“TU­VE MI GRAN NO­CHE SO­ÑA­DA”

EL CA­SA­MIEN­TO DE DAL­MA MA­RA­DO­NA Y AN­DRES CALDARELLI

Caras - - CARAS - Por Fe­de­ri­co Le­vin

La his­to­ria de amor de Dal­ma Ne­rea Ma­ra­do­na (31) y An­drés Caldarelli (31) na­ció ha­ce va­rios años, ca­si sin dar­se cuen­ta, cuan­do am­bos te­nían 16 y cur­sa­ban la es­cue­la se­cun­da­ría en el Saint Ed­ward’s. En ese en­ton­ces, la hi­ja de Die­go Armando Ma­ra­do­na (57) es­ta­ba de no­via con otro chi­co y no te­nía ojos pa­ra “An­dru­lo”, co­mo lo lla­man al es­tu­dian­te de “Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas” y ex rug­bier. Pe­ro el des­tino les te­nía pre­pa­ra­da una sor­pre­sa pa­ra 2013, cuan­do se vol­vie­ron a en­con­trar gra­cias a un gru­po de ami­gos y allí el fle­cha­zo fue ins­tan­tá­neo.

Se enamo­ra­ron y man­tu­vie­ron una re­la­ción con un per­fil muy ba­jo. Los me­dios se en­te­ra­ron que tras­cen­dió su no­viaz­go cuan­do ella lo fue a bus­car a Ezei­za, un sá­ba­do de ese mis­mo año. Desde en­ton­ces se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles y se ani­ma­ron a la con­vi­ven­cia. So­ña­ron con se­llar sus vi­das pa­ra siem­pre y el 23 de mar­zo se ca­sa­ron por Ci­vil, en una ce­re­mo­nia muy ín­ti­ma y el sá­ba­do 31 ce­le­bra­ron con una me­ga fies­ta pa­ra 280 in­vi­ta­dos, or­ga­ni­za­da por la em­pre­sa de even­tos de Clau­dia Vi­lla­fa­ñe (56), “Plan V”, en el sa­lón “La He­ren­cia”, de Pi­lar. Un com­ple­jo ubi­ca­do a 35 mi­nu­tos de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, ubi­ca­do en un te­rreno de 15.000 me­tros cua­dra­dos, con más de 2200 cu­bier­tos y 6 mil de par­que, con ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­cio­nar 200 au­tos. Un lu­gar ele­gan­te, cá­li­do y ver­sá­til. Si bien to­dos es­ta­ban ci­ta­dos a las 18 ho­ras, el en­la­ce se pro­du­jo pa­sa­das las 19, jus­to a la ho­ra del cre­púscu­lo, co­mo los no­vios lo ha­bían so­ña­do. De­bi­do a la au­sen­cia de su pa­dre, Dal­ma ca­mi­nó ha­cia el al­tar del sa­lón don­de se reali­zó la ce­re­mo­nia del bra­zo de su ma­dre y de su en­tra­ña­ble her­ma­na, Gia­nin­na Ma­ra­do­na (28). Al tiem­po que Ben­ja­mín Agüe­ro (8), su so­brino y de­bi­li­dad ab­so­lu­ta, acer­có los ani­llos. Mien­tras mar­cha­ban con­te­nien­do la emo­ción que con­ta­gia­ron a to­dos los in­vi­ta­dos, de fon­do so­na­ba la can­ción: “So­mew­he­re Over the Rain­bow”, que po­pu­la­ri­zó Is­rael Ka­ma­ka­wi­wo’ole. En el al­tar las es­pe­ra­ba el no­vio ves­ti­do im­pe­ca­ble con un tra­je de Hu­go Boss y acom­pa­ña­do por su ma­dre. El psi­có­lo­go so­cial “Li­to” Dorf­man, fun­da­dor de “Ce­re­mo­nias Es­pe­cia­les” , es­tu­vo a car­go de la ce­re­mo­nia. Al in­ter­cam­biar los ani­llos y es­cu­char el Ave Ma­ría en­to­na­da es­pe­cial­men­te por su ami­go Lu­ciano Pe­rey­ra (36), la no­via no pu­do vol­ver a con­te­ner las lá­gri­mas. “Fue una ce­re­mo­nia no re­li­gio­sa, ni na­da por el es­ti­lo. Mi fun­ción se ba­só en con­tar y re­la­tar la his­to­ria de los no­vios. Ha­blar de la unión que hay en­tre ellos y el amor que se tie­nen. Dal­ma en nin­gún mo­men­to se que­bró pe­ro sí se emo­cio­nó co­mo nos emo­cio­na­mos to­dos en el lu­gar”, con­tó Dorf­man al aban­do­nar el sa­lón y agre­gó que el pe­que­ño Ben­ja­mín, hi­jo de Gia­nin­na y el Kun Agüe­ro, fue quien en­tre­gó los ani­llos.

