“HA­CER ES­TE MU­SI­CAL ES UN DON DEL CIELO”

EX­CLU­SI­VO: RAUL LAVIE Y LA PRE­VIA DEL ES­TRENO DE “EL VIO­LI­NIS­TA EN EL TE­JA­DO”

Caras - - STYLING - Por Fa­bián Ca­tal­do (Pro­du­ción: Ale­jan­dro Lu­cia­ni)

Tie­ne ese ti­po de pre­sen­cia que so­lo se con­si­gue tras una in­ten­sa vi­da, por una ca­rre­ra ex­ten­sa ali­men­ta­da por éxi­tos, y por ha­ber fun­da­do una fa­mi­lia nu­me­ro­sa lle­na de amor. Se no­ta cuan­do Raúl La­vié (80) ocu­pa un es­pa­cio fren­te a no­so­tros, por­que es due­ño de au­ra in­con­fun­di­ble. Con un im­pe­ca­ble es­mo­king, jue­ga a ser Ja­mes Bond y ha­ce reír a to­dos, mien­tras se pre­pa­ra pa­ra po­sar pa­ra CARAS en la pre­via de lo que se­rá el gran es­treno de “El Vio­li­nis­ta en el Te­ja­do”, el fa­mo­so Mu­si­cal de Jo­seph Stein, con mú­si­ca de Jerry Bock y le­tras de can­cio­nes de Shel­don Har­nick.

La­vié aco­mo­da su mo­ño y ce­le­bra ser el can­tan­te y ac­tor pro­ta­gó­ni­co de es­te em­ble­má­ti­co Mu­si­cal, con la con­fian­za que le da ha­ber bri­lla­do en otras jo­yas del gé­ne­ro co­mo “El Hom­bre de la Man­cha”, “He­llo Dolly”, “Zor­ba, El Grie­go”, “An­nie”, “Go­tan”, “Víc­tor Vic­to­ria”, “Jekyll & Hy­de”, en­tre otros. “Los clá­si­cos tie­nen el po­der del éxi­to in­me­dia­to y de lo que se ha man­te­ni­do en el gus­to del pú­bli­co. No­so­tros con el ‘Vio­li­nis­ta en el Te­ja­do’ no es­pe­ra­mos sa­ber lo que va a pa­sar, sino que ya sa­be­mos que es un éxi­to. A tal pun­to que an­tes de es­tre­nar ya te­ne­mos ven­di­das va­rias fun­cio­nes a di­fe­ren­tes en­ti­da­des, por el in­te­rés que des­pier­tan los clá­si­cos”, afir­ma el icó­ni­co ac­tor que en­car­na­rá a Tev­ye, el cé­le­bre le­che­ro de la obra que se pre­sen­ta­rá par­tir del 20 de abril, en el Tea­tro As­tral, con un gran elen­co de re­co­no­ci­dos ac­to­res y can­tan­tes.

“El Vio­li­nis­ta en el Te­ja­do” se es­tre­nó en Broad­way en 1965 y re­ci­bió 9 pre­mios Tony, in­clu­yen­do Me­jor Mu­si­cal. És­ta, su ter­ce­ra pro­duc­ción en la Ar­gen­ti­na (la pri­me­ra ver­sión la pro­ta­go­ni­zó Raúl Ros­si, y la se­gun­da, Pe­pe So­riano), vol­ve­rá a na­rrar la his­to­ria de una co­mu­ni­dad ju­día asen­ta­da en la Ru­sia de prin­ci­pios del si­glo XX. “De­bu­té en tea­tro ha­ce 53 años. Lo hi­ce en una Co­me­dia Mu­si­cal adap­ta­da lla­ma­da ‘Lo­cos de Ve­rano’, con un elen­co ma­ra­vi­llo­so. Eran ac­to­res que can­ta­ban. Yo era co-pro­ta­go­nis­ta sien­do un can­tan­te que de­bu­ta­ba co­mo ac­tor. Des­pués em­pe­cé to­do lo que se pue­de ha­cer en tea­tro. Co­me­dia, Co­me­dia

“Los clá­si­cos tie­nen el po­der del éxi­to in­me­dia­to. Es­te Mu­si­cal me per­mi­te se­guir cre­cien­do en es­ta pro­fe­sión.”

