LOS MO­TI­VOS DE LA AU­SEN­CIA DE DIE­GO A LA BO­DA

IN­TER­NA FA­MI­LIAR Y NE­GA­TI­VA DEL JE­QUE

Caras - - STYLING - Por Die­go Es­te­ves

Fue un fin de se­ma­na lleno de fes­te­jos fa­mi­lia­res pa­ra Die­go Ma­ra­do­na (57), aun­que ca­si to­dos los vi­vió a la dis­tan­cia. Desde ya que el más des­ta­ca­do fue el ca­sa­mien­to de su hi­ja, Dal­ma (31), al que des­pués de mu­chas idas y vuel­tas, fi­nal­men­te el ex fut­bo­lis­ta no asis­tió. En me­dio de una in­cer­ti­dum­bre to­tal y bien al es­ti­lo ma­ra­do­niano, el ex DT de la Se­lec­ción de­jó abier­ta la in­cóg­ni­ta de su pre­sen­cia hasta el úl­ti­mo mi­nu­to. In­clu­so desde su en­torno más ín­ti­mo afir­ma­ban que pro­ba­ble­men­te no se­ría par­te de la ce­le­bra­ción, he­cho que fi­nal­men­te fue así. Su abo­ga­do, Ma­tías Mor­la, ex­pli­có que el ído­lo no via­ja­ría desde Du­bai a Bue­nos Ai­res por ex­pre­so pe­di­do del je­que Mak­toum bin Ha­mad bin Moham­med Al Shar­qi, go­ber­na­dor desde 1974 del emi­ra­to de Al Fu­jai­rah y due­ño del club ho­mó­ni­mo. Es que aun­que te­nía que abor­dar el vue­lo de Emi­ra­tes en la no­che del vier­nes 30 de abril rum­bo a la Ar­gen­ti­na, fi­nal­men­te pri­mó el ob­je­ti­vo de­por­ti­vo, ya que el sá­ba­do 31 ju­ga­ba un par­ti­do cla­ve por el as­cen­so a la Pri­me­ra Di­vi­sión, que fi­nal­men­te ga­nó. “Las muer­tes, los na­ci­mien­tos, no pue­den pre­ver­se. Pe­ro una bo­da sí”, fue la con­tun­den­te fra­se que le pro­nun­ció el Je­que a Mor­la. “Hu­bie­ran ar­ma­do la bo­da fue­ra del cam­peo­na­to”, sen­ten­ció. An­te se­me­jan­te pre­sión, ni si­quie­ra pe­só el re­cien­te via­je de Dal­ma a Du­bai en enero pa­ra ne­go­ciar con su pa­dre, quien le ha­bía pro­me­ti­do ha­cer lo po­si­ble pa­ra asis­tir. El fac­tor Ro­cío Oli­va ya no pa­re­cía pe­sar (am­bas es­ta­ban pe­lea­das e in­clu­so Dal­ma ha­bía de­nun­cia­do a la no­via de su pa­pá en la Jus­ti­cia por su­pues­tas ame­na­zas), pe­ro no hu­bo ca­so. El des­con­cier­to fue tal que Dal­ma ya le ha­bía com­pra­do el tra­je pa­ra la bo­da a su pa­pá y hasta ha­bían tra­mi­ta­do una au­to­ri­za­ción pa­ra que ate­rri­ce en he­li­cóp­te­ro en las in­me­dia­cio­nes de “La He­ren­cia” de Pi­lar.