Pa­ra su gran día, Dal­ma no fal­tó a la tra­di­ción de lle­var al­go azul, al­go nue­vo, al­go usa­do y al­go pres­ta­do, pa­ra que le trai­ga suer­te. El ves­ti­do ele­gi­do fue una crea­ción de “Ber­ta”, una di­se­ña­do­ra is­rae­lí ele­gi­da por las ce­le­bri­ties del mun­do. El tra­je, en tono “off whi­te”, fue una ins­pi­ra­ción ro­mán­ti­ca y sexy. Con un im­por­tan­te es­co­te, flo­res apli­ca­das en el cor­sa­ge y una am­plia fal­da con co­la. Pa­ra im­pri­mir­le más bri­llo, le agre­ga­ron mi­cro­cris­ta­les Swa­rovs­ki en el cen­tro de ca­da flor y en los bre­te­les. Los za­pa­tos ele­gi­dos fue­ron de Gui­sep­pe Za­not­ti, —aun­que a mi­tad de la fies­ta Dal­ma los cam­bió por za­pa­ti­llas— . Mien­tras el pei­na­do es­tu­vo a car­go de Jaz­mín,

pa­ra “San­ders Coif­feur”, quien la peinó con on­das na­tu­ra­les y una de­li­ca­da tren­za que na­cía en los la­te­ra­les, co­ro­na­do con un to­ca­do de or­quí­deas. El Ma­ke Up, muy na­tu­ral, fue de Ca­ro­li­na Pes­ce.

“La ma­qui­llé con co­lo­res ma­rro­nes y lu­ces en to­nos piel con to­ques en ro­sa­do; con un de­li­nea­do im­por­tan­te. En la bo­ca usé un co­lor ro­sa pá­li­do. Los pro­ta­go­nis­tas del ma­qui­lla­je fue­ron los ojos bien mar­ca­dos”, le ase­gu­ró a CARAS la ma­qui­lla­do­ra. Mien­tras su ma­dre, Betty, fue la ele­gi­da por la no­via pa­ra la con­fec­ción del ra­mo: “Te­nía for­ma cir­cu­lar, con or­quí­deas blan­cas con cen­tro fuc­sia, al igual que el to­ca­do”, afir­ma­ron desde el en­torno de Dal­ma. El ra­mo, ade­más, no fue arro­ja­do, ya que ella se lo en­tre­gó es­pe­cial­men­te a su abue­la “Po­chi”. “La mu­jer más im­por­tan­te de mi vi­da”, di­jo emo­cio­na­da la no­via.

En la mi­tad de la fies­ta y pa­ra po­der bai­lar más có­mo­da, Dal­ma se cam­bió por un di­se­ño de Iva­na Pi­ca­llo, en en­ca­je re­bro­dé, con bre­te­les bor­da­dos, so­bre­fal­da y una pe­que­ña co­la.