Dra­má­ti­ca, Co­me­dia Mu­si­cal, Vo­de­vil, Sai­ne­tes, Uni­per­so­na­les, et­cé­te­ra. El tea­tro pa­ra mí es la ma­dre de to­das las ar­tes ac­to­ra­les”, agre­ga La­vié, mien­tras aca­ri­cia su tu­pi­da bar­ba blan­ca.

En la pro­duc­ción de CARAS, rea­li­za­da en el Ho­tel Sa­voy (don­de los ar­tis­tas fue­ron aga­sa­ja­dos), par­ti­ci­pan tam­bién quie­nes in­ter­pre­tan a las hi­jas del per­so­na­je de Raúl La­vié: Sa­bri­na Gar­cia­re­na (34), Flo­ren­cia Ote­ro (28), Ma­nue­la Del Cam­po (21) y Ju­lia Toz­zi (23), to­das en­ga­ma­das en el co­lo­ra­do pa­ra la fo­to prin­ci­pal. En­tre ellas hay una mez­cla de or­gu­llo y agra­de­ci­mien­to, ya que tan icó­ni­ca obra era un sue­ño en sus ca­rre­ras, su­ma­do a la her­mo­sa opor­tu­ni­dad de com­par­tir el es­ce­na­rio con un gran­de co­mo Raúl La­vié. “El di­rec­tor Gustavo Za­jac me pro­pu­so es­te per­so­na­je lla­ma­do Tzei­tel, que cons­ti­tu­ye un tra­ba­jo ac­to­ral fuer­te y un desafío enor­me —ex­pli­ca Gar­cia­re­na—. Es­ta es la pri­me­ra vez que ha­go una Co­me­dia Mu­si­cal y es­toy fe­liz”. Sa­bri­na ha­ce una se­sión fo­to­grá­fi­ca tan pro­fe­sio­nal co­mo emo­ti­va con La­vié, y con­ti­núa ex­pli­can­do: “Tzei­tel es la hi­ja ma­yor, vi­ven en Ru­sia en 1902, es a las que la ca­sa­men­te­ras en cual­quier mo­men­to le van a en­con­trar un ma­ri­do. Tra­ba­jar con La­vié es un pla­cer, es un se­ñor ma­ra­vi­llo­so, con un ca­rác­ter es­pec­ta­cu­lar y un ta­len­to inigua­la­ble. Una voz úni­ca, creo que nun­ca se va a vol­ver a ver un Tev­ye con es­ta voz”, agre­ga.

Flor Ote­ro, con una am­plia tra­yec­to­ria en Mu­si­ca­les, fes­te­ja tam­bién su in­clu­sión en es­te elen­co de lu­jo.“Es­toy acos­tum­bra­da a ha­cer obras más roc­ke­ras, de otro es­ti­lo. La pri­me­ra que hi­ce fue un clá­si­co co­mo ‘Los Mi­se­ra­bles’, es­ta es el se­gun­do clá­si­co que ha­go des­pués de tan­tos años. Es her­mo­so vol­ver a las raí­ces de lo que es el gé­ne­ro, ade­más en­fo­cán­do­nos en es­ta cul­tu­ra y tra­di­ción tan lin­da que pro­po­ne ‘El Vio­li­nis­ta...’, y en­ci­ma con es­te elen­ca­zo. Mi per­so­na­je es la se­gun­da hi­ja, Io­del, que se ter­mi­na enamo­ran­do de un pro­fe­sor que lle­ga a su ca­sa, pa­ra dar­le cla­ses a su fa­mi­lia a cam­bio de co­mi­da. Es un per­so­na­je her­mo­so —afir­ma Ote­ro, an­tes de re­fe­rir­se a La­vié—. Con Raúl ha­bía­mos com­par­ti­do shows, pe­ro es la pri­me­ra vez que ac­tua­mos jun­tos. Ha­ce que to­do sea más fá­cil, una sien­te un

apo­yo ge­nial, arri­ba y aba­jo del es­ce­na­rio. Es un gran com­pa­ñe­ro, un ejem­plo. Un da­to cu­rio­so: Ma­ri­sol, mi her­ma­na, ha­bía he­cho mi mis­mo per­so­na­je cuan­do de Tev­ye hi­zo Pe­pe So­riano”, di­ce.