Lla­mó la aten­ción el si­len­cio stam­pa de Ma­ra­do­na mien­tras trans­cu­rría la bo­da de su hi­ja. La voz ofi­cial de Die­go fue su Ins­ta­gram, don­de tie­ne un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res. El do­min­go 1, só­lo se re­mi­tió a ha­cer una cró­ni­ca de la gran vic­to­ria de su equi­po: “Pa­ra los que me pi­den que so­la­men­te ha­ble de fút­bol, les cuen­to que ayer ga­na­mos un par­ti­do CRU­CIAL pa­ra con­se­guir el as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión. Un día an­tes ha­bían ga­na­do el Ba­ni­yas y el Kal­ba, y no­so­tros que­dá­ba­mos ter­ce­ros en la ta­bla, con un par­ti­do me­nos. Así que ayer te­nía­mos la obli­ga­ción de ga­nar, por­que só­lo cla­si­fi­can los dos pri­me­ros. Y us­te­des sa­ben có­mo son las úl­ti­mas fe­chas de un cam­peo­na­to, apa­re­cen las “va­li­jas” por to­dos la­dos, y aquí no es muy dis­tin­to al res­to del mun­do. Acá la in­cen­ti­va­ción eco­nó­mi­ca es igual que en to­das par­tes. Pe­ro con Luis Is­las ha­bla­mos con los ju­ga­do­res en la se­ma­na, les di­ji­mos có­mo son las co­sas, y en el se­gun­do tiem­po ju­ga­ron un par­ti­da­zo. Les pue­do ase­gu­rar que ha­cía tiem­po que no veía ju­gar tan bien a un equi­po, y ata­car de es­te mo­do. Es­to es mé­ri­to de los ju­ga­do­res, pe­ro tam­bién hay un tra­ba­jo nues­tro muy gran­de, de­trás. Es­toy muy con­ten­to, a pe­sar del sa­cri­fi­cio, se­gui­mos en­fo­ca­dos en nues­tro ob­je­ti­vo. Les man­do un sa­lu­do a to­dos, les de­seo fe­li­ces pas­cuas, y quie­ro de­cir­les que yo pu­se el cuer­po y el co­ra­zón ju­gan­do pa­ra la se­lec­ción ar­gen­ti­na. Les man­do un be­so!”. Hasta en­ton­ces, só­lo de­por­te, na­da de vi­da per­so­nal. Pe­ro la no­ve­dad lle­gó y no tu­vo que ver con Dal­ma, sino con el na­ci­mien­to, el do­min­go 1, de su se­gun­do nieto, Die­go Ma­tías Ma­ra­do­na, hi­jo de Die­go Jr. (31) y su mu­jer ita­lia­na, Nun­zia Pen­nino.“Les cuen­to que hoy na­ció mi nieto Die­go Ma­tias Ma­ra­do­na, pe­só 3 ki­los y me­dio, y es her­mo­so. Es­toy muy fe­liz y me lle­na el co­ra­zón. Lo voy a dis­fru­tar co­mo no lo pu­de ha­cer con mi hi­jo Die­go. Bien­ve­ni­do DIEGUITO MA­TIAS, el in­te­gran­te más chi­qui­to de la fa­mi­lia”, posteó el ído­lo, hasta en­ton­ces sin ha­cer nin­gu­na men­ción a la bo­da de su hi­ja. De he­cho, su com­mu­nity ma­na­ger, la mo­de­lo co­lom­bia­na Jes­si­ca Hur­ta­do, com­par­tió en su cuen­ta de Ins­ta­gram el fes­te­jo de Pas­cua del “10” con Ro­cío a bor­do de un ya­te. Hu­bo fo­to y vi­deo de Ma­ra­do­na to­man­do cer­ve­za y hasta ti­rán­do­se el agua de mor­tal. Hasta en­ton­ces, el crack no se ha­bía re­fe­ri­do a Dal­ma y que par­ti­ci­pa­ra de esos posteos pa­re­cía, de mí­ni­ma, una car­ga­da. “Así ter­mi­na­mos el día

“¿Por qué no es­pe­rar tres se­ma­nas más? Cuan­do mi hi­ja vi­vía ha­ce 4 años con An­drés (Caldarelli)”.

de Pas­cua y la ga­na­da de Fu­jai­rah. Con mu­cho amor”, es­cri­bió Hur­ta­do.

Fue re­cién al día si­guien­te, el lu­nes 2 de abril, Día de los Ve­te­ra­nos de la Gue­rra de Mal­vi­nas, que el crack se re­fi­rió a la bo­da de Dal­ma, a pro­pó­si­to del día de cum­plea­ños de hi­ja: “Hoy es el cum­plea­ños de mi hi­ja Dal­ma. No pu­de es­tar en su ca­sa­mien­to, pe­ro ella sa­be por qué no pu­de es­tar. Yo le ex­pli­qué a ella y es­tá to­do más que bien. Le de­seo que sea muy fe­liz, y le man­do un be­so tan gran­de co­mo las Is­las Mal­vi­nas”, con­fe­só, dan­do la ca­ra. Pe­ro lo me­jor es­ta­ba por ve­nir.