Clau­dia tam­bién eli­gió a Pi­ca­llo pa­ra el ves­ti­do que lu­ció rea­li­za­do en se­da y ga­sa na­tu­ral, en co­lor gris plo­mo, con bor­da­dos en cris­ta­les Swa­rovsk en el cor­sa­ge y en los hom­bros. El de­ta­lle más lla­ma­ti­vo del di­se­ño fue que du­ran­te la ce­re­mo­nia lo lle­vó con man­gas que lue­go se des­mon­ta­ban y de­ja­ban un ele­gan­te y sexy ves­ti­do de fies­ta.

Mien­tras Gia­nin­na lu­ció un ves­ti­do de la di­se­ña­do­ra Lo­re­na Ho­rey­co, co­lo­ra­do, de ga­sa de se­da de na­tu­ral con cor­te de­ba­jo del bus­to y trans­pa­ren­cias. Los bor­da­dos al tono y el pro­fun­do es­co­te acen­tua­ban su sen­sua­li­dad. Ella, por con­se­jo de Ber­nie Ca­toi­ra (quien es­tu­vo a car­go del estilismo de la fa­mi­lia), hi­zo pro­fun­di­zar aún más el es­co­te del di­se­ño pa­ra lucir su ta­tua­je. “Po­chi”, la ma­má de Clau­dia, tam­bién lle­vó un di­se­ño de Pi­ca­llo, en se­da co­lor vio­le­ta, con dis­cre­tos bor­da­dos. “¿Pre­gun­tan si le di al­gún con­se­jo a Dal­ma? Por su­pues­to que no. Dal­mi­ta en­tien­de to­do. Es­tá muy fe­liz por su ca­sa­mien­to y la veo muy enamo­ra­da; tan­to a ella co­mo al no­vio. Es su gran día y na­da lo va a opa­car”, con­tó la abue­la.

Pa­sa­das las 18 ho­ras, los in­vi­ta­dos co­men­za­ron a lle­gar con su par­ti­cu­lar in­vi­ta­ción en mano. Dos tar­je­tas mag­né­ti­cas que al pa­sar­las por un mo­li­ne­te di­rec­ta­men­te les asig­na­ba la me­sa. Ca­da plás­ti­co te­nía el nom­bre y el ape­lli­do del por­ta­dor lo que la ha­cía in­trans­fe­ri­ble. Mi­cae­la Váz­quez, Galdys Flo­ri­mon­te, Gas­tón Pauls, La­lo Ma­ra­do­na (pa­drino de Dal­ma) con su mu­jer y su hi­jo, Pa­blo Echa­rri y Nancy Du­pláa, el pe­rio­dis­ta de Fox, Juanky Ju­ra­do, Jay Mam­mon y cien­tos de

ami­gos de los no­vios se hi­cie­ron pre­sen­tes en el lu­gar pa­ra, exac­ta­men­te a las 19, ocu­par su lu­gar y pre­sen­ciar la emo­ti­va ce­re­mo­nia.

El si­tio fue to­tal­men­te am­bien­ta­do por Ra­mi­ro Ar­zua­ga , quien con­tó que le lle­vó tres días de tra­ba­jo dar­le vi­da a los es­pec­ta­cu­la­res es­pa­cios de “La He­ren­cia”. Pa­ra lo­grar­lo se nu­trió de los pe­di­dos de la no­via y el es­ti­lo “ecléc­ti­co” que lo ca­rac­te­ri­za. “La idea fue am­bien­tar el fes­te­jo con un es­ti­lo más bien “bo­tá­ni­co” que com­bi­nó mu­cho fo­lla­je de dis­tin­tas es­pe­cies, con flo­res blan­cas y mue­bles de ra­tán, mim­bre y ma­de­ra con ve­li­tas que da­ban más ca­li­dez al am­bien­te. El ac­ce­so a la fies­ta es­tu­vo mar­ca­do por un ca­mino sig­na­do por he­le­chos y fa­ro­les ilu­mi­na­dos que di­ri­gía a los in­vi­ta­dos hasta el sec­tor don­de de­bían pa­sar la tar­je­ta mag­né­ti­ca que va­li­da­ba su in­gre­so y en don­de una pan­ta­lla, al ilu­mi­nar­se, mar­ca­ba la me­sa que se le ha­bía asig­na­do”, se­gún con­tó Ar­zua­ga.