Por su par­te, Ma­nue­la Del Cam­po (Ac­triz de Mul­ti­ta­lent) afir­ma que es su pri­mer Mu­si­cal con un elen­co tan gran­de.“Es una obra que so­ña­ba ha­cer desde ha­ce mu­cho tiem­po, por­que me sé to­dos los te­mas desde que soy una ni­ña. Cre­cí con las can­cio­nes de ‘El Vio­li­nis­ta...’, los can­ta­ba en las cla­ses de tea­tro y de can­to. Cuan­do me lo pro­pu­sie­ron, pu­de ta­char­lo de mi lis­ta de sue­ños. Mi per­so­na­je es Cha­va, la ter­ce­ra hi­ja, es una chi­ca muy in­tros­pec­ti­va, la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia, le gus­ta mu­cho leer, es muy in­te­lec­tual, y no se sien­te iden­ti­fi­ca­da con la for­ma de pen­sar del res­to de los in­te­gran­tes. Raúl es per­fec­to pa­ra es­te rol. Es un ho­nor com­par­tir el es­ce­na­rio con una fi­gu­ra co­mo él”, con­fie­sa.

Ju­lia To­zi tam­po­co ocul­ta su fas­ci­na­ción por par­ti­ci­par en es­ta obra.“Re­pre­sen­ta un desafío gran­dí­si­mo. Mi per­so­na­je es Sprin­tze, la más chi­qui­ti­ta de las cua­tro her­ma­nas. No pien­sa en ca­sar­se co­mo las de­más, es muy ale­gre y ju­gue­to­na, la que le da ale­gría a la fa­mi­lia. Es gro­sí­si­mo la­bu­rar con La­vié,y to­do el elen­co es­tá con­for­ma­do por pro­fe­sio­na­les de la hos­tia”, agre­ga. Raúl La­vié po­sa con un vio­lín, en un acei­ta­do due­lo en­tre su ca­ris­ma y la len­te del fo­tó­gra­fo. “A es­ta edad es mu­cho más exi­gen­te su­bir al es­ce­na­rio, pe­ro me sien­to jo­ven: ¡In­me­dia­ta­men­te me apren­dí de me­mo­ria un li­bro bas­tan­te ex­ten­so! Mi per­so­na­je es muy afín a lo que yo soy co­mo pa­dre de fa­mi­lia, co­mo abue­lo, co­mo es­po­so, por­que es un pa­triar­ca de un ho­gar”, afir­ma el ac­tor que ha­ce 35 años vi­ve enamo­ra­do de su mu­jer, Lau­ra Ba­sual­do, y que es pa­dre de Dolly (55), fru­to de su re­la­ción con Li­dia La­bar­que; de Leo­nar­do (53) y Gas­tón (48), que tu­vo con Li­dia “Pinky” Sa­tragno; ade­más de Ma­nue­la (36) y Agus­ti­na (34), que tu­vo con Lau­ra. Tam­bién es abue­lo de 10 nie­tos: Fa­cun­do (34), Mau­ro (33), Lu­li (25), Si­món (21), Isi­do­ro (18), Mi­ran­da (16), Jua­na (6), Fe­li­pe (4), Joa­quín (3) y Ra­fael (dos me­ses).

—A los ochen­ta, con tan­ta ex­pe­rien­cia y ca­mino re­co­rri­do, ¿có­mo vi­ve los te­mas que hoy dis­cu­te la so­cie­dad, re­la­cio­na­dos con el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer?

—Yo creo en las fé­mi­nas, no en las fe­mi­nis­tas. El di­cho popular afir­ma que de­trás de un gran hom­bre siem­pre hay una gran mu­jer. Yo di­go que no es así, yo afir­mo que al la­do de un hom­bre hay una mu­jer im­por­tan­te. Por­que la mu­jer es la que en de­fi­ni­ti­va nos ayu­da a cre­cer son só­lo en nues­tra pro­fe­sión, sino en lo que so­mos co­mo hom­bres. Por eso yo res­pe­to y amo mu­chí­si­mo a las mu­je­res. Ten­go hi­jas y nie­tas, y me gus­ta verlas cre­cer in­de­pen­dien­tes.

—Pre­ci­sa­men­te en es­ta obra, el pro­ta­go­nis­ta tie­ne una re­la­ción muy es­pe­cial con las mu­je­res... —Las chi­cas del elen­co, que ha­cen de mis hi­jas en la obra, hasta tam­bién po­drían ser mis nie­tas. Son mis hi­jas co­mo per­so­na­jes, pe­ro aba­jo del es­ce­na­rio las sien­to tam­bién co­mo si lo fue­ran. La ver­dad es que es un elen­co de chi­cas ma­ra­vi­llo­sas. La pa­sa­mos muy bien, soy un se­ñor adul­to, que pue­de ser su pa­pá o su abue­lo, pe­ro com­par­ti­mos afec­to, ca­ri­ño y res­pe­to.