El mar­tes 3, Ma­ra­do­na eli­gió el pro­gra­ma de Amé­ri­ca TV, “In­tru­sos”, pa­ra des­pa­char­se con­tra Clau­dia Vi­lla­fa­ñe (56) y de­jar aún más en evi­den­cia una in­ter­na de lar­ga da­ta. “Fí­ja­te dón­de vi­vía Dal­ma y dón­de compro aho­ra. Pre­gún­ta­le a la ma­dre cuán­to pu­so”, dan­do a en­ten­der que él le pa­gó el de­par­ta­men­to y tam­bién la fies­ta de ca­sa­mien­to. Fu­rio­so, hasta ata­có al no­vio de Clau­dia, Jorge Taia­na, a quien apo­dó de “Ar­den­te”, por­que se­gún ex­pli­có Jorge Rial,“se pren­dió fue­go” lue­go de la apa­ri­ción de una fo­to jun­to a Leo­nar­do Cohen Ara­zi, ex PR de Ri­car­do Fort y quien es­tá vin­cu­la­do a la cau­sa de pe­dofi­lia del club In­de­pen­dien­te. “Yo les avi­sé quién era”, dis­pa­ró Die­go, quien ade­más di­jo que “no tie­ne un re­ci­bo de suel­do pa­ra mos­trar ni de ´Ca­sa Tía´”.

Res­pec­to a si le avi­só a Dal­ma de su au­sen­cia, ex­pli­có: “Le di­je que si po­día iba, pe­ro jus­to nos ju­gá­ba­mos la vi­da con 30 fa­mi­lias. De­jar­los no po­día. Te­nía que tra­ba­jar por esas fa­mi­lias, pa­ra dar­les de co­mer”, di­jo re­fi­rién­do­se al plan­tel del club que di­ri­ge. “Me hu­bie­se gus­ta­do es­tar con mi hi­ja y en­trar­la del bra­zo, or­gu­llo­so co­mo es­toy de Dal­ma (…) ¿Por qué no es­pe­rar tres se­ma­nas más? Cuan­do mi hi­ja vi­vía ha­ce cua­tro años con An­drés”, con­clu­yó.

Le­jos de que­dar­se ca­lla­da, Dal­ma res­pon­dió a ca­da una de los di­chos de su pa­dre. “La ca­sa me la com­pré yo. (…) Mi pa­pá no pa­gó un pe­so del ca­sa­mien­to. Me da ver­güen­za acla­rar­lo. (…) El me di­jo siem­pre que ve­nía. (…) No sé si me due­le o no, es al­go que ten­go que ha­blar so­la con él”. ¿Quién ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra?

“Les cuen­to que hoy na­ció mi nieto Die­go Ma­tias Ma­ra­do­na, pe­só 3 ki­los y me­dio, y es her­mo­so. Es­toy muy fe­liz y me lle­na el co­ra­zón.”

Se­gún Ma­ra­do­na, el je­que de Al Fu­jai­rah no lo de­jó via­jar. Pe­ro lue­go apun­tó a Clau­dia, a su no­vio y hasta a Dal­ma.

Ro­cío Oli­va jun­to a la com­mu­nity ma­na­ger del ex fut­bo­lis­ta, la mo­de­lo co­lom­bia­na Jes­si­ca Hur­ta­do.

Un día des­pués de la bo­da, el do­min­go 1, a las 12:27, na­ció el se­gun­do nieto del “10”. Sin ha­ber­se re­fe­ri­do a la bo­da por Ins­ta­gram, el ex ca­pi­tán de la Se­lec­ción fe­li­ci­tó a su hi­jo ma­yor. Dal­ma lo des­min­tió al de­cir que ella se pa­gó la bo­da y el de­par­ta­men­to en el que vi­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.