El al­tar im­pac­tó con ex­ten­sas guir­nal­das de fo­lla­je y un ca­mino ro­dea­do por tron­cos y vein­te flo­re­ros gi­gan­tes con margaritas, que en­mar­ca­ron el re­co­rri­do de los no­vios, ade­más de las si­llas Tif­fany, en co­lor cru­do, que al­ber­ga­ron a los in­vi­ta­dos. Una vez fi­na­li­za­do el en­la­ce, to­dos se ma­ra­vi­lla­ron con la zo­na de los jar­di­nes, ma­gis­tral­men­te ilu­mi­na­da con más

de tres mil lu­ces de led que cu­brie­ron to­do el es­pa­cio aé­reo co­mo si se tra­ta de una gran pér­go­la. Pa­ra de­lei­te de la no­via, que desea­ba flo­res blan­cas, cien­tos de ro­sas, as­tro­me­lias y li­siant­hus vis­tie­ron tan­to la re­cep­ción co­mo los cen­tros de me­sa del sa­lón prin­ci­pal, en el que se des­ta­ca­ron enor­mes me­sas rec­tan­gu­la­res y si­llas en ma­de­ra os­cu­ra y 12 lám­pa­ras de ra­tán gi­gan­tes, ade­más de otras dos que co­ro­na­ban el si­tial de los no­vios, ele­va­do en la al­tu­ra pa­ra los pro­ta­go­nis­tas de la no­che. Mien­tras que de­trás de ellos un mu­ro de fo­lla­jes y flo­res que con­for­ma­ban ra­yas su­ma­ron aún más so­fis­ti­ca­ción a una fies­ta que bri­lló por su pues­ta en es­ce­na. Allí, to­do el es­pa­cio aé­reo vol­vió a es­tar cu­bier­to, pe­ro es­ta vez con más ver­de y gran­des fo­cos, por­que si al­go ca­rac­te­ri­zó a la ce­le­bra­ción fue la es­pec­ta­cu­lar con­jun­ción de ve­ge­ta­ción y tec­no­lo­gía, con la pre­sen­cia de enor­mes pan­ta­llas de leds ubi­ca­das a

“So­lo pi­do que siem­pre nos mi­re­mos co­mo lo hi­ci­mos es­ta no­che, la más fe­liz de mi vi­da”.

los cos­ta­dos del sa­lón.

En un fes­te­jo en don­de na­da es­tu­vo li­bra­do al azar, ya que Clau­dia cui­dó to­dos los de­ta­lles, los no­vios se sen­ta­ron fren­te a una me­sa só­lo pa­ra ellos, mien­tras el res­to de los in­vi­ta­dos in­ter­ac­tuó con sus com­pa­ñe­ros ya que tu­vie­ron prohi­bi­do el uso de ce­lu­la­res. Por ex­pre­so pe­di­do de Dal­ma, los te­lé­fo­nos fue­ron guar­da­dos en la en­tra­da del sa­lón. “Me pa­re­ce per­fec­to que sa­quen los te­lé­fo­nos, así uno in­ter­ac­túa con sus com­pa­ñe­ros de me­sa y pue­de dis­fru­tar de una fies­ta co­mo és­ta, sin es­tar pen­dien­te de su ce­lu­lar. Ban­co la de­ci­sión de Dal­ma”, di­jo Flo­ri­mon­te al in­gre­sar.

Pa­ra lle­gar co­mo una dio­sa a uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de su vi­da, Dal­ma co­men­zó a pre­pa­rar su fí­si­co va­rios me­ses an­tes. Pri­me­ro reali­zó una die­ta es­tric­ta a la que su­mó un tra­ba­jo fí­si­co muy in­ten­so que lle­vó a ca­bo de la mano de Fio­re­lla Fac­ca­ro. Un en­tre­na­mien­to “Fun­ctio­nal”, que es una dis­ci­pli­na que eli­gen las ce­le­bri­ties, en la que a tra­vés de di­ver­sos ejer­ci­cios con un co­rrec­to ma­ne­jo de la fuer­za se lo­gran los cam­bios desea­dos en el cuer­po en un tiem­po ré­cord. De la mano de su en­tre­na­do­ra de “Fun­ctio­nal Gym”, se so­me­tió a un in­ten­si­vo trai­ning desde sep­tiem­bre de 2017 pa­ra lle­gar im­pe­ca­ble a la bo­da y lucir el ves­ti­do co­mo una ver­da­de­ra prin­ce­sa. “Ella te­nía el ob­je­ti­vo de po­ner­se bien fí­si­ca­men­te pa­ra ca­sar­se y nos apu­ra­mos pa­ra lle­gar tran­qui­las. Real­men­te pu­so mu­chí­si­mo es­fuer­zo, a pe­sar de que nun­ca ha­bía he­cho un en­tre­na­mien­to re­gu­lar. Vino tres ve­ces por se­ma­na al gim­na­sio re­li­gio­sa­men­te y tra­ba­jó du­ran­te 50 in­ten­sos mi­nu­tos, con to­do lo que in­cluía su agen­da y la or­ga­ni­za­ción del ca­sa­mien­to. El ejer­ci­cio lo com­bi­nó con un me­nú equi­li­bra­do que in­cluía ver­du­ras, car­nes y ja­más de­jó las ha­ri­nas. Se le­van­ta­ba y desa­yu­na­ba fru­tas, tos­ta­das y lác­teos; al­go bien com­ple­to pa­ra en­tre­nar. No te­nía una ru­ti­na es­pe­cí­fi­ca pe­ro sí un en­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do”, ex­pli­có Frac­ca­ro a CARAS. Y lue­go de­ta­lló: “Hi­ci­mos ejer­ci­cios di­ná­mi­cos, en los que se es­tá en mo­vi­mien­to to­do el tiem­po y de pie pa­ra ac­ti­var la mus­cu­la­tu­ra más rá­pi­da­men­te y pa­ra que no se acos­tum­bre siem­pre a lo mis­mo; por eso no se tra­ba­ja con ru­ti­nas. Es un en­tre­na­mien­to ce­ro agre­si­vo pa­ra el cuer­po y por eso es que no se car­ga pe­so so­bre la co­lum­na, pa­ra no pro­du­cir le­sio­nes”.

Se­gún con­ta­ron los in­vi­ta­dos, los mo­men­tos más im­po­nen­tes de la bo­da, que du­ró hasta las 7 de la ma­ña­na, fue cuan­do se pro­du­je­ron los shows de “Los To­to­ra”, ban­da de la que es fa­ná­ti­ca la no­via, y “Da­mas Gra­tis”, es­ta úl­ti­ma fue un re­ga­lo sor­pre­sa de Gia­nin­na pa­ra An­drés, quien al ver a Pa­blo Lezcano, lí­der del gru­po, se emo­cio­nó hasta las lá­gri­mas.

En una fies­ta en la que to­do fue ale­gría, a pe­sar de la gran au­sen­cia de “el Diez”, los in­vi­ta­dos bai­la­ron sin pa­rar y dis­fru­ta­ron de un ex­qui­si­to ca­te­ri­ng de Car­los Schus­ter: con re­cep­ción con va­rie­dad de pes­ca­dos, sus­hi, pa­rri­lla y fin­ger foods. El pla­to prin­ci­pal que los no­vios eli­gie­ron, fue asa­do bra­sea­do du­ran­te cin­co ho­ras con pa­pas country. De pos­tre, de­gus­ta­ron un Al­fa­jor He­la­do Oreo, con he­la­do de cre­ma y sal­sa de dul­ce de le­che. Y pa­ra ce­rrar la ve­la­da y, pa­ra sor­pre­sa de to­dos los asis­ten­tes, lle­gó Mc Do­nalds con sus fa­mo­sos “Cuar­tos de li­bra” con que­so, pa­pas fri­tas y sun­dae de vai­ni­lla y dul­ce de le­che. Con­si­de­ran­do la pre­sen­cia de la pren­sa y por pe­di­do de Clau­dia, Schus­ter dis­pu­so de un “Food Truck” con fac­tu­ras, em­pa­na­das, sand­wi­ches de

El show de “Da­mas Gra­tis” fue una sor­pre­sa de Gia­nin­na pa­ra An­drés y Pa­blo Lezcano cau­ti­vó a to­dos. “Los To­to­ra” ale­gra­ron la no­che e hi­cie­ron can­tar a los no­vios. Hu­bo una suel­ta de glo­bos con de­seos de fe­li­ci­dad pa­ra los no­vios.

cho­ri­zo y be­bi­das pa­ra los pe­rio­dis­tas y fo­tó­gra­fos que cu­brie­ron la bo­da.

“Fue una bo­da so­ña­da, una no­che in­creí­ble, co­mo siem­pre ima­gi­né que me iba a ca­sar. La ver­dad es que no ter­mi­né ago­ta­da co­mo pen­sé y des­pués pu­di­mos des­can­sar muy bien con An­drés. Se pa­sa­ron con la or­ga­ni­za­ción... Nos hi­cie­ron mil vi­deos emo­ti­vos, la ce­re­mo­nia fue in­creí­ble. Ver y es­cu­char a Lu­ciano fue al­go inol­vi­da­ble. No pu­de con­te­ner las lá­gri­mas en al­gu­nos mo­men­tos. Cuan­do ví a mi ma­ri­do es­pe­rán­do­me en el al­tar me tem­bla­ron las pier­nas. To­do lo que ha­bía ima­gi­na­do du­ran­te mu­chos años de mi vi­da se cum­plió. No pue­do de­cir otra co­sa que no sea que es­toy emo­cio­na­da y que es­te día no me lo voy a ol­vi­dar en to­da mi vi­da”, con­tó Dal­ma, en el pro­gra­ma “Un chino” del que es

co­lum­nis­ta , que emi­te por FM Blue.

Du­ran­te la fies­ta, el DJs Ma­riano Le­gui de “Di­xi Djs”, se en­car­gó de que to­dos bai­la­ran. El jo­ven es ami­go de la fa­mi­lia y ha­ce años mu­si­ca­li­za to­dos sus even­tos ín­ti­mos. Mien­tras que las lu­ces y el so­ni­do es­tu­vie­ron a car­go de “Mah­ler Group” y “Ex­clu­si­ve Even­tos”. Los vi­deos fue­ron obra de “Hobby Stu­dio” quie­nes, jun­to al DJ Joa­co Pa­di­lla, di­se­ña­ron una en­tra­da di­fe­ren­te pa­ra los no­vios con un show de vi­deo, lu­ces y so­ni­do. “La fies­ta fue li­te­ral­men­te un fies­tón. No po­días pa­rar de co­mer en nin­gún mo­men­to. La me­sa dul­ce te­nía to­do ti­po de cho­co­la­tes, hasta uno que se ha­cía chi­cle… No sé don­de in­ven­ta­ron eso. Los shows fue­ron lo más y los vi­deos sú­per emo­ti­vos…”, co­men­tó un com­pa­ñe ro de ra­dio de Dal­ma.