—¿Có­mo ha­ce pa­ra man­te­ner­se tan vi­tal?

—Cuan­do de­ci­di­mos que iba a ha­cer “El Vio­li­nis­ta...”, sa­bía que te­nía que es­tar dos ho­ras so­bre un es­ce­na­rio, ac­tuan­do, can­tan­do, mo­vién­do­me, y por eso sen­tí que de­bía pre­pa­rar­me pa­ra dar lo me­jor. Por suer­te,

Ma­nue­la Del Cam­po, Ju­lia Toz­zi y Flo­ren­cia Ote­ro fe­li­ces por cum­plir su sue­ño de in­te­grar el elen­co de “El Vio­li­nis­ta en el Te­ja­do” y com­par­tir el es­ce­na­rio con La­vié. Lo con­si­de­ran un an­tes y un des­pués en sus am­plias tra­yec­to­rias.

la ca­be­ci­ta me an­da muy bien. Ten­go al­gu­nos acha­ques de cuan­do ju­ga­ba al fút­bol, le­sio­nes que no fue­ron tra­ta­das. A mí me atien­de una ma­sa­jis­ta desde ha­ce diez años, y ella tam­bién es pro­fe­so­ra de Yo­ga. Así que em­pe­cé con ella a ha­cer Asa­nas dos ve­ces por se­ma­na, du­ran­te una ho­ra y me­dia, y ter­mino re­ven­ta­do. Pe­ro sien­to que me es­tá so­lu­cio­nan­do mis pro­ble­mas mo­tri­ces.

—¿Qué sa­bor di­fe­ren­te en­cuen­tra en su­bir a un es­ce­na­rio en es­ta eta­pa de su vi­da?

—Yo qui­se que Gustavo Za­jac sea el di­rec­tor de “El Vio­li­nis­ta...”, con­fío ple­na­men­te en él. Me di­ri­gió en “El Hom­bre de la Man­cha”, obra con la que re­ci­bí mu­chí­si­mos pre­mios. Su for­ma de tra­ba­jar es un lu­jo. Ha­cer es­ta obra en es­ta eta­pa de mi vi­da es un Don del Cielo, pa­ra se­guir cre­cien­do. Cuan­do uno pien­sa: “Hasta aquí lle­gué”, es por­que no tie­ne na­da pa­ra dar. Pe­ro cuan­do uno tie­ne to­da­vía la po­si­bi­li­dad, ya que es­toy bien fí­si­ca y men­tal­men­te, en­ton­ces quién sa­be lo que me de­pa­ra­rá el fu­tu­ro. Eso es lo her­mo­so que tie­ne mi pro­fe­sión. Agra­de­ci­mien­tos: Asis­ten­te de fo­to­gra­fia: Cecilia Be­rar­di­ne­lli, Ale­jan­dro Ca­mi­ne­ro. Ma­keUp/Pei­na­do El­vi­ra Ha­sen­cle­ver @Ha­se­n_m­kand­hair. Ju­lia Hopp @ju­lihopp­ma­keup. Ana Aya­la Es­ti­lis­ta. Ho­tel Sa­voy www.sa­voy­ho­tel.com.ar. Agus­tino Co­lle­zio­ni www.agus­tino.com.ar. Clau­dia Ar­ce @clau­diaar­ceok. Clau­dio Cosano @clau­dio­co­sano. Por Gar­cia­re­na: Jus­ta Pe­tra/Las Pe­pas/Ricky Sar­kany. Est. Mai­te Ira­zu. Pe­lo: Car­men da Sil­va/Ma­keUp: Micky Na­zar pa­ra Frum­bo­li con Lan­co­me.

“El Ne­gro” en­car­na­rá a Tev­ye, el per­so­na­je de “El Vio­li­nis­ta en el Tejado”, que se es­tre­nó en Broad­way en 1965 y ga­nó 9 premios Tony. CA­RAS in­vi­ta a sus lec­to­res a com­par­tir es­ta nue­va pues­ta des­de el 20 de abril, en el Tea­tro As­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.