MAXIMA: REI­NA CON SOM­BRE­RO

CAM­BIO LA CO­RO­NA POR PAMELAS

Caras - - FOCO -

Desde an­tes de ca­sar­se con el hoy rey de Ho­lan­da, Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta (46) ya ha­bía da­do cla­ras mues­tras de ele­gan­cia y dis­tin­ción. Pe­ro la es­po­sa de Gui­ller­mo (50) no tar­dó en con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro ícono de la mo­da mun­dial. Su nom­bre hoy es si­nó­ni­mo de gla­mour y dis­tin­ción y lo­gró im­po­ner un es­ti­lo úni­co en el que ja­más fal­tan los som­bre­ros. Su fe­ti­che, amu­le­to o com­ple­men­to in­dis­pen­sa­ble a la ho­ra de sus pre­sen­ta­cio­nes ofi­cia­les, pa­só a ocu­par el pri­mer lu­gar en su guar­da­rro­pas. Y la res­pon­sa­ble de la ma­yo­ría de los mo­de­los de pamelas, ca­pe­li­nas, cas­que­tes y to­ca­dos de la rei­na, es la di­se­ña­do­ra Fa­bienne Del­vig­ne, quien desde 1987 es la pro­vee­do­ra ofi­cial de las ca­sas reales de Ho­lan­da, Sue­cia y Lu­xem­bur­go. “Cuan­do te­nía 23 años de­ci­dí se­guir mi pa­sión y ha­cer lo que siem­pre ha­bía so­ña­do: som­bre­ros. Y ha­cer­los pa­ra una rei­na co­mo Má­xi­ma es un ho­nor. Es una mu­jer muy fe­me­ni­na que ama la mo­da. Siem­pre bus­ca ma­te­ria­les no­ve­do­sos, co­mo fi­bra de ba­nano o te­las y ob­je­tos que se usan pa­ra la de­co­ra­ción de in­te­rio­res, to­dos gé­ne­ros grue­sos con mu­cho cuer­po, que me lle­van a ins­pi­rar en la na­tu­ra­le­za, el ar­te con­tem­po­rá­neo, la geo­me­tría y la his­to­ria. Su ele­gan­cia em­pie­za por la ca­be­za y ter­mi­na en los pies. El som­bre­ro, pa­ra ella, es una co­ro­na mo­der­na y trendy. Má­xi­ma es fe­me­ni­na y ama la mo­da. Ella co­no­ce muy bien los co­lo­res que me­jor le van, que son el ocre, el na­ran­ja, el fuc­sia y to­dos los na­tu­ra­les. Ja­más se que­da quie­ta; siem­pre es­tá bus­can­do co­sas nue­vas y muy ori­gi­na­les. Es muy crea­ti­va y tie­ne una gran can­ti­dad de ideas en su men­te. Ella mar­ca ten­den­cia y to­das las mu­je­res de la reale­za y la so­cie­dad quie­ren imi­tar su es­ti­lo”, ase­gu­ra Del­vig­ne, quien es­tá tra­ba­jan­do ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra su rei­na desde que ella lle­gó al trono. Muy se­gu­ra de su cos­ta­do “fas­hio­nis­ta”, Má­xi­ma ha con­fe­sa­do no te­mer­le a na­da cuan­do se tra­ta de ele­var la mo­da a su ca­be­za. Por eso la di­se­ña­do­ra se arries­ga con to­ques di­fe­ren­tes en ca­da una de sus crea­cio­nes. La rei­na ha lu­ci­do som­bre­ros con plu­mas, tu­les, mo­ños, flo­res, cin­tas, ho­jas, jo­yas, per­las, te­las de ta­pi­ce­ría y siem­pre, en ta­ma­ños que su­pe­ran lo hasta aho­ra vis­to en las ca­be­zas de la reale­za. Mien­tras Del­vig­ne ase­gu­ra que pa­ra ella no hay lí­mi­tes a la ho­ra de ele­gir ma­te­ria­les pa­ra sus crea­cio­nes, cuen­ta que tam­bién ha rea­li­za­do (jun­to a la ar­tis­ta Vé­ro­ni­que Ber­nier) un mo­de­lo en cho­co­la­te y otro en cris­tal que, por aho­ra, Má­xi­ma Zo rre­guie­ta no ha lu­ci­do.

Cuan­to más gran­des y en co­lo­res y ma­te­ria­les más exó­ti­cos es­tán rea­li­za­das, más le gus­tan. Des­de que Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta era prin­ce­sa im­pu­so la mo­da de lu­cir ca­pe­li­nas y to­do ti­po de som­bre­ros en ca­da pre­sen­ta­ción ofi­cial que tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.