Otra de las atrac­cio­nes de la fies­ta fue­ron las dos ca­bi­nas de fo­tos que “Plan V” hi­zo ins­ta­lar pa­ra que los in­vi­ta­dos pu­die­ron dis­fru­tar de “BA BOOTH”. En una de ellas po­dían lle­var­se un li­bri­to im­pre­so ti­po flip­book, con di­fe­ren­tes fo­tos, que re­crea­ban el mo­vi­mien­to he­cho en la ca­bi­na.

Uno de los más di­ver­ti­dos fue Fer­nan­do Bur­lan­do, abo­ga­do de Clau­dia, quien con su no­via, Bar­bie Fran­co, bai­la­ron to­da la no­che: “Nun­ca vi tan­ta gen­te dis­pues­ta a di­ver­tir­se y a dar amor. En ca­da mo­men­to de bai­le to­dos sa­lían co­rrien­do a la pis­ta”, con­tó el le­tra­do. Y tan­to pa­ra él co­mo pa­ra el res­to de los in­vi­ta­dos hu­bo un “Kit An­ti Re­sa­ca”, aun­que la pro­pia Dal­ma con­tó que ella no lo uti­li­zó: “No tu­ve que usar el kit por­que no to­mé tan­to. Si le se­guía el rit­mo a mi ma­ri­do, caía fun­di­da. Pe­ro vi a va­rios que lo uti­li­za­ron”, con­tó en­tre ri­sas la no­via.

La ba­rra de tra­gos fue el lu­gar ele­gi­do por to­dos a la ho­ra de bai­lar y es­tu­vo a car­go de “To­ma­te Al­go”. En la re­cep­ción, ade­más de Gin To­nics y Mo­ji­tos, se ofre­cie­ron ju­gos, li­mo­na­das y Ice Tea. Los cóc­te­les de au­tor más pe­di­dos fue­ron el “Bam­buk” (a ba­se de vod­ka, li­món, men­ta fres­ca, ma­ra­cu­ya y té ver­de ser­vi­do en una ca­ña) y “Bai­ley`s to Go” (Bai­ley`s, ron añe­jo, ca­fé ex­pres­so y sy­rup de al­men­dras ser­vi­do en va­so “ta­ke away”). Tam­bién hu­bo una má­qui­na ex­pen­de­do­ra de “shots” de Ja­ger­meis­ter que Po­chi, la abue­la de Dal­ma, se ani­mó a to­mar, se­gún con­tó la no­via.

A la ho­ra del co­ti­llón, a car­go de “So­fi­llon”, se re­par­tie­ron caps de co­lo­res con fra­ses ele­gi­das por los no­vios y sus ini­cia­les, an­te­ojos y pa­ñue­los. Lue­go lle­gó el mo­men­to de­di­ca­do al equi­po del que son fa­ná­ti­cos, “Bo­ca Jr”. En­ton­ces des­ple­ga­ron una ban­de­ra azul y oro gi­gan­te so­bre la pis­ta. Tan fa­ná­ti­ca del equi­po del club es Dal­ma, que al día si­guien­te de su bo­da se fue a la Bom­bo­ne­ra con su es­po­so pa­ra ver el triun­fo de su equi­po por 2 a 1 con­tra Ta­lle­res.

El fi­nal de fies­ta en­con­tró a to­dos ex­haus­tos y fe­li­ces. Aun­que hu­bo un res­to de ener­gías pa­ra rea­li­zar una emo­ti­va suel­ta de glo­bos con de­seos pa­ra los re­cién ca­sa­dos co­mo cie­rre de la ve­la­da. El sou­ve­nir fue real­men­te una obra de ar­te ya que

La ba­rra de tra­gos fue de “To­ma­te Al­go” y el ca­te­ri­ng de lu­jo fue de Schus­ter, otro de los más di­ver­ti­dos de la no­che.

lo hi­zo Dal­ma con sus pro­pias ma­nos. Ella qui­so que su bo­da tu­vie­ra un to­que per­so­nal. Por eso jun­to Clau­dia to­ma­ron cla­ses de al­fa­re­rìa con el pro­fe­sor Ni­co­lás Pot­tery, quien las guió pa­ra rea­li­zar ellas mis­mas los sou­ve­nirs. Du­ran­te un par de me­ses ma­dre e hi­ja con­cu­rrie­ron al ta­ller ubi­ca­do en Acas­su­so y así pu­die­ron lle­gar a tiem­po con los 280 sou­ve­nirs en for­ma de co­ra­zón con los nom­bres de los no­vios. Lo que les de­man­dó un lar­go pro­ce­so, ya que se rea­li­za­ron a mano uno por uno pa­ra dar­le un va­lor agre­ga­do.

Cuan­do el sol ya ame­na­za­ba con vol­ver a ilu­mi­nar to­do el cielo, cer­ca de las 6 AM, los úl­ti­mos in­vi­ta­dos de­bie­ron re­ti­rar­se. El ros­tro de Dal­ma se­guía tan ra­dian­te y fe­liz co­mo en el co­mien­zo de la fies­ta. “Real­men­te tu­ve la no­che que siem­pre so­ñé desde que de­ci­dí ca­sar­me con An­drés. No fal­tó na­da, fue un sue­ño he­cho reali­dad. To­do fue ale­gría y fe­li­ci­dad. Ca­da mo­men­to lo voy a ate­so­rar en mi me­mo­ria co­mo el más fe­liz de mi vi­da”, con­clu­yó Dal­ma fe­liz.

Iva­na Pi­ca­llo y Clau­dia Villafañe.

Ramiro Ar­zua­ga. Iva­na Pi­ca­llo hi­zo el ves­ti­do a Clau­dia y el se­gun­do cam­bio a Dal­ma. Ramiro Ar­zua­ga am­bien­tó los es­pa­cios de La He­ren­cia con fo­lla­je, mue­bles y mi­les de lu­ces.

Pa­blo Lez­cano. El Dj Ma­riano Le­gui.

Pa­blo Echa­rri y Nancy Du­pláa. A par­tir de las 18 ho­ras los in­vi­ta­dos co­men­za­ron a lle­gar y por pe­di­do de Dal­ma tu­vie­ron que de­jar su ce­lu­lar en la puer­ta. To­dos res­pe­ta­ron la con­sig­na y bai­la­ron has­ta las seis de la ma­ña­na.

Fer­nan­do Bur­lan­do y Bar­bie Fran­co.

Lu­cho Stras­se­ra.

Jay Mam­mon.

Dal­ma jun­to a su pro­fe­sor de al­fa­re­ría, Ni­co­lás Pot­tery y la ayu­da de su mamá, reali­zó per­so­nal­men­te los sou­ve­nirs: Cuen­cos en for­ma de co­ra­zón con los nom­bres de los no­vios.

La­lo Ma­ra­do­na con su mu­jer y su hi­jo con su pa­re­ja. La pa­re­ja dis­fru­tó a pleno ca­da mo­men­to de la ve­la­da. Las in­vi­ta­cio­nes eran tar­je­tas mag­né­ti­cas que per­mi­tían el ac­ce­so a la fies­ta y asig­na­ban nú­me­ro de me­sa.

Die­go Igle­sias, su mu­jer Eri­ka Hal­vor­sen, Ma­riano Bi­cain y Mar­ti­na (no­via de Ben­ja­mín Amadeo).

San­tia­go Ma­ra­tea.

Los no­vios in­gre­sa­ron al sa­lón con el te­ma de los Guns n’ Ro­ses, “Wel­co­me to de Jun­gle”. Schus­ter dis­pu­so de un Food Track que ofre­cía em­pa­na­das y cho­ri­pán a los pe­rio­dis­tas y fo­tó­gra­fos.

Fo­tos: Ruiz y Rus­so.

Galdys Flo­ri­mon­te.

“Po­chi”, la abue­la de Dal­ma.

Mi­cae­la Váz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.