ha­ga lo que desee y ja­más li­mi­tar­la en sus sue­ños. —¿Có­mo es la be­ba? CF:—Es un cas­ca­bel, muy des­pier­ta pa­ra sus cin­co me­ses. Se le­van­ta con una son­ri­sa y tie­ne una mi­ra­da pro­fun­da co­mo Khotan .

KF:—Es un co­mo un ave can­to­ra. Se can­ta a sí mis­ma pa­ra dor­mir y tie­ne una son­ri­sa enig­má­ti­ca y en­can­ta­do­ra co­mo su ma­má. Due­ña de una son­ri­sa de mi­llón de dó­la­res, co­mo di­cen los ame­ri­ca­nos.

—¿Có­mo con­ci­lian el tra­ba­jo con la ma­ter­ni­dad/pa­ter­ni­dad?

KF:—Desde que Oleta na­ció es­tu­ve en­tre dos pro­yec­tos: la se­rie “The Oath”, fil­ma­da en Puer­to Ri­co, y “Al Otro La­do del Mu­ro”, en Te­le­mun­do, gra­ba­da en Mia­mi. Así que ba­lan­ceé mis tiem­pos pa­ra po­der com­par­tir ca­da mo­men­to con la be­bé y Can­de. Por suer­te al es­tar fil­man­do en Mia­mi es ma­ra­vi­llo­so re­gre­sar a ca­sa y en­con­trar­me con su son­ri­sa y su sa­bi­du­ría. CF:—En mi ca­so es­tu­ve 100 por cien­to de mi tiem­po con Oleta y es una ben­di­ción. Mu­chas ma­más tie­nen que de­jar a sus be­bés a los tres me­ses al cui­da­do de otras per­so­nas y con ma­ma­de­ra pa­ra vol­ver a sus tra­ba­jos. No de­bie­ra ser tan pron­to, las em­pre­sas tie­nen que re­eva­luar los tiem­pos de li­cen­cia por ma­ter­ni­dad. Yo pue­do de­di­car­me afor­tu­na­da­men­te a ella, si­go ama­man­tan­do y no me he per­di­do na­da de su cre­ci­mien­to. De a po­co es­toy re­to­man­do mi agen­da, es­ta­ré pre­sen­tan­do unos pre­mios en abril en Las Ve­gas. Se­rá nues­tro pri­mer via­je en fa­mi­lia por tra­ba­jo.

—¿Ya tie­ne pen­sa­do un via­je a la Ar­gen­ti­na pa­ra que co­noz­ca el país y pa­ra vi­si­tar pa­rien­tes y ami­gos?

CF:—Cuen­to las ho­ras y los días. Mis pa­dres y mi her­mano, Lu­cas, ya co­no­cen a la ni­ña por­que es­tu­vie­ron en Mia­mi. Pe­ro quie­ro ir a Re­con­quis­ta a co­no­cer mi so­bri­na, Jua­na Fe­rro, hi­ja de mi her­mano Ma­tías, que le lle­va só­lo cua­tro me­ses a Oleta. Me ilu­sio­na re­unir­me con mi fa­mi­lia en mi tie­rra que­ri­da. Que mis so­bri­nos jue­guen con ella.

—¿Cam­bia­ron sus prio­ri­da­des desde que se con­ver­tió en ma­dre?

CF:—¡Cla­ro! Pa­ra una ma­dre na­da es más im­por­tan­te que ver son­reír a tu hi­ja. Oleta es el mo­tor de mis días. Los ni­ños apren­den imi­tán­do­nos. Por eso es im­por­tan­te que me vea con bue­na ener­gía, tra­ba­jan­do, crean­do, cre­cien­do es­pi­ri­tual­men­te, apo­yan­do a su pa­dre, amán­do­nos. So­mos su es­pe­jo. Su pri­mer mo­de­lo pa­ra lue­go vo­lar li­bre. Es lo que yo más ad­mi­ro en có­mo me crió mi ma­dre.

La con­duc­to­ra ar­gen­ti­na ra­di­ca­da en Mia­mi desde ha­ce 17 años po­só jun­to a su pa­re­ja, el ac­tor me­xi­cano bra­si­le­ño, Kot­han Fer­nán­dez, y su be­ba de cin­co me­ses, en el par­que Oleta de Mia­mi, que ins­pi­ró su